Análisis de SimCity (PC, Wii)

SimCity vuelve rodeado de polémica con un accidentado lanzamiento pero con un gran futuro por delante gracias a su acertada propuesta, más asequible y amable que nunca, pero tan completa y adictiva como siempre.
SimCity
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8.5
NOTA
8.6
DIVERSIÓN
9.5
JUGABILIDAD
8.5
Análisis de versiones PC. La versión o versiones Wii todavía no salen.

Han pasado 24 años desde que se lanzara el primer SimCity, un clásico con letras mayúsculas dentro de la historia de los videojuegos. En unos tiempos en los que están de moda los reinicios, remakes y reinterpretaciones de los clásicos, la vuelta de este simulador de construcción de ciudades era más que necesaria, diez años después de SimCity 4. Hemos escrito muchas impresiones sobre él en los últimos meses, todas muy entusiastas, el juego pintaba fenomenal, y su apuesta de base por el multijugador, con ciudades interconectadas que tienen que compartir recursos, nos parecía más que interesante. Sabíamos que exigiría conexión permanente a internet, algo que preveíamos iba a causar cierta polémica, lo que no imaginábamos era que esta característica se fuera a volver en su contra, al menos en los primeros días, y empañar o estropear el excelente trabajo realizado por Maxis.

Exigir conexión permanente a internet en títulos que no son MMO, no es algo nuevo, ya el año pasado Blizzard se atrevió a implementarlo con el esperado Diablo III, generando no poca polémica. El nuevo y ambicioso proyecto de Activision y Bungie, Destiny, supimos hace poco que requerirá conexión permanente, e intuimos e imaginamos que cada día más y más juegos se irán apuntado al carro, y dentro de quizás, cinco o diez años, nos parecerá lo más normal del mundo. Vemos cómo la industria del videojuego de manera imparable se encamina a esto, que muchos títulos requieran conexión permanente a internet para ser jugados, ya sea por su propuesta jugable, que hace un especial hincapié en la experiencia multijugador, o simplemente por motivos de protección y DRM, para evitar la piratería.

Esto de manera comprensible molesta mucho a los jugadores, la sensación de que "pagan justos por pecadores", una situación muy injusta, ya que para evitar que un producto se piratee, los usuarios legales tienen que lidiar con no pocas molestias. Ya el inmenso lanzamiento de Diablo III, con más cuatro millones de usuarios intentando jugar en sus primeras horas, tuvo muchas complicaciones, subsanadas con el paso de los días. Electronic Arts debería haber estado preparada, estaban avisados, sabía lo que podía pasar, y los primeros días a la venta de SimCity, desde el pasado jueves 7 hasta el lunes 11, han sido un completo desastre, especialmente en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

No sabemos si ha sido por falta de previsión y pocos servidores disponibles, si por problemas técnicos inesperados e imposibles de predecir, el caso es que los jugadores que habían pagado por SimCity no podían jugar con él, era casi imposible acceder a la experiencia, aunque quisieras jugar solo sin disfrutar del multijugador, se producían interrupciones, cortes, perdidas de partidas, entre otras grandes molestias, y esto es algo intolerable en un producto de esta magnitud, publicado por una compañía referente dentro de la industria. Nosotros, por circunstancias de agenda, no nos hemos podido poner manos a la obra con el análisis hasta este pasado lunes, aunque ya habíamos tenido muchos contactos previos con el juego, en diversas ferias, eventos y pruebas con la beta. Casualmente ha sido este lunes cuando la mayoría de complicaciones técnicas ya se han solventado, y no hemos tenido apenas problemas para poder jugarlo desde este pasado lunes 11 hasta hoy.

Por tanto parece que los problemas más graves ya se han solventado, y con el paso de los días la experiencia será completa y totalmente funcional, aunque el nombre del juego ya ha quedado manchado para siempre, no hay más que mirar las notas de otros medios -especialmente los americanos- y ver los palos que se ha llevado. Algo que nos parece comprensible a la par que un tanto injusto, porque el trabajo realizado por Maxis es simplemente genial, con sus pros y contras como todos los juegos, que intentaremos desgranar con justicia en el siguiente texto. Seguro que tanto EA, como otras compañías aprenden de lo ocurrido –o deberían-, ya sea para no seguir incluyendo injustos DRM, no exigir conexión permanente en los modos para un jugador, o por no pecar de falta de previsión y quedarse cortos a la hora de abrir servidores. A partir de ahora vamos a hablar de lo que verdaderamente nos importa, el juego, y de la experiencia que te vas a encontrar si decides comprártelo hoy mismo.

La modernización de un clásico sin perder su esencia

Como decíamos al principio del texto está de moda recuperar clásicos de los videojuegos adaptándolos a los gustos actuales, reinterpretaciones de viejas leyendas realizadas con mayor o menor fortuna, sin ir más lejos tenemos el reciente Tomb Raider, un juego excelente pero muy alejado de lo que proponía el título original. Con SimCity han conseguido algo bastante complicado, renovar la fórmula, hacerla más accesible y asequible que nunca, pero sin perder demasiadas opciones o posibilidades por el camino, con una profundidad similar a las entregas clásicas, aunque sí con ciertos apartados recortados o simplificados. A la fórmula ya conocida se añade su mayor novedad, la experiencia 100% multijugador, en la que convivimos en regiones con ciudades construidas por otros jugadores. Algo que a algunos os puede causar cierto rechazo de primeras, pero que una vez experimentado nos parece un completo acierto.

 1

Al empezar a jugar, una vez conectados a uno de los servidores disponibles, tendremos que elegir si nos metemos en una región ya existente o creamos la nuestra. Las hay desde las muy pequeñas, con espacio solo para crear tres ciudades, a otras mucho más amplias en las que se pueden situar hasta 16 ciudades. En una misma región, compartida con otros jugadores, podemos crear varias ciudades controladas por nosotros, no hay un límite en esto, y tampoco nada te impide crear una región privada, a la que no se pueden unir jugadores sin invitación, solo para nuestros amigos, o para nosotros solos, teniendo una experiencia clásica para un jugador –lo que aun así requiere conexión a internet-. Cada región tiene su propia orografía y características, con más o menos recursos, zonas de mar y montaña, y un acertado mapa nos muestra y dice todo lo necesario que tenemos que saber antes de apostar por ese lugar y ponernos a construir una ciudad.

Antes de todo esto hay un acertado tutorial, bien equilibrado, ni demasiado pesado ni largo, que nos enseña de manera superficial las enormes posibilidades del juego, muy recomendable realizarlo, por no decir obligatorio, para los novatos en el género o en la saga, o incluso aquellos veteranos que llevan unos cuantos años alejados de SimCity. En cualquier caso estamos ante un juego sorprendentemente accesible, con una interfaz impecable, que en ningún momento abruma con decenas de largos textos, esquemas o estadísticas, es simplemente soberbio el trabajo realizado por Maxis. Han apostado por algo muy visual, con colores e iconos, y con un simple vistazo, sin leer un solo texto, sabrás qué anda mal en tu ciudad y qué debes hacer para solucionarlo. Si nunca has jugado a un juego de este estilo, un simular de gestión o creación de ciudades, SimCity es una oportunidad perfecta, una experiencia que te atrapará durante horas sin ni siquiera darte cuenta, accesible para cualquier tipo de jugador.

 2

Las primeras ciudades que hagas es muy posible que acaben siendo un auténtico desastre, por la falta de planificación desde un principio, al desconocer las posibilidades que ofrece el juego, y la inexperiencia a la hora de trazar las calles y carreteras para poder evolucionar en un futuro tu urbe. La primera te saldrá de aquella manera, la segunda mucho mejor, y seguramente en la tercera ya empieces a disfrutar muchísimo al ver cómo controlas todos los aspectos y has hecho un gran diseño desde cero teniendo en cuenta los errores cometidos en el pasado. Uno de los pilares de la jugabilidad es el trazado de las carreteras, ya que estas definen el tipo de edificios que se van a construir alrededor, de densidad baja, media o alta. Hay tres tipos de carreteras básicas y tres tipos de avenidas, y a la hora de trazarlas ya no tendremos que hacerlo en líneas rectas, podremos crear carreteras con todo tipo de curvas y en formas muy vistosas, una auténtica gozada.

Su construcción cuesta dinero, y cuando comienzas la ciudad no hay que volverse loco construyendo grandes avenidas, ya que más adelante, según crezca nuestra ciudad, podremos actualizar el tamaño de las carreteras sin necesidad de destruirlas o tirar los edificios colindantes. Una vez creada una mínima red de carreteras, conectada con la autopista principal que se interna en el inicio de la ciudad, y que conecta con las ciudades de los otros jugadores, ya podremos empezar a definir qué tipos de edificios queremos que se construyan, eligiendo las zonas urbanas. Hay de tres tipos, residenciales, comerciales e industriales, y una vez marcamos el perfil de una carretera de determinado color se empiezan a construir automáticamente viviendas, tiendas y fábricas. Unas gráficas de colores nos indican en todo momento la demanda de cada tipo de zona, que a su vez está dividida en clase baja, media y alta.

 3

Las primeras carreteras, los primeros edificios, y empezaran los problemas. Tendremos poco dinero y habrá que cubrir las necesidades esenciales para que la ciudad no se convierta en un estercolero insalubre. La principal construir una central eléctrica para que la ciudad pueda funcionar, ya sea a través de energías limpias –solar, eólica-, u otras más clásicas y contaminantes, que te obligan a consumir recursos como el carbón y el petróleo, aunque podremos llegar a construir incluso una central nuclear. El hecho de utilizar energía renovables no es algo trivial, ya que entra en juego la contaminación en la región, que puede deteriorar la salud de tus habitantes, y de la que puede que no tengas tú la culpa, ya que a lo mejor son otras ciudades adyacentes las que están contaminando la tuya –podemos ver en una vista hasta las corrientes de aire-.

Ya con electricidad todo puede funcionar, pero quedan muchas cosas importantes por hacer. Ocuparse de las aguas residuales, llevándolas lejos de los edificios y las zonas habitables, con tuberías que las expulsen, que acabarán contaminando el suelo, por lo que será conveniente en cuanto puedas construir plantas de tratamiento de aguas residuales. La eliminación de residuos será tu siguiente problema, ya que si no recoges la basura y dejas que se acumule, esta puede provocar incendios, lesiones o enfermedades, por lo que tendrás que crear un vertedero, y crear varios camiones de basura. Más adelante también podrás incinerar la basura –provocando contaminación-, o bien reciclarla. Casi siempre, toda decisión implica unos inconvenientes y unas ventajas, por lo que nunca existe la decisión 100% buena. Por ejemplo en este caso puede que el hecho de reciclar solo le veas ventajas, pero descubrirás que es una opción mucho más cara que el resto, tú decidirás si te compensa o no.

Cubiertas unas necesidades esenciales para que la ciudad pueda funcionar, quedan muchas tareas por hacer, como proporcionar servicios tan básicos como la sanidad, seguridad, educación o los bomberos. Todas estas instalaciones las construimos nosotros, y se pueden ampliar en el futuro con módulos, y aprovisionar de más o menos efectivos. Al jugar en multijugador con otros jugadores, incluso podemos prescindir de alguno de estos servicios, y que nos lo presten ciudades vecinas, aunque por supuesto tendremos que pagarlos. Un detalle de tantos otros que demuestra lo cuidado que está el juego es cómo están relacionados los distintos servicios.

 4

Por ejemplo si no damos una buena educación a los ciudadanos, habrá más delincuentes, más accidentes domésticos que provoquen incendios, y tendremos que hacer una mayor inversión en bomberos y policía. La delincuencia la podremos abordar desde dos ópticas, la prevención, invirtiendo en que no se produzcan delitos, o la represión, contratando abundante policías y creando muchos calabozos. Para evolucionar estos servicios de una manera o de otra –policía, sanidad, educación, bomberos-, tendremos que ganárnoslo mediante el ayuntamiento. Este lo podemos actualizar y "subir de nivel" al conseguir cierto número de habitantes en la ciudad, creando nuevos departamentos. Por ejemplo el de finanzas, que nos permitirá controlar los impuestos de manera más detallada, variando la tasa impositiva no solo por residencial, comercial e industrial, sino también dividida entre los tres tipos de riqueza –baja, media y alta-. Otros departamentos como el de educación nos permitirá acabar siendo una ciudad universitaria, o el departamento de turismo una ciudad que reciba muchos visitantes.

Con las necesidades básicas cubiertas, electricidad, tratamiento de basuras y aguas residuales, policía, sanidad, bomberos, la ciudad comenzará a crecer, a evolucionar ante nuestros ojos, y los edificios se actualizarán automáticamente, haciéndose más grandes, siempre y cuando las carreteras y el espacio que hemos dejado lo permitan. Gracias a unos vistosos iconos de los edificios y los ciudadanos, o de manera más drástica con manifestaciones en el ayuntamiento, los ciudadanos reclamarán sus necesidades, como tener un buen transporte público –tranvías, autobuses, trenes, barcos aviones-, parques y zonas recreativas -zonas naturales, instalaciones deportivas o bibliotecas-, y muchas veces estos detalles son los que marcarán el valor del terreno, de la zona.

 5

Los ciudadanos pueden abandonar la ciudad por diferentes motivos, como tener los impuestos demasiado altos –un detalle muy curioso y realista es que los Sims de clase alta son más reacios a pagar impuestos altos que los de clase baja y media-, o un bajo valor del terreno en el que se encuentran, dejando edificios abandonados a su paso, que tendremos que derruir para que se construyan otros nuevos, y para que no produzcan incendios que afecten a los alrededores. Por eso siempre habrá que estar pendiente de un sinfín de factores, para que la ciudad progrese en número de habitantes y el saldo económico sea positivo, ya que casi cualquier servicio que proporcionemos a los ciudadanos genera unos gastos por ahora, y tenemos que evitar endeudarnos demasiado, algo que hacemos emitiendo bonos del estado.

Una vez empiece todo a rodar, hay que admitir que no es un juego difícil, para nada, más bien todo lo contrario, contamos con numerosas ayudas que nos ponen al tanto de todo, que nos lo dan mascado, y no penaliza demasiado el error, pero sí premia al buen jugador. El principal problema con el que nos encontraremos para conseguir nuestros objetivos es el tamaño del terreno que tenemos para construir las ciudades, muy reducido, exageradamente pequeño. El diseño del juego apuesta por la densidad, no por la cantidad, y las pasaremos canutas para construir todo aquello que queremos, tendremos que aprovechar cada palmo de terreno.

 6

Maxis ha dicho que esto se debe además de por una apuesta de diseño, a una limitación tecnológica de los ordenadores actuales, de la media al menos. Pero la verdad es que es verdaderamente reducido el espacio de nuestra ciudad, algo que va a producir un enorme rechazo en muchos jugadores. Nosotros nos lo tomamos como un reto, uno de los elementos que más dificultad aportan al juego, pero muchos usuarios se sentirán oprimidos por el espacio disponible, y aunque puedes hacer todas las ciudades que quieras a la vez, como si quieres tener una región para ti solo, la sensación de poner todo tu cuidado y cariño en una única urbe y hacerla progresar hasta el infinito no es igual.

Esto nos obliga a especializarnos, no podemos tocar diferentes palos en una ciudad, ser turística, industrial y con una fuerte apuesta por la educación, no es posible todo a la vez, por un simple problema de espacio. Tendremos que hacer nuestras apuestas, y conseguir tapar el déficit en algo –seguridad, sanidad, energía, turismo, etcétera-, obteniéndolo de las ciudades vecinas. Es aquí donde el multijugador demuestra su brillantez, vendiendo y prestando recursos a los vecinos, obteniendo otros de ellos, y todo de manera sencilla, intuitiva y poco intrusiva. Podemos visitar cualquier otra ciudad del mundo de SimCity, seremos visitados, y crear una región junto a unos amigos, y ponerse de acuerdo para hacer ciudades especializadas, puede dar grandes frutos. Incluso hace falta una mano amiga para crear las llamadas grandes obras, construcciones de enorme presupuesto como un aeropuerto internacional o un centro espacial, y que pagarán a escote todos los miembros de la región, una infraestructura que traerá grandes ventajas a todas las ciudades.

 7

Hemos jugado muchas horas en multijugador, en regiones compartidas con otros jugadores, y luego hemos probado a realizar una región privada, estando solos con una única ciudad. Y no has llamado atención como echábamos de menos la interacción con otros jugadores, siendo mucho más aburrido jugar solos, SimCity se disfruta mucho más en compañía, le da una nueva dimensión a la experiencia, que justifica por si sola esta nueva entrega. Por tanto a la hora de diseñar una ciudad, cuando la comencemos, deberemos pensar en su futuro, en qué queremos ser fuertes, por qué queremos destacar.

Hay seis grandes especializaciones. Cultura, creando grandes monumentos, estadios deportivos o centros de exposiciones, que atraen a muchos turistas. Minería, extrayendo carbón y minerales, que podemos consumir y vender a otras ciudades. Perforación, para extraer petróleo, Juegos, para construir casinos que atraen a muchos turistas, aunque también delincuencia, Electrónica, para ser un centro neurálgico de alta tecnología y desarrollo de procesadores, ordenadores y televisores para después exportarlos, y Comercio, para importar, exportar y almacenar recursos. No es necesario apostar por una de estas seis especializaciones, pero sí será es recomendable en partidas muy avanzadas, cuando nuestra ciudad sea enorme y queramos seguir destacando y no estancarnos en su desarrollo y progreso.

 8

Vuelven los desastres naturales, que le ponen un poco de sal y pimienta a nuestras partidas, que pueden ser naturales e inevitables, como tornados y meteoritos, u otros provocados por nuestra propia y mala gestión, por decisiones tomadas en el ámbito de la tecnología y el medio ambiente. Comentar que tenemos tres tipos de velocidad para acelerar el paso del tiempo, tortuga, llama y guepardo, además de poder pararlo por completo, y quizás no hubiera estado mal una cuarta, todavía más rápida, para los más impacientes. También echamos de menos una opción o herramienta para deshacer la última acción realizada, ya que no serán pocas las veces que nos arrepentiremos de haber tirado un edificio o haber realizado cierto tramo de carretera erróneo.

Es un juego con mil y un detalles, y necesitaríamos decenas de páginas para contar todo lo que tiene. Le vemos muchísimo futuro y posibilidades, la interfaz y los controles son prácticamente perfectos, y cuenta con una base a prueba de bombas, que puede ser ampliada y mejorada puliendo unos pocos detalles. Lo mejor que podemos decir de él, así como de cualquier otro juego que lo consiga, es que jugando a SimCity pierdes la noción del tiempo, literalmente. Te pones a construir la ciudad, por la tarde, y cuando te has querido dar cuenta se te ha hecho de noche, has estado jugando cuatro o cinco horas sin pestañear, sin levantarte del asiento delante del ordenador, totalmente absorto. Es adicción y entretenimiento en estado puro, que además coge prestado de los juegos de los últimos años un sistema de logros que le sienta estupendamente, y consigue picarte más todavía. Los propios ciudadanos también nos plantean retos constantemente, que podemos aceptar o no, y que nos premiarán con un dinero extra.

Al iniciar el juego también nos encontramos con SimCity World, un sistema de clasificación online que promete ser muy interesante, con rankings de las ciudades más ricas, populares, líderes en salud, delincuencia, educación, contaminación y regiones verdes, etcétera, pero que por desgracia, por los problemas técnicos del lanzamiento, se mantiene desactivado. También tendremos desafíos, individuales o por regiones, por ejemplo alcanzar los 2.5 millones de habitantes entre todo los jugadores de una región, pero esto de momento tampoco funciona.

 9

Como hemos dicho al principio del texto, hemos estado jugando desde el lunes sin mayores problemas, día en el que anunció Maxis que el juego estaba funcionando a un 92% de su rendimiento. Hoy sin ir más lejos ha habido un rato que no hemos podido conectarnos, como una media hora, pero pronto se ha subsanado, y parece que dentro de no mucho todo funcionará con completa normalidad. También tenemos que decir que jugamos desde España, más concretamente desde Madrid, y desconocemos si estos últimos días los usuarios del continente americano han tenido más o menos problemas que nosotros, por lo que tampoco queremos lanzar las campanas al vuelo y decir que todo funciona perfecto. Solo hablamos de nuestra experiencia personal.

Gráficamente es una delicia, lo técnico y lo artístico se dan la mano en una experiencia muy agradable a la vista a la par que funcional. Todo está realizado en tres dimensiones, podemos acercar la cámara a pie de calle y seguir a cualquier peatón, y es una gozada ver cómo se construye un edificio desde cero, contemplar cómo los bomberos apagan un incendio, o la policía frustra u intento de atraco. La iluminación, las condiciones climatológicas, todo tiene un nivel de detalle altísimo, y no serán pocas las veces que nos quedarás embobados mirando cómo crece la ciudad, rebosante de vida. Es cierto que no aprovecha del todo los equipos más potentes, técnicamente no sorprende y puede que se le hubiera podido pedir un poco más, pero lo bueno es que está bien optimizado, y se pueden modificar suficientes opciones gráficas como para que funcione en casi cualquier equipo de los últimos años.

 10

Nosotros lo hemos analizado en un i5-2500K 3.30 GHz, con 8GB de RAM y una tarjeta gráfica GeForce GTX 560 Ti, y nos ha funcionado perfectamente con todas las opciones gráficas en alto, consiguiendo casi en todo momento bordear los 60fps, sin grandes caídas o molestas ralentizaciones. El sonido también es una gozada, con un enorme repertorio de efectos y ruidos típicos de una ciudad, que evolucionan junto al tamaño de esta. Simplemente escuchando los sonidos del juego puedes detectar muchos de los problemas que están ocurriendo, como las manifestaciones en el ayuntamiento que reclaman alguna mejora. Y la música cumple su papel brillantemente, nos parece preciosa, participa en un segundo plano pero por más horas que estés jugando nunca llega a cansar, muy relajante y agradable. Un apartado del juego al que nadie está prestando atención, pero que nos parece sobresaliente.

A pesar de todo un gran juego

No se nos ocurre una mejor manera de actualizar un clásico como este a los tiempos que corren, llevando la base jugable de la saga al terreno multijugador sin perder su esencia por el camino. Más sencillo y fácil de jugar que nunca, pero no por ello menos completo, con un sinfín de posibilidades que te atraparán durante decenas de horas, como pocos juegos tienen la capacidad de hacer, pura adicción. Tiene detalles muy criticables, como el reducido espacio para construir las ciudades, que nos obliga a jugar una manera diferente, aprovechando cada palmo de terreno y colaborando con el resto de los jugadores. Es demasiado amable con el jugador, no castiga mucho los errores, aunque sí sabe gratificar los aciertos, y seguro que los más aficionados al género detectan simplificaciones, ausencias, y otros detalles mejorables, no es un juego perfecto.

 11

Pero pocas veces hemos visto un producto tan complejo, con tanta pasión por el detalle, que a la vez sea tan accesible y recomendable para cualquier tipo de jugador, sin liosos y agobiantes menús, todo muy visual e intuitivo, algo que tiene mucho mérito. Puede que tantas posibilidades te abrumen, y que no veas qué tiene de divertido ejercer de alcalde y construir y gestionar una ciudad, pero creednos cuando os decimos que es divertido como pocos, y una oportunidad excelente para iniciarse en este tipo de juegos. Solos sus problemas técnicos en el lanzamiento, su polémico DRM, y la cuestionable apuesta por exigir conexión permanente a internet, han empañado un producto genial, que si no fuera por estos detalles estaría siendo unánimemente aclamado. Hoy jueves 14 de marzo, una semana después de su lanzamiento, se puede jugar perfectamente, y creemos que merece al menos una oportunidad. No salen juegos tan buenos habitualmente, y tiene un gran futuro por delante, pese a las torpezas y errores cometidos.

Jorge Cano
Redactor jefe
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC y Wii

The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Death's Door - Análisis
Death's Door - Análisis
Análisis
2021-07-20 15:36:00
Una entretenida y amena aventura al más puro estilo Zelda a la que le ha faltado un punto de brillantez para terminar de alzar el vuelo.
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Save me Mr Tako: Definitive Edition - Análisis
Análisis
2021-07-20 11:17:00
Plataformas clásicas con mucha gracia y personalidad se asoman a Switch y PC con esta versión mejorada y definitiva de un simpático plataformas.
PEGI +12
Plataformas:
PC Wii

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.6
  • Fecha de lanzamiento: 8/3/2013
  • Desarrollo: EA Maxis
  • Producción: EA Maxis
  • Distribución: Electronic Arts
  • Precio: 61,50 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: DVD
  • Textos: Español
  • Voces: -
  • Online: Sí
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
5.2

PUNTÚA
SimCity para Ordenador

63 votos
#248 en el ranking de Ordenador.
#273 en el ranking global.

Ficha técnica de la versión Wii

  • Fecha de lanzamiento: Año 2006
  • Desarrollo: Nintendo
  • Producción: Nintendo
  • Precio: 800 puntos
  • Jugadores: 1
  • Formato: Super Nintendo
  • Textos: Inglés
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
8

PUNTÚA
SimCity CV para Wii

1 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir