Análisis de Imperivm Civitas II (PC)

Dotar de su máximo esplendor al imperio romano no es una tarea sencilla, pero sí divertida y gratificante.
Imperivm Civitas II
·
Actualizado: 12:08 22/8/2019
GRÁFICOS
8
SONIDO
8.8
NOTA
8.8
DIVERSIÓN
9
JUGABILIDAD
8.8
Análisis de versión PC.
Tras triunfar en el mercado español con la exitosa trilogía de juegos de estrategia en tiempo real Imperivm, el equipo de desarrollo Haemimont Games, de la mano de la distribuidora FX Interactive, lanzaba al mercado el año pasado una nueva entrega de esta franquicia que rompió por completo con los moldes establecidos hasta el momento. Y es que con Imperivm Civitas pasamos de disfrutar de un clásico juego de estrategia centrado por completo en las escaramuzas entre diversos ejércitos (hasta el momento la gestión era un elemento ajeno a la saga), a vivir con todo lujo de detalles las dificultades con las que se encontraban los prefectos encargados de dirigir las grandes urbes romanas. Ahora, un año después, Haemimont Games regresa dispuesta a revalidar el éxito logrado con este título de gestión sin ofrecer grandes novedades, pero sí perfeccionando al máximo la fórmula jugable.

La importancia de la familia
Como en el título original, en Imperivm Civitas II nos encontraremos ante un juego de gestión de centros urbanos en el que tendremos que hacer frente a una gran cantidad de desafíos relacionados con los asuntos bélicos y, sobre todo, con la economía de nuestra urbe. En este sentido, la obra de Haemimont Games destaca esencialmente por dos motivos. En primer lugar, por el fantástico diseño de la interfaz de usuario, denominada sistema Rotae, que elimina por completo las grandes barras laterales que en la mayoría de casos han poblado nuestros monitores en este tipo de juegos, para ofrecernos todas las opciones posibles en un sencillo e intuitivo menú radial en el que tendremos al alcance de pocos clics todas las herramientas necesarias para desarrollar nuestra gran ciudad. Por otro lado, Imperivm Civitas también destaca por su sistema de juego propiamente dicho, ya que a la hora de diseñar nuestra urbe, deberemos tener en cuenta no solo la cantidad de recursos disponibles a invertir en nuevos proyectos, ni tampoco la felicidad de nuestros ciudadanos, sino que por encima de todo, tendremos que pensar desde el principio en planificar al detalle la ciudad para que todas nuestras estructuras se encuentren conectadas entre sí. Como es habitual en el género, las viviendas de nuestros ciudadanos mejorarán su nivel de calidad si a su alrededor cuentan con los servicios básicos y de lujo que todo buen patricio desearía; pero en el caso de Imperivm Civitas, también nuestras manufacturas deberán estar conectadas entre sí para conformar una auténtica cadena de producción que permita a todos nuestros ciudadanos, que tendrán nombre propio, dedicarse en cuerpo y alma al progreso de nuestra ciudad. Por lo tanto, no bastará con crear un almacén en el que amontonar todas las materias primas. Los almacenes seguirán cumpliendo la función de centro al que acudirán los gerentes de los mercados para distribuir los productos entre los ciudadanos; pero las manufacturas actuarán dentro de su rango de alcance (que será representado como un gran círculo, como el resto de edificios públicos) compartiendo materiales con el resto de empresas.

Teniendo en cuenta este aspecto, deberemos centrarnos en crear la ciudad perfecta sin perder en el intento todos nuestros ahorros, ni mucho menos enfurecer de tal modo a la plebe hasta tal punto de hacer que se revelen contra nuestra autoridad. Como en el original, partiremos del foro, centro neurálgico de nuestra ciudad (que podremos ir mejorando pagando una importante cantidad de denarios tras cumplir unos requisitos básicos), desde el cual comenzaremos a diseñar nuestra gran urbe. En este sentido, del mismo modo que las manufacturas, los hogares de nuestros ciudadanos deberán encontrarse influenciados por una serie de estructuras como las fuentes de agua (que deberán construirse cerca de depósitos de agua o acueductos), escuelas, o templos, que serán los elementos básicos que permitan después a nuestros ciudadanos prosperar en la ciudad. Lo destacable de este sistema es que a diferencia de otros títulos de corte similar, en Imperivm Citivas II cada uno de nuestros habitantes tendrá su propia vida, por lo que si lo deseamos, podemos seguir a uno de estos ciudadanos desde su humilde hogar hasta la mina en la que trabaja durante varias horas, para luego beber con los amigos en la taberna (que nos permitirá conocer la opinión de la plebe) y regresar a media tarde a su casa para reunirse con su esposa e hijos.
PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Story of Seasons: Friends of Mineral Town - Análisis
Story of Seasons: Friends of Mineral Town - Análisis
Análisis
2020-07-08 15:44:00
Una de las entregas más queridas de los juegos de granjas de Harvest Moon llega a Nintendo Switch y PC con un remake que introduce nuevas posibilidades.
CrossCode - Análisis
CrossCode - Análisis
Análisis
2020-07-07 16:46:00
Un juego de rol con combates en tiempo real de la vieja escuela aterriza en las consolas actuales.
Death Come True - Análisis
Death Come True - Análisis
Análisis
2020-07-07 11:20:00
Lo último del escritor de Danganronpa es una interesante película interactiva.
F1 2020 - Análisis
F1 2020 - Análisis
Análisis
2020-07-06 10:00:00
Codemasters sigue puliendo año a año su videojuego oficial de la F1 ofreciéndonos su entrega más completa con la posibilidad de crear nuestra propia escudería para el Gran Circo.
Mr. Driller DrillLand - Análisis
Mr. Driller DrillLand - Análisis
Análisis
2020-07-01 16:13:00
Un nuevo y muy entretenido juego de puzles para todos los públicos llega a PC y Switch.
Trackmania (2020) - Análisis
Trackmania (2020) - Análisis
Análisis
2020-06-30 18:08:00
El divertido Trackmania se adapta a los nuevos tiempos con un modelo que ofrece una versión gratuita y otras de pago.
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.8
COMUNIDAD
7.71

PUNTÚA
Imperivm Civitas II para Ordenador

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir