Análisis de A Vampyre Story (PC)

Ayuda a Mona De Laffite, vampiresa por accidente, a regresar a casa en esta cómica aventura gráfica infundida de estilo por los grandes clásicos del género.
A Vampyre Story
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
9
NOTA
9
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
9
Análisis de versión PC.

Cuando todo apuntaba a que nunca llegaría a vislumbrar la luz esta largamente esperada aventura gráfica vampírica, valga la paradoja, A Vampyre Story, después de casi cuatro largos años desde su anuncio y numerosos problemas para encontrar editoras que apostasen por el proyecto, por fin pudo salir en mercados internacionales a finales del año pasado gracias a las labores de producción de la alemana Crimson Cow, empresa muy interesada en el decaído género desde hace tiempo. Esta aventura que nos ocupa ha sido desde siempre un proyecto especial para los aficionados al mundillo por quienes se encontraban detrás de él, y ahora, de la mano de la veterana distribuidora española Friendware, ha llegado finalmente a nuestro país.

Y es que con A Vampyre Story nos encontramos la primera creación de Autumn Moon, un grupo de artistas ex-LucasArts que abandonaron la compañía cuando se produjo su contrastado cambio de política y correspondiente vacío de personal creativo. En este caso, y al igual que los que emigraron para conformar la modesta pero popular Telltale Games, los integrantes de Autumn Moon demuestran ser, ante todo, seguidores de la aventura gráfica clásica que pretenden demostrar que el género no está tan muerto como las grandes corporaciones americanas creen.

Encabezados por la dirección de Bill Tiller y Dave Harris, que antaño trabajaron en proyectos de LucasArts que hacían gala de magníficos trabajos de diseño como Full Throttle, The Dig, Outlaws, y, especialmente, The Curse of Monkey Island, se nos presenta esta aventura gráfica de corte clásico que se desmarca del filón de juegos que recurren a las creaciones de entornos de manera totalmente computerizada, ya sea con motores totalmente tridimensionales que los despliegan en tiempo real (como los juegos de Telltale Games, destacando los nuevos Sam & Max) o con prerrenderizaciones planas de lo originado en estaciones de trabajo.

PUBLICIDAD

En vez de eso, en A Vampyre Story nos encontraremos con escenarios a la antigua, totalmente dibujados a mano, y con un nivel de riqueza y detalle visual que a muchos recordará inevitablemente a la mencionada tercera entrega de la saga Monkey Island. Más allá del reclamo publicitario en alusión a aquel título de LucasArts que aparece en la caja del juego que nos ocupa, en Autumn Moon han querido homenajearlo siguiendo el mismo modelo de animación estilizado y detallista, siendo por tanto el renombrado juego de piratas e islas caribeñas la influencia más directa que se nos puede venir a la cabeza al embarcarnos en esta aventura de vampiros cargada de paisajes nocturnos, criaturas extrañas, y múltiples muestras de humor y parodia al mundo de la mitología vampírica.

Una de vampiros

Comenzaremos nuestra historia en un castillo de Draxsylvania, una ficticia reinterpretación de la Transilvania de finales del siglo XIX. Allí vive, en contra de su voluntad, nuestra protagonista, una joven y talentosa cantante de ópera parisina llamada Mona De Lafitte que fue capturada por el barón vampiro Shrowdy von Kieffer, y para su desgracia, convertida en vampiro por obra de este. Mona reniega totalmente de su nueva condición de vampiresa y tampoco tolera el tener que vivir en el castillo de este bajito y obsesionado vampiro, parodia en toda regla del mítico conde Drácula, que la mantiene como el amor de su vida, no importa lo poco que ésta lo quiera.

Una noche, el barón sale de su castillo a conseguir más suministros de sangre, eventualmente cayendo en la trampa de dos cazavampiros que aprovechan para aniquilarle con el tradicional estacazo en el corazón. Aprovechando la aparente muerte de Shrowdy, Mona, junto a su mascota Froderick, un murciélago parlante de naturaleza totalmente sarcástica, decide que ya es hora de abandonar el castillo y regresar a París a continuar con su prometedora carrera en el mundo de la ópera, ahora que nada ni nadie podría detener su fuga. O eso es lo que ella cree, pues la vampiresa francesa no tardará mucho en descubrir los obstáculos que entraña el castillo y sus alrededores, incluyendo un persistente ser espiritual cuyo sentimiento amoroso prevalece a la muerte.

 1

Asumiremos en todo momento el control de Mona, a la que manejaremos con un interfaz de juego calcado al visto anteriormente en aventuras gráficas concretas de LucasArts como Full Throttle o The Curse of Monkey Island, siendo este último el juego del que, nuevamente, provienen la mayor parte de las influencias. No dispondremos de un interfaz de acciones visible de manera permanente, sino que apuntando los elementos/objetos interactuables del escenario y manteniendo pulsado el botón izquierdo del mismo sobre ellos, se desplegará un pequeño interfaz gráfico con cuatro acciones básicas representadas: observar, coger/usar, hablar, y teniendo en cuenta que somos un vampiro, volar hacia ello vía transformación en murciélago. Esta última acción es más concreta que las otras tres, y nos servirá específicamente para acceder a aquellos lugares a los que no podríamos caminar de manera normal.

Dada la riqueza de acciones que tendremos a nuestra disposición, es fácil darse cuenta que A Vampyre Story es una de las aventuras gráficas más clásicas de todas las aparecidas recientemente, y que no sigue la tendencia de simplificación de comandos a la que recurren últimamente los juegos del género, lo que agradará a muchos aficionados de la vieja escuela. Debido a ello, nos encontraremos con un desafiante y para nada asequible juego, planteado de principio a fin con numerosos objetos a recoger, personajes a los que dialogar, y muy dispares tareas a realizar, que nos proporcionará muchas sesiones de juego y quebraderos de cabeza antes de poder darlo por concluido.

 2

El saber sí ocupa lugar

Precisamente, en lo que concierne a la recogida de objetos, el juego aporta un pequeño toque de originalidad y realismo no visto antes en el género. Y es que aunque disponemos de un inventario de lo más tradicional, al que se puede acceder simplemente con pulsar el botón derecho del ratón, y donde se irán almacenando de manera gráfica los objetos que vayamos recopilando, no siempre va a significar que iremos llevando encima todos estos elementos que a priori podremos recoger. Muchas veces, Mona no querrá cargar con determinadas cosas por ser éstas, probablemente, demasiado pesadas o engorrosas de transportar, pero lo que hará en su lugar es retener conceptos visuales de estos objetos, mostrados de manera fantasmagórica, que igualmente guardaremos en nuestro inventario junto con los objetos que sí hemos cogido.

Estos conceptos visuales se pueden sacar del inventario en todo momento para tratar de combinarlos con otros elementos del escenario, de la misma forma que haríamos con cualquier objeto normal y corriente que sí llevemos con nosotros. La diferencia será que, si damos con la tecla de combinación adecuada, en lugar de sacarse de la manga el objeto en cuestión para realizar la tarea que lo requiera, Mona, gracias a sus facultades vampíricas, se teletransportará al lugar donde se encontraba aquel objeto del que ha retenido el concepto visual, lo tomará automáticamente, y volverá de nuevo al lugar donde te encontrabas para poner en marcha el proceso, lo que quizás pueda verse como una incomodidad en cuanto a los tiempos de carga que se sufre al alternar repentinamente entre escenarios, pero que por otra parte, aporta cierta dosis de realismo al no dar la sensación de que somos un pozo sin fondo lleno hasta arriba de trastos que se pasea alegremente por los bonitos escenarios del juego.

 3

Además, y siempre y cuando sean correctas, las combinaciones que hagamos entre dos objetos de nuestro propio inventario, estén estos representados en forma o en concepto, originarán un nuevo concepto de objeto combinado, emplazado en distinto hueco al de los originales por separado, no perdiéndolos como objetos independientes, y ampliando las posibilidades de juego al permitir así un uso separado o conjunto de ellos. Hasta que un empleo efectivo de ellos para resolver alguna situación, los destruya o transforme, claro está.

Mona & Froderick

En lo que posiblemente muchos verán como un guiño a los juegos de Sam & Max, Mona irá acompañada en todo momento del murciélago Froderick, que en el hombro de ella, aportará a las descripciones de escenario y objetos, así como también a las conversaciones, su particular manera de ver las cosas, casi siempre desde la interpretación más cómica e irónica posible, lo que proporciona innumerables momentos de divertido diálogo entre Mona y Froderick, haciendo gala los dos de caracteres muy opuestos y dispares. Froderick, al igual que el personaje de Max en sus respectivos juegos, también podrá ser requerido como un objeto de inventario más si así se hace necesario, dando lugar con ello a impagables situaciones de compañerismo entre ambos personajes, muchas de las cuales no serán del agrado del propio Froderick.

Por supuesto, no quiere decir esto que no hallaremos otros personajes con los que hablar e interactuar repartidos por los escenarios, pues tanto por el castillo como por sus alrededores encontraremos toda clase de seres con los que realizar acciones o entablar conversación, contando para esta última con las tradicionales líneas de diálogo a elegir para sonsacar la información necesaria. Mona, Froderick y el resto de personajes animados son mostrados en forma de modelos poligonales plasmados en los escenarios planos del juego, y aunque estos han sido concebidos con una correcta caracterización (especialmente, en los primeros planos a los que alterna el juego en los diálogos) y un buen uso de efectos de iluminación en tiempo real sobre ellos, no hubiera estado mal quizás que se hubiese recurrido a la conocida técnica de "cel-shading" para representarlos visualmente de manera más acorde a los escenarios dibujados a mano que pisan, evitando el contraste.

 4

Excelente factura artística

Los escenarios, eso sí, hacen gala de una labor de diseño excepcional, con estupendas ilustraciones en alta resolución de interiores y exteriores por igual. Algunos de estos escenarios muestran incluso una mayor complejidad en su composición, al combinarse varios planos de "scroll" distintos que, superpuestos de acertada manera, evitan atisbo alguno de rigidez al desplazar a nuestro personaje por la extensión de los mismos. Con más de treinta ubicaciones diseñadas de manera artesanal, no estaremos limitados en lo que a visitar y explorar estancias se refiere, tanto en el interior del castillo como más allá del mismo.

En lo concerniente al apartado sonoro, A Vampyre Story dispone de una banda sonora llevada a cabo por el premiado compositor portugués Pedro Macedo Camacho, acompañada de interpretaciones vocales de la soprano Carla Isabel Moniz y solos de violín de Carlos Freitas. Visto así, pudiera parecer que son temas de ópera lo único que vamos a escuchar en todo el juego, pero en realidad éste dispone de un amplio y variado repertorio de temas musicales que se ajustan muy bien a las características escénicas de cada ubicación y que toman influencia de los trabajos de John Williams en las películas de Harry Potter y Michael Land en la saga Monkey Island.

 5

El título de Autumn Moon nos ha llegado a nuestro país localizado con textos en castellano, en un trabajo de traducción muy bien llevado a cabo por parte de Friendware, aunque los diálogos hablados por contra permanecen en el doblaje original en inglés. Nuevamente, este apartado alcanza gran nota al diferenciar de excelente manera a los personajes, con sus rasgos de personalidad y acentos de procedencia bien definidos. Quizás la voz de Mona, que hace gala de una afrancesada pero estridente interpretación, pueda ser la que menos aguanten los oidos, pero lo compensa el gran trabajo llevado a cabo en personajes como Froderick, cuyo actor recordará inevitablemente al irreverente conejo policial de Sam & Max, así como en el tono de voz apropiado para las dispares criaturas parlantes y la correcta caracterización vocal de las personas locales, que dejan entrever el acento rumano característico de la región.

No apto para principiantes

La dificultad general de A Vampyre Story, como anteriormente se ha mencionado, posee un grado de exigencia considerable y está pensada mayormente para que la afronten jugadores curtidos en el género. No nos encontraremos con un juego asequible, y aunque muchas situaciones las podremos resolver con un poco de sentido común, a otras en cambio habrá que echarle bastante ingenio e iniciativa dado lo inverosímiles que resultan. Es por ello por lo que no se trata este de un título recomendado para jugadores ocasionales o para novatos que no disponen de mucha experiencia en el género y se quieran adentrar en el mismo. Para esto último, hay juegos mucho más acertados que A Vampyre Story.

 6

En cambio, el jugador más veterano recibirá un juego trabajado y muy bien ideado, que evoca a la perfección ese encanto perdido de las aventuras noventeras de LucasArts, por aquel entonces superproducciones del género. El comienzo de esta saga se ha presentado como un juego que ha cumplido las expectativas y que debería de complacer adecuadamente a los aventureros de pro, con una duración suficiente y equilibrio y compensación en todos sus apartados. Una aventura a la que sólo se le podría exigir una mayor extensión de lugares y escenarios de la que tiene, así como también una mejor integración de los personajes con los mismos. Esperemos que la recientemente anunciada segunda parte de A Vampyre Story nos deje el mismo buen sabor de boca, o incluso mejor, que el que nos ha dejado esta primera parte.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

Project Zero: Maiden of Black Water - Análisis
Project Zero: Maiden of Black Water - Análisis
Análisis
2021-10-28 00:00:00
El juego de terror de Wii U regresa con gráficos remasterizados y, de manera inesperada, a múltiples plataformas.
Happy Game - Análisis
Happy Game - Análisis
Análisis
2021-10-27 16:16:00
El diseñador de Chuchel vuelve con Happy Game, un perturbador videojuego que no tiene nada de feliz y nos lleva a explorar tres pesadillas en escenarios surrealistas plagados de personajes grotescos.
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Marvel's Guardians of the Galaxy - Análisis
Análisis
2021-10-25 15:00:00
Star-Lord, Gamora, Rocket, Drax y Groot protagonizan una nueva y divertida aventura capaz de sobreponerse a sus limitaciones y carencias para hacernos pasar unas horas estupendas junto a nuestra consola o PC.
Age of Empires 4 - Análisis
Age of Empires 4 - Análisis
Análisis
2021-10-25 09:03:00
Después de muchos años de espera Age of Empires vuelve y analizamos su última entrega que actualiza la propuesta jugable para ofrecernos un título más que notable.
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Unplugged: Air Guitar - Análisis
Análisis
2021-10-23 15:40:00
Olvídate de mandos y de las guitarras de plástico, y prepárate para fliparte una vez más fingiendo ser una estrella del rock.
Echo Generation - Análisis
Echo Generation - Análisis
Análisis
2021-10-22 10:07:00
Echo Generation tira de nostalgia noventera para ofrecernos una aventura de misterio al estilo Stranger Things pero con estética de juguete y combate por turnos.
PEGI +7
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
9
  • Fecha de lanzamiento: 23/3/2009
  • Desarrollo: Autumn Moon
  • Producción: Mayhem Studios
  • Distribución: Friendware
  • Precio: 39,95 €
  • Jugadores: 1
  • Formato: 1 PC DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
3.84

PUNTÚA
A Vampyre Story para Ordenador

4 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir