Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Series
  3. Noticias
  4. Crítica The Umbrella Academy: Supertraumas y acción en lo nuevo de Netflix

Crítica The Umbrella Academy: Supertraumas y acción en lo nuevo de Netflix

La serie basada en el cómic de Gerard Way y Gabriel Bá es uno de los estrenos más potentes de febrero. ¡La analizamos sin spoilers!

Una de las características más loables de Netflix, y quizás su mayor valor con respecto a otras plataformas de la competencia, es su incansable apuesta por el contenido propio. Como productora de series, películas o proyectos para su cada vez más inabarcable ecosistema de streaming es prácticamente imbatible, con un flujo de estrenos, nuevas temporadas y capítulos constante. Si bien hay de todo, en los últimos años la compañía californiana ha sabido establecer una sólida cartera con productos y obras notables, que demuestran hasta qué punto son plenamente conscientes de que el valor añadido y la diferenciación son las claves para el éxito. ¿Y cómo construyes los pilares de un imperio de cara al futuro cuando tienes a gigantes como Disney o Amazon pisándote los talones? Con las adaptaciones.

The Umbrella Academy es la adaptación del célebre cómic de Gerard Way y Gabriel Bá por parte de Netflix y Universal Cable Productions bajo la tutela del showrunner Steve Blackman (Fargo, Altered Carbon). Se trata de una de las grandes apuestas de Netflix para 2019, un pantagruélico proyecto que lleva varios años en gestación y que demuestra que a día de hoy, con unas carteleras plagadas de héroes del tebeo haciendo de las suyas, todavía queda espacio para la innovación y el contenido fresco. En Vandal Random hemos podido ver la primera temporada y os lo contamos.

Superhéroes disfuncionales y con sus propios traumas

The Umbrella Academy arranca su periplo llevándonos a 1989, justo antes del absoluto colapso de la Unión Soviética. En el mismo día, y en el mismo preciso instante, un grupo de 43 niños nacieron de forma simultánea. Para acrecentar lo curioso de este fenómeno, hay que destacar que ninguna de esas 43 mujeres embarazadas, anónimas y sin relación alguna entre ellas, lo estaban al comienzo de su jornada. Asombrado por este curioso hecho, el todopoderoso magnate Sir Reginald Hargreeves (Colm Feore), decide intentar adoptar a tantos críos como le sea posible. Hargreeves, convencido de que son seres especiales y bendecidos, consigue llevar bajo su tutela hasta siete, y apoyándose en su carácter magnánimo y filántropo, funda la llamada Academia Umbrella. Esta Academia, una especie de colegio con los mejores cuidados y programas de educación y entrenamiento del mundo, busca sacar el potencial de estos niños y niñas para usarlo contra el crimen que atenaza la humanidad.

Crítica The Umbrella Academy 1

Pero todo plan tiene sus fisuras, y tras sus infructuosos esfuerzos y pequeños éxitos, los hermanos comienzan a tener sus propias diferencias y rencillas. Disolviendo el grupo de superhéroes y decidiendo cada uno continuar su propia vida tras la desaparición de dos de sus miembros, la Academia Umbrella se hunde y Hargreeves acaba condenado y maltrecho en su enorme mansión. No será hasta que, algunas décadas después de su separación, cuando todos los hermanos deciden volver a unirse para conmemorar el fallecimiento de su padre adoptivo y tutor. Sin embargo, el peso de las afrentas cometidas en el pasado y una amenaza en forma de apocalipsis, los pondrá entre la espada y la pared invitando a Luther, Diego, Allison, Klaus, Vanya y Número Cinco a aparcar sus divergencias y colaborar por un bien mayor.

Crítica The Umbrella Academy 2

The Umbrella Academy, que se estrena el 15 de febrero en Netflix, recoge el testigo de la novela gráfica original de Gerard Way y Gabriel Bá y la adentra en un curioso terreno realista, a medio camino entre lo conseguido por Matthew Vaughn con cintas como X-Men: Primera generación (2011) y Kick-Ass (2010) y la estética de las última cintas del laureado Tim Burton. Sin caer en la referencia complaciente ni en la copia reiterativa de los logros estéticos, narrativos o visuales de ambos, la serie logra fortalecerse entorno a una base de identidad muy original, que consigue casi lo imposible: trasladar un cómic muy complejo a la pantalla y que no quede ridículo, extraño o excesivamente naif.

Crítica The Umbrella Academy 3

El estilo visual y artístico de las cintas de Matthew Vaughn, responsable de las adaptaciones de X-Men o Kick-Ass, está muy presente

Era una idea arriesgada, claro está, sobre todo teniendo en cuenta los mimbres de un género de superhéroes que ha calado tan hondo en el imaginario colectivo que si se sale algo de la norma, o se experimenta un poco más allá de los convencionalismos de Marvel, se está condenando al fracaso un producto o una adaptación por muy buena que sea. En el pasado series como Héroes (2006) y la gamberra Misfits (2009) consiguieron enarbolar la bandera de lo distinto y especial en el género, y sin ir más lejos, hay mucho de ambas en esta The Umbrella Academy -es más, Roberto Sheenhan, uno de los protagonistas, ya participó en la serie británica-.

Crítica The Umbrella Academy 4

Lucas y sombras en una adaptación notable

La primera temporada, compuesta por diez episodios de una hora de duración, adapta y usa elementos de las dos primeras miniseries publicadas en el cómic. Es decir, si los habéis leído -algo que es recomendamos encarecidamente-, veréis como las páginas de Suite Apocalíptica y Dallas se entremezclan y dan pie a los misterios, rencillas, situaciones y peligros en la serie. No esperéis una transcripción literal o excesivamente fiel, pues se han tomado licencias, se han alterado algunos hechos y se ha decidido omitir otros en favor de la narración, un mayor impacto o incluso para tener en la manga ciertos cliffhangers con los que sorprender al espectador. Pero el espíritu original de la obra de Way y Bá está ahí -ambos son productores ejecutivos-, más allá de las ideas de Netflix o Steve Blackman de construir una serie algo más dramática y consumible por el espectador medio que el tebeo. Por culpa de esta fórmula, The Umbrella Academy entra en el error común de otras producciones del estilo, guardándose con recelo muchos de sus atractivos, dilatando hasta la extenuación determinadas tramas, olvidándose premeditadamente de otras o apostando por atiborrar al aficionado con ciertos guiños a la cultura pop que ni van ni vienen.

Crítica The Umbrella Academy 5

Quizás el mayor acierto de The Umbrella Academy es su reparto. La serie está protagonizada por Aidan Gallagher, Cameron Britton, Eden Cupid, Ellen Page y Tom Hopper, un ecléctico grupo de actores y actrices que sirve y funciona como un engranaje. Hay química, y eso se demuestra en las secuencias en las que todos acaban compartiendo recuerdos, traumas y aspectos del pasado que se quedaron estancados cual astilla en la memoria de sus integrantes. Sin desmerecer a los demás, es Ellen Page la que se carga sobre sus hombros el peso de la acción y la narración, cristalizando muchos de los miedos, rarezas y tics de esta familia de superhéroes disfuncional. Sirve perfectamente como proyección del propio espectador durante gran parte de la trama, ayudándole a catalizar todo un universo de freaks con poderes sobrehumanos y conspiraciones que pueden llegar a abrumar en demasía. Abruma, porque la serie pretende demostrarte que está ambientada y enmarcada dentro de un universo complejo, con cientos de detalles que a veces no se molesta en explicar.

Es muy entretenida, y tiene un un reparto sólido y con tablas, pero se dosifica en exceso y eso perjudica a su ritmo como serie

Crítica The Umbrella Academy 6

Es el mismo fallo que se cometió con Altered Carbon y que se repetía a lo largo de los crossover de Marvel y Netflix en sus primeras series. No es necesario trufar con elementos referenciales de pastiche que no van a llegar a ningún sitio, pues se puede llegar a quedar la sensación en el televidente de que todo es un mero envoltorio que intenta camuflar algunas de las carencias que se llegan a vislumbrar al poco tiempo.

Crítica The Umbrella Academy 7

Pese a todo, Steve Blackman impregna de cierto empaque y gran factura técnica a la producción, con alguna que otra secuencia de acción destacable acompañada de temas musicales de renombre -una vez más, herencia absoluta del estilo Matthew Vaughn-, diálogos memorables y varios temas fundacionales que vienen más que bien para una serie de este estilo. The Umbrella Academy no es perfecta, ni mucho menos, pero sí creemos que es una buena adaptación que mantiene el espíritu original del cómic galardonado con el premio Eisner. Por una parte tiene ingredientes muy arriesgados, muy logrados y estructurados, y por otra, una serie de fallos y pecados excesivamente reiterativos. Ocurre un poco como con sus protagonistas: son un grupo heterogéneo, extraño y a veces indigesto, que sin embargo funciona a la perfección cuando están unidos y operan como un único ente.

The Umbrella Academy llega a Netflix el 15 de febrero.

the umbrella academy

Más Noticias

Más sobre Series

Comentarios: 2
RANDOM
Flecha subir