Koichi Sugiyama: Una suite sinfónica in memoriam

Despedimos a una de las grandes leyendas del videojuego, quien nos ha dejado a los 90 años de edad.
Koichi Sugiyama: Una suite sinfónica in memoriam
·

Hay una experiencia en videojuegos que difícilmente se olvida: la primera vez que se juega a Dragon Quest. Introduces el disco o el cartucho, dejas pasar los rótulos iniciales… y aparece el logo con la espada formando la T y el dragón custodiando por alguna parte. Entonces comienza a sonar la marcha de obertura, una magnética fanfarria que quedará grabada a fuego como le ocurrió a aquellos jugadores que lo experimentaron por primera vez en 1986. En cada una de esas conexiones sensoriales el culpable era el mismo individuo, el maestro Koichi Sugiyama, una leyenda del videojuego que ha cultivado este arte durante 35 años y que solamente se ha retirado cuando le ha llegado su triste hora final.

Koichi Sugiyama: Una suite sinfónica in memoriam

Hace días conocíamos la noticia de su fallecimiento a los 90 años, un suceso que tuvo lugar el último día de septiembre pero que se había mantenido en familia hasta que Square Enix, su web Sugimania y otros medios oficiales se hicieron eco del obituario. Quedan muy pocas personas en la industria con el bagaje tan importante que ha tenido Sugiyama, que ha sido el sensei para los músicos japoneses y ha tenido tal peso en la creación del JRPG que hasta compartía derechos de la IP de Dragon Quest.

Pionero de la orquesta en los videojuegos, grabó infinidad de suites sinfónicas entre 1986 y 2018 interpretadas por la London Philharmonic Orchestra y la Tokyo Metropolitan Symphony Orchestra, y ha firmado más de 400 álbumes a lo largo de su vida entre proyectos de TV, cine y videojuegos. Koichi Sugiyama era un compositor y arreglista de formación clásica, de la escuela de compositores japoneses de la talla de Akira Ifukube, Toru Takemitsu, Shunsuke Kikuchi, Hiroshi Miyagawa, Seiji Yokoyama, Katsuhisa Hattori o Kentaro Haneda, con los que ahora se reúne. Su música es una mezcla de varios estilos clásicos y música de cine del siglo XX, un tipo de compositor que está desapareciendo. En este especial homenajearemos los logros más importantes de su vida y obra a modo de despedida.

Koichi Sugiyama: Una suite sinfónica in memoriam 1

El ascenso en la era Shōwa

Koichi Sugiyama nació el 11 de abril de 1931 en el Tokio anterior a la Segunda Guerra Mundial, donde realizó sus estudios universitarios y comenzó a desarrollar el interés por la música, herencia de sus padres. En esta etapa empezaría a componer sus primeras piezas y a los veinte años estrena el ballet infantil Mr. Lost Caterpillar. En 1954 se gradúa y comienza a trabajar en radiodifusión para Nippon Cultural Broadcasting, donde conseguiría meterse en la industria televisiva y ganar buenos contactos.

En 1958 marcha a Fuji Television haciendo labores de dirección, trabajo que usaría de puente para introducirse en la música y continuar ya fuera de la compañía haciendo tareas compositivas para anuncios, programas de TV, películas y animación. La mayor contribución de este período fue el programa de música The Hit Parade, en el que promocionaba a bandas japonesas inspiradas por la invasión británica de The Beatles. Además de sacarlos en el programa, comenzó a escribir los sencillos de The Tigers, The Ventures, The Spiders o The Jaguars, convirtiéndose en uno de los productores musicales más sonados de la era Shōwa con los hits «Flower Necklace», «Romance of the Galaxy» o «The Girl with the Flaxen Hair».

En 1971 inicia su labor estelar como compositor de bandas sonoras con El regreso de Ultraman, otro éxito televisivo. A aquello siguió Space Ninja Team Gatchaman: The Movie (1978) —la película de lo que en España se conoció como Commando G—, The Legend of Syrius (1982), las adaptaciones de Cyborg 009 de los ochenta o la serie Space Runaway Ideon del estudio Sunrise, la que es sin duda una de las grandes bandas sonoras de su carrera. Su película más recordada llegaría con la fantástica Godzilla vs. Biollante ya en 1989; ser uno de los sucesores de Akira Ifukube poniendo música a los monstruos de la Toho fue un privilegio, claro que para entonces había perpetrado algo aún mayor...

Los años dorados de Enix Corporation

A mediados de los ochenta Koichi Sugiyama ya era un músico muy respetado en Japón, y además de eso era un gran jugador de shogi, el ajedrez japonés. Sugiyama se había interesado por un videojuego sobre este juego de tablero, un título de Enix para PC-88 conocido como Kazuo Morita's Shogi. El señor Sugiyama rellenó una postal y la envió a la compañía, donde se sorprendieron al recibir algo así de una estrella de la música. Enix contestó a Sugiyama ofreciéndole componer Wingman 2, secuela de su juego basado en el manga del mismo nombre, y de esa manera fue como el maestro entró en la industria del videojuego. Su primera banda sonora en ver la luz sería la de World Golf en 1985, otro clásico de Enix, pero la auténtica revolución llegaría un año más tarde, aquel 2 de mayo de 1986.

Yuji Horii, Akira Toriyama y Koichi Sugiyama crearon el JRPG que más tarde le convertiría en leyenda y que formaría la saga más exitosa de Enix. Dragon Quest fue un éxito absolutamente arrollador que vendió 2 millones de copias solamente en Japón y sentó las bases de todo un género gracias a salir en el momento y lugar adecuados. A los diseños de Toriyama se sumaba la banda sonora, que introducía la música de cámara europea en los cinco canales disponibles del cartucho de Famicom. Sugiyama estableció la estructura de ocho temas sobre la que girarían todos los JRPG venideros: 1. Overture, 2. Castle, 3. Town, 4. Field, 5. Dungeon, 6. Battle, 7. Final Battle y 8. Finale. Esto es algo que no solo adoptarían las sagas Ys y Phantasy Star, sino también Nobuo Uematsu en Final Fantasy.

Sugiyama solía llamarme cada vez que salía un Final Fantasy para decirme: «Sí, esto era bueno, esto no». Él es como el maestro, y yo tengo que cumplir. Cuando salió Final Fantasy VI, Sugiyama-san me llamó como de costumbre y me dijo: «Has escrito ópera sin saber de ópera», y yo le dije: «Ya, ya…», y él me dijo: «¿Por qué no hablaste conmigo? ¿Por qué no me dejaste darte un consejo?» […]

Koichi Sugiyama es el auténtico jefe de la música de videojuegos. Creo que fue la primera persona que de verdad prestó atención a mis trabajos. Le tengo mucho aprecio por eso. – Nobuo Uematsu

Para rematar toda la jugada, Sugiyama grabó la banda sonora completa con Tsugio Tokunaga y la Tokyo Strings Ensemble en el álbum Dragon Quest Suite ese mismo año 1986, un disco editado por Apollon Music que se convertiría en el primer álbum orquestal de videojuegos de la historia. Solo un año después, Sugiyama continuaría la leyenda con Dragon Quest II, juego que terminó de marcar el destino del compositor, repitiendo de nuevo con el álbum Suite Dragon Quest II -Gods of the Evil Spirits- de Apollon. Un joven Shigesato Itoi, creador de Mother, entrevistó a Koichi Sugiyama aquel 1987 con motivo del lanzamiento de esta segunda parte, motivando la futura vocación de Itoi-san.

Además de la serie Dragon Quest, en la que trabajaría a lo largo de toda su vida, Sugiyama creó música para juegos de NEC PC-88 —sistema en el que más trabajó durante aquella etapa— como Angelus, J·E·S·U·S, J·E·S·U·S II o Wingman Special, visual novels de estilo anime que tuvieron mucho tirón. Algunas llegaron también a otros ordenadores japoneses de la época como MSX2, PC-98, X68000 y los Fujitsu anteriores al famoso FM Towns. En el campo del rol nos dejó Gandhara, y en 1992 ese curioso action RPG geológico conocido por el título occidental E.V.O.: Search for Eden, que tuvo dos interesantes discos: Symphonic Synth Suite 46okunen Monogatari en PC-98 y en Super Nintendo. El resto fueron recogidos entre los álbumes Enix Game Music y Personal Computer Music en 1987. Más adelante Sugiyama participó también en el spin-off Mystery Dungeon, en especial Torneko’s Great Adventure: Mystery Dungeon y Mystery Dungeon 2: Shiren the Wanderer de Super Famicom y Shiren the Wanderer 2 para Nintendo 64 en el año 2000, alternándose con Hayato Matsuo.

PUBLICIDAD
Sadao Watanabe con Koichi Sugiyama en la producción del álbum de 'Super Mario World' para Warner. 1991
Sadao Watanabe con Koichi Sugiyama en la producción del álbum de 'Super Mario World' para Warner. 1991

Además de los propios videojuegos a los que puso música, también colaboró con otros músicos de la época haciendo de productor o supervisor. Ese fue el caso del álbum de arreglos de jazz Super Mario World, disco que produjo para Warner-Pioneer en 1991, donde se juntó con Sadao Watanabe y el arreglista Soichi Noriki para publicar los temas de Koji Kondo. Ese mismo año haría lo propio con Master of Monsters, el juego compuesto por un joven Hayato Matsuo, que recibió un álbum de Toshiba EMI producido y rubricado con su firma Sugiyama Kobo.

En vivo desde Suntory Hall

La composición solo era una de las muchas labores de Sugiyama, y tiempo después del lanzamiento de Dragon Quest iba a ganarse la fama también fuera del videojuego, ocupando el resto del tiempo preparando discos orquestales, escribiendo arreglos en partitura para orquesta o dirigiendo la propia batuta. Ese momento llegaría el 20 de octubre de 1987 en el Suntory Hall de Tokio, el auditorio preparado para alojar un evento en el que el maestro Koichi Sugiyama adaptaría la música de Dragon Quest y Dragon Quest II en dos suite y un tercer acto que interpretaría El carnaval de los animales, la famosa suite de Camille Saint-Säens. Naohiro Totsuka haría de director para la Tokyo String Ensemble mientras que Tsugio Tokunaga sería el violín concertino. Apollon Music fue la encargada de hacer historia y lanzar el álbum capital Dragon Quest in Concert, el primer concierto de la historia de los videojuegos con orquesta en vivo, editado en CD, vinilo y casete el 21 de octubre de 1987.

Aquella fecha en el Suntory Hall no sería la última, Sugiyama jamás dejaría de celebrar el Family Music Concert en agosto de cada año. Tampoco importaba si algún año no había un Dragon Quest nuevo, no podía faltar a la fecha. De hecho entre 1992 y 1994 hubo hasta tres ediciones centradas en Dragon Quest V, lo mismo que ocurriría con Dragon Quest VI entre los años 1995 y 1997. En los años siguientes se empezaría también la costumbre de hacer aniversarios y rendir homenaje a las entregas pasadas, algo que irían intercalando con las nuevas hasta llegar a la reciente entrega número XI. El último Family Music Concert fue celebrado el 7 de agosto de 2019, a causa de la pandemia.

Family Music Concert tampoco fue el único evento que ayudó a levantar el maestro Koichi Sugiyama. El domingo 15 de septiembre de 1991, la sala de conciertos Hitomi Memorial Hall recibía a la Tokyo City Philharmonic Orchestra para celebrar el primer Game Music Concert. Allí se iban a dar cita auténticos maestros reunidos por Koichi Sugiyama en un festival que sería grabado en CD y lanzado en noviembre por Warner Music Japan con el título Game Music Concert -The Best Selection-.

Kentaro Haneda, Katsuhisa Hattori y Koichi Sugiyama presentando el Game Music Concert de 1992.
Kentaro Haneda, Katsuhisa Hattori y Koichi Sugiyama presentando el Game Music Concert de 1992.

Esa primera edición exhibía música de Final Fantasy IV, Populous, Wizardry o Dragon Quest IV, entre otros. Koichi Sugiyama, además de presentar la ceremonia junto a Kentaro Haneda, era el principal director de orquesta, pero también participaron Kosuke Onozaki y Yoko Kanno, que hizo aparición con Romance of the Three Kingdoms y sería una colaboradora fija hasta la edición del 94. Se realizaron cinco ediciones de Game Music Concert, y en años siguientes pasaron por su escenario las batutas de Katsuhisa Hattori, Hiroshi Miyagawa, Kōhei Tanaka, Toshiyuki Watanabe o Keiichi Oku, interpretando piezas de EarthBound, Star Fox, Secret of Mana, Super Metroid o Fire Emblem.

A raíz de su importancia en los conciertos de videojuegos, Nobuo Uematsu contaba: En Japón todos los años se celebra el concierto Press Start. El año pasado vino Sugiyama-sensei y después del evento pasó al camerino y habló individualemente con los compositores que se presentaron durante el espectáculo y les dijo: «Esto debería haber sido así, esto debería haber sido asá». Estuvo describiendo todos los problemas, y los músicos se sintieron muy honrados porque Sugiyama es muy respetado en el país. Todos temblaban nerviosos porque el maestro Sugiyama-san estaba allí, se sentían demasiado honrados de recibir sus comentarios.

De las aventuras de Fly al ballet

La sombra de Dragon Quest y la música de Sugiyama llegaría mucho más lejos que a los videojuegos y los conciertos, llegó también a otras formas de expresión. La primera de ellas fue la adaptación que hizo Toei Animation en 1991 del manga creado por Riku Sanjo y Koji Inada, considerado uno de los mejores mangas de su época. La serie de anime se conoció como Dragon Quest: The Adventure of Dai —o Dai no Daibōken en japonés—, lo que a España y Latinoamérica llegó como simplemente Las aventuras de Fly. En los años noventa fue un fenómeno sonado y tuvo un montón de merchandising por intentar aprovechar el éxito de Akira Toriyama con Dragon Ball, solo que no consiguió cuajar al mismo nivel porque los videojuegos no habían llegado a Europa ni se relacionaba con ellos, así que muchos adolescentes no establecieron el paralelismo, siendo su primer contacto con la saga sin saberlo.

El opening original de la serie por supuesto fue obra del maestro Sugiyama, ese «Yuusha yo Isoge!!», así como el ending «My Road, My Journey», basado en el propio cierre de Dragon Quest II. El resto de la banda sonora también fue obra suya, aunque recibió ayuda de Hayato Matsuo en los arreglos. Nippon Columbia publicó una TV Original Soundtrack con las canciones de la serie además de tres álbumes instrumentales de la Dragon Quest ~Dai's Great Adventure~ Music Collection, basados en las tres OVA que se lanzaron a la vez que la serie. En ambos casos fueron grabados con la llamada Romaly Symphonic Orchestra, todo ello entre 1991 y 1992, que fue lo que duró en pantalla la adaptación.

Sugiyama decía que «los videojuegos se parecen más al ballet que al cine», y citaba las famosas obras de Tchaikovsky como sus referentes. Por eso no es de extrañar que en 1995 estrenara el Ballet Dragon Quest, la primera representación de un juego con este tipo de danza y forma musical, que se ha interpretado también en años posteriores con la compañía Stars Dancers Ballet. Esta ejecución de 1 hora y 47 minutos de duración ha salido en DVD con la Kanagawa Philharmonic Orchestra a través de SME Visual Works y se ha podido disfrutar en otros países además de Japón, como fue el caso de Francia en 2019.

En 2004 inauguró su propio sello discográfico, SUGI Label, con el que ha publicado todos sus discos desde entonces, lanzando incluso el bluray Symphonic Suite Dragon Quest V: Tenku no Hanayome en 2015. El último uso de su música fuera de videojuegos fue en la película Dragon Quest: Your Story.

La Orden del Sol Naciente

Los últimos años de su vida los pasó inmerso en la polémica debido a sus actividades en política. Sugiyama había ganado mucho prestigio en Japón y eso le llevó a meterse en otros círculos. En 2007 fue uno de los japoneses conservadores que firmó los textos que aparecieron en The Washington Post posicionándose en contra de reconocer la Masacre de Nankín, uno de los crímenes de la guerra Sino-japonesa que se debate todavía por los crueles actos de esclavitud sexual practicados por los militares japoneses con las llamadas «mujeres de consuelo». Esta era una respuesta a la resolución de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos pidiendo al Gobierno de Japón una disculpa formal por ello. Luke Plunkett, redactor de Kotaku, escribió el artículo The Sad Story of a Japanese Gaming Legend who Pretends War Crimes Never Happened, que sacaba a la luz el episodio de revisionismo histórico.

Sugiyama era miembro del Japan Institute for National Fundamentals, que tiene vínculos con la organización ultranacionalista Nippon Kaigi. En 2012 escribió un editorial en el que decía que «Japón se encuentra en estado de guerra civil entre japoneses y antijaponeses», argumentando que los medios del país retratan el patriotismo de manera negativa al interpretar el himno o al izar la bandera. A eso sumaba su preocupación por las demandas del movimiento antinuclear tras el desastre de Fukushima Daiichi, que aseguraba no ofrecían soluciones alternativas y dañaban la capidad del país de defenderse. De nuevo Kotaku escribió sobre ello, esta vez Toshi Nakamura en This Aged Right-Wing Japanese Composer is Betting on the Internet Generation, acrecentando aún más la mala imagen del compositor.

Koichi Sugiyama y la política Mio Sugita en el programa 'Hi Izuru Kuni Yori'.
Koichi Sugiyama y la política Mio Sugita en el programa 'Hi Izuru Kuni Yori'.

El episodio más polémico sería en 2015 cuando hizo aparición en el programa de televisión del canal de cultura japonesa Sakura, donde se mostró de acuerdo con los puntos de vista anti-LGBT de la política Mio Sugita, miembro del Partido Liberal Democrático. Anime News Network se hizo eco en Speak Out! Japan's LGBTQ+ Community Responds to Politician Sugita's Discriminatory Statements. La propia Square Enix emitió un comunicado tratando de desligarse de la opinión del músico. Más tarde se retractó de sus declaraciones en su web Sugimania al decir que «las parejas LGBT han existido a lo largo de la historia de la humanidad y apoyaba el uso de los gobiernos para ayudarlas ocasionalmente».

Sugiyama fue condecorado con la insignia de la Orden del Sol Naciente, además de ser reconocido Persona de Mérito Cultural, un honor que en videojuegos solo ha logrado Shigeru Miyamoto. Otros cargos que ostentaba eran el de miembro del consejo de la JASRAC —la SGAE japonesa—, director de la JCAA (Japan Composers and Arrangers Association) y la Japan Composers Conference, así como presidente honorario de la Sociedad Japonesa de Backgammon, entre otras asociaciones.

Koichi Sugiyama: Una suite sinfónica in memoriam 2

Su unión con la JASRAC le ha ocasionado algunas críticas relacionadas con el uso de su música, pues se le acusaba de seguir utilizando el MIDI para no ceder sus grabaciones orquestales y así no generar pérdidas a los conciertos de Dragon Quest. Si bien inicialmente Dragon Quest XI: Ecos de un pasado perdido salió así, la posterior versión ampliada de Switch sí incluyó las grabaciones con la Tokyo Metropolitan como había ocurrido antes con el remake de Dragon Quest V de PS2 o con la edición internacional de Dragon Quest VIII: El periplo del rey maldito. En su web aparecía un lema que reza Copyright for human rights and music for people, pero también un mensaje que hablaba de por qué seguía usando la característica música MIDI en la saga, algo de lo que hablamos en la columna VGM. De lo que también tuvo fama Sugiyama fue de apoyar los sistemas Copy Control que se usaron en los CD-ROM.

Hasta su muerte, Sugiyama poseía el Récord Guinness por ser el compositor de videojuegos más longevo con vida, un récord que seguramente tardarán en superar. Hace solo unos meses la música de Dragon Quest hizo acto de aparición en la ceremonia de las Olimpiadas de Tokyo 2020 que se han celebrado este año, demostrando que tanto la obra como el músico seguían teniendo el respeto de los grandes cargos del país, haciendo sonar el archiconocido «Overture», el tema de Loto, una composición que tardó apenas 5 minutos en crear y que 35 años después todavía resuena con fuerza.

In Memoriam

El mundo del videojuego no volverá a ser el mismo sin Koichi Sugiyama, su pérdida será algo en cierto modo irreparable. Al menos deja una señal de esperanza, porque supone que el medio debe madurar sin él, en especial dejando que otros sigan su trabajo en la propia saga Dragon Quest. Algunos de los que han colaborado con Sugiyama-sensei en todos estos años, como Hayato Matsuo o Yuki Hayashi, podrían ser buenos candidatos para el relevo. Lo que es seguro es que tuvo una vida plena y hemos podido seguir su música hasta el final, incluso es probable que aún podamos escucharle una última vez en el próximo Dragon Quest XII: The Flames of Fate, el juego de la saga en el que se encontraba trabajando y que seguramente integrará nuevas composiciones suyas, aparte de las existentes. Se dice que «La gente olvidará lo que hiciste o dijiste en vida, pero jamás olvidará cómo les hiciste sentir». Sugiyama nos deja, pero sus obras y grabaciones aún seguirán a fuego en nuestra memoria. ¡Que la orquesta siga tocando!

Gracias, maestro Sugiyama, y hasta siempre.

Trabajé con Koichi Sugiyama en varios juegos, el más memorable fue Dragon Quest III. Mi trabajo era recibir las partituras y el casete demo de la versión de sintetizador del Sr. Sugiyama y organizarla para Famicom. En ese momento yo todavía era estudiante y tenía la edad que tienen mis hijos, él era muy amable pero me trataba como una persona de pleno derecho. Alegraba escuchar sus cumplidos: «Me gusta ese tono como de oboe» en el tema de la pirámide o «El tono del arpa está saliendo» en la de Ramia. Fue el trabajo más agradable e inmersivo de mi vida. Es una joya en la memoria. Esto también es gracias al Sr. Sugiyama.

Quería que te mantuvieras saludable para siempre, pero lo siento mucho.

Rezo por tu alma desde el fondo de mi corazón.

Tadashi Fukuzawa, programador de sonido de Dragon Quest

Sugiyama-sensei... (Estoy llorando) En aquella época, venía a mi estudio todos los días y nunca parecía cansado ni siquiera después de largas horas de trabajo intensivo, trataba de transmitir a todos la misma emoción en la videoconsola que en directo. Muchas gracias. Que descanse en paz.

Tsukasa Tawada, diseñador de sonido de Dragon Quest

Sugiyama-sensei ha fallecido. El maestro ha llevado el espíritu de su música al mundo de Dragon Quest durante 35 años. Dragon Quest residía en la música del maestro. Gracias a los juegos, el maestro seguirá viviendo en los corazones de los usuarios. Muchas gracias, Sugiyama-sensei, por todo este largo tiempo.

Yuji Horii, creador de Dragon Quest

Me sorprendió escuchar sobre la muerte del Sr. Sugiyama. Por la impresión que tuve al verlo hace unos años, pensé que se le había concedido la vida eterna. Desde Dragon Quest, al Sr. Sugiyama le encantaban los videojuegos. Ahora, cuando uno piensa en Dragon Quest, piensa en la impresionante cantidad de obras maestras que creó. Esto no es una exageración. ¡Fue un honor increíble trabajar con usted a lo largo de los años! Mis oraciones están contigo desde el fondo de mi corazón.

Akira Toriyama

Me ha sorprendido la noticia de que el Sr. Koichi Sugiyama, creador no solo de Dragon Quest sino también de muchas otras grandes piezas musicales, ha fallecido. Conocí al Sr. Sugiyama poco después de entrar en Square, cuando trabajamos juntos en un juego llamado ‘Hanjuku Hero 2’ y pude introducir su música e incorporarla a la Super Nintendo. Acababa de cumplir 20 años. Todavía recuerdo lo amable y estricto que fue conmigo, ya que yo no sabía cómo actuar. Todavía recuerdo las veces que fui a casa del Sr. Sugiyama a recoger la música o mostrarle los avances. Su casa era como una mazmorra de un videojuego. Ni una sola vez llegué desde la puerta principal hasta la sala de música —el último piso, lo llamábamos la sala del jefe— sin perderme. Siempre que lo hacía, gritaba en voz alta: «Disculpe, maestro, me he perdido», y él siempre bajaba. Siempre bajaba las escaleras. Todavía puedo verle volviendo a su habitación con una gran sonrisa en la cara y diciendo «Mitsuda-kun no tiene sentido de la orientación, ¿verdad?» Me entristece mucho pensar que ya no podré escucharle hacer música. Muchas gracias por su duro trabajo.

Yasunori Mitsuda

Me acabo de enterar del obituario del Sr. Sugiyama. Es un gran impacto. Recuerdo al maestro llamándome para componer Dragon Quest Swords como si fuera ayer. Muchas gracias por tu ayuda en Derby Stallion. Muchísimas gracias. Por favor descansa tranquilamente.

Manami Matsumae

PUBLICIDAD

Me sorprendió ver las noticias de última hora. Nunca pensé que eso pasaría. He escuchado «Cosmos with You» tantas veces últimamente... es la canción más hermosa entre mis favoritas. No puedo creerlo... Que descanse en paz, maestro Koichi Sugiyama.

Yuzo Koshiro

Hay incontables obras maestras grabadas en el corazón de las personas, incluyendo El regreso de Ultraman, Ideon y Dragon Quest. Su influencia en tantos campos, artistas, jóvenes músicos y creadores es innumerable. Como persona que ha trasteado con música de tres voces recientemente, rezo por un descanso de buena noche con respeto y gratitud.

Manabu Namiki

El Sr. Sugiyama tenía 90 años y seguía en activo. Fue uno de los compositores que difundió la música de videojuegos japonesa al mundo con su orquesta, en la época en que la gente no se preocupaba por la música de videojuegos. Muchas gracias por su música de ensueño. Rezamos por su alma.

Nobuko Toda

Koichi Sugiyama… definitivamente yo no estaría en esta industria sin la música de Dragon Quest. De hecho, solo lo vi dos veces, pero recuerdo vívidamente que habló con mucha amabilidad. Incluso ahora, hay muchas canciones que puedo recitar. Muchísimas gracias. Oramos por tu alma.

Yoko Shimomura

Koichi Sugiyama... Estoy sorprendido. Como músico de videojuegos, ni siquiera era cercano a mí, pero lo admiraba. Rezo por su alma.

Motoaki Furukawa

Me sorprende la repentina noticia de su muerte. El Sr. Sugiyama fue el sensei que me descubrió, él fue el primero. Es una pena. Por favor, acepta mis mejores deseos para tu alma.

Nobuo Uematsu

Edgar S. Fuentes
Colaborador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir