Sayonara Wild Hearts: Una preciosa aventura musical

Sayonara Wild Hearts, cuya edición física para PS4 y Nintendo Switch llegará próximamente a España, es uno de los mejores ejercicios de sinergia entre música y juego que se pueden ver en este medio.
Sayonara Wild Hearts: Una preciosa aventura musical
·

Intentar describir Sayonara Wild Hearts es ciertamente difícil: lo más sencillo es acudir a la descripción de Simogo, el estudio que lo ha desarrollado, y decir que es un álbum pop jugable. ¿Qué significa eso? Que lo principal, alrededor de lo que orbita todo, es la música. Una música moderna y rompedora, atractiva y dinámica, rítmica y ágil. Todos estos adjetivos no sólo se aplican a sus temas, sino también al juego en sí, a la faceta jugable y a la sensorial, a lo que hacemos y a lo que sentimos al entrar en los marcos líquidos en los que se encuadra.

Jugar a Sayonara Wild Hearts es fluir con las atrevidas notas de sus canciones, como cuando andamos por la calle con los auriculares y nuestros pasos conectan con el tempo del tema que estamos escuchando: no es un juego de ritmo, ni mucho menos; busca separarse de ese requerimiento desafiante habitual en las producciones de dicho género, sin necesidad de castigar el fallo, proponiendo una forma de adentrarse en la música mucho más orgánica de lo que cabría esperar.

Fluyendo con la música

Corremos por una carretera, primero en patinete, luego en moto y después en muchas formas más. Corremos hacia delante, hacia arriba o hacia los lados. Nos enfrentamos a enemigos que luchan de la manera más coreográfica posible, como si fuera un baile ensayado. Y siempre lo hacemos con la música compuesta por Daniel Olsen y Jonathan eng, unas notas a las que Linnea Olsson pone una voz fascinante. Mientras estos temas suenan, nosotros hacemos lo posible por ser dentro de ellos, nos convertimos en un compás más en la gran producción musical a la que pertenecemos.

PUBLICIDAD

Al igual que fluimos nosotros, también fluyen las canciones del juego y sus géneros musicales; Sayonara Wild Hearts tiene temas que tiran hacia el pop más melódico, pero también otros que buscan refugio en la electrónica, con golpes más rítmicos y fuertes, e incluso se deja encandilar por la suavidad del paisaje musical de Claire de lune, la composición clásica de Claude Debussy, que utiliza como eje central para la mayoría de canciones saltando desde ahí a esos otros géneros que componen la estética sonora que todos reconocemos.

Sayonara Wild Hearts: Una preciosa aventura musical

Si Claire de lune funciona como raíz musical, el endless runner hace lo propio con el espectro jugable: evidentemente este género estructura Sayonara Wild Hearts de la cabeza a los pies, pero Simogo hace un trabajo impecable en utilizarlo para ramificar su jugabilidad hacia otros géneros en los que prospecciona en menor medida, pero con los que experimenta para nutrir la propuesta general y convertirla en la plétora de carisma, estilo y gracia por la que la conocemos hoy en día.

Por si no fuera poco con eso, todos estos elementos convergen en un gran tema romántico que también parte de una premisa muy habitual para explorar otros caminos que, por lo abstracto de la propuesta, quedan a merced de la interpretación del jugador: desamor, ruptura, identidades sexuales, relación con los otros… Sayonara Wild Hearts tiene en común con la música precisamente eso, que existe en un espacio ambiguo donde todo cabe, una realidad que eriza la piel de todo aquel que lo juegue sin que las sensaciones tengan que ser literalmente las mismas entre esas personas.

Sayonara Wild Hearts: Una preciosa aventura musical 1

Lo musical es lo jugable

Además de contar con una música y una interpretación vocal impresionantes, Simogo consiguió sumarle un plus de carisma a su juego añadiendo la figura de una narradora que termina por compactar todas estas sensaciones: la voz de Queen Latifah. Con ella la historia gana enteros, consigue obtener una vivacidad que además humaniza lo que ocurre en pantalla y nos guía a través de las melodías que nos llegan al oído.

Unas melodías en las que, por cierto, tenemos la capacidad de intervenir; no es una faceta que Sayonara Wild Hearts explote en gran medida, al fin y al cabo no es un juego rítmico, como decíamos antes, pero a veces, si jugamos con la habilidad justa, conseguimos que nuestros movimientos en el escenario amplíen las canciones con destellos muy sutiles pero que aportan cierta viveza a sus notas. Recoger corazones por el camino no sólo vale para conseguir puntos, que también, sino para que esa conexión con la música sea todavía más fuerte.

Sayonara Wild Hearts: Una preciosa aventura musical 2

También, por supuesto, tiene ese punto de reto que acaba por enamorar a los amantes de los desafíos en el videojuego. Si quieres disfrutar esta obra sin estrés puedes hacerlo, pero si prefieres ir a por todas vas a encontrarte con que la puntuación de oro no es nada fácil de obtener. Conseguirán, además, desbloquear contenido adicional y sacarle todo el jugo posible a esta obra tan especial.

Sayonara Wild Hearts llega en formato físico a PS4 y Switch

Por estas razones, y probablemente por muchas otras, Sayonara Wild Hearts entra dentro de esos pocos videojuegos que uno no puede dejar pasar si quiere conocer en profundidad este medio y su heterogeneidad. Hay pocas obras que utilicen la música como lo hace esta de Simogo, al igual que hay pocas que tengan la valentía suficiente para hacer todas las acrobacias necesarias para conseguir un fin tan loable como hacer sentir.

PUBLICIDAD

Siempre hay un buen motivo para volver a ella, ya sea por rememorar emociones o por escuchar un tema en concreto mientras lo surfeamos alegremente. La nueva edición física de Sayonara Wild Hearts, que ya está disponible para su reserva, tiene un poco esa intención de celebrar y preservar una obra sin parangón como lo es esta de Simogo.

A España ha llegado de la mano de la distribuidora Meridiem Games, que ha recogido el trabajo colaborativo entre iam8bit y Annapurna Interactive, además de la ayuda de Skybound Games, para llevar a todas las tiendas del país esta edición física de Sayonara Wild Hearts para PS4 y Nintendo Switch, que además del juego incluye también una de las seis pegatinas exclusivas con logos del personaje.

Manu Delgado
Redactor
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir