Avance Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

Solid Snake se prepara para su última aventura a lo largo y ancho de todo el mundo.
Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
Versión PS3.

Konami última, tras algunos retrasos que situaban originalmente el juego en 2007, su gran superproducción del año. La última aventura de Solid Snake no merece menos y Kojima Productions promete darlo todo en un título que se perfila como un posible futuro clásico de PlayStation 3.

Todo héroe tiene un pasado
Pocos juegos crean la expectación que cada entrega de un Metal Gear Solid, y el cuarto (y último, se nos promete) no ha decepcionado en este aspecto. Desde la presentación en 2005 arropando la presentación de PlayStation 3, con una puesta en escena que impactó de forma similar a como lo hizo Metal Gear Solid 2 hace varios años, Kojima Productions ha sabido mantener la habitual incontinencia de información hasta la fecha para conseguir, si cabe, aún mas intriga en la aventura definitiva de Solid Snake.

Debemos remontarnos a 2001 con la salida de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty para conocer el punto y aparte que supuso el argumento de la saga, y es que la tercera entrega Solid, Metal Gear Solid 3: Snake Eater, nos llevó al origen de toda la mitología que Hideo Kojiima ha creado durante los últimos veinte años. Tras desbaratar los planes de Solidus, tercer clon de Big Boss, Snake y Radien aún mantienen una misión que terminar. Revolver Ocelot, ya transformado en Liquid Ocelot gracias a que Liquid Snake ha conseguido manifestarse plenamente, emprende una persecución en búsqueda de los Patriots, una intrigante sociedad que opera en la sombra por encima de los gobiernos, controla la información, filtrándola a nivel mundial por medio de una avanzada inteligencia artificial y que por tanto orienta el pensamiento y la opinión pública hacia sus deseos.

El origen de los Patriots se remonta a una escisión del grupo Los Filósofos que consiguió la mayor parte del "legado", hecho que se explica en Metal Gear Solid 3: Snake Eater. Sons of Liberty termina con varias preguntas sin resolver, entre ellas, el descubrimiento de Hal Emmerich en un disco de información: los Patriots murieron hace muchos años. Líneas argumentales de menor importancia como el secuestro de Olga (como medida de coacción) o la supervivencia del aparentemente inmortal Vamp tras la disolución de Dead Cell han mantenido en suspense a muchos jugadores, hasta ahora.

PUBLICIDAD

Una cuenta atrás
El incidente en Manhattan queda atrás pero la vida de Solid Snake corre peligro. Cada momento que pasa el retrovirus FOXDIE, inoculado secretamente al inicio de la misión en Shadow Moses se hace más patente. El aspecto físico está deteriorado también como resultado de la clonación, defecto ya apuntado por Liquid Ocelot a bordo del barco Discovery en Nueva York, lo que da un margen de seis meses de vida al protagonista.

El escenario que se nos presenta es desolador. La economía mundial depende de las guerras, y las grandes Compañías Militares Privadas (Private Mitilitary Companies o PCMs) están enzarzadas en una cruenta lucha. Las cinco más importantes forman Outer Haven, en referencia al nombre de la compañía de mercenarios de Big Boss y fortificada nación en el juego Metal Gear, Outer Heaven. Liquid Ocelot se encuentra al mando de ella y su intención de dominar los conflictos bélicos mundiales (y por tanto la Historia) marcha según lo planeado, y es capaz de controlar las nanomáquinas que los soldados actuales incorporan, una tercera generación creada por Naomi Hunter, responsable de FOXDIE. Los vídeos muestran como la doctora, arrepentida ya en la recta final de Metal Gear Solid, pide auxilio a Snake, por lo que deducimos que su colaboración en el plan de Liquid Ocelot es forzosa.

Con un poder militar equivalente al que tiene Estados Unidos y preparado para el levantamiento armado, Outer Haven se convierte en un peligro real, capaz de lanzar ataques a cualquier lugar del planeta con la ayuda de los Metal Gear Ray. Solid Snake es llamado por Roy Campbell cinco años después cuando Liquid Ocelot es localizado. Otacón regresará para dar más apoyo en la batalla que nunca por medio de un pequeño robot, y Raiden, bastante modificado tras un cuerpo mecánico adquirido en circunstancias aún desconocidas (únicamente mantiene la cabeza y la espina dorsal como propias) vuelve esta vez como personaje secundario; y Meryl Silverburg, no vista desde la primera aventura de Metal Gear Solid, irá acompañada de tres nuevos soldados formando Rat Patrol Unit 1, un equipo con sentidos interconectados de investigación de PMC.

Al retorno de villanos como Vamp o la inesperada EVA, de quien no estamos seguros de su alineación en esta guerra, se suman nuevos personajes al plantel, como Sunny, hija de Olga, Drebin, un traficante de armas que presumiblemente nos ofrecerá material exclusivo, y el cuarteto The Beauty & the Beast, bestias cibernéticas con reminiscencias a enemigos clásicos de la saga como Vulcan Raven, PsychoMantis, Sniper Wolf y Solidus Snake. Hideo Kojima confirma que no conocemos en este momento a todo el plantel de la historia, por lo que no cabe descartar sorpresas de última hora. Giros dramáticos, traiciones, y alguna que otra esperada muerte de los personajes más conocidos completan un argumento que sin duda dará que hablar durante mucho tiempo después del lanzamiento.

Renovarse o morir

Metal Gear Solid 4 no abandona aquellos aspectos de espionaje característicos de la saga, pero si encontramos una evolución importante que culmina con bastantes novedades. Desde la mayoría de entornos cerrados de Metal Gear Solid (sin duda, debidos en su mayor parte por las características técnicas de PlayStation), Kojima ha ido ampliando el escenario hasta conseguir una falsa libertad en Metal Gear Solid 3: Snake Eater, que exige del jugador más encuentros con enemigos, sin cruzar la línea de los juegos de acción pura. Guns of the Patriots da un paso más con intrincadas callejuelas y varios caminos alternativos, tanto para los amantes de la acción bruta como para los más sigilosos.

Como primer paso, el clásico movimiento parapetado de espaldas sobre una pared ha sido eliminado, algo lógico si tenemos en cuenta la utilidad que tiene en un campo de guerra. En su lugar, nuestro protagonista se puede asomar en las esquinas preparado para apuntar desde paredes u objetos como barricadas y cajas de forma similar a otros títulos de acción en tercera persona. Caminar agachado ofrece mayor tiempo de protección frente a balas perdidas, y el viejo Snake es más ágil en el suelo, pudiendo rodar, disparar y lanzar granadas desde esa posición evitando ser descubierto.

Se amplían las volteretas con una lateral y el CQC evoluciona, así como el registro de soldados enemigos, con un cacheo realista que nos hace olvidar la sencilla acción de encañonar a los soldados de MGS 2, con el consiguiente "baile" hasta soltar ítems. Otra de las novedades la encontramos en el uso de bidones metálicos, una protección sin duda más útil que las cajas de cartón gracias a su uso como objeto rodante, algo que desgraciadamente causará malestar en nuestro personaje.

Sin embargo, una de las pequeñas grandes revoluciones dentro de la saga se encuentra en la cámara, que ofrece una mayor espectacularidad de la acción gracias a la libertad ya explorada en la versión Subsistence de Metal Gear Solid 3. Aunque es posible emular la vista superior, en la práctica la cámara 3D facilita la visión a larga distancia de enemigos, y su control se realiza con el stick analógico derecho. No obstante, se incorpora también la opción de cámara al hombro (que recuerda a juegos como Resident Evil 4) y una vista en primera persona con la posibilidad de controlar al personaje mediante el stick y la cámara con el sensor de movimientos del Sixaxis, al más puro FPS (first person shooter).

