Análisis de F1 Race Stars (PS3, iPhone, Xbox 360, PC)

Fernando Alonso vive otro campeonato lleno de acción y karts.
F1 Race Stars
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
8
SONIDO
8
NOTA
8.4
DIVERSIÓN
8.5
JUGABILIDAD
9
Análisis de versiones PS3, iPhone, Xbox 360 y PC.

Los juegos de karts tienen un antes y un después del éxito de Mario Kart, que se ha convertido en la saga por excelencia de este género: simplicidad, velocidad y multijugador son los tres pilares fundamentales que han caracterizado este subgénero incluso por encima de las pistas imposibles, los poderes de todo tipo y los personajes divertidos. La mezcla de todo eso es algo que se da también en F1 Race Stars.

La Fórmula 1 es una gran marca en el mundo del deporte y el motor, por lo que hay que admitir que ha resultado extraño la reticencia de la compañía a dar el salto al mundo arcade desde las entregas de simulación. Desde hace unos años, Codemasters tiene los derechos para los videojuegos de la F1 y por fin se han decidido a darle un giro a las escuderías. En este caso nos encontraremos con los equipos y pilotos del mundial de Fórmula 1 de este año, desde Pedro de la Rosa en su HRT hasta Fernando Alonso en Ferrari, pasando por Schumacher en Mercedes o Webber en Red Bull. A estos pilotos hay que sumar un par de equipos extra que sirven, ante todo, para incorporar algunas chicas a la ecuación, algo positivo dado que el campeonato sigue sin dar espacio a las féminas. Así, se añade el equipo de Jessica Chekker y Ruby Power, y el de Kira Hoshishara y Josh Merit por otro. Se trata, por tanto, de tres chicas aunque no son pilotos reales. No sabemos si introducir los nombres de conductoras de otras competiciones hubiera supuesto un problema legal con los acuerdos de licencia para el uso del resto de marcas y pilotos, pero resulta extraño. En la historia de la F1 han competido Maria Teresa de Filippis, Lella Lombardi, Divina Galica, Desiré Wilson y Giovanna Amati, así que había opciones donde escoger.

En cualquier caso, Codemasters es una compañía que puede presumir de tener un amplísimo catálogo de juegos de velocidad, quizás solo comparable a las compañías totalmente especializadas en el género. Así, esta empresa tiene la serie DiRT (heredera de los Colin McRae Rally), Fuel, Race Driver (ahora GRID), Toca Touring Car y también juegos quizá menos conocidos, como ATV Simulator. No hace demasiado ya le dio un giro arcade a su simulación de rallies con DiRT Showdown sin renunciar a la saga principal de simulación. Está claro que este es el destino que puede seguir la F1 si este juego que ahora nos ocupa logra continuidad, aunque eso es algo que a buen seguro dictarán más las ventas que los elementos de calidad del titulo

PUBLICIDAD

El elemento desenfadado se consigue mediante las proporciones deformadas de los pilotos, que son cabezones y se han planteado como caricaturas de los modelos reales. No han tenido tampoco demasiado miedo a recurrir a estereotipos culturales, tanto para escenarios como para los pilotos, y así, por ejemplo, oímos a Fernando Alonso gritar "¡olé!" aquí y allá. En cuanto a los circuitos, la parte triste es que solo se ofrecen 11 circuitos: Bélgica, Alemania, Italia, Brasil, Abu Dabi, Mónaco, Singapur, Australia, EE.UU., Inglaterra y Japón. Son bastante largos, es cierto, pero más circuitos de entrada hubiera estado bien para abrir el campo.

Los circuitos son imposibles, con curvas, zonas campo a través, diferentes alturas, desvíos, etc., buscando siempre reflejar humorísticamente la zona del mundo en la que estamos. A su vez, las competiciones se estructuran, ante todo, en tres cilindradas, siguiendo la estela de Mario Kart. En este caso son de 1.000cc, 2.000cc y 3.000cc y el número de circuitos en cada copa. De esta manera, podemos correr por el tráfico de una ciudad japonesa o realizar saltos imposibles en la noche de Singapur. El diseño general es desenfadado y muy icónico, con alegres casas que parecen sacadas de un pueblo bávaro, gigantescos luchadores de sumo… y aunque son largos y resultan bien diseñados, les falta un toque diferencial claro más allá de la publicidad del banco Santander, por ejemplo.

Es aquí donde pesa el fantasma de Mario Kart, y es que la saga, a lo largo de los años, ha dado lugar a circuitos magníficos y gracias a la costumbre de ofrecer circuitos nuevos y una selección de clásicos, resulta más amplio y variado en los trazados. Es importante tener en cuenta que aquí el juego no cuenta con un bagaje de años a sus espaldas, así que tampoco podría ser justo exigirle algo en los mismos términos, pero sí es cierto que se queda por detrás en diseño de pistas que algunos de sus competidores en el mercado. Intenta ser alocado, con puentes colgantes, loops que parecen sacados de un juego de Sonic, etc., pero le falta un punto adicional que haga que las sensaciones que se transmiten en cada uno sean más diferenciadas.

Por otro lado, está claro que el uso de la F1 como marca resulta en un atractivo difícil de obviar. La Fórmula 1 es una competición con una potencia inusitada entre los aficionados al motor, así que puede lograr algo que juegos soberbios y divertidísimos no han conseguido antes: que la gente se olvide de sus prejuicios y se ponga a los mandos de un videojuego de karts para correr, echarse unas risas y disfrutar. F1 Race Stars consigue dar eso a los jugadores y si se queda algo atrás en locura en diseños de circuito esto parece responder más bien a un cierto compromiso con la realidad que los juegos de Mario, Crash o Sonic simplemente no tienen en ningún término.

 1

Lo importante es que F1 Race Stars destaca por méritos propios, por construir una personalidad bien definida en el género. Esto se ha conseguido de una manera muy sencilla: coge los elementos típicos de este tipo de juegos (velocidad, multijugador y poderes) y les da una vuelta de tuerca. Cuando recibimos mucho daño, por ejemplo, nos toca pasar por boxes y hacer un pit-stop para poder recuperar la velocidad máxima, que habremos perdido. Esto, que parece una tontería, añade todo un factor estratégico a las carreras al tiempo que evoca la F1 de verdad desde su visión desenfadada y cómica del asunto.

Claro que una parada en un pit-stop sería un tanto tedioso y rompería el ritmo, así que en varias localizaciones del circuito tenemos pequeños desvíos (indicados con una llave inglesa) que nos reparan el coche automáticamente según pasamos por ello. Perdemos tiempo porque nos salimos de la ruta ideal, la del circuito, pero recuperamos la integridad estructural del kart, así que la velocidad que habíamos perdido se restaurará al volver a coger la trazada. Así que nos toca decidir si el tiempo que perdemos en el proceso nos compensará por la velocidad punta que hemos perdido al ir con el coche dañado que podremos recuperar.

 2

En la misma línea, los poderes que se consiguen en el juego y que podemos usar contra nuestros enemigos están bastante bien inspirados en situaciones de la Fórmula 1, como la pista mojada, y se combinan otros de fantasía pura, como el teletransporte que nos lleva varias posiciones más adelante. La verdad es que la sensación es que resultan bastante equilibrados, sin que ninguno de ellos pueda darle la vuelta a la tortilla de una manera totalmente brutal al resultado de la carrera, una "locura" aleatoria que los aficionados a Mario Kart conocen como "caparazón azul". Habrá que jugar más partidas para corroborar la sensación de equilibrio global, aunque las sensaciones son que se ha logrado un buen resultado que combina bien esa tensión de que los rivales tengan un poder evitando la sensación de saber que estás perdido sin remedio.

Además, hay algo que uno al principio no nota, pero sí se hace evidente cuando el juego se pone ya un poquito exigente: nada de derrapar como un loco. Salvando las distancias, esto es un juego de monoplazas de Fórmula 1 y, como saben los aficionados, en la F1 se trata de ir todo el tiempo que puedas en línea recta, ya que es cuando los coches corren de verdad. Así que aquí hay que aplicar esa misma filosofía y frenar bien, trazar la curva y salir por el vértice correcto para ganar velocidad en la recta. A lo mejor parece superficial, pero lo cierto es que tiene un impacto evidente en la jugabilidad.

Tampoco es que sea un juego extremadamente exigente, pero sí es cierto que frenar y acelerar para derrapar simplemente no funciona. Conviene frenar antes de llegar a la curva, trazarla bien, y estar listos para pisar a fondo. Esto es especialmente necesario en las zonas de preparación del KERS.

 3

Aquí no hay zonas de detección ni hay que estar pegado al culo de otro coche. Basta con acelerar y soltar el acelerador y volver a acelerar para cargar la batería que aparece superpuesta en la trasera del kart y que simula el kart. Esto se hace mientras pisamos zonas concretas de la pista marcadas con flechas azules sobre asfalto blanco y, al terminar esa zona, salimos con un turbo. Conviene, por tanto, entrar bien en esas zonas (normalmente en curva) para conseguir el máximo KERS y poder salir escopetados. Trazar bien es la clave, como en la F1, solo que de otra manera.

Como sucede en otros juegos de karts, cada vehículo tiene diferentes características. En este caso, las escuderías tienen diferentes poderes y habilidades, por lo que aunque pueda estar tu escudería favorita hay que tener en cuenta los poderes concretos de cada coche. Esto implica que habrá vehículos que puedan dejar hasta tres minas (el estándar es solo una), y solo un equipo puede lanzar misiles hacia atrás para defenderse. Esto hace que no se trate de coger un Red Bull (lo sentimos, seguidores de Ferrari y McLaren) y arrasar en el campeonato, sino de encontrar el equilibrio de cada escudería y conseguir sacarle provecho.

El multijugador es un elemento importante del juego, que ha conseguido un modo monojugador bien consolidado, algo de lo que no siempre pueden presumir los títulos del género, muy centrados en la experiencia colectiva. Cuando apostamos por el juego en línea nos encontramos con la posibilidad de correr contra otros once pilotos, exactamente igual que en las partidas con personajes controlados por la máquina, así que la experiencia en sí mismo no resulta tan diferenciada. Es un equilibrio difícil de conseguir y lo cierto es que el estudio lo ha hecho a la primera, lo que responde a un buen diseño general de todo el apartado jugable.

A nivel técnico, F1 Race Stars es un juego bien consolidado también en sus 60 imágenes por segundo, aunque ocasionalmente las cargas pueden transmitir la sensación de ser demasiado largas, por lo que en casos como en Xbox 360 parece recomendable copiar el juego al disco duro. En una partida normal esto apenas se nota, pero cuando estamos esperando para el multijugador la impaciencia del usuario puede más. De la misma manera, aunque es un juego muy suave en su movimiento y transmite con eficacia la sensación de velocidad, sus gráficos están alejados de forzar la maquinaria. De la misma manera, aunque la música es agradable por su ritmo, ni los efectos sonoros ni las vocecillas de los pilotos resultan muy sólidas, por lo que cumple, pero en absoluto se luce.

 4

Conclusiones

Divertido desde el primer minuto, muy sencillo y rápido, F1 Race Stars es todo lo que un juego de karts debe ser, y lo es añadiendo también la marca Fórmula 1, con todo lo que eso conlleva: escuderías y pilotos reales, algo que ayudará a que el título capte la atención de un público que, de otra manera, podría pasar por completo de una propuesta jugable como esta. F1 Race Stars no es el mejor de su género: no logra ser netamente superior a ninguno de sus competidores, pero su fortaleza no está en destacar sobradamente en algo, sino en no flojear en nada. Resulta equilibrado para un jugador y para varios, asegurando horas y horas de diversión, que es lo que un usuario busca en un título como este.

PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis

Evil Dead: The Game - Análisis
Evil Dead: The Game - Análisis
Análisis
2022-05-17 17:19:00
Saber Interactive ha firmado una obra de multijugador asimétrico que respira amor por Evil Dead. Con mil y una referencias por bandera, analizamos el nuevo juego de terror de la temporada.
We Were Here Forever - Análisis
We Were Here Forever - Análisis
Análisis
2022-05-17 13:34:00
Jugamos a We Were Here Forever, la última entrega de una saga que nos desafía a escapar de un castillo colaborando con otro explorador a través de un walkie-talkie.
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
The Centennial Case: A Shijima Story - Análisis
Análisis
2022-05-13 13:37:00
Asesinatos, misterio y una historia con sabor nipón contada mediante vídeo de imagen real.
Salt and Sacrifice - Análisis
Salt and Sacrifice - Análisis
Análisis
2022-05-11 18:37:00
La esperada secuela de Salt and Sanctuary nos ofrece una aventura menos redonda y con más problemas que se queda un par de peldaños por debajo de la entrega original.
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Eiyuden Chronicle: Rising - Análisis
Análisis
2022-05-10 09:57:15
Acción y toque rol en una clásica aventura 2D que da el primer vistazo al mundo de Eiyuden Chronicle.
Kharon's Crypt - Análisis
Kharon's Crypt - Análisis
Análisis
2022-05-09 11:35:00
El pequeño estudio español Andromeda Project sorprende con una aventura muy bien diseñada que homenajea con mucho acierto a la mítica Game Boy Color.
Género/s: Deportes / Monoplazas
PEGI +3
Plataformas:
PS3 Xbox 360 PC iPhone

Ficha técnica de la versión PS3

ANÁLISIS
8.4
COMUNIDAD
6.45

PUNTÚA
F1 Race Stars para PlayStation 3

18 votos

Ficha técnica de la versión Xbox 360

ANÁLISIS
8.4
Estadísticas XBOX LIVE
COMUNIDAD
7.88

PUNTÚA
F1 Race Stars para Xbox 360

8 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
8.4
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
6.96

PUNTÚA
F1 Race Stars para Ordenador

5 votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.

Ficha técnica de la versión iPhone

COMUNIDAD
-

PUNTÚA
F1 Race Stars para iPhone

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir