Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Artículos
  3. La foto de Bernie Sanders: De meme a símbolo de la cultura de internet

La foto de Bernie Sanders: De meme a símbolo de la cultura de internet

Durante la investidura de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos, internet viralizó una fotografía del senador demócrata sentado y con mascarilla. Así nace un meme millonario.
La foto de Bernie Sanders: De meme a símbolo de la cultura de internet
·

Síguenos

La fotografía de Bernie Sanders abrigado y con mascarilla en la investidura de Joe Biden se volvió viral con una facilidad pasmosa. El senador demócrata, que aparece sentado de brazos cruzados con un abrigo y unos guantes, se ha convertido en el meme de moda. Ha pasado a formar parte de películas, de series de televisión, de hechos históricos y de fotografías clásicas. Cuando internet abraza algo, se convierte en meme. Sanders es un personaje de la política estadounidense, considerado un auténtico veterano dentro del panorama demócrata y una figura de referencia por todos sus seguidores. De 79 años y de una dilatada experiencia como senador en Vermont, Sanders siempre ha sabido conectar con su electorado, y en especial con los votantes o los segmentos más jóvenes, muchos de ellos aficionados a los videojuegos y la cultura de internet. Y este meme es la prueba de ello.

PUBLICIDAD

La política como espectáculo y meme

Lo curioso de este asunto es que, en lugar de celebrar la llegada de un nuevo presidente a la Casa Blanca o de aplaudir el final de la era Donald Trump, hemos estado hablando y ha tenido más repercusión la imagen de Sanders con su mascarilla quirúrgica. El meme de Bernie ha conseguido tener una mayor viralidad, una mayor pervivencia al corto y medio plazo y ha desplazado titulares de lo verdaderamente importante, que era el relevo presidencial en una nación cada vez más dividida y con problemas estructurales evidentes. Poco o nada importaban las celebridades cantando o desfilando por la tribuna en Washington, y menos todavía las declaraciones oficiales y oficiosas de republicanos y demócratas sobre el cambio en el Despacho Oval. La imagen del anciano senador, apático, cansado y algo abatido, era la imagen que necesitaba internet para expresarse.

En una época en la que un foro de internet puede combatir la especulación de Wall Street en sus operaciones a corto -de lo que hemos hablado aquí-, y en la que una cuenta de Twitter puede ser suspendida por opinar de forma contraria a la narrativa predominante, los memes son cada vez más importantes. Son el termómetro de la sociedad y la manera que tienen muchos usuarios de expresarse. Reflejan un tema, lo condensan en una imagen, una pequeña viñeta y son de fácil redifusión. A veces un meme no implica una adhesión política, y una persona ya sea de derechas o izquierdas puede distribuir, retuitear o compartir un meme que le guste sin que eso signifique aplaudir o comulgar con aquello que se retrate en dicha imagen o gif. Pueden expresar felicidad o negatividad, hastío o cansancio, pero lo más importante es que se generan en muchas ocasiones de forma espontánea y completamente alejada de la férrea narrativa marcada por las empresas, partidos políticos o grandes grupos editoriales. La imagen de Bernie Sanders sentado, respetando la distancia social y protegido con una mascarilla es el epítome de la sociedad norteamericana y el espectáculo político que se desarrolla alrededor de sus líderes electos, sí, pero también es el reflejo de una actitud que muchos hemos seguido en 2020.

Curiosamente, este meme llegó unos días después del asedio del Capitolio de Washington D.C. de un grupo de fanáticos de QAnon y de la alt right estadounidense, un hecho que se produjo tras la teoría de la conspiración que sostiene gran parte del electorado más radical del partido republicano en relación a un supuesto fraude o manipulación de las elecciones del pasado noviembre. Se pasó de un clima de miedo y tensión a la construcción de narrativas y memes, y la aparición de una imagen como la del senador es también un pequeño reflejo de este hastío generalizado. En cualquier caso, en apenas unas horas, millones de personas subieron su propia versión de la imagen, con estrellas como Sarah Jessica Parker o Mark Hamill posteando montajes y con cientos de organizaciones, corporaciones y empresas aprovechando el retrato para sus propias promociones y narrativas. Sí, un meme es algo de libre acceso, y muchas veces se readaptan para fines comerciales. Como casi todo en esta vida. Bernie Sanders lo ha hecho, pero a través de una iniciativa de fondos benéficos que es de aplaudir en los tiempos que corren.

De meme a símbolo benéfico

La fotografía de Bernie en la jura de Joe Biden se ha convertido en una especie de baluarte social en las últimas horas, convirtiendo el meme en camisetas, sudaderas, muñecos de lana y otros productos de cuya recaudación se beneficiarán múltiples organizaciones no gubernamentales y bancos de alimentos de Vermont y otras partes de Estados Unidos. En apenas unos días, se habían recaudado más de 1,8 millones de dólares. "Jane y yo quedamos asombrados con toda la creatividad de tanta gente durante la última semana, y estamos contentos de poder usar mi fama en Internet para ayudar a los habitantes de Vermont que lo necesitan", ha explicado el senador. De hecho, una parte del dinero recaudado irá a Meals on Wheels, un programa que busca ofrecer comida y menús nutritivos y saludables a personas sin recursos y ancianos, una iniciativa muy habitual en Estados Unidos en diferentes comunidades. Otra parte irá al banco de alimentos más grande de Vermont, Feeding Chittenden, mientras que otra porción se destinará a Chill Foundation, una organización que busca reintegrar a los jóvenes mediante el esquí y las actividades al aire libre en la nieve.

Sanders es consciente de su poder como meme, y aunque está orgulloso del dinero conseguido por su fortuita imagen, que llegó a convertirse en un filtro de Instagram, afirma que lo logrado en estas semanas no cambiará su manera de aproximarse a los problemas de su región ni a la forma de usar los fondos y ayudas en su fundación. No es la primera vez que le pasa algo así, ya que el senador se convirtió en viral en 2016 al llevar unos guantes tejidos por una profesora de primaria en una escuela de Vermont, levantando una ola de imitadores y de fabricantes de manoplas que buscaron replicar el diseño. Manoplas que en este meme tan famoso, han vuelto a ser confeccionadas por Jen Ellis, que además de dedicarse a la enseñanza, en su tiempo libre lleva un negocio en el que fabrica y crea este tipo de guantes con lana reciclada. Ante la demanda de pedidos, lógicamente, se ha visto desbordada.

Pero, ¿qué ocurre con la imagen original? Como explicaban en medios estadounidense, la fotografía era propiedad de la agencia de fotografía Getty Images, una de las más importantes de internet, y esta ha confirmado que donará sus ganancias como propietaria de la foto de Sanders a la citada organización Meals on Wheels of America, demostrando que la cultura de internet tiene el poder de cambiar las cosas y hacer un mundo mejor en base a los memes.

bernie sanders
internet
meme
viral
PUBLICIDAD

Más sobre Frikadas

Comentarios: 0
RANDOM
Flecha subir