Análisis de Divinity: Dragon Commander (PC)

La saga estrella de Larian Studios cambia el rol por la estrategia en un título muy divertido y lleno de posibilidades.
Divinity: Dragon Commander
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
8
Análisis de versión PC.

Los belgas de Larian Studios consiguieron hacerse un hueco en el competido mercado de los juegos de rol gracias a su saga Divinity, la cual cuenta actualmente con dos entregas de mucha calidad. Por eso, cuando la compañía anunció que abandonaría el estilo de juego tradicional de la serie para hacer de esta nueva entrega un título de estrategia, muchos fans se mostraron en contra ante las dudas que planteaba este nuevo rumbo. Por suerte, el equipo de desarrollo ha sabido estar a la altura y el resultado final de este Dragon Commander no ha podido ser más satisfactorio.

Desplegando las alas

La historia en esta ocasión nos narra cómo un rey es asesinado por sus propios hijos, quienes tras perpetrar dicho acto entran en guerra entre ellos para repartirse las tierras de su padre. Nosotros encarnaremos al último de sus hijos, el único que no participó en el parricidio y que tiene la fuerza para devolver la paz al mundo. Esto se debe principalmente al hecho de que somos un semidragón, por lo que tendremos la habilidad para convertirnos en una de estas gigantescas bestias aladas y así ayudar en el campo de batalla.

El desarrollo del argumento es más bien pobre y no conseguirá interesarnos demasiado, por lo que no será uno de los motivos por los que seguiremos jugando. La narrativa no es nada del otro mundo y al final la sensación que tendremos será la de que existe un guion simplemente como excusa para contextualizar nuestras acciones.

PUBLICIDAD

Pasando ya a lo que es el juego en sí, este divide su jugabilidad en varios pilares muy bien diferenciados. Por un lado tendremos nuestro centro de mando, donde podremos explorar nuestras instalaciones, comprar mejoras permanentes para las batallas, hablar con nuestros generales y decidir si aprobar o denegar leyes. Esto último resulta especialmente interesante, ya que el universo del juego está habitado por distintas razas, las cuales dominan las distintas regiones que tendremos que conquistar. Mientras mejor nos llevemos con una raza, más recursos obtendremos de sus territorios y más tropas mandarán en nuestra ayuda.

Los representantes de cada facción nos irán proponiendo diversas leyes y cada uno de ellos nos argumentarán los motivos por los que creen que debemos aprobarlas o no. Lo que nos beneficie con unos, puede perjudicarnos con otros, así que os recomendamos que toméis estas decisiones con calma. Algo que nos ha llamado la atención es lo actuales que llegan a resultar estas propuestas de ley, con cosas como la prohibición de los juegos violentos tras un "accidente" en la que el culpable justificó sus acciones diciendo que había jugado a muchos de ellos.

 1

Por otro lado, si nos dirigimos al puente de nuestra base, podremos acceder al mapa estratégico, donde podremos decidir hacia donde mover a nuestras tropas (cada una tiene una cantidad de movimiento limitada), crear edificios y nuevas unidades, y usar cartas para potenciarnos o perjudicar al rival. Una vez estemos seguros de haber hecho todo lo que queríamos, bastará con darle al botón de pasar turno para que sea el enemigo quien mueva ficha. Cuando termine, si se produce algún conflicto este se resolverá en el campo de batalla. Podemos optar por participar en ella y jugarla directamente o cederle el mando a uno de nuestros generales para que se resuelva automáticamente. Esto último solo os lo recomendamos en el caso de que tengáis ventaja sobre el rival, ya que a la mínima que sea más poderoso tendréis todas las de perder.

Los combates se desarrollan en tiempo real y la clave para ganar radica en la toma rápida de decisiones. Aquí no tendréis que preocuparos de buscar y recolectar recursos. Estos se obtienen capturando bases y construyendo una estructura que nos permita obtenerlos más rápidamente. Por tanto, vuestra prioridad será capturar todas las bases que os sea posible y construir nuevas fortificaciones en ellas (solo podemos crear nuevos edificios sobre una especie de peanas que tendremos que conquistar previamente) con las que generar más unidades.

Las batallas resultan en unos enfrentamientos rápidos y muy intensos, aunque no se limitan a lo que hemos descrito. Siempre que tengamos un número determinado de recursos, podremos adoptar nuestra forma de dragón y participar directamente en el combate. Aquí el juego pasa a convertirse en uno de acción en el que dispararemos bolas de fuego, esquivaremos proyectiles enemigos y usaremos nuestras habilidades para mermar al enemigo y así ayudar a nuestras tropas a alcanzar la victoria.

Existen varios tipos de dragones, aunque solo podremos escoger uno al principio de la campaña. Cada uno de ellos tiene sus propias características y habilidades a tener en cuenta, por lo que se nos permitirá quedarnos con el que mejor se adapte a nuestro estilo de juego. La parte negativa de adoptar esta forma, es que el control de nuestras tropas pasa a ser muy rudimentario y confuso, dificultando así nuestras opciones de gestión estratégica.

Cuando nos aburramos de luchar contra la IA podremos adentrarnos en su modo multijugador, que es donde de verdad se le saca partido al título. Este puede ser tanto online como en LAN y nos permitirá adentrarnos en una campaña en la que combatiremos junto o contra otros jugadores para conquistarlo todo, aunque si preferís la acción rápida y directa que ofrecen las batallas, también podréis jugar escaramuzas en los diferentes mapas de combate.

 2

Gráficamente se trata también de un juego muy bien resulto y bastante sólido. Evidentemente es en las batallas donde mejor sale parado (especialmente cuando adoptamos la forma de dragón), con múltiples elementos moviéndose simultáneamente en pantalla, efectos gráficos de todo tipo y un nivel de detalle bastante alto para todos los modelados, algo de lo que seremos conscientes cuando hagamos zoom.

Por otro lado, resulta muy llamativa su dirección artística, donde la fantasía medieval se mezcla con elementos de steampunk, de forma que veréis cosas como dragones con jetpacks (los cuales podremos usar para movernos a gran velocidad en un combate). Hay algunas cosas que pueden chirriar un poco, pero a nivel general resulta muy atractivo y desprende una personalidad muy marcada.

Finalmente, en lo que respecta al sonido decir que la banda sonora nos ha parecido bastante buena, especialmente en las batallas, donde alcanza tintes muy épicos que consiguen realzar la escala del conflicto y aumentar su intensidad. El único problema es que es algo limitada y con la de horas que estaremos combatiendo y gestionando, acaba por repetirse más del a cuenta. El doblaje inglés también nos ha gustado bastante, aunque tenemos que señalar que no hay subtítulos en español, ya que el juego no se ha traducido.

 3

Conclusiones

Divinity: Dragon Commander ha conseguido salvar la papeleta que ha supuesto el cambio radical de género que ha sufrido la saga con esta entrega de una forma más que notable. Su acertada mezcla entre estrategia en tiempo real, por turnos y decisiones políticas resulta de lo más atractiva y estamos seguros de que casi cualquier amante del género sabrá disfrutarlo plenamente. Hay detalles mejorables, como un tutorial muy mal implementado y que no enseña a jugar debidamente, la gestión de unidades en forma de dragón, su olvidable historia o el hecho de que no se haya traducido a nuestro idioma. Pero si buscáis un buen título con el que pasar tardes enteras poniendo a prueba vuestras dotes como estratega, lo nuevo de Larian Studios sabrá recompensaros.

Carlos Leiva
Redactor
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis de PC

Project Zero: Maiden of Black Water - Análisis
Project Zero: Maiden of Black Water - Análisis
Análisis
2021-10-28 00:00:00
El juego de terror de Wii U regresa con gráficos remasterizados y, de manera inesperada, a múltiples plataformas.
Happy Game - Análisis
Happy Game - Análisis
Análisis
2021-10-27 16:16:00
El diseñador de Chuchel vuelve con Happy Game, un perturbador videojuego que no tiene nada de feliz y nos lleva a explorar tres pesadillas en escenarios surrealistas plagados de personajes grotescos.
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Age of Empires 4 - Análisis
Age of Empires 4 - Análisis
Análisis
2021-10-25 09:03:00
Después de muchos años de espera Age of Empires vuelve y analizamos su última entrega que actualiza la propuesta jugable para ofrecernos un título más que notable.
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Análisis
2021-10-23 15:40:00
Olvídate de mandos y de las guitarras de plástico, y prepárate para fliparte una vez más fingiendo ser una estrella del rock.
Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
Género/s: Action-RPG
PEGI +12
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
8.08

PUNTÚA
Divinity: Dragon Commander para Ordenador

3 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir