Vandal
Vandal juegos retro

Juegos Retro

Una mirada semanal al pasado, recordando grandes juegos clásicos y momentos de la historia del videojuego.

Shatterhand

Mientras muchos juegos de NES disfrutaron de fama, Shatterhand durmió en muchas estanterías y fue un injusto desconocido ¿Nos acompañas a redescubrirlo?
Shatterhand
·
Actualizado: 12:10 22/8/2019

Los 8 bits en consolas domésticas fueron una franja en la que NES desplegó uno de los catálogos más destacados de todos los tiempos. Mucho antes de que PlayStation deslumbrase a medio mundo ampliando y expendiendo los videojuegos hacia nuevos rumbos, Nintendo empezó a construir su leyenda con una consola que devolvió a millones de personas la fe en que los videojuegos eran un mundo en el que aún había muchas cosas por contar.

Gracias a su sello de calidad, muchos que habían vivido el hastío con Atari volvieron a apostar por comprar videojuegos, y muchas compañías míticas que hoy siguen en pie empezaron su camino allá por los años 80 y 90.

Jaleco fue una compañía fundada en el lejano 1974, y se desligó del mundo de los videojuegos en el año 2006, cuando decidió diversificarse. Esta es la empresa que publicó en Europa y Estados Unidos el juego de hoy, pero Natsume ha continuado hasta el día de hoy como productora y publicando también videojuegos, como la conocida saga de Harvest Moon con su última entrega para Wii U, PC y plataformas móviles.

Cuesta creer que antaño este tipo de compañías fueran tan valientes, arriesgadas y tan sumamente imprescindibles, hoy naveguen a la deriva y apostando por producciones de sagas ya conocidas o apuestas seguras ante sus modestos medios técnicos.

Duele ver estas situaciones porque a muchos de nosotros nos regalaron magnos videojuegos que quedaron en nuestra retina, y que aún hoy engalanan nuestras orgullosas estanterías en las que guardamos muchos de aquellos juegos que nos marcaron.

La compañía con mala suerte

Shatterhand fue un cartucho producido por la mencionada Natsume, quien produjo Blue Shadow y Power Blade también para NES, dos juegos destacables que pasaron por el mismo calvario que el título de hoy: fueron grandes videojuegos, en la mejor época de Natsume, y pasaron sin pena ni gloria por una plataforma cuyo éxito se lo llevaron otros.

Tras hacer un gran juego como este y ver cómo su cartucho no vendía lo que merecía, quizás Natsume fue mirando cada vez con más desazón el mundo de los videojuegos. Es una percepción algo personal claro está, pero es la sensación que al que suscribe estas palabras le queda al completar un videojuego tan divertido, variado y con una calidad tan alta hablando de la plataforma en la que se mueve.

El argumento de este juego nos cuenta la historia de un mundo en un futuro no muy lejano, allá por el año 2030, donde existe un grupo de renegados militares cuyo líder, llamado Gus Grover, está construyendo un ejército de ciborgs para conquistar el mundo. Un policía del Bronx llamado Steve Hermann, luchando contra el "Metal Command", pierde ambos brazos, y la tecnología de la época es capaz de restaurárselos, dotándole de dos brazos biónicos con los que nuestro héroe puede destrozar todo lo que se cruce por su camino, incluso las balas enemigas.

Con sus nuevos brazos se convierte en un miembro con el nombre en clave de Shatterhand, y ahora está dispuesto a acabar de una vez por todas con todos los enemigos que Gus Grover está reuniendo. Lo haremos por medio de un plataformas de scroll lateral en el que las principales armas disponibles son nuestros brazos cibernéticos, los cuales podremos potenciar por medio de los power ups repartidos a lo largo y ancho de los siete niveles de los que se compone el cartucho.

Una de las opciones disponibles es la de elegir el orden en los que queramos completar los niveles, siendo posible elegir completar los seis primeros para poder acceder al nivel final.

Los gráficos son sencillamente impresionantes. Para tratarse de NES, la cantidad de detalles, la acertadísima paleta de colores y unos enemigos ágiles y con buenas animaciones hacen que nos sorprendamos con algo poco común en esta plataforma: los planos de scroll.

Podremos transformarnos en robot, romper grandes partes del escenario, andar sobre el techo, agarrarnos a unas vallas para atacar y esquivar disparos, y todo un sinfín de buenas ideas llevadas con acierto a un juego en el que sobre todos los niveles disponibles destaca la variedad de situaciones y parajes.

 1

La música es otro de los aciertos a los que Nastume nos tenía bien acostumbrados: melodías pegadizas, bastante acordes con la frenética acción que disfrutamos en muchas de las pantallas y unos efectos de sonido que empezaban a ser marca de la casa con cada videojuego.

La jugabilidad hacía que el sprite respondiera de manera precisa en todos los saltos y ataques disponibles, algo que, junto a la opción de poder elegir un aliado que nos acompañase en la dura tarea de despachar militares biónicos, y que podíamos configurar, esto hacía que contase con cierto toque estratégico, algo que ponía el broche a un juego ya de por sí sobresaliente.

La dificultad era alta, pero si hubiera sido un videojuego con una dificultad media, no habría sido un juego de Natsume. Queda por decir que aunque es bastante difícil de encontrar a buen precio y en buen estado, es uno de esos juegos que, a pesar de la lamentable portada, esconde uno de los mejores títulos que pudieron ser jugados en la pequeña ocho bits de Nintendo, y eso no es poco.

ANTERIORES
Retro Three Dirty Dwarves
Retro
23:13 25/9/2015
¿Qué sucede cuando un videojuego desconocido sale en una plataforma que obtuvo poco éxito? Que nos perdimos el gran juego que hoy recordamos.
Retro Blackhawk
Retro
17:42 2/10/2015
Cuando Blizzard creaba juegos para consolas domésticas, idearon un oscuro juego recogiendo piezas de otros, ¿lo redescubrimos?
SIGUIENTE
Retro Duck Hunt
Retro
18:51 16/10/2015
Recordamos un juego de disparos con una curiosa historia detrás. ¿Sabías que casi supuso la ruina a Nintendo este tipo de videojuegos?
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir