Análisis de Dimensity (PC)

De la mano de un desconocido estudio búlgaro nos llega esta modesta producción que combina la acción, el rol y estrategia en tiempo real.
Dimensity
·
Actualizado: 21:31 17/8/2020
GRÁFICOS
6.5
SONIDO
7
NOTA
6.8
DIVERSIÓN
8
JUGABILIDAD
7.5
Análisis de versión PC.

Un juego casi imbatible

Parece que el anuncio por parte de Blizzard de la llegada de una nueva entrega de su archiconocida saga Diablo ha estimulado o revitalizado un género (el action-RPG o aventuras de acción con toques roleros) que últimamente estaba de capa caída por la sencilla razón de que no contaba con nuevos títulos y tampoco, a decir verdad, las compañías desarrolladoras estaban muy por la labor. En parte esto se puede achacar a la existencia de World of Warcraft, juego, que aunque sea un multijugador en línea dentro del género MMORPG –juego de rol masivo en línea por sus siglas inglesas- y por tanto, a priori, no competiría directamente con esta clase de juegos, su enorme y descomunal éxito le ha llevado a acaparar casi todo el mercado de compatibles PC. Ello ha provocado directamente una sensible pérdida de cuota de mercado, a prácticamente, cualquier título que saliese en los últimos años. Algo que no decimos nosotros, sino que es algo de lo que se han quejado amargamente más de un directivo de la industria.

Pero como hemos comentado al principio, las cosas parecen estar cambiando, tanto dentro del panorama de los MMORPG, con aspirantes realmente serios como Age of Conan o Warhammer: Age of Reckoning como en los propios Action-RPG. Y es que además del mencionado Diablo III -al que aún le quedan bastantes meses de desarrollo por delante, y más tratándose de Blizzard-, en breve se incorporarán al mercado Sacred 2: Fallen Angel, el más modesto en cuanto a producción Legend: Hand of God y el juego que nos ocupa: Dimensity.

Fantasía medieval… como mandan los cánones

Estamos casi seguros que a la inmensa mayoría no les sonará el título que tenemos entre manos. Es algo lógico; este juego entra de lleno en la categoría de lanzamientos verdaderamente desconocidos que llegan al mercado sin publicidad alguna y de los que uno no oye hablar hasta que lo ve en las estanterías de las tiendas. En nuestro caso, Dimensity es la ópera prima de Dagger Games, un modesto estudio Búlgaro fundado en el año 2002.

PUBLICIDAD

El juego nos sumerge de lleno en un mundo fantástico medieval forjado por Dagus, el Dios de la luz, creador de todos los habitantes que lo pueblan y actualmente dominado por dos razas enfrentadas en una cruenta guerra ya cuasi centenaria: los humanos y la agresiva raza de guerreros llamados Firbolg (seres humanoides con aspecto de bestias). Sin introducción épica o secuencia CG alguna –algo raro para este tipo de género- Dimensity nos sitúa directamente en la campaña humana, en pleno campo de batalla. Asumiremos el papel de un simple soldado llamado Iomar a las órdenes del Rey Obrynn II, el cual lidera personalmente a los mejores guerreros de su reino en un obsesivo empeño por acabar definitivamente y para siempre con todos los firbolg. A partir de aquí, la historia se irá desarrollando en tiempo real y nuestro protagonista se verá envuelto en una serie de nobles hazañas y épicos sucesos que lo llevará hasta la gloria. Una historia típica/tópica vista ya cientos de veces anteriormente.

Fusión de géneros

La novedad fundamental de Dimensity radica en la particular fusión de géneros que se da a lo largo del desarrollo de éste y que va alternando entre action-rpg y estrategia en tiempo real. Pero vayamos por partes.

Como hemos comentado, en el modo Campaña comenzaremos el juego manejando al personaje protagonista, un humano guerrero que contará con su propio árbol de atributos característico distribuido en dos paneles, el "Panel de Héroes" y el "Panel de Habilidades". En el primero estarán todas las estadísticas del personaje (resistencia, vida, poder de ataque, etc.) que podrán ser aumentadas conforme subamos de nivel. En el de habilidades tendremos disponibles una serie de combos a desarrollar según le vayamos dando puntos –subiendo de nivel también- que harán mucho más poderosos y eficaces los ataques que lancemos; también aquí habrá distintas habilidades pasivas como mayor resistencia a la magia o un mejor dominio de la espada que podremos aumentar de capacidad del mismo modo descrito. En nosotros estará la elección de los atributos a desarrollar más y los que desarrollar menos con los puntos disponibles que vayamos obteniendo.

De esta forma, iremos realizando una serie de misiones por los mapeados del juego que estarán divididos en distintas fases. Tanto de la misión principal que se nos encomendará y que irá desarrollando toda la trama, como de las misiones secundarias que nos ofrecerán algunos personajes no jugables y que iremos encontrando a lo largo de los niveles. Dichas misiones irán desde ayudar a un padre a rescatar a su hijo capturado por una banda de asesinos, escoltar a un malherido ciudadano a llegar a la capital atravesando un bosque repleto de peligros… a encontrar un simple caballo escapado de un establo.

La mecánica, pues, en este sentido será la típica de cualquier action-rpg: explorar el mapeado, buscar los objetivos asignados en las misiones y acabar con los enemigos que nos salgan al paso. Todo ello nos proporcionará más y más puntos de experiencia con los que desarrollar nuestro personaje. No faltará tampoco la entrada a oscuras mazmorras en casi todas las fases, en donde podremos obtener dinero y recompensas únicas en forma de ítems.

Ahora bien, en determinados momentos de la trama principal de Dimensity, las misiones irán más allá de la capacidad individual de nuestro personaje, y tendremos a nuestro mando a otros soldados del reino de Dumnoni pasando a convertirse en un juego –muy sencillo y rudimentario eso sí- de estrategia en tiempo real, en donde podremos dar toda una serie de órdenes a las tropas: atacar, patrullar, retirarse… Decimos sencillo, porque el número máximo de soldados que tendremos a nuestras órdenes será sólo de 16. Así, por ejemplo, en una de estas misiones tendremos que aguantar en un campamento costero asediado, las embestidas de tropas enemigas hasta la llegada de refuerzos. Con el paso del tiempo, y conforme ganemos oro, podremos realizar algunas construcciones como torretas o cuarteles que nos servirán como centros de mando.

Pociones, espadas y otras magias del montón

La otra parte clave en todo juego con toques roleros que se precie es todo lo referido a inventario, comercio y objetos que vamos consiguiendo. En Dimensity tendremos un completo inventario –con forma de mochila- dividido en tres partes: armas, armaduras y varios, en donde iremos almacenando todo tipo de objetos, amuletos, pociones y demás ítems que vayamos obteniendo a lo largo de nuestra aventura. Así, en los cofres dispersos por los escenarios o la mayoría de enemigos, al derrotarlos soltarán alguna poción de vida y/o energía (energía en este juego sería el equivalente al clásico "maná" de otros juegos, que nos permitirá hacer combos o lanzar hechizos). También soltarán armas, armaduras y amuletos, algunos simples, y, otras con algún tipo de poder o atributo mágico extra como mayor resistencia, más vida o capacidad de envenenar destacando por encima de todo los "objetos únicos", muy superior al resto del juego, y también los más esporádicos en aparecer. Aquellos que no nos sirvan o simplemente no nos interesen podremos venderlos para sacar oro.

Regreso al pasado

Si bien es cierto que el género que nos ocupa nunca ha destacado por su espectacularidad o virtuosismo gráfico –tampoco la perspectiva isométrica que suelen tener es la ideal para ello-, títulos relativamente cercanos como Sacred o Titan Quest siempre han mantenido un más que aceptable nivel. Cosa que por desgracia no ocurre con Dimensity.

Pese a que las fases son coloristas y con vegetación/fauna animada, tanto el modelado poligonal, extremadamente bajo para los tiempos que corren, como las texturas de baja resolución y emborronadas hacen en conjunto que parezca un juego de hace ya cuatro o cinco años. El mapeado de las diversas fases, además, peca de ser muy reducido y con el feo detalle de estar limitado por abismos. Es decir, cuando se acaba un mapa, por ejemplo el borde de un bosque, veremos una enorme nada de color morado-gris. Tampoco los efectos de luces –que prácticamente no existen- o las animaciones se salvan, siendo poco realistas y en general muy toscas apuntillando un apartado técnico mediocre.

El lado positivo de esto es que corre en casi cualquier equipo, incluso ya desfasados (para jugar a las últimas producciones, se entiende), como un simple Pentium 4 a 2.4GHz/Atlon 64 2800+ y 512 Mb RAM, con graficas de la serie 6 de Nvidia o x800 de ATI, si bien no perfectamente, si al menos de manera jugable… excepto cuando manejamos muchos soldados y la pantalla está repleta de enemigos, momento en que se producirán algunas ralentizaciones notables.

La música con típicas melodías de tintes épicos medievales y los efectos sonoros simplemente cumplen su función y lo mejor que podemos decir, es que pasa casi completamente desapercibida. Las voces están en inglés aunque con subtítulos en castellano.

Quién mucho abarca…

Poco aprieta. Esa podría ser la frase que resume en gran medida la percepción que uno tiene tras dedicarle una buena ración de horas a este juego. Y es que la idea de la mezcla de géneros no es mala; el problema radica en que se queda a mitad de todo y en medio de nada. Como action-rpg está bastante limitado, pareciendo un juego para principiantes en el género. Las misiones son casi siempre muy obvias y fáciles de completar. Por ejemplo, nos mandan encontrar algo… y apenas 15 metros más adelante está lo que buscamos. Consecuencia directa además de tener unos mapeados tan reducidos para lo que se estila en el género.

Hay poca variedad de combos y según el arma que usemos, tan sólo podremos realizar uno específico. Del mismo modo, las partes de estrategia son muy simples y no muy bien diseñadas, siendo fácil caer en la confusión, especialmente, cuando nuestro personaje también está en medio de las luchas.

Además, en ambos casos nuestro personaje principal tiene una especial "tendencia suicida", como si fuera un imán, a acercarse a atacar de manera automática a cualquier enemigo cercano… hecho que nos provocará más de un quebradero de cabeza a lo largo de las partidas. Especialmente cuando estamos rodeados de enemigos y con poca vida.

Lo que no puede negársele a Dimensity es la cantidad de modos de juego disponibles. Una vez terminado el modo Campaña con Iomar podremos realizar otro, esta vez jugando del lado Firbolg. A ello se le unen los "Desafíos", que consisten en una serie de mapas especiales cerrados, y desbloqueables desde el modo Campaña, que cuentan con una dificultad notablemente más elevada y sin la posibilidad de guardar partida hasta terminarlo por completo. Aquí podremos obtener objetos únicos y enfrentarnos a enemigos mucho más fuertes de lo normal.

También existe un curioso multijugador en forma de pvp (jugador contra jugador) en una red de área local o internet con hasta 4 jugadores. En todos estos modos de juego podremos crearnos cuantos personajes queramos con hasta 4 razas (además de humanos y firbolg, elementales y fantasma), y con dos perfiles de juego: guerrero y mago. Sólo el vencedor de los combates se quedarán con la experiencia y objetos ganados, el resto, perderán todo lo obtenido a lo largo de la partida.

Conclusión Final

A pesar de todo lo dicho, el juego hace gala de la principal y gran virtud del género: es muy adictivo. Sí, pese a ser bastante limitado en algunos aspectos, la historia, y sobre todo, los desafíos, nos "pican" a seguir jugando para avanzar una nueva fase o subir un nuevo nivel y así poder equiparnos con una radiante armadura o espada más poderosa que teníamos guardada. Evidentemente, esta virtud no es suficiente para corroborar un juego notable, pero sí al menos merece ser tenida en cuenta.

Y es que Dimensity no pasará a los anales de la historia lúdica, pero sí puede resultar para muchos, un pequeño aperitivo hasta la salida de las grandes producciones del género como Sacred 2 y por supuesto, Diablo III.

PUBLICIDAD

Últimos análisis de PC

UnMetal - Análisis
UnMetal - Análisis
Análisis
2021-09-27 16:15:00
El creador de Unepic utiliza la saga de Hideo Kojima para una aventura repleta de humor y personalidad que es más que una simple parodia.
Townscaper - Análisis
Townscaper - Análisis
Análisis
2021-09-24 12:43:00
Townscaper es un juego-juguete que nos permite construir ciudades en miniatura en mitad del océano. Una experiencia sencilla, vistosa y gratificante sin más límites que los de nuestra imaginación.
Sable - Análisis
Sable - Análisis
Análisis
2021-09-23 09:32:00
Una aventura minimalista en lo jugable con un amplio mapa para explorar y una historia que construir a nuestro ritmo.
Golf Club: Wasteland - Análisis
Golf Club: Wasteland - Análisis
Análisis
2021-09-22 10:06:00
Golf Club: Wasteland le da la vuelta a la disonancia ludonarrativa y nos introduce en un mundo devastado a través de relatos y canciones mientras jugamos al golf en las ruinas de la humanidad.
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Kena: Bridge of Spirits - Análisis
Análisis
2021-09-21 07:05:00
Ember Lab se estrena en la industria del videojuego con una preciosa y cautivadora aventura que no os querréis perder.
I Am Fish - Análisis
I Am Fish - Análisis
Análisis
2021-09-18 16:48:00
Bossa Studios pasa de panes a peces y multiplica la diversión con una nueva apuesta por la comedia física. I Am Fish es divertido, fresco y sorprendente en lo visual.
Género/s: Estrategia
Plataformas:
PC

Ficha técnica de la versión PC

ANÁLISIS
6.8
  • Fecha de lanzamiento: 4/7/2008
  • Desarrollo: Dagger Games
  • Producción: Playlogic
  • Distribución: Virgin Play
  • Precio: 39.95 €
  • Jugadores: 1-2 / 1-4
  • Formato: 1 DVD
  • Textos: Español
  • Voces: Inglés
  • Online: No
  • Requisitos PC
Estadísticas Steam
COMUNIDAD
-

PUNTÚA
Dimensity para Ordenador

Sin votos
Insuficientes votos para figurar en los rankings.
Flecha subir