Análisis de SSX Blur (Wii)

Desciende a toda velocidad y haz piruetas imposibles con el mando de Wii.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión Wii.

Aunque la saga de snowboard de Electronic Arts se inició en PlayStation 2 allá por el año 2000, cuando la consola de Sony todavía estaba dando sus primeros pasos, no tardó demasiado en convertirse en multiplataforma dando el salto a Xbox y GameCube. Sus principales virtudes eran un claro sabor arcade, marca de la casa, EA Sports Big, combinando acrobacias imposibles y saltos kilométricos con unas amplias opciones de personalización con elementos propios del deporte que tomaba como base, configurando una personalidad propia bien diferenciada de la saga 1080º, que se inició en Nintendo 64, y Amped, que se inauguraría en Xbox.

http://www.youtube.com/watch?v=Qb2cd10DYd8|Trailer del juego

Ahora, con las nuevas consolas en la calle, es Wii la primera consola en recibir una nueva entrega de la serie, SSX Blur, un título que retoma los principales rasgos definidos hasta el momento por la saga y aprovecha las novedades de control que se derivan del mando de control de la consola de Nintendo.

PUBLICIDAD

Desde luego, los objetivos primordiales, esto es, la fórmula base sobre la que se construye el juego, es la misma, al proponernos superar toda una serie de recorridos nevados estructurados en torno a eventos y torneos que nos invitarán a descender a toda velocidad mientras aprovechamos los entornos para hacer diferentes trucos y saltos con nuestra tabla de snowboard o nuestros esquís.

Uno de los primeros pasos será escoger un personaje, con varios de ellos rescatados de anteriores juegos, una tabla, y prepararse para el snowboard fantasioso que siempre se ha propuesto en la saga, siendo ahora la principal novedad el control mediante los mandos de Wii. Si hasta ahora el grueso de los trucos se realizaban combinando el control de dos sticks analógicos con el resto de botones del mando, esto es ahora diferente, proporcionando una experiencia de juego bien diferenciada. No se pierde el espíritu totalmente arcade que permitía hacer maniobras imposibles con gran facilidad, pero sí cambia el planteamiento.

Usaremos el mando remoto en combinación con el nunchuk, con un planteamiento bien diferenciado para cada una de las partes del binomio del mando de control de Wii. Así, el stick analógico del nunchuk controla al personaje cuando se desliza sobre el suelo, mientras que el mando remoto cobrará importancia cuando estemos en pleno salto, al controlar la tabla de snowboard. Por supuesto, esto aporta movimientos combinados, como inclinar al personaje para girar hacia los lados al mismo tiempo que inclinamos el mismo nunchuk, por lo que el control se vuelve realmente preciso gracias a la sensibilidad del mando, complementándose con unas animaciones muy cuidadas que reflejan no sólo con gran nivel de detalle los movimientos del deportista, sino también sus alteraciones al pasar sobre las imprecisiones del terreno.

En esencia, con el detector de movimiento del nunchuk movemos la tabla, simplemente moviendo la muñeca claro, mientras que nos inclinamos con el stick analógico, haciendo que los movimientos sean más complejos pero precisos, exigiendo al jugador cierto tiempo de adaptación. En este sentido, las primeras tomas de contacto pueden ser un poco áridas para el jugador, pues realmente la curva de aprendizaje es más pronunciada que en anteriores títulos de la saga, pero una vez se ha empezado a dominar la experiencia se va transformando en algo cada vez más satisfactorio.

De todos modos, en algunas ocasiones podremos optar por algo un poco más tradicional. Así, sin ir más lejos, para saltar podemos escoger entre mover hacia arriba el nunchuk o pulsar el botón A, lo que nos sea más cómodo.

Para hacer los trucos, ya en el aire, bastará con mover el mando remoto en diferentes direcciones, usando los botones A y B para cortar el truco que estemos haciendo y empezar otro. Por ejemplo, si queremos agarrar la tabla, dado el uso de cada una de las partes del mando, tan sólo tenemos que rotar el nunchuk hacia la dirección apropiada en mitad del salto y agarrarla después pulsando el botón Z.

Cuando hacemos acrobacias, vamos rellenando una barra medidora (la barra Groove) que, cuando esté a tope, nos permitirá realizar los trucos estratosféricos que son seña de identidad de la serie SSX. Para ello, bastará mantener pulsado el botón A y mover el mando con libertad, ya que la detección de movimientos está totalmente integrada en estos momentos. Al hacer los movimientos apropiados, ejecutaremos esta acrobacia especial. Los movimientos que tenemos que hacer aparecen en pantalla, indicados de manera sencilla, y con más posibilidades según hayamos avanzado en el juego y ganado más de estos trucos especiales.

Debido al sistema de control, puede ser difícil dominar los más avanzados, requiriendo realmente mucha práctica al jugador, pero, por otro lado, esto también aportará más satisfacción una vez hayamos empezado a dominar estos trucos. Por suerte, el progreso del juego está bien nivelado y no será necesario dominarlos con holgura hasta que estemos en los retos más avanzados del título, y aunque en determinados momentos podemos sufrir cierta frustración al tener la sensación de que el sistema no acaba de funcionar al realizar estos trucos avanzados, la experiencia general de juego será buena cuando llevemos unas horas con él. En todo caso siempre habrá la opción de practicar con el tutorial.

En este sentido, el sistema de control funciona en casi todo momento con una respuesta encomiable, proporcionando un estilo de juego bien diferenciado gracias a la detección de movimiento de Wii, aunque acaba exigiendo una práctica al jugador y cierto nivel de dedicación que no se daba en los anteriores títulos, por lo que es muy posible que si no se profundiza en SSX Blur hasta el nivel que el título demanda se obtenga una sensación de control inapropiado o poco eficiente. En cierto modo, está claro que no cumple con el ideal de Wii planteado en algunos juegos (como Wii Sports) hacerlo más accesible para quienes no hayan jugado a videojuegos, sobre todo por exigir un proceso de aprendizaje que se nos antoja mayor que en el de las anteriores entregas, pero al final la experiencia de juego resulta realmente fresca, eficiente, y divertida.

Por otro lado, el permitirnos cortar un truco en cualquier momento con los botones A o B para empezar otro facilitará enlaza las cadenas de acrobacias, si bien es cierto que los jugadores habituados al uso de los sticks analógicos para realizar estas tareas tardarán un poco más en habituarse a la ausencia de una respuesta física como la que ofrecen los botones en contraste con mover el mando remoto de la consola en el aire con mucha libertad. Una vez más, no es nada que la práctica no solucione, y tras unos minutos con el juego ya tendremos asimilado que hay que pulsar un botón al acabar un truco y querer iniciar el siguiente.

En líneas generales, está claro que el objetivo que perseguían sus creadores no era el de crear una experiencia de juego simple que se pudiese dominar en tan sólo unos minutos (Excite Truck, Wii Sports) sin olvidar el espíritu arcade propio de la saga, sino, más bien, profundizar en el estilo de juego original, ya establecido, y potenciarlo a través de las novedades ofertadas a partir del mando de Wii. La consecuencia es que todo cuesta dominarlo un poco más, y en el caso de las acrobacias especiales, bastante más, pero la experiencia de juego, insistimos en ellos, es plenamente satisfactoria una vez hemos superado la curva de dificultad inicial, que es realmente exigente en algunos momentos a nivel de coordinación y velocidad.

Si exceptuamos lo indicado, el progreso del juego está muy bien planteado, siendo las primeras competiciones realmente sencillas, dando un avance bien medido hacia las competiciones más exigentes, siendo casi siempre las más difíciles las pruebas de eslalon. Por suerte, el juego ofrece buenos incentivos en forma de contenidos desbloqueables (personajes, complementos, trucos, tablas de esquí y snowboard, etc.) con los que incentivar al jugador a superar las trabas que le vayan saliendo al paso.

El planteamiento del juego en sus menús y demás se acerca un poco más al de SSX Tricky que al de la última entrega publicada hasta ahora, lo que puede resultar satisfactorio para quienes no se encontrasen cómodos con el planteamiento algo más enrevesado de las últimas entregas, con una estética cercana a la del graffiti, con ciertos tiempos de carga entre opción y opción, que al menos son bastante cortos. Como ha sucedido en los últimos juegos de la serie, la estética es muy importante, pero se ha combinado con amplios botones a los que apuntar con el mando remoto de manera muy fácil, con una clara tendencia hacia hacerla sencilla, directa y accesible, por lo que en determinados menús observaremos cómo la funcionalidad, pese a todo, se ha impuesto sobre la estética.

El paquete de contenidos de SSX Blur se complementa con un modo multijugador que se suma al completo modo para un único jugador que, gracias a la extensión del juego y los desbloqueables, ofrece una cantidad bastante alta de horas de juego. Eso sí, hay que tener en cuenta que el nivel de destreza que exige a partir de cierto nivel puede hacer que conseguir realmente todos los contenidos sea una tarea harto difícil. El multijugador, como decíamos, añade más horas a la diversión, aunque el eslalon puede ser quizás la opción más sosa en este sentido, por el diseño de las pistas al aplicarse al modo para varios jugadores. Con todo, su espíritu competitivo estará patente, y el diseño de niveles funciona más que bien.

La música, además, se va adecuando al progreso que realicemos en la evolución del descenso de la montaña, adaptándose al nivel que tengamos en nuestra barra medidora de Groove, añadiéndose más instrumentos y ritmo más intenso según ésta vaya creciendo. Las composiciones incluidas son originales, prescindiendo de música licenciada, pero acompañada de los comentarios del presentador de la ya clásica emisora de radio de EA, Junkie XL. Pese a la ausencia de temas populares que puedan crear una atmósfera determinada, lo cierto es que las composiciones creadas para la ocasión se adaptan más que bien al estilo de juego de SSX Blur, al igual que las versiones remozadas de temas clásicos de la serie. A nivel técnico, la música se presenta en el máximo estándar de calidad que Wii puede ofrecer, el Dolby Pro-Logic II.

En el campo gráfico, el juego luce bastante bien, con unos personajes bien definidos y definitivamente bien animados, siendo éste uno de los aspectos más cuidados de SSX Blur. En la misma tónica se presentan los escenarios, bien diseñados y con bastantes elementos que refuerzan la sensación de velocidad, muy bien lograda pese a las ocasionales caídas en la tasa de imágenes por segundo. La estética, que opta por unos diseños más cercanos a los del cómic que al realismo, resulta colorista y se adapta muy bien al estilo del juego, combinándose, eso sí, con unos escenarios que, pese a eso, resultan más naturalistas en su concepción que en anteriores títulos.

Conclusiones
Algo difícil al principio, SSX Blur se va abriendo ante el jugador según le dedica tiempo y empieza a dominar su nuevo sistema de control, algo que sucederá en quizás poco menos de media hora. Sin embargo, obtener un nivel de habilidad suficiente como para realizar los movimientos especiales avanzados empezará a suponer cierto esfuerzo por parte del jugador, de manera que los más dedicados sabrán sacarle todo el jugo, aunque, claro, quienes busquen algo más sencillo quizás desistan de avanzar por ese camino que, después de todo, no es necesario para pasárselo en grande con el título. SSX Blur es un digno sucesor de la saga, que se ha adaptado al mando de Wii volviéndose más exigente en el paso a la consola de Nintendo.
PUBLICIDAD

Últimos análisis

Need for Speed Unbound - Análisis
Need for Speed Unbound - Análisis
Análisis
2022-12-02 18:18:00
La longeva saga de arcades de conducción vuelve con una entrega next-gen que satisface a los mandos, pero con una estructura original que cae en la repetitividad.
The Callisto Protocol - Análisis
The Callisto Protocol - Análisis
Análisis
2022-12-02 06:00:00
Uno de los padres de Dead Space vuelve con una aventura de terror muy entretenida y cuidada, que nos transporta a una época en la que menos era más.
New Joe & Mac - Caveman Ninja - Análisis
New Joe & Mac - Caveman Ninja - Análisis
Análisis
2022-12-01 19:09:00
Joe y Mac vuelven con una actualización, principalmente gráfica, de la recreativa original que se estrenó hace más de 30 años.
Astronite - Análisis
Astronite - Análisis
Análisis
2022-12-01 09:51:43
El mundo de los metroidvania recibe una nueva propuesta al estilo clásico con el divertido Astronite, desarrollado en España.
Marvel's Midnight Suns - Análisis
Marvel's Midnight Suns - Análisis
Análisis
2022-11-30 15:03:11
Firaxis firma una fantástica y gigantesca aventura de rol y estrategia por turnos que ya puede presumir de estar entre los mejores juegos de superhéroes de la historia.
The Knight Witch - Análisis
The Knight Witch - Análisis
Análisis
2022-11-28 14:00:00
El estudio español Super Mega Team fusiona shoot’em up con metroidvania en una simpática aventura repleta de acción.
Género/s: Deportes / Snowboard
PEGI +3
Plataformas:
Wii

Ficha técnica de la versión Wii

ANÁLISIS
8
  • Fecha de lanzamiento: 14/3/2007
  • Desarrollo: EA Sports
  • Producción: EA Sports
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 59.95 €
  • Jugadores: 1-4
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Opción 60Hz: Sí
  • Online: No
COMUNIDAD
6.34

PUNTÚA
SSX Blur para Wii

11 votos
#121 en el ranking de Wii.
Flecha subir