La lista de artilugios aumenta de forma considerable e incorpora una gran cantidad de ayudas extras para esta nueva guerra moderna. Se continúa sin un (excesivo, para muchos) detallado radar en la pantalla de los primeros títulos, pero una indicación denominada "sense" alrededor de Snake indica la dirección y proximidad de movimientos, al menos para no dar palos de ciego en unos escenarios que a simple vista prometen ser bastante intrincados. Por suerte, el dispositivo Solid Eye que se obtiene al inicio del juego muestra en pantalla las parábolas de nuestras granadas, sirve como prismático, infrarrojos y visión nocturna. Más sorprendente y una de las primeras novedades que se desvelaron es el traje con propiedades Octocam, la evolución de la clásica ropa de camuflaje utilizada por Big Boss; adquirir la textura de una pared, suelo o cualquier superficie nunca ha sido tan sencilla. Hideo Kojima afirma que hay infinidad de variantes, algunas más positivas que otras, que pueden ser desactivadas en el momento agitando ligeramente el control. El sistema de códec, por el contrario, parece no haberse alterado demasiado y muestra a Otacón ofreciendo la ayuda desde una pequeña ventana animada.

Los más belicosos descubrirán que el viejo Solid Snake aumenta su armamento de forma notable con decenas de armas, réplicas reales (con incorporaciones nuevas, tales como la P90, la GP30 o el AK-102) y alguna que otra sorpresa. Entre los más básicos pero no menos útiles tenemos el nuevo cuchillo táser, que esta vez incorpora una batería. Al diestro uso que Snake puede dar gracias al evolucionado CQC visto en Snake Eater, un silencioso shock eléctrico puede aturdir a los rivales (sin acabar con su vida) de manera rápida. El pequeño robot de Otacón, el MK.II, es capaz de realizar esta misma tarea por medio de sus cables, controlando a distancia sus movimientos desde una posición segura. No debemos olvidar que, además, esta vez las armas aceptan accesorios y un tipo de disparo secundario, ampliando el número de combinaciones enormemente; esto facilita añadir una mirilla de precisión a armas que no dispongan de ello, o incluso, un lanzagranadas.

Todo ello implica una reordenación de los botones algo diferentes a lo que estamos acostumbrados en la saga, como por ejemplo utilizar R1 como botón de disparo y R2 daños secundarios (mientras se apunta) o para cambiar arma entre tres importantes seleccionadas por nosotros; L1 cambiará la vista y L2 abrirá el menú de objetos. El apuntado automático de enemigos (en caso de ser usado) no hace todo el trabajo sucio y por suerte, obliga al jugador a encarar el objetivo; lógicamente, no está disponible esta ayuda con el arma de francotirador. Aún así, los encuentros con cada Metal Gear Gecko (los robots bípedos capaces de acabar con un batallón de resistencia, como se ha visto en alguna secuencia) prometen ser desigualados y toda una prueba de resistencia.

Las dos barras del estado del personaje (vistas en Snake Eater) regresan, aunque sus características no han sido desveladas en este momento. Además de la habitual de salud, una segunda dedicada al estrés nos hace suponer que altos niveles generarán efectos secundarios como peor puntería. Acciones del tipo ser descubierto, al disparar, al ser herido y otras acciones aumentarán este porcentaje, para bajar posteriormente con la calma. Este tipo de estrés también será un arma contra los soldados enemigos, gracias a una IA que tiene en cuenta "sustos" y el miedo que infundemos a las tropas por medio de las bajas que causamos.

Todas estas novedades, y las primeras impresiones que Vandal ofreció, hacen pensar que toda la parte dedicada a la acción ha sufrido una gran mejora, inspirándose en juegos de acción en tercera persona más ágiles que cualquier entrega de Metal Gear Solid anterior. Pero no debemos llevaros a engaño, Guns of the Patriots mantiene la esencia de espionaje, como demuestra la inclusión de un medidor de camuflaje, según el grado de luz que nos delate y las citadas texturas dinámicas del Octocam. Es a elección del jugador el cómo superar las diferentes rutas, dependiendo de su habilidad, armamento y situación.

Los viejos rockeros nunca mueren

Metal Gear Solid 4 destaca especialmente por la gran ambientación. Unos modelados tan detallados como los de Snake y el resto de personajes, una iluminación, las explosiones y las secuencias cinemáticas creadas por el motor de la consola no serían tan impactantes sin una buena labor de dirección artística, y Guns of the Patriots posee una sólida base técnica sobre la cual crear una ambientación de guerra en constante movimiento. El viento lleva polvo y papeles, los disparos en el suelo levantan tierra, y las sombras dinámicas ofrecen una localización del Oriente Medio (en espera de descubrir el resto de zonas del título) al nivel de lo que se podía esperar de la gran superproducción de Konami para PlayStation 3, sin olvidarnos de la sonora a cargo de Harry Gregson-Williams. No obstante, aún debemos esperar al lanzamiento del juego para descubrir todas estas virtudes en un juego se anuncia tendrá la mayor duración de todos los Metal Gear Solid lanzados al mercado, atará todos los cabos creados desde el origen de Big Boss y dará que hablar con su polémico final, todo llevado por las numerosas secuencias que desarrollarán la trama.

PUBLICIDAD

Las excelentes impresiones que nos causó la demo que Vandal Online pudo jugar en el TGS prometen que con Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots, Hideo Kojima pondrá todo su buen hacer escuchando a los fans y ofreciendo todas las mejoras posibles en la jugabilidad. En junio, con el lanzamiento mundial simultáneo de MGS 4 el pack inicial de Metal Gear Online, descubriremos el final de la aventura de Solid Snake y el de una de las grandes sagas de los últimos veinte años.

Ramón Varela

Últimos avances

Age of Empires 4 - Impresiones
Age of Empires 4 - Impresiones
Impresiones
2021-09-21 15:53:00
Probamos por primera vez Age of Empires IV que ya nos ofrece destellos de ser un juego único que cautivará a los amantes de la estrategia.
Gran Turismo 7 - Avance
Gran Turismo 7 - Avance
Avance
2021-09-20 16:10:00
Gran Turismo regresa a principios de 2022 con lo mejor de GT Sport y la saga clásica. Os contamos todo lo que se sabe de Gran Turismo 7.
Call of Duty: Vanguard - Impresiones multijugador
Call of Duty: Vanguard - Impresiones multijugador
Impresiones multijugador
2021-09-13 10:53:00
El próximo 5 de noviembre Activision lanzará su esperado Call of Duty: Vanguard, una entrega que se afianzará de nuevo en la Segunda Guerra Mundial y de la que ya hemos probado una parte de su multijugador.
Call of Duty: Vanguard - Impresiones multijugador
Call of Duty: Vanguard - Impresiones multijugador
Impresiones multijugador
2021-09-13 10:53:00
El próximo 5 de noviembre Activision lanzará su esperado Call of Duty: Vanguard, una entrega que se afianzará de nuevo en la Segunda Guerra Mundial y de la que ya hemos probado una parte de su multijugador.
Scavengers - Impresiones
Scavengers - Impresiones
Impresiones
2021-09-10 17:26:00
El shooter que mezcla PvE, PvP y supervivencia recibe el 15 de septiembre la Temporada 1 con numerosos cambios y una nueva Exploradora: Rin.
Sifu - Impresiones + Gameplay
Sifu - Impresiones + Gameplay
Impresiones + Gameplay
2021-09-09 16:00:00
Vemos en acción el nuevo y prometedor juego de Sloclap, un título con muchísimo potencial que aspira a convertirse en una de las grandes sorpresas indies del año que viene.
PEGI +16
Plataformas:
PS3

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 12/6/2008
  • Desarrollo: Kojima Productions
  • Producción: Konami
  • Distribución: Konami
  • Precio: 69.95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: Sí
COMUNIDAD
9.06

PUNTÚA
Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots para PlayStation 3

1111 votos
Flecha subir