Impresiones Ooblets: Una mezcla cuqui de Pokémon y Animal Crossing (Xbox One, PC)

Tras cuatro años de desarrollo, Glumberland nos trae el acceso anticipado de uno de los juegos más adorables que hemos visto en una pantalla.
Ooblets
·
Versiones Xbox One, PC.

Personajes estrafalarios. Cuidar de granjitas. Tonos pastel. Criaturas simpáticas. Y mucho bailoteo. Llamó la atención de muchos desde que se presentó en febrero de 2017 con su estética low poly repleta de color y un sentido del humor basado en lo cuqui. Ahora, cuatro años después de que Glumberland (un estudio formado por dos personas apoyadas por otros artistas colaboradores) comenzara el desarrollo del juego, nos llega la versión en acceso anticipado de Ooblets para PC y Xbox One. A pesar de que el nacimiento del juego está motivado por la mezcla de los títulos favoritos de los creadores, Animal Crossing y Pokémon, el resultado es mucho más que la suma de las partes – y lo más importante, destila personalidad en todos sus elementos.

El punto de partida no es muy distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en los simuladores de vida y de granjas. Nuestro avatar, harto de su vida anterior, comienza una nueva vida en Badgetown, una isla donde lo primero que nos obligan es a presentarnos a ocho de sus habitantes, e inmediatamente después, nos dan una granja destartalada de la que cuidar.

Bienvenidos a Badgetown

Ahí queda todo atisbo de normalidad en Ooblets. En Badgetown los humanos viven en armonía con las criaturas que dan nombre al juego, una mezcla de plantas e insectos coloridos y de tipo muy diverso que se pasean por las calles, las plazas y las orillas del pueblo. Las personas son, en su mayoría, tan encantadoras como estos ooblets, y culpables de que el juego esté rodeado de un aura tan adorable como surrealista: van por la ciudad bailando, jugando a chocarse las manos, haciendo ángeles en la arena o simplemente se sientan a tomarse un relajante café en una acogedora cafetería.

PUBLICIDAD

Muchos de ellos hablan con un lenguaje que mezcla el inglés con palabras inventadas, como si construyeran frases en las que todas las palabras son diminutivos, y que irremediablemente da un toque simpatiquísimo al juego que, para muchos, puede ser incluso demasiado adorable. El propio diseño de los personajes es tan estrafalario como diverso es el casting: la exalcaldesa de Badgetown va con una especie de disfraz de mimo y se comunica con frases cortas ininteligibles, la actual alcaldesa viste con colores arcoíris, hay un artista que asegura serlo porque tiene que rebuscar en la basura para poder comer y un chaval con antropofobia que dice ser de otro planeta, pero que en verdad es muy majo.

Los personajes de Badgetown son mucho más que individuos que nos dan misiones. Tienen su personalidad, sus quejas sobre el mundo y sus problemas.
Los personajes de Badgetown son mucho más que individuos que nos dan misiones. Tienen su personalidad, sus quejas sobre el mundo y sus problemas.

A través de los pequeños diálogos que se tienen cada día con los habitantes de Badgetown (aunque, suponemos que por ser un Acceso anticipado, algunos personajes no están desarrollados y tienen frases que se repiten constantemente) conocemos más de ellos, del pueblo y del mundo surrealista en el que intentamos comenzar una nueva vida; a la vez que a veces sueltan comentarios que reverberan con nuestra forma de vida: críticas a los sistemas sociales y económicos; reflexiones tan cortas y simpáticas, como eficaces, sobre la cultura de internet; y en general frases que, sin dejar en un solo momento el buen rollo que transmite el juego en todo momento, no dejan de ser ácidos comentarios sobre el mundo en el que vive quien está a los mandos.

Pero para hacer toda esta vida social que nos promete Badgetown, hay que dar algo a cambio: nuestra mano de obra en una granja. Por suerte, no será tan duro como en un Stardew Valley, ni tampoco tan tradicional como en un Story of Seasons. Aquí labrar la tierra no deja de tener ese toque laborioso imprescindible para que se sienta un proceso satisfactorio, pero hay muchos sistemas accesibles casi desde el principio para automatizar ciertas tareas – como pistolas de agua que riegan automáticamente varias casillas en línea recta de cultivos, aspersores o casitas de Ooblets en las que protegen las zanahorias, los maíces y las plantas extrañas que plantamos de las malas hierbas; y que incluso se pueden mejorar para que rieguen ellos la cosecha y otras tareas.

Además de Badgetown podremos visitar otros lugares, aunque en este acceso anticipado están muy vacíos y tienen poco interés. Pero se viaja a ellos en globo, lo que es un plus.
Además de Badgetown podremos visitar otros lugares, aunque en este acceso anticipado están muy vacíos y tienen poco interés. Pero se viaja a ellos en globo, lo que es un plus.

Animalitos marchosos

Además, la curiosidad aquí está en que no solo plantamos cultivos para venderlos, regalarlos o cumplir misiones, sino que los Ooblets se consiguen del mismo modo: se planta la semilla, se riega durante los días que requiera y finalmente florecerá una de estas criaturas. A partir de ese momento nos acompañará en todo momento, siguiéndonos mientras dan pasitos encantadores, siempre y cuando tengamos espacio en el equipo, que puede ser de hasta ocho Ooblets.

Estas criaturitas, además de ayudarnos a granjear, dedicarse a perseguirnos, personalizarlas con sombreritos y dejarse acariciar, servirán para participar en bailes. La similitud del juego con Pokémon está en las batallas de baile, combates por turnos donde se emplea una baraja cuyas cartas dependen de los Ooblets en nuestro equipo; ganar estos simpatiquísimos enfrentamientos contra un Ooblet salvaje nos recompensa con una semilla de esa criatura. Nuestro mazo no lo personalizamos, sino que se forma automáticamente con cartas generales y con otras adjuntas a los Ooblets que llevemos, quienes van adquiriendo nuevas cartas conforme suben de nivel.

Conforme vayamos consiguiendo más Ooblets, más habilidades distintas tendremos a nuestra disposición.
Conforme vayamos consiguiendo más Ooblets, más habilidades distintas tendremos a nuestra disposición.

Las batallas de baile no son, ni muchísimo menos, un reto; y tampoco parece que pretendan ser nada más que un elemento que da un toque de variedad a un juego que siempre quiere ser amable – hasta el punto de que al ganar un enfrentamiento nuestro avatar le dice al Ooblet que ha sido derrotado que lo hecho muy bien. El objetivo es llegar a la cantidad de puntos indicada antes del rival. Hay cartas que dan puntos, otras que aumentan la cantidad de puntos que conseguimos, otras que reducen la cantidad de puntos que gana el oponente, las hay para aturdir a los Ooblets contrarios… Poco a poco se van introduciendo nuevas criaturas, y con ellas, nuevas habilidades más complejas, como efectos que se activan tras varios turnos y autopenalizaciones que nos recompensan de otro modo.

Son, en general, enfrentamientos livianos y entretenidos, que conforme avanzamos en el juego nos hacen pensar un poquito, pero lo justo para continuar siendo disfrutables; de hecho, pronto desbloqueamos un edificio en Badgetown donde se organizan torneos de Ooblets con reglas alteradas en los que conseguir nuevas semillas. Sin embargo, aún le falta una mano de chapa y pintura, porque algunos enfrentamientos están rotos: en esos torneos nos hemos encontrado batallas de baile en las que, por poner un ejemplo, se podían jugar cartas sin pagar su coste, y como consecuencia, el oponente nos estaba aturdiendo constantemente.

Podremos ir comprando vestimentas, peinados y muebles para personalizar la casa, incluso ampliarla. Poco a poco también vamos aprendiendo nuevas recetas de cocina para conseguir productos para las misiones y para alimentarnos.
Podremos ir comprando vestimentas, peinados y muebles para personalizar la casa, incluso ampliarla. Poco a poco también vamos aprendiendo nuevas recetas de cocina para conseguir productos para las misiones y para alimentarnos.

Un early access con contenido, pero algo desequilibrado

De hecho, más allá de la falta de contenido que se le presupone a un acceso anticipado – y que aquí tampoco es tal, pues es bastante completo – lo que más parece de Early Access es el problema de equilibrio en distintos puntos. Ooblets comienza con un ritmo genial, donde constantemente estamos recibiendo y cumpliendo misiones, desbloqueando nuevos cultivos, conociendo a nuevos personajes, reconstruyendo los clubes de Badgtown (una suerte de casas a lo Harry Potter), adquiriendo Ooblets y aparatos para mejorar nuestras tareas en la granja…

Sin embargo, llega un punto, tras las primeras diez o doce horas, en las que los materiales que nos piden las misiones son excesivos: o se tarda mucho en producirlos, o son recursos naturales escasos. Y, por tanto, nos impide avanzar a la vez con la granja y con la vida social: nos hemos tenido que preguntar demasiadas veces si nos conviene gastar lo que hemos cultivado en, por ejemplo, casitas para que vivan los Ooblets y poder así recolectar los que ya habíamos cultivado; o en cumplir esa misión necesaria para que un personaje nos siga hablando.

Al principio gastaremos buena parte de la energía del día en arreglar nuestra granja, que también se puede ampliar. Pero con el tiempo cada vez estará todo más automatizado.
Al principio gastaremos buena parte de la energía del día en arreglar nuestra granja, que también se puede ampliar. Pero con el tiempo cada vez estará todo más automatizado.

Pero no parece que el juego vaya a tardar varios años en salir del Acceso Anticipado. La base de Ooblets está genial: el contenido que hay ahora mismo da para un buen puñado de horas, la música y los efectos de sonido son tan graciosos como cuquis, y visualmente no nos hemos encontrado con errores importantes – aunque en Xbox One hay algún problema de rendimiento en los bailes y al moverse por Badgetown. Pero se ve que hay mucho más planeado de lo que hay ahora mismo: más zonas a las que viajar (de momento solo hemos ido a una y está bastante vacía), misiones por cumplir, personajes a los que conocer y Ooblets por descubrir.

PUBLICIDAD

A pesar de esos problemas de equilibrio y de ritmo que hemos comentado, cualquier aficionado a los juegos de granjas y todos esos jugadores a los que les gustan los juegos alegres, deberían darle un tiento a Ooblets, o al menos, echarle el ojo a cómo evoluciona el acceso anticipado hasta el estreno final.

Hemos realizado estas impresiones en su versión de Xbox One X con un código proporcionado por ofrecido por popagenda PR.

Fran G. Matas
Colaborador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos avances de Xbox One y PC

Tony Hawk's Pro Skater 1 + 2 - Impresiones
Tony Hawk's Pro Skater 1 + 2 - Impresiones
Impresiones
2020-08-12 18:27:00
Jugamos a Tony Hawk's Pro Skater 1+2 en uno de sus escenarios más míticos: Warehouse. Una demo que deja claro que esto es mucho más que un mero remake.
Windbound - Impresiones
Windbound - Impresiones
Impresiones
2020-08-10 10:15:00
Los australianos de 5 Live Studios pretenden ofrecer un survival que atraiga al género a los jugadores más habituados a las aventuras de mundo abierto que a los títulos de supervivencia.
Street Power Football - Impresiones
Street Power Football - Impresiones
Impresiones
2020-08-08 05:43:00
Te contamos todo sobre el fútbol callejero, con sus propias reglas y malabares, de Street Power Football.
PGA Tour 2K21 - Impresiones
PGA Tour 2K21 - Impresiones
Impresiones
2020-08-06 16:00:00
The Golf Club evoluciona para unirse a los grandes de 2K, con una nueva entrega que quiere ofrecer un producto atractivo para todo tipo de jugadores.
Marvel's Avengers - Impresiones finales
Marvel's Avengers - Impresiones finales
Impresiones finales
2020-08-05 15:11:00
Nos adentramos en la beta del esperadísimo juego de Los Vengadores para salvar el mundo a guantazo limpio en una aventura muy espectacular, pero que nos deja con algunas dudas.
FIFA 21 - Impresiones
FIFA 21 - Impresiones
Impresiones
2020-08-04 17:00:00
Probamos la última entrega de la saga de EA Sports antes de su salto a la nueva generación, una entrega que se centra en perfeccionar la simulación y añadir pequeñas mejoras.
Género/s: Granjas / Simulación
PEGI +3
Plataformas:
Xbox One PC

Ficha técnica de la versión Xbox One

COMUNIDAD
0
siguen este juego

Ficha técnica de la versión PC

Estadísticas Steam
COMUNIDAD
Flecha subir