Análisis de Painkiller (PC)

People Can Fly nos muestra con este trepidante juego de acción su particular visión del purgatorio. ¿Te apetece visitarlo?.
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8.5
SONIDO
8.5
NOTA
8.5
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión PC.

El cielo tiene un matón
El cielo tiene un matón
Encarnas a Daniel Garner. Durante una tormentosa noche, tú y tu mujer os montáis al coche para celebrar el cumpleaños de tu esposa. Todo parece muy feliz: los dos hablan de lo bien que les va y de lo contentos que están; pero en un momento de distracción, un enorme camión hace que Garner pierda el control y se estrelle. La cámara nos muestra como la pareja ha fallecido en el acto.

Bien, como los dos han sido buenos en su vida terrenal, no deberían de tener problemas para llegar al paraíso. Aunque parece que Daniel no ha tenido la suerte de su esposa. Misteriosamente, él se ha quedado atrapado en un mundo intermedio entre el infierno y el paraíso. El purgatorio nunca ha sido un lugar agradable, pero los chicos de People Can Fly han querido convertirlo en un lugar todavía peor.

Han pasado treinta años desde que nuestro protagonista llegara al purgatorio y sigue sin saber por qué permanece en ese impío lugar. La introducción del juego continúa mientras se nos muestra a un misterioso anciano charlando con Garner. Parece que es un enviado de Dios y tiene noticias para nosotros: Daniel obtendrá el privilegio de reunirse con su mujer en el paraíso, si es capaz de acabar con la vida de cuatro generales al mando de Lucifer. El lado de la luz no debe parecer como implicado en esta misión ya que estos cuatro generales tienen bajo su mando a ingentes hordas de demonios con ganas de arrasar el reino celestial. Por lo tanto, tendrás que afrontar tú solo esta titánica misión; así que, cogemos el pergamino y comenzamos la búsqueda de nuestra redención.

PUBLICIDAD
Lucifer te esta esperando…
Comenzamos nuestro periplo en medio de un cementerio. Todo esta muy tranquilo así que decidimos investigar un poco. En la parte superior de la pantalla tendremos una brújula que nos irá indicando que dirección tomar, por lo que no tendremos ningún tipo de problema a la hora de encontrar el camino que nos lleve al final del nivel –aunque a veces la brújula se bloqueará y no indicará bien la dirección-.

La situación continúa siendo de calma total, no parece que allí haya un ejército de las tinieblas. Pero claro, es pensar esto y comenzar a aparecer de las tumbas decenas de esqueletos con unos mandobles muy juguetones. La música toma un aire mucho más cañero y comenzamos a repartir leña a diestro y siniestro: los demonios avanzan rápidamente hacia nosotros; Painkiller –un arma con cuchillas giratorias- no para de descuartizar esqueletos mientras la sangre va bañando todas las paredes y las tumbas que allí se amontonan. Todo es muy frenético, no nos dan ni un segundo de respiro. Los cadáveres irán desapareciendo mientras dejan flotando las almas que habitaban en sus putrefactos cuerpos. Cuando acumulemos sesenta y seis de estas almas nos trasformaremos en una especie de demonio que podrá aniquilar a los enemigos en cuestión de segundos. Por eso será importante el recoger estas almas, en más de una ocasión, la trasformación en demonio nos sacará de más de un problema.

Una vez completado este primer nivel nos daremos cuenta de que estamos ante un shooter clásico. Aquí el argumento, u otros elementos que ahora priman en los juegos de acción, pasan a un segundo plano. Lo más importante es la acción, el mantenernos constantemente ocupados limpiando los niveles de criaturas sobrenaturales. Y lo consiguen. Todos los niveles han sido diseñados de una manera más que notable, y en todos ellos disfrutaremos de un elenco de criaturas aterradoras. Pero de momento sigamos hablando de la mecánica de juego.

Painkiller es un juego dividido en cinco mundos. Cada uno de estos mundos simboliza el territorio de uno de los cuatro generales del ejército de las tinieblas, reservándose el quinto mundo para el mismísimo Lucifer. Estos grandes niveles se dividen en diferentes fases, siendo la última de estas el enfrentamiento contra el jefe de turno.

Tras completar el nivel del cementerio, nos metemos de lleno en una especie de monasterio. Como en el anterior nivel, todo parece muy tranquilo hasta que las puertas comienzan a cerrarse y los monjes demoníacos comienzan a aparecer por todas partes.
Esta vez contamos con la inestimable ayuda de Painkiller y la de una escopeta, así pues; comenzamos a repartir plomo de manera gratuita a estos indeseables. Una de las mejores decisiones tomadas por parte de People Can Fly fue el incluir solamente cinco armas en nuestro arsenal. En un principio pueden parecer pocas armas, pero estamos hablando de diez tipos diferentes de estos instrumentos mortales. Y es que cada uno de nuestros juguetitos posee un disparo secundario que se puede complementar a la perfección con el ataque primario, por ejemplo: la escopeta tiene el poder de congelar a los enemigos con el ataque secundario. Pues bien, podemos disparar a un enemigo, congelarlo, y luego romperlo en mil pedacitos con el disparo primario. Algunos estaréis pensando que es una tontería crear solamente cinco armas, pero no es así; el tener tan pocas armas hace que la acción sea todavía más frenética. Realizar combinaciones mortales es muy sencillo y rápido. Podemos bombardear a los enemigos con el lanzacohetes y luego rematar a los supervivientes con la minigun.

Leña al monstruo
Leña al monstruo
En algunas de estas fases podremos encontrarnos con algunos jefes de nivel, que irán siempre acompañados por hordas de demonios. Estos enfrentamientos le dan un poco más de variedad al desarrollo, pero por norma general, simplemente avanzaremos, limpiaremos una zona, y continuaremos avanzando. Por eso continuamos diciendo que Painkiller es un juego que no gustará a todo el mundo. Nadie puede esperar una gran historia, componentes de rol y sigilo, o cualquiera de las otras cualidades que poseen juegos como Half Life y demás variantes. En Painkiller prima la acción desenfrenada sobre cualquier otro aspecto.

Tras completar todas las fases de este nivel, llegamos al primer enfrentamiento contra uno de los generales de Lucifer. Ya hablábamos en nuestro avance de las proporciones bíblicas de estos seres, pero no podemos dejar de sorprendernos cada vez que los vemos caminar hacia nosotros. En estos enfrentamientos tendremos que encontrar los puntos débiles de los generales para así poder salir victoriosos; pero no será nada fácil. Estas criaturas irán a por todas: utilizaran sus poderes, sus armas, e incluso sus pies para acabar con nuestra miserable existencia.

Básicamente esto es Painkiller: primero luchamos contra los "soldados" y luego nos enfrentamos al jefazo. El título podría caer en lo repetitivo por su mecánica de juego, pero no es así. Primero por la gran variedad de zonas que visitaremos. Y segundo, la gran cantidad de enemigos que iremos encontrando a lo largo de la aventura. Y este era nuestro principal temor cuando probamos la demo y escribimos el avance. En el mencionado avance comentábamos que los enemigos eran muy repetitivos, que no había variedad. Pues bien, este pensamiento desaparece a los pocos niveles de haber comenzado. A lo largo de todo el juego visitaremos montones de localizaciones totalmente distintas a las anteriores: podremos visitar monasterios, cementerios, castillos medievales, teatros, bases militares,…. Y en cada una de estas zonas nos encontraremos con un gran surtido de criaturas perversas salidas de las no menos perversas mentes de la gente de People Can Fly: monjes asesinos, bucaneros borrachos, samuráis, soldados esqueléticos, ninjas, etc...

La I.A. en Painkiller no es uno de sus mejores apartados, pero tiene algunos detalles que la convierten en algo bastante interesante. Todas estas criaturas normalmente van a por ti, les da igual estar en desventaja; siempre tienden a correr para asestar los golpes mortales. Pero los programadores tuvieron la brillante idea de mezclar diferentes tipos de enemigos con diferentes pautas de ataques: la mayoría irá a por ti sin pensárselo dos veces, pero otros se quedarán en la retaguardia realizando disparos para ir debilitándonos. A esto hay que añadirle algunos comportamientos bastante divertidos, por ejemplo: los bucaneros borrachos. Cuando le disparamos a sus botellas y se las rompemos, comenzarán a chillar como locos. También tenemos a unos esqueletos enormes armados con escopetas. Estos demonios cogen de la cabeza a cualquier criatura que encuentren por su camino y la utilizan como escudos humanos. Es una estampa muy cómica.

También habría que resaltar el impresionante acabado técnico del juego. En un título de estas características es básico crear a montones de criaturas para que ataquen a la vez, el jugador tiene que estar constantemente rodeado de demonios. Y os podemos asegurar que lo han conseguido.

El motor gráfico creado por People Can Fly nos mostrará entornos gigantescos dotados de una gran cantidad de detalles. Estos detalles aumentarán todavía más en las zonas cerradas, pudiendo observar cuadros con retratos de demonios, o inscripciones en las tumbas que pueblan los cementerios. A todo esto habría que añadir la cantidad ingente de enemigos que nos atacarán a la vez. Como ya os hemos estado comentando, aquí los enemigos atacan a lo bestia, todos corren hacia nosotros para terminar lo antes posible con nuestra vida. Pero hay algunos niveles en que esto pasa de una manera brutal, por ejemplo: nos encontramos en medio de la base militar; estamos en la zona de aterrizaje de unos grandes aviones y parece que todo esta muy tranquilo. Subimos las escaleras y llegamos a la superficie. Todo es enorme, impresiona ver esos aviones tan grandes allí en medio. Nos quedaríamos más tiempo contemplando todos los aviones y sus detalles, pero nos es imposible. Justo detrás de nosotros hay un soldado montado en una torreta de artillería pesada y no para de lanzar obuses contra nuestra posición. Cogemos nuestro lanzacohetes y comienza la fiesta. A lo lejos comienzan a aparecer soldados con sus fusiles preparados, todos están gritando como locos y están abriendo fuego. Nosotros nos ocupamos de la torreta a bombazos. Las llamas comienzan a surgir de esa zona mientras vemos horrorizados como los esqueletos tienen una sorpresa muy desagradable. Con ellos avanzan varios tanques que no paran de lanzar misiles.

Sensacional apartado gráfico
Sensacional apartado gráfico
No tenemos más remedio por lo que corremos hacia ellos disparando con todas las armas que llevamos encima. Los enemigos salen volando por los aires, algunos explotan y salpican todo el decorado con vísceras y sangre. Los cañonazos de los tanques hacen que sus propios soldados salten por los aires estrellando sus miembros cercenados contra nosotros. Tras un buen rato disparando y con nuestra vida bajo mínimos, conseguimos terminar con todos los enemigos. Ahora solo tenemos que continuar y esperar que los enemigos vuelvan a aparecer.

Para aumentar todavía más la espectacularidad del juego, People Can Fly ha utilizado el cada vez más conocido motor de físicas Havok. De este modo se consiguen espectaculares escenas donde todas las criaturas salen volando por todas partes de una manera muy realista. Como ya sucedía en Max Payne 2, los objetos reaccionarán a los golpes que reciban, por ejemplo: si disparamos a un enemigo y lo lanzamos contra una pared repleta de maderos, veremos como todos estos maderos caerán al suelo. Pero el motor Havok brillará con luz propia cuando utilicemos la lanzadora de estacas. Como bien indica su nombre, esta arma lanza estacas enormes que empalarán a los enemigos en cualquier parte del escenario. Si vemos a un zombi caminar por el techo, podemos lanzarle la estaca y ver como se queda empotrado en la pared. Sus brazos colgarán mientras la sangre salpica todo el escenario. Pero habrá más. Podemos usar el disparo secundario y lanzar bombas que harán que todos los enemigos vayan rebotando contra las paredes o contra sus propios compañeros de penurias. Algo realmente impresionante. Y todo esto funcionando con una fluidez pasmosa, aunque eso si, habrá algunas ralentizaciones puntuales en las zonas donde los enemigos se cuenten por decenas.

En cuanto al apartado sonoro poco podemos decir. El juego cuenta con una buena banda sonora que irá intercalando temas cañeros en los momentos más frenéticos, con melodías más pausadas en las zonas de investigación. Los sonidos FX también rayan a un buen nivel. Los engendros que nos atacarán durante todo el juego poseen un repertorio de gritos y lamentos realmente divertidos. Hay enemigos que llegan gritando como locos mientras cargan en su hombro un gran barril de explosivos. En estos momentos reiremos porque es divertido, pero también sentiremos agobio porque su velocidad es aterradora. Pero si algo tenemos que destacar de este apartado es el sonido que escucharemos en el nivel infierno. Esta fase es un derroche de ingenio y buen hacer. No os vamos a decir como es, perdería la gracia; pero si que podemos hablar del aterrador sonido que allí podremos escuchar. Según las zonas que visitemos, podremos escuchar las almas de los condenados llorar y gritar, realmente escalofriante.

Painkiller también ha sido doblado, y de una manera más que correcta. Pero tenemos un problema. En las secuencias cinemáticas que hay entre nivel y nivel, las voces de los personajes quedarán eclipsadas por los sonidos de ambiente. Será realmente difícil entender lo que dicen. Y esto se agrava más cuando habla el demonio Alastor. Se le ha distorsionado tanto la voz que es prácticamente imposible saber lo que dice.

Por último, solo nos queda comentar que Painkiller es un juego muy rejugable. En cada misión hay zonas secretas que encontrar; también tenemos misiones secundarias que, en caso de cumplirlas, nos recompensarán con cartas del tarot negro. Estas cartas nos darán diferentes poderes que podremos utilizar a lo largo de la aventura. También hay diferentes niveles de dificultad, obteniendo un final secreto si conseguimos pasar el juego en el nivel más elevado de dificultad. A esto deberíamos de añadirle el modo multijugador, aunque resulta prácticamente imposible encontrar a gente jugando. Por lo tanto, tenemos juego para rato.

Los amantes de los shooters de la vieja escuela están de enhorabuena; Painkiller es un gran juego que nos mantendrá pegados a los monitores durante horas. Nadie debería perdérselo.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Chernobylite - Análisis
Chernobylite - Análisis
Análisis
2021-07-28 19:03:00
Analizamos la última aventura en el mundo de los videojuegos inspirada en la catástrofe de Chernóbil que en esta ocasión nos trae un título muy interesante con algunas cosas por pulir.
Samurai Warriors 5 - Análisis
Samurai Warriors 5 - Análisis
Análisis
2021-07-27 15:22:00
Un musou con mejoras jugables y gráficos renovados para contar como nunca la épica historia Nobunaga Oda y Mitsuhide Akechi.
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
The Great Ace Attorney Chronicles - Análisis
Análisis
2021-07-26 14:08:00
Capcom salda su gran deuda con Occidente y por fin nos trae dos de las mejores entregas de la saga de juicios y abogados más popular de los videojuegos.
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Akiba's Trip: Hellbound & Debriefed - Análisis
Análisis
2021-07-22 11:32:00
El primer Akiba's Trip se remasterizan en plataformas actuales y rescata una aventura de PSP que no llegó a Occidente.
Last Stop - Análisis
Last Stop - Análisis
Análisis
2021-07-21 18:21:00
Los creadores de Virginia, Variable State, vuelven con tres historias paralelas muy cinematográficas que mezclan el costumbrismo con la fantasía.
Cris Tales - Análisis
Cris Tales - Análisis
Análisis
2021-07-21 11:25:00
Precioso rol con sabor clásico que no pierde la oportunidad de aportar nuevas ideas, aunque no siempre destape todo su potencial.
Plataformas:
PC
También en: PS2 PSP

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.5
  • Fecha de lanzamiento: 12/4/2004
  • Desarrollo: Dreamcatcher
  • Producción: Dreamcatcher
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 44.95 €
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.05

PUNTÚA
Painkiller para Ordenador

41 votos
#102 en el ranking de Ordenador.
#120 en el ranking global.
Flecha subir