Estos son los 20 MEJORES juegos de Pokémon de la historia

Seleccionamos nuestros 20 juegos favoritos de los monstruos de bolsillo más exitosos e icónicos de Nintendo.
Estos son los 20 MEJORES juegos de Pokémon de la historia
·

Ya han pasado más de dos décadas desde que Pokémon llegó al mercado por primera vez con sus ediciones Roja y Verde en Japón. Desde entonces, la saga se ha convertido en todo un sinónimo de éxito, vendiendo millones de unidades con cada una de sus entregas principales y produciendo multitud de spin-offs que nos han permitido disfrutar de nuestras criaturas favoritas en una gran variedad de géneros diferentes, por no hablar de la gigantesca maquinaria de merchandising que siempre se ha asociado con la licencia. Aprovechando que este mismo mes se ha estrenado Pokémon Espada y Escudo para Nintendo Switch, hemos decidido actualizar y revisar nuestra selección de los que creemos que son los 20 mejores juegos de Pokémon.

Estos son los 20 MEJORES juegos de Pokémon de la historia

Para hacer las cosas un poco más interesantes y variadas, nos hemos autoimpuesto algunas pequeñas normas a la hora de diseñar esta lista. Así pues, solo escogeremos una entrega de cada spin-off (aunque aquí haremos una pequeña excepción, como bien veréis), mientras que de los títulos principales englobaremos todas las ediciones (incluyendo su definitiva) como una sola. Además, si hay algún juego que tenga un remake, como los casos de Plata y Oro o Rojo y Azul, únicamente seleccionaremos o el remake o la versión original, pero nunca las dos.

PUBLICIDAD

Con todo esto dicho, damos paso por fin a nuestra lista de los 20 mejores juegos de Pokémon: ¡esperamos que la disfrutéis!

20. Pokémon Ranger: Trazos de Luz (2010 - Nintendo DS)

La trilogía de Pokémon Ranger quizá no haya sido lo mejor que ha salido de la licencia, pero hay que reconocer que distan mucho de ser malos juegos, ofreciendo aventuras muy sencillas, amenas y agradables de jugar. Además, su propuesta era, como mínimo, bastante curiosa, ya que aquí nuestro objetivo no era "capturar" a estas criaturas, sino hacernos amigos de ellas y "calmarlas" dibujando círculos a toda velocidad, algo que contra los jefes tenía más miga de lo que podría parecer. De hecho, aquí los Pokémon con los que trabamos amistad no combatían, sino que simplemente nos apoyaban durante los enfrentamientos dándonos diversas ventajas con sus habilidades.

Por desgracia, su baja dificultad, el poco ritmo de sus guiones y lo monótono que llegaba a hacerse su mecánica principal impidieron que estos juegos llegaran más lejos. De todos ellos, nos quedamos con Trazos de Luz, la entrega más pulida y completa de todas.

19. Pokémon Colosseum (2004 - Nintendo GameCube)

En un principio, Pokémon Colosseum iba a ser el equivalente de Pokémon Stadium de la tercera generación, pero al final lo que recibimos fue un juego mucho más ambicioso y experimental que, además de ofrecernos la posibilidad de librar combates tridimensionales en sobremesa con nuestros cartuchos de Pokémon Rubí, Zafiro, Esmeralda, Rojo Fuego y Verde Hoja en todo tipo de estadios, también traía consigo una aventura de rol exclusiva y sorprendentemente original.

De hecho, no se trataba del típico juego de Pokémon, ya que aquí encarnábamos a uno de los "malos" (quien, obviamente, no lo era tanto) y en vez de capturar monstruos de bolsillo teníamos que robarlos de otros entrenadores para purificarlos, siempre y cuando estos estuvieran corruptos. Gracias a esta premisa, el título presentaba una historia y un tono un tanto más maduro y oscuro de lo que estábamos acostumbrados a ver en la saga, además de alejarse por completo de sus típicos clichés, como "hacerse con todos" o conseguir todas las medallas de gimnasio.

Lo malo es que la trama principal resultaba extremadamente corta y la selección de Pokémon que podíamos robar era demasiado limitada. También se echaba de menos algo más de exploración, ya que los escenarios eran demasiado pequeños y lineales. Eso sí, todo esto no evitó que se tratase de una experiencia muy entretenida y recomendable para cualquier fan de la serie.

18. Pokkén Tournament DX (2017 - Nintendo Switch)

No vamos a negar que teníamos ganas de un juego de lucha de Pokémon prácticamente desde que pudimos ponerle las manos encima a Rojo y Azul por primera vez, por lo que el anuncio de Pokkén Tournament fue algo que recibimos con los brazos abiertos, más todavía cuando el equipo tras él contaba con nombres tan reputados en el género como Katsuhiro Harada, creador de Tekken.

Si bien el resultado final no fue todo lo satisfactorio que hubiésemos deseado, tenemos que reconocer que nos ofreció un juego de lucha muy original y único que dividía la acción en fases abiertas con movimiento libre tridimensional con otras de duelo más cerradas y con la clásica cámara lateral del género. Ambas no paraban de intercambiarse de forma constante, lo que favorecía unos enfrentamientos muy dinámicos y entretenidos, especialmente si tenemos en cuenta el mimo y cuidado que se había puesto en representar a cada uno de sus Pokémon jugables.

Sin embargo, su plantilla de personajes resultaba demasiado escasa, los modos de juego se antojaban insuficientes y muy poco atractivos, y el título adolecía de una alarmante profundidad jugable que hacía que nos cansáramos de él antes de tiempo. Por suerte, su versión DX para Switch solucionó algunos de estos problemas (relativamente), convirtiéndose en una interesante opción de compra para todo aquel con ganas de darse de tortas con sus monstruos de bolsillo favoritos.

17. Detective Pikachu (2018 - Nintendo 3DS)

Detective Pikachu es la sorpresa más reciente y agradable que nos ha dejado la saga en muchísimo tiempo. En esencia, se trata de una aventura gráfica muy facilona y sencilla cuyos puzles ofrecen de todo menos un desafío, pero a pesar de ello consiguió conquistarnos por un único motivo: su carismático protagonista.

A diferencia del Pikachu que todos conocemos, este peculiar detective habla con una voz ronca y grave, es adicto al café, no sabe correr a cuatro patas y va a todos lados siempre cansado, no duda en intentar ligar con cualquier chica mona que se cruza en su camino, es incapaz de realizar movimientos Pokémon y resuelve casos y crímenes como nadie. Gracias a su constante presencia, la aventura gana un interés y encanto en su narrativa como nunca habíamos visto antes en un juego de la serie, consiguiendo que nos enganchemos y disfrutemos de cada paso que damos hasta llegar al final y resolver todos los misterios que se nos plantean.

16. Pokémon Stadium (1998 - Nintendo 64)

Aunque la lógica nos dice que deberíamos de haber escogido su secuela, ya que ofrece el doble de Pokémon jugables, finalmente nos hemos quedado con el primer Pokémon Stadium (realmente el segundo, ya que el original nunca salió de Japón) por varios motivos.

En esencia se trataba de un juego donde lo único que hacíamos era combatir, ya sea con Pokémon alquilados y predeterminados o con los que hubiésemos entrenado en nuestros cartuchos de Rojo y Azul en Game Boy (la transferencia podíamos hacerla gracias a un accesorio que se incluía con el título), aunque claro, esta fue la primera vez que pudimos ver recreados en 3D a nuestros monstruos favoritos, un salto que para muchos de nosotros fue realmente impactante tras habernos acostumbrado a los píxeles de la veterana portátil de Nintendo.

Además de este impacto, que evidentemente se perdió en gran parte con su continuación, también hay que destacar que todas las batallas estaban comentadas en español de viva voz por un comentarista que nos dejó uno de los doblajes más míticos de la época (¡parecen fuegos de artificio!), quien fue cambiado para la secuela sin llegar al mismo nivel. Por último, además de combatir, ambos títulos incluían una selección de minijuegos sorprendentemente adictiva, aunque estos estuvieron mucho más inspirados en su primera parte, motivo por el que nos hemos quedado con ella para esta lista. Resumiendo, un juego muy icónico y brutalmente desafiante (completar todas las copas no era moco de pavo) que nos permitió experimentar los combates de la saga con todo el espectáculo que se merecían.

15. Pokémon X/Y (2013 - Nintendo 3DS)

Gracias a Pokémon X/Y el interés por estas icónicas criaturas de Nintendo, el cual parecía haber decaído con sus anteriores entregas, volvió a lo grande, convirtiéndose en uno de los juegos más vendidos de toda la serie. La sexta generación hizo muchas cosas bien, entre ellas dar un necesario y espectacular salto gráfico que se convirtió en su principal reclamo. Además, las nuevas criaturas contaron con un gran diseño, recuperando en cierta medida el estilo y el encanto de los dos primeros juegos de la serie.

Por desgracia, a nivel jugable no aportó demasiado, ofreciendo la misma (y divertida) fórmula de siempre, y sus contenidos no estuvieron a la altura, dejándonos con uno de los post-game más descafeinados y vacíos de toda la saga. Tampoco ayudó a ello el enorme bajón que trajo consigo en la dificultad de la aventura principal, convirtiendo nuestro periplo por Kalos en un auténtico paseo. Eso sí, aunque sea la generación que menos hemos disfrutado, sigue siendo un juego muy recomendable y entretenido para todo fan de Pikachu y compañía.

14. Pokémon Pinball (2000 - Game Boy Color)

Pokémon Pinball tuvo el honor de ser de los primeros spin-off de la serie y, al mismo tiempo, uno de los más adictivos. Una idea tan simple como combinar la captura de criaturas que ha caracterizado a la licencia con la diversión de una buena mesa de pinball acabó cuajando a la perfección.

El título contaba con dos tableros (rojo y azul), cada uno con sus propias características y Pokémon exclusivos a capturar, mientras que nuestra bola era, evidentemente, una Poké Ball. A medida que jugábamos, podíamos activar el viaje diversos mecanismos para mejorarla, viajar entre regiones (en cada una aparecían diferentes monstruos) y, por supuesto, encontrar a estas icónicas criaturas para capturarlas a bolazo limpio e incluso evolucionarlas.

Por supuesto, el objetivo era hacerse con los 151 Pokémon originales y completar nuestra Pokédex (los datos se guardaban de una partida a otra), dándonos así la excusa perfecta para echarnos una partida tras otra y siempre sentir que progresábamos a la par que nos lo pasábamos en grande. Un auténtico vicio que encima incluía un cartucho especial para añadir una función de vibración a la consola y que sintiéramos cada uno de los golpes que dábamos. Además, tuvo una fantástica secuela para GBA igual de recomendable.

13. Pokémon XD: Tempestad Oscura (2005 - Nintendo GameCube)

Con este juego rompemos un poco la norma de no incluir más de una entrega de una misma saga de spin-off, ya que, a pesar de lo que podría dar a entender su título, se trata de una secuela de Pokémon Colosseum, aunque mucho más enfocada en la parte de aventura de rol que en la de combates al estilo Stadium.

Gracias a ello, Tempestad Oscura se presenta como un juego mucho más grande, completo, largo y pulido que su predecesor en todos los sentidos. La historia fue bastante más interesante, los personajes estaban mejor tratados, había más Pokémon que podíamos "robar" (casi el doble), el proceso de purificación de los mismos se mejoró considerablemente, etcétera. Y todo ello manteniendo el tono y las bases jugables de Colosseum, así como sus modos multijugador y compatibilidad con Game Boy Advance y los juegos de la tercera generación para poder darnos de tortas en 3D.

12. Pokémon Puzzle Challenge (2001 - Game Boy Color)

Aunque muchos quizá solo conozcan a Intelligent Systems por Fire Emblem y Paper Mario, lo cierto es que este veterano y reputado estudio ha participado en multitud de juegos de Nintendo, y estos siempre han hecho gala de un nivel de calidad envidiable. Su aporte al mundo Pokémon fue crear la saga Puzzle League retomando la jugabilidad de Panel de Pon, lo que dio como resultado dos adictivos juegos de puzles (posteriormente habría más, pero ya no estarían relacionados con las criaturas de Game Freak), uno para Nintendo 64 (Pokémon Puzzle League) y Pokémon Puzzle Challenge para Game Boy Color.

Ambos títulos hacían gala de la misma jugabilidad, consistente en alinear tres piezas iguales para hacerlas desaparecer y así crear combos con los que quitarle vida a nuestro rival en unos duelos realmente intensos en los que teníamos que evitar que nuestras fichas tocaran la parte superior de la pantalla. Nosotros nos decantamos por la versión portátil, ya que nos pareció mucho más completa y entretenida, además de adaptarse mejor a la consola por su estilo de juego, ofreciendo multitud de desafiantes modos de gran duración, elementos de captura y una banda sonora envidiable, además de basarse en los juegos de Pokémon Oro y Plata en vez del anime, tal y como ocurría en sobremesa. Lo dicho: adictivo y completo como pocos. Su calidad fue tal, que ningún intento posterior de hacer un nuevo spin-off de puzles de Pokémon ha llegado siquiera a hacerle sombra.

11. Pokémon Diamante, Perla y Platino (2007, 2009 - Nintendo DS)

La cuarta generación Pokémon nos dejó un título extremadamente conservador que, a pesar de todo, tuvo muchas virtudes. La fórmula de la serie ha quedado más que probada en estas dos décadas, por lo que seguía ofreciendo una aventura extremadamente adictiva, muy completa y con muchas horas de diversión, incluso si se limitaba a hacer lo de siempre y su post-game no llegaba al nivel de sus predecesores, por no hablar de un diseño de criaturas algo irregular.

Aquí hay que destacar su edición Platino, la cual solucionó muchos de los problemas de Diamante y Perla, dejándonos un título mucho más memorable, completo e interesante que además nos dio la alegría de recuperar el Frente Batalla de Pokémon Esmeralda. Además, tampoco nos podemos olvidar que esta generación fue la que introdujo la actual distinción de los movimientos de ataque entre especiales y físicos, suponiendo toda una revolución en el terreno competitivo que ha perdurado hasta nuestros días.

10. Pokémon Espada y Escudo (2019 - Nintendo Switch)

Pokémon Espada y Escudo es el juego más reciente de la saga y la primera de sus entregas principales en lanzarse en una consola de sobremesa. Si bien su desarrollo ha estado envuelto en una gran polémica por el poco avance que ha sufrido su apartado técnico y por la decisión que ha tomado Game Freak de incluir únicamente a 400 criaturas (evitando de este modo que podamos "hacernos con todos"), lo cierto es que ha resultado ser un buen juego que ha aportado ideas y mecánicas realmente interesantes a la serie.

El jugueteo con el mundo abierto del Área Silvestre, las enormes mejoras del competitivo, la facilidad para criar y tener criaturas perfectas, las divertidísimas incursiones o el toque táctico que aporta la posibilidad de agrandar a nuestros Pokémon son virtudes que nos han encantado y que han puesto la serie en la dirección correcta. No se libra de ciertos fallos que lo alejan de las mejores generaciones, como un diseño de niveles demasiado lineal y pasillero, y a la hora de la verdad cuesta quitarse de la cabeza la sensación de encontrarnos ante una entrega de transición, pero eso no quita que sea tremendamente disfrutable por cualquier fan de estos monstruos de bolsillo.

9. Pokémon Sol y Luna/Ultrasol y Ultraluna (2016, 2017 - Nintendo 3DS)

Pokémon Sol y Luna se benefició mucho del resurgir de la fiebre Pokémon que vivimos con Pokémon GO, ya que salió apenas unos meses después del fenómeno de móviles, pero más allá de eso, se trata de un gran juego que se ha ganado su lugar en esta lista por sus propios méritos. De hecho, en ella tenemos una de las entregas más ambiciosas de toda la serie, con la que Game Freak intentó darle un lavado de cara y romper con algunas de sus concepciones tradicionales, dándole una nueva estructura al desarrollo de la aventura con el Recorrido Insular y creando Pokémon realmente únicos con detalles muy exclusivos que aportaban todo tipo de nuevas e inéditas estrategias en el terreno competitivo.

Además, la narrativa se potenció con espectaculares secuencias de vídeo y el "buen rollo" que se respiraba en la forma de vida y de entender la relación con los Pokémon de los habitantes de Alola era tan refrescante como contagiosa. ¡Y tampoco nos olvidemos de la eliminación de la pesadez de las Máquinas Ocultas en favor de las Pokémonturas! Por supuesto, todo esto vino acompañado de una mejora gráfica que explotó las capacidades de Nintendo 3DS hasta sus últimas consecuencias, abandonando el estilo "cabezón" de sus predecesores por uno más proporcionado y estilizado. Quizá su mayor lacra fuese la nula dificultad que presentaba su aventura principal (además de resultar un tanto más lineal de lo habitual), así como un post-game algo escaso y no demasiado interesante, defecto este último que fue solucionado con sus ediciones Ultrasol y Ultraluna.

8. Pokémon Conquest (2012 - Nintendo DS)

¿Y si juntásemos a los personajes históricos del Japón feudal y llevásemos sus guerras al mundo Pokémon en un juego de rol y estrategia por turnos? Esta extraña pregunta fue la que tuvieron que hacerse en Koei Tecmo y Nintendo antes de desarrollar este insólito crossover entre Nobunaga's Ambition y Pokémon, que, por desgracia, nunca tuvo distribución oficial en España, por lo que la única versión europea que existió fue la de Reino Unido, obligándonos a recurrir a la importación para poder disfrutar de este juegazo.

Como decimos, el resultado no pudo ser más satisfactorio, convirtiéndonos en un señor de la guerra con un eevee que, a base de estratégicos combates Pokémon, tenía que conquistar y unificar la región de Ransei desafiando a otros guerreros históricos y reclutando a nuevas tropas para que se uniesen a su causa, y todo ello mientras gestionábamos a nuestro ejército para poder asegurar la defensa de nuestros territorios a la vez que atacábamos otros.

A nivel audiovisual y jugable el título es una auténtica maravilla. Quizá su argumento era demasiado sencillo y tampoco le habría venido mal un puntito más de profundidad y dificultad a las batallas, pero en general, se trataba de una aventura divertidísima, muy satisfactoria y excepcionalmente larga a poco que nos propusiésemos completar todas sus campañas tras la historia principal. Sin duda, de los mejores juegos de Pokémon que se han hecho nunca.

7. Pokémon Snap (1999 - Nintendo 64)

Y llegamos al penúltimo spin-off de esta lista, uno de los más extraños y sorprendentes que cabría esperar. ¿Cómo HAL Laboratory fue capaz de hacer un auténtico juegazo consistente en sacarle fotos a los Pokémon? Es algo que todavía nos preguntamos, pero lo cierto es que su calidad y su capacidad para divertir está fuera de toda duda. En realidad, el título era una suerte de shooter sobre raíles en el que íbamos avanzando por diferentes recorridos de forma automática mientras fotografiábamos a las criaturas con las que nos encontrábamos en él mientras hacían su vida normal en su hábitat natural. Evidentemente, nuestro carrete era limitado y dependiendo de nuestra fotos, obtendríamos más o menos puntos al completar cada tour.

Se nos evaluaba con multitud de criterios, como la pose del Pokémon, que haya más de uno en una misma foto, el tamaño, que capturásemos una situación única o especial, nuestra técnica, etcétera. Para conseguir esto, contábamos con diferentes objetos que podíamos usar con el entorno y con los monstruos de bolsillo para propiciar que se produjeran estas condiciones, animándonos a experimentar constantemente para resolver los "puzles" que nos diesen con la clave para sacar la mejor foto posible. Cada recorrido estaba tan plagado de secretos y detalles exclusivos que podíamos repetirlos decenas de veces y seguir descubriendo cosas nuevas, algo que conseguía engancharnos con una facilidad pasmosa y a echarle horas y horas al juego casi sin que nos diésemos cuenta. Una auténtica joya única en su especie.

6. Pokémon Mundo Misterioso: Exploradores del cielo (2009 - Nintendo DS)

Pokémon Mundo Misterioso es otro de los spin-off más prolíficos que nos ha dejado la licencia, con varias entregas ya en su haber. Aquí la idea es convertirnos nosotros mismos en un Pokémon (algo que se suele hacer con un test de personalidad) para entablar amistad con el resto de criaturas que viven en un mundo sin humanos y donde han desarrollado su propia sociedad. Y todo ello mientras superamos decenas de desafiantes mazmorras con diseño aleatorio en las que nos movemos por turnos.

Si bien su fórmula jugable no es precisamente la más variada (haremos lo mismo desde el principio hasta el final), son juegos muy entretenidos y con unos guiones sorprendentemente complejos y elaborados que suelen captar nuestro interés con relativa facilidad. Y todo ello por no hablar de la gigantesca cantidad de horas que nos llevará completarlos al 100% y cumplir todos sus retos opcionales.

Quedarse con una sola entrega no es nada fácil y estamos convencidos de que cada uno tendréis vuestro favorito, pero esta vez hemos decidido apostar por Pokémon Mundo Misterioso: Exploradores del cielo, la versión extendida de Exploradores del Tiempo y Exploradores de la Oscuridad. No es la más pulida en lo jugable (ese honor lo tiene Mundo Megamisterioso), pero sí es la que tiene la historia y los personajes más inolvidables y maduros que jamás hayamos visto en un producto de Pokémon, alcanzando unos niveles de brillantez narrativa inauditos para la serie. Sin duda, un relato imprescindible para cualquier fan de estas carismáticas criaturas.

5. Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja (2004 - Game Boy Advance)

Finalmente llegamos al juego que lo inició todo o, siendo más concretos, al remake que recibió en Game Boy Advance. No vamos a negar que nos ha costado mucho decantarnos por esta versión o por la original, ya que el mérito de crear este fenómeno, su impacto mundial y su agradecida "simpleza" en la crianza son cosas que no le va a quitar nadie, pero valorándolo con algo más de frialdad y apartando la nostalgia, finalmente hemos apostado por Rojo Fuego y Verde Hoja frente a Rojo y Azul.

En líneas generales, nos encontramos con la misma y mítica aventura que ya vivimos en la veterana Game Boy, pero con gráficos totalmente renovados e incluyendo todas las mejoras jugables y de contenidos que trajeron consigo la segunda y la tercera generación: más criaturas, la posibilidad de correr, poder jugar como chico o chica, los EV e IV, la crianza, etcétera. Evidentemente, tampoco faltaron nuevas zonas para explorar, retos que afrontar y un post-game mucho más interesante y largo. Es decir, no solo era un juego mucho más bonito en lo visual, sino que jugablemente también estuvo mucho más pulido y equilibrado, haciendo de su competitivo algo mucho más interesante y justo, pero conservando al mismo tiempo todo el enorme encanto que hizo de esta aventura todo un fenómeno de masas.

4. Pokémon Rubí, Zafiro y Esmeralda (2003, 2005 - Game Boy Advance)

Probablemente a muchos os sorprenda que hayamos preferido quedarnos con las versiones originales de Rubí, Zafiro y Esmeralda antes que con sus remakes para Nintendo 3DS, pero, siendo sinceros, creemos que las ediciones de Game Boy Advance salieron más redondas, especialmente en lo referente a Pokémon Esmeralda.

Si bien el salto gráfico no fue tan grande como esperábamos y la fórmula jugable apenas evolucionó, Rubí y Zafiro fueron los primeros títulos de la saga en introducir un conflicto de gran envergadura relacionado con ciertos Pokémon legendarios que llegó a poner al mundo en peligro, aumentando la escala y épica de nuestras peripecias a unos niveles que no habíamos conocido hasta aquel entonces.

Jugablemente también introdujeron ciertas novedades que acabaron por definir todo el sector competitivo de la serie, como los combates por parejas y la posibilidad de controlar mejor la crianza de nuestras criaturas mediante los IV y EV. Además, con Esmeralda se introdujo uno de los más apasionantes y duros post-game de cualquier entrega con el Frente Batalla, donde nos esperaban una infinidad de combates realmente desafiantes y complicados con reglas especiales, algo que fue inexplicablemente eliminado de su remake.

3. Pokémon Blanco y Negro (2011 - Nintendo DS)

Con la llegada de la quinta generación, Game Freak volvió a la carga con un nuevo juego que, a pesar de seguir la misma fórmula de siempre, supo ofrecernos muchísima diversión y la que es, sin lugar a dudas, la mejor historia y narrativa que ha tenido jamás una entrega principal de la serie hasta el momento, dejándonos de paso con un personaje tan memorable y elaborado como es N, quien consigue que nos cuestionemos muchas de las concepciones del mundo Pokémon.

No en vano, la recta final de este título es probablemente la más épica y sorprendente de toda la saga, desmarcándose de la tradicional Liga Pokémon para culminar con un clímax mucho más elaborado. Y todo ello acompañado de un apartado gráfico totalmente renovado y con efectos realmente sorprendentes para lo que estábamos habituados a ver en Nintendo DS. La mala noticia es que, a nivel de diseño de criaturas (no así en el de humanos), sea la entrega más floja, pero, en general, se trata de una aventura divertidísima y completísima que nos dio multitud de horas de puro entretenimiento. Sin duda, una de nuestras generaciones favoritas.

2. Pokémon Blanco y Negro 2 (2012 - Nintendo DS)

A diferencia de lo que suele pasar, Pokémon Blanco y Negro no recibieron una tercera edición. En vez de eso, Game Freak apostó por realizar una secuela directa de las mismas para llevarnos una vez más a Teselia, pero unos años después, con nuevos protagonistas y con una historia completamente nueva. Lo interesante es que, a pesar del evidente reciclado y de no incluir una nueva generación de criaturas, redescubrir esta región se convertía en una aventura muy amena, ya que el paso del tiempo había provocado multitud de cambios en la mayoría de zonas, por lo que seguía conservando cierta frescura.

Por si fuese poco, el título contó con un post-game realmente duro y desafiante que recuperaba las mejores tradiciones de la saga, ofreciéndonos un reto a la altura con el que motivarnos a seguir jugando y a esforzarnos por superarlo, dejándonos con una de las entregas más completas, desafiantes, largas y pulidas de toda la serie, virtudes que han acabado por dejarnos un recuerdo imborrable y una de las generaciones que más hemos disfrutado a nivel competitivo.

PUBLICIDAD

1. Pokémon Oro HeartGold y Plata SoulSilver (2010 - Nintendo DS)

Y la corona es, tal y como muchos os habréis imaginado, para el remake de Pokémon Oro y Plata. Cualquier cosa que os digamos sobre este juego probablemente se quede corta, así que si os gusta Pokémon y nunca habéis tenido la oportunidad de echarle el guante, os animamos a que intentéis cambiar eso. Las ediciones de Game Boy Color siguen siendo, a día de hoy, de lo mejor que ha dado la saga, ofreciendo una aventura gigantesca que introdujo no una, sino dos regiones completas en todo un prodigio técnico que debemos agradecerle a las increíbles habilidades como programador del tristemente fallecido anterior presidente de Nintendo: Satoru Iwata.

Nuevos tipos de Pokémon, 100 nuevas criaturas genialmente diseñadas, una dificultad bien ajustada, una historia ampliada, Pokémon variocolor, momentos épicos e inigualables, ciclo día y noche en tiempo real, etcétera. Y por si fuese poco, gracias a su tercera edición, Cristal, se amplió la historia, se introdujo por primera vez la posibilidad de poder jugar como una chica y se extendió considerablemente el post-game con la desafiante y larga Torre Batalla. Con todo esto, resulta fácil entender que un juego que recoge esta base y la mejora con los avances que había hecho la saga hasta la cuarta generación (gráficos incluidos) se haya convertido en nuestro favorito. Y no solo eso, ¡sino que además amplía sus contenidos y nos trae de vuelta un renovado y desafiante Frente Batalla! Una auténtica pasada y, sin duda, el título más completo de la serie (y con diferencia). Ojalá volvamos a ver algo parecido dentro de poco.

Carlos Leiva
Colaborador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir