Análisis Ghostrunner 2, cuando más no siempre es mejor (PC, Xbox Series X/S, PS5)

El frenético juego de acción y plataformas de One More Level vuelve con un título más grande y más variado, pero también menos centrado.
Ghostrunner 2
·
Actualizado: 18:34 23/10/2023
Análisis de versiones PC, Xbox Series X/S y PS5.

Después de saltar de una pared a otra con el vacío bajo tus pies mecánicos, deslizarte por raíles mientras esquivas láseres que acaban con tu vida de un toque mientras ralentizas el tiempo, engancharte a salientes que están decenas de metros por delante de ti, y utilizar mecanismos del entorno para poder llegar a una rejilla de un túnel de ventilación, todo ello en apenas unos segundos frenéticos que te han dejado poco margen para fijarte en los espectaculares rascacielos y las luces de neón, llegas a una zona repleta de enemigos. No hay tiempo para detenerse. Estudias la situación de un vistazo. Te impulsas hacia el primero y acabas con él de un espadazo, y justo en ese momento otro espadachín salta hacia ti, pero lo ejecutas espectacularmente con un bloqueo perfecto.

Lanzas un shuriken a un adversario volador para saltar, engancharte a él y derribarlo sobre otro monstruo mecánico, acabando con los dos. Te agachas para esquivar la onda que lanza un enorme un robot mecánico mientras corres hacia él para fulminarlo de un espadazo, desvías un proyectil que acaba en el pecho del quien lo disparó, y sin tiempo para respirar, con tu mente totalmente metida en la zona, saltas entre paredes, te mantienes en el aire un momento para redirigir el salto hacia un ventilador que te impulsa, y caes sobre el fusilero cuyos disparos parecían imposibles de esquivar, aprovechando el momento para empujarlo por el precipicio. Y por fin puedes respirar, al menos, durante unos segundos.

PUBLICIDAD

Cuando Ghostrunner 2 funciona, en los momentos en los que se mantiene en lo que sabe hacer bien, es satisfactorio, espectacular y frenético. Pero no siempre es así. En 2020, One More Level sorprendió con una primera entrega que estaba a medio camino entre el indie y el AA, un juego de acción y plataformas en primera persona donde el movimiento versátil y preciso digno de Titanfall y Mirror's Edge, y las arenas de combate que resolver de manera metódica, armados con una espada y tan vulnerables a un solo impacto como nuestros enemigos, fluían para crear una experiencia con personalidad, con un tono tenso que en sus mejores situaciones recordaba al de Hotline Miami, todo ello con una ambientación cyberpunk muy vistosa en pantalla e inmersiva en lo sonoro. Con la secuela que llega el 26 de octubre, justo tres años después, el estudio polaco ha abordado algunas de las críticas al primer título, y también ha aumentado su ambición. Siempre a medio camino entre el AA y la superproducción, es una secuela de manual, de más y mejor, pero esa ampliación a veces le hace perder el rumbo, ofreciendo un título menos centrado, con peor ritmo y menos intenso que su predecesor.

Un año después de liberar la Torre Dharma

La historia nos pone de nuevo en la piel sintética de Jack un año después de los acontecimientos del primer título, que para quienes no lo hayan jugado se cuentan con un breve resumen animado disponible desde el menú. Tras derrotar a la gobernante de la Torre Dharma, tendremos que resolver otro entuerto mientras las gentes de la ciudad vertical intentan formar un nuevo gobierno. Una secta que rinde pleitesía a una inteligencia artificial pone en peligro el futuro de la humanidad, lo que nos llevará a enfrentarnos a enemigos robóticos, mutantes y hasta otros ciberninjas dentro y fuera de la urbe. Una excusa para ofrecer más Ghostrunner, pero que quiere darle más importancia a la trama sin conseguirlo. Aunque hay algún momento impactante en un guion con varios giros, los personajes planos y los villanos poco interesantes no consiguen sustentar las partes más narrativas: ni los comienzos de las misiones en las que charlamos en la base con los aliados eligiendo opciones de diálogo ni los momentos en los que el título se toma un respiro en la acción y en el plataformeo más difícil para escuchar conversaciones por radio.

La trama es entretenida, pero la calidad de los diálogos no es su punto fuerte.
La trama es entretenida, pero la calidad de los diálogos no es su punto fuerte.

Aun así, Ghostrunner 2 sigue siendo una delicia cuando se centra, incluso mejor que la primera parte. Durante la partida, la mayor parte del tiempo fluyen los enfrentamientos y las secciones de plataformas. Tanto nosotros como los enemigos morimos de un solo impacto, por lo que los combates siempre son tensos, requieren estudiar los tipos de adversarios y su colocación, y planificar, habitualmente tras varios intentos, un orden y una ruta para acabar con ellos de manera metódica, lo que siempre conlleva aprovechar el escenario (no faltan los barriles explosivos, los precipicios, etcétera) y nuestras habilidades de movimiento (correr por las paredes, el gancho, el impulso que ralentiza el tiempo).

Un ciberninja aún más poderoso

Pero esta vez, a la vez que nos enfrentamos a nuevas y variadas amenazas, disponemos de más acciones. La más importante es el bloqueo. Podría parecer la antítesis de lo que propone Ghostrunner, pero lo cierto es que está bien integrado ya que muchos de los proyectiles de los enemigos no se pueden bloquear y la barra de resistencia nos impide abusar de esta técnica. Así, aunque al principio facilita las cosas, no tarda en convertirse en una herramienta fundamental más en el arsenal, pues tendremos que bloquear en el momento justo para ejecutar a otros ciberninja y para desviar proyectiles que impacten en los adversarios. Sin embargo, se crean en los combates algunas situaciones que pausan la acción: en un título que brilla cuando estamos moviéndonos constantemente, a veces se premia el esperar para desviar.

Si bien es la más importante, no es la única habilidad nueva. Conforme progresamos desbloqueamos los shuriken, el empuje y la invisibilidad. Algunas son más útiles que otras en los combates, pero todas son fundamentales para las secciones de plataformeo y para resolver algunos de los puzles que nos encontramos; rompecabezas, por otro lado, muy sencillos y que en la mayoría de los casos no encajan bien con la fórmula. También conseguimos habilidades definitivas con efectos distintos y de las que solo podemos tener una activa a la vez; de nuevo, algunas son más útiles que otras, y frecuentemente las hemos dejado como último recurso para concluir una arena de combate que se nos estaba haciendo cuesta arriba.

En las fases encontramos desafíos ocultos, algunos de 'plataformeo' y otros de combate. Los hay mejores y peores.
En las fases encontramos desafíos ocultos, algunos de 'plataformeo' y otros de combate. Los hay mejores y peores.

Con todos estos elementos se crean combates más variados y con más maneras de abordarlos, que excepto cuando algún adversario se comporta de manera errática (algo que no pasa mucho) funcionan como un tiro, a lo que ayuda a que constantemente se introduzcan enemigos inéditos y nuevas ideas. Esto también se aplica a las secciones de plataformeo, que siempre van in crescendo, en complejidad y en espectacularidad, conforme vamos consiguiendo nuevas habilidades. Sin embargo, se pierde intensidad por corregir demasiado un fallo de la primera parte. Si en aquella los puntos de control eran muy escasos, aquí abundan, por lo que completar una de las habituales extensas secciones de plataformas es menos satisfactorio. Lo mismo ocurre con los jefes finales: no son muchos, pero tienen varias fases y requieren precisión, pero no se perciben como un gran reto por los checkpoints constantes.

Nuevas ideas que no encajan

Sin embargo, aunque el juego comienza y concluye fantásticamente, hay una sección central donde el ritmo se resiente mucho, y tiene que ver con lo que mencionamos antes de la ambición. Una de las principales novedades de Ghostrunner 2 es la moto, que aunque podría controlarse mejor, ofrece varias secuencias de ensayo y error frenéticas en las que debemos esquivar obstáculos a toda velocidad, realizar saltos de infarto e incluso enfrentarnos a enemigos sobre ruedas. Pero también es la protagonista de una extensa fase no lineal de mundo abierto donde el plataformeo y los combates están más diluidos, y donde hasta el propio entorno es menos atractivo que en el resto de la partida, pues de los rascacielos repletos de colores vibrantes pasamos a un páramo postapocalíptico sin personalidad.

La bajada de intensidad que produce la sección de mundo abierto no le sienta nada bien.
La bajada de intensidad que produce la sección de mundo abierto no le sienta nada bien.

Así, cuando tras aproximadamente 11 horas llegamos a los créditos, queda cierto sensación agridulce a pesar de que durante la mayor parte de la aventura nos lo hemos pasado en grande. Aunque tras terminar no se desbloquea nuevo contenido ni modos de dificultad (ya se ha confirmado que habrá varios contenidos adicionales), la aventura es rejugable por varios motivos. En primer lugar, para volver a completarlo con configuraciones diferentes de un árbol de mejoras que permite variar mucho cómo funcionan los poderes, el movimiento y las habilidades finales. En segundo lugar, para conseguir lo que nos hayamos dejado por el camino, pues las fases están repletas de coleccionables cosméticos y narrativos, además de módulos de memoria para poder equiparnos con más talentos. A ello hay que sumar un breve roguelike al que podemos acceder en varios puntos de la aventura y desde el menú: aunque podría ser más extenso, ofrece un reto divertido, intenso y bien medido, aunque es un incordio que no se pueda guardar el progreso al pasar de una fase a la siguiente.

Un salto hacia la next-gen

En cuanto a lo artístico y lo técnico, Ghostrunner 2 es espectacular y se nota que ha dejado atrás la anterior generación de consolas. Su mundo es vibrante, repleto de contrastes y tiene algunos escenarios que nos han dejado boquiabiertos, las fases del cibervacío son un torrente de color, y si jugamos con HDR, los neones, los rayos, los proyectiles enemigos y los borbotones de sangre que producimos con nuestra katana son aún más vistosos. Las texturas son muy detalladas, los diseños de algunos enemigos son bastante originales y los rostros de los personajes principales están a un nivel alto. Y todo esto lo decimos sin haber podido jugar con el trazado de rayos activado, pues en PC no se añadirá hasta el día de lanzamiento, mientras que en consolas se incorporará "en el futuro cercano", según el estudio. En lo sonoro, el doblaje al inglés está a buen nivel (los textos están en perfecto español), los efectos de sonido son contundentes y la música synthwave cumple perfectamente su función de sumergirnos en la acción, tanto cuando estamos dando espadazos como cuando estamos saltando por alturas imposibles.

Conclusión

Ghostrunner 2 es una secuela que mejora los pilares de su predecesor y quiere ir más allá. No para de introducir nuevas ideas, desde el principio hasta el final, tanto para los combates como al plataformeo. Las nuevas habilidades permiten abordar los enfrentamientos de distintas maneras, es más amable con el jugador gracias a la abundancia de puntos de control, las secciones en moto son intensas, los jefes finales requieren de toda nuestra pericia y es, en definitiva, muy espectacular y vistoso. Sin embargo, a veces se dispersa de lo que sabe hacer bien, al dar más importancia de la que le conviene a la narrativa y al introducir hacia la mitad de la aventura un pequeño mundo abierto que rompe completamente el ritmo. One More Level mejora las bases del bien recibido título de 2020, pero se pasa de ambición, quiere, por momentos, que Ghostrunner sea algo que no es, y aunque eso no termina de empañar un juego de acción y plataformas divertidísimo, deja la sensación de que esta segunda parte es menos centrada, menos redonda, que lo que jugamos hace tres años.

Hemos realizado este análisis gracias a un código para Steam ofrecido por 505 Games. El título se ha analizado en un ordenador con una Nvidia RTX 3070, un AMD Ryzen 5600X y 32 GB de RAM.

Fran G. Matas

NOTA

7.9

Puntos positivos

No para de introducir nuevas ideas en los combates y en el plataformeo.
Intenso, ágil, divertidísimo cuando se centra en lo que sabe hacer bien.
Muy vistoso visualmente.

Puntos negativos

Le da demasiada importancia a una historia poco interesante.
Los momentos en los que se desvía, como la fase de mundo abierto.
La abundancia de puntos de control rebaja la intensidad.

En resumen

Una secuela divertida y espectacular que mejora las bases del primer Ghostrunner, pero que peca de ambición al introducir elementos que no le sientan bien.
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC, Xbox Series X/S y PS5

Arizona Sunshine 2  - Análisis
Arizona Sunshine 2 - Análisis
Análisis
2023-12-07 11:20:00
El juego de acción y terror en realidad virtual vuelve con una secuela que, sin cambios revolucionarios, mejora la fórmula del original para ofrecer una experiencia muy entretenida.
Air Twister - Análisis
Air Twister - Análisis
Análisis
2023-12-06 19:17:00
El legendario Yu Suzuki lleva a consolas y PC su último juego, estrenado en Apple Arcade: un 'shooter' sobre raíles que recuerda a Space Harrier.
Avatar: Frontiers of Pandora - Análisis
Avatar: Frontiers of Pandora - Análisis
Análisis
2023-12-06 12:06:00
Avatar: Frontiers of Pandora consigue desligarse de Far Cry con un mundo abierto exuberante e interactivo en el que es divertidísimo moverse. Uno de los mejores mundos abiertos de Ubisoft.
Hellboy Web of Wyrd - Análisis
Hellboy Web of Wyrd - Análisis
Análisis
2023-11-28 17:45:00
Hellboy vuelve a intentarlo con un nuevo videojuego que clava el estilo artístico de los cómics, pero que decepciona en casi todo lo demás.
Plataformas:
PC Xbox Series X/S PS5

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
7.9
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

Ghostrunner 2 para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión Xbox Series X/S

ANÁLISIS
7.9
COMUNIDAD
-

Ghostrunner 2 para Xbox Series X/S

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PS5

ANÁLISIS
7.9
  • Fecha de lanzamiento: 26/10/2023
  • Desarrollo: One More Level
  • Producción: 505 GAMES S.R.L.
  • Distribución: 505 Games
  • Precio: 39.99 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: Blu-ray
  • Textos: Español
  • Voces: Español
  • Online: No
  • Requisitos PC
COMUNIDAD
-

Ghostrunner 2 para PlayStation 5

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir