Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Alex Kidd in Miracle World: ¡Piedra, papel o tijera!

·
Recordamos el clásico de Master System.

El nombre de Alex Kidd siempre embriagará de nostalgia a los "segueros", y especialmente a los usuarios de Master System. Antes de la irrupción de Sonic, Alex ejerció como la mascota de Sega, y protagonizaría cinco juegos para la consola de 8 bits, una recreativa y una entrega para Mega Drive. Hoy vamos a centrarnos en su primera aventura, Alex Kidd in Miracle World, a raíz de cierta noticia que nos ha vuelto a demostrar que, por muy trillado que esté el mundo del Retro, aún queda por desvelar mucha información inédita sobre nuestros clásicos favoritos.

Cada vez que veo una carátula de Master System me acuerdo de lo que decía la tetera poseída de Disney: 'la belleza está en el interior'.

Hace unas semanas nos hicimos eco de una de las revelaciones más sorprendentes que arrojaba el tercer volumen de Untold History of Japanese Game Developers. En la página 320 de este monumental tomo (cuya lectura ya os recomendamos en el post que dedicamos a SegaSonic The Hedgehog), Kotaro Hayashida, el creador de Alex Kidd, desmiente que la primera aventura del personaje fuera la respuesta de Sega al fenómeno Super Mario Bros, porque en realidad, este clásico de Master System se concibió originalmente… ¡Como un juego de Dragon Ball!

La carátula japonesa de Mark III es tan rústica como encantadora. En algún momento todos hemos sido el sapo de la izquierda.

Según confiesa Hayashida a John Szczepaniak en el libro, en 1985 Sega comenzó a desarrollar un videojuego de Dragon Ball (que había comenzado a publicarse en Shonen Jump un año antes) sin poseer aún los derechos del manga de Akira Toriyama. Al no poder hacerse con ellos, el equipo tuvo que modificar el desarrollo a conciencia, aunque se conservaron ciertos detalles que ahora, y tras las declaraciones de Hayashida, sí nos recuerdan a las primeras aventuras de Son Goku. Aunque a muchos nos ha sorprendido, el youtuber Anthogeek ya se hizo eco de estas sospechas a principios de 2016, como se refleja en el siguiente vídeo (eso sí, está en francés):

El hueco dejado por Son Goku fue llenado por un nuevo personaje, un príncipe llamado Alex Ossale, que acabaría siendo rebautizado como Alex Kidd a petición de Youji Ishii, el supervisor de Hayashida. Un héroe con un cierto aire simiesco, heredado del Rey Mono, el protagonista del clásico chino Viaje al Oeste, que también había inspirado a Toriyama en la creación de Son Goku. Por cierto, en el libro Hayashida confirma que el diseño del personaje fue obra de Matilda Yoko, quien compartió las labores artísticas con la magistral Rieko "Phoenix Rie" Kodama (sí, la JEFAZA que parió la saga Phantasy Star).

Alex salta, lanza puñetazos y bucea como un campeón sin necesidad de coger aire. No como el flojo de Sonic.

Según reza su manual multiidioma, Alex Kidd in Miracle World transcurre varios siglos atrás, en el planeta Aries, donde nuestro héroe abandona un intenso entrenamiento de siete años en el mítico arte marcial Shellcore, para recorrer el "mundo milagroso" (así lo bautizaron en castellano) y detener al malvado Janken el Grande, emperador del planeta Janbarik.

En una posterior revisión occidental cambiaron la bola de arroz por una hamburguesa.

Sega tuvo que prescindir del bastón de Goku, así que lo sustituyó por el Shellcore de marras, que permite a Alex dar unos puñetazos de espanto, tanto a los enemigos que aparecen en pantalla como a las incontables piedras que encontraremos a lo largo de las 11 localizaciones del juego.

Había que tener mucho ojo con los bloques. Si rompías uno malo te podía salir este fulano, que te perseguía sin tregua.

Alex corre, salta, bucea, suelta unas galletas apocalípticas…pero por desgracia muere al primer contacto con el enemigo. A diferencia de Super Mario Bros, que va introduciendo al usuario novato en las mecánicas del juego a través de unas cuantas fases sencillas, Alex Kidd in Miracle World es implacable desde la primera pantalla. A la mínima que golpeas el bloque de piedra equivocado te aparece un hechicero que te persigue implacablemente, como la Muerte del Gauntlet.

Algunos objetos nos proporcionaban poderes extra: desde flotar en el aire unos segundos a disparar ondas o, lanzar miniclones de Alex.

En el juego no aparece ningún tipo de información en pantalla, así que era esencial echarle un buen vistazo al manual (ya sabéis, esos libretos de papel que las compañías actuales han despreciado "por motivos ecológicos) para conocer a fondo no solo las habilidades de Alex, sino la naturaleza de algunos de los objetos que se podían conseguir en las tiendas o en los bloques decorados con una estrella.

Los objetos podían conseguir destruyendo los bloques con forma de estrella o “aflojando la mosca” en las tiendas.

El botón de pausa nos llevaba a una pantalla en la que aparecían los objetos que habíamos recogido hasta el momento y donde podíamos activarlos. Entre estos objetos estaba el Bastón Volador (que permitía flotar por el aire unos segundos), dos clases de cápsulas (una de ellas arrojaba pequeños clones de Alex), y el bendito Bracelete de Poder, con el que podíamos lanzar ondas, algo realmente útil ya que los puñetazos de Alex eran poderosos pero tenían un alcance ridículo.

Esta tormenta eléctrica era chiquitina pero muy matona.

Al parecer estas ondas (llamadas "oleadas de destrucción" en el manual) estaban inspiradas en los Kamehameha de Son Goku. También aparece un anciano bautizado como Santo Nurari que al parecer iba a ser Mutenroshi, originalmente) y llegaremos a utilizar diversos vehículos que bien podrían haber formado parte del catálogo de la Capsule Company: la lancha Suisui, la moto Sukopako y el Pericopter (una suerte de helicóptero monoplaza).

Alex era un tío con clase y no necesitaba cabalgar sobre saurios. Tenía un helicóptero, una lancha y una moto. A lo James Bond.

Aunque la mayoría de los niveles del juego tienen un desarrollo de scroll horizontal, a lo Super Mario Bros, en momentos puntuales la acción se traslada al interior de varios palacios, en los que el scroll horizontal es sustituido por un conjunto de pantallas interconectadas entre sí, con diferentes rutas y trampas. Aunque servidor sudó sangre en algunas de estas estancias a la hora de sacar las pantallas que acompañan a este texto, han sido mi parte favorita del juego.

Los palacios rompían la dinámica del scroll horizontal para introducirnos en un mapa con pantallas interconectadas y algunas trampas muy puñeteras.

Pero sin duda, el aspecto más original del cartucho es el enfrentamiento contra los tres lugartenientes de Janken: Parplin el Perseguidor, Chokkina la Astuta y Gooseka la Resbaladiza (en serio, así son bautizados en el manual). En Miracle World los duelos se dirimen bajo las reglas del "piedra, papel o tijera" y es algo maravillosamente chiflado, aunque a veces te entren ganas de estrellar el mando contra la pared. Eso sí, si conseguías la "pelota telepática" podías ver en pantalla la jugada del rival, lo que facilitaba bastante los enfrentamientos.

Los duelos de 'Piedra, papel, tijera'. Ojo a la forma de las cabezas de los lugartenientes de Janken. Habían nacido para esto.

Alex Kidd in Miracle World se lanzó originalmente en Japón en noviembre de 1986 y un año más tarde acompañaría al desembarco de Master System en Occidente. Primero como cartucho independiente y posteriormente integrado en de la memoria de la consola (tanto en el modelo original como en la Master System II). Solo tenías que encender la Master sin que hubiera ningún cartucho dentro y ¡tachán!, la inolvidable melodía creada por Tokuhiko Uwabo resonaba por el televisor, invitándonos a visitar, una vez más, "el mundo milagro".

Vale, los grafistas no se mataron al dotar de perspectiva a este edificio.

De hecho, el cartucho occidental se ha convertido en una pieza bastante buscada por los coleccionistas de Master System, ya que su producción se detuvo una vez que se decidió integrar el juego en la memoria de la consola. Tras Miracle World llegarían The Lost Stars (la recreativa en 1986, el de Master en 1988), BMX Trial (1987), High-Tech World (1987) y Alex Kidd in Shinobi World (1990). Siempre con vuestra bendición, algún día dedicaremos un post a estas secuelas de Master System, la recreativa, y el infumable (en opinión de un servidor) debut del personaje en Mega Drive (Alex Kidd in the Enchanted Castle, 1989).

Janken, el villano del juego. Originalmente, este papel lo habría encarnado el mismísimo Pilaf.

La aparición de Sonic condenó al pobre Alex Kidd al ostracismo durante muchos años, aunque tuvo cameos en las dos entregas de Shenmue (en forma de muñequito) y nos puso al borde de las lágrimas en el delirante Segagaga (inédito fuera de Japón). Fue rescatado por Sumo Digital para Sega Superstars Tennis y las dos entregas de Sega All-Stars Racing y hasta se dejó caer en Project X Zone 2 (salía en el ataque especial de Ulala).

¿Llegasteis a relacionar en su momento Alex Kidd con Dragon Ball? ¿Recordáis aquella primera partida en la Master System? ¿He sido injusto con la entrega Mega Drive o también pensáis que se la podían haber ahorrado? Como siempre, esperamos vuestros comentarios y anécdotas.

ANTERIORES
Retro
16:43 23/3/2018
El debut de Sonic en los salones recreativos.
Retro
13:31 30/3/2018
La única vez que sonó el látigo de los Belmont en Mega Drive.
SIGUIENTE
Retro
16:30 13/4/2018
Coincidiendo con el estreno de la película recordamos este clásico que nos ponía en el piel de los 'malos' para destruir los Estados Unidos.
En forosComentar en nuestros foros

valken03 · hace 48 minutos
Alex Kidd,uno de los personajes de Sega que mas cariño le tengo.Recuerdo la primera vez que lo vi,fue en casa de un compañero de estudios que hacia poco que le habian regalado la Master System por su cumpleaños.Quede maravillado por el precioso colorido,la pegadiza banda sonora y el diseño tan simpatico del personaje.Les pedi a mis padres que me regalaran para navidades una Master System para poder disfrutar de este titulazo,pero finalmente acabo cayendo una Nes clonica,en fin cosas de los padres.Al final hara unos meses acabe comprandolo en la store de Playstation,y despues de tantos años he podido revivir las partidas en casa de mi amigo.Ahora falta que consiga  finalizarlo,que uno se hace mayor y es como que se pierde paciencia o reflejos.Un placer leerte siempre Bruno magnifico reportaje.

Starfox · 08/04/2018 01:07
Será posible que cuando lo jugaba de pequeño no entendía como matar a los monstruos hasta que con el tiempo descubrí que era tan simple como piedra, papel o tijera XD que recuerdos...

IX · 07/04/2018 18:41
Papel.

Javi.79 · 07/04/2018 13:56
Bueno, es que con el retro pasa una cosa muy curiosa, y es que gracias a secciones como ésta y a las revistas dedicadas al retro como Retrogamer, tenemos mucha información de juegos de la generación de los 32 bits para abajo, pero hay un vacío de varias generaciones que sería interesante revisitar, llámese Retro o llámese de otra forma.

GIJACHONTE · 07/04/2018 12:09
Hablar del segagaga en esta sección sería amor. Del bueno. Quiero, necesito, saber más de ese juego.
Y ahora que viene el remake del 428 de la Wii también estaría bien, aunque no sea tan retro

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir