E3: Presentación y primeras impresiones de Killzone

El juego de Sony va camino de convertirse en un hit.
E3: Presentación y primeras impresiones de Killzone
·

Hoy al fin tuvimos oportunidad de jugar en profundidad a Killzone, después de que varios de los creadores del juego nos lo presentasen.

Como ya sabréis, Killzone es un juego de acción en primera persona con una avanzada inteligencia artificial, extraoficialmente la respuesta de Sony al Halo de Microsoft, desarrollado casi en secreto durante los últimos años por el grupo neerlandés Guerrilla Games.

Los responsabels del juego comenzaron explicándonos la historia, en la que la ISA se enfrenta a los Heilgast. Nosotros controlaremos a un miembro de un comando especial formado por cuatro: Templar, el hombre comando "para todo", Lugger, francotirador sigiloso, Rico, hombre de armas pesadas, y un cuarto personaje por desvelar que es espía en los Heilgast. Esto hace, según los creadores del juego, que éste tenga mucha durabilidad al ser cada partida diferente dependiendo del personaje que escojamos. Su lanzamiento está previsto para noviembre.

El equipo nos enseño el juego en varios niveles, mostrándonos la forma de reaccionar de los enemigos y la espectacularidad general del juego. Técnicamente destacaría la calidad de los efectos gráficos, especialmente la iluminación y sobretodo las partículas, mientras qeu como puntos negativos señalaría algunas texturas de no muy alta resolución que esperemos que se retoquen cuando llegue la versión final.

Casi todas las armas del juego tienen un ataque secundario que generalmente tiene un alto poder destructivo, y destaca el rifle de francotirador, con un interface color naranja muy interesante y un uso que requiere práctica, y las granada, que son de explosión temporizada y que podremos mantener en la mano unos instantes para calcular mejor el lanzamiento.

Iremos en un equipo de cuatro, y al parecer se comportará en este orden de prioridades: protegerse a sí mismo, protegernos a nosotros y acabar con el enemigo. Sin embargo, no abrirá fuego hasta que lo hagamos nosotros, manteniéndose en segundo plano y permitiéndonos llevar a cabo muertes sigilosas con el cuchillo. Si uno de nuestros compañeros muere, se acabará la partida, pero sin embargo estos se ponen a cubierto cuando sufren demasiados daños y vuelven a la carga cuando se hayan recuperado, pues los personajes regeneran su energía con el paso del tiempo, al igual que nosotros.

Los escenarios del juego son bastante grandes, cosa que pude comprobar al ver un nivel en el que nuestra misión era cubrir a Lugger para que colocase una bomba. Los enemigos cuentan con vehículos a su disposición que nosotros podremos destruir, por la cuenta que nos trae. Guerrilla ha dotado al juego de un notable feeling cinemático, intentando introducir a los jugadores en la historia, y de hecho habrá numerosas escenas intercaladas en los niveles, llamados "momentos memorables".

Tuvimos ocasión de hacer un par de preguntas al equipo:

¿Estará la inteligencia artificial de los enemigos a la altura del apartado técnico?

Creemos que sí. Trabajan en equipo, y para añadir variedad no todos se comportarán de igual modo. Algunos serán más agresivos mientras que otros se preocuparán más por su propio pellejo y serán más prudentes a la hora de enfrentarse con nosotros. De esa forma dotamos al juego de variedad.

¿Creeis que habéis alcanzado el techo técnico de PS2 con Killzone?

Todavía estamos realizando mejoras en el juego, como por ejemplo en el framerate. Estamos muy contentos con los resultados que hemos obtenido pero no creemos que estén tan por encima de los otros juegos del género en PS2. Cuando comenzamos a hacer el juego, diseñamos la tecnología para que nos permitiese hacer lo que nos proponíamos, y lo hemos conseguido. No es lo que tengas (hablando de tecnología), sino lo que haces con ello.

Nuestras primeras impresiones son muy positivas. Es un juego muy divertido, donde realmente cada enfrentamiento tiene "miga", no solo basta con disparar sin parar, cosa que ya esperábamos. Hay numerosos eventos preprogramados como emboscadas, desembarcos aéreos de soldados enemigos y cosas por el estilo que nos ponen en situaciones comprometidas de las que es divertido intentar salir.

El control es muy fiable, sin necesitar auto-apuntado, mientras que las armas son variadas y, como dicen los ingleses, "satisfactorias". El apartado técnico es de lo mejorcito que hay hoy en día en PS2 aunque aún existen algunos bugs por los que el equipo pide disculpas entre risas; fundamentalmente el framerate es lo único que hay que mejorar, y el equipo tiene bastante tiempo todavía hasta noviembre, que es cuando se lanza el juego.

A falta de ver Halo 2, los usuarios de PlayStation 2 pueden esperar con muchas ansias este Killzone, que aunque tiene competidores fuertes (como es el caso de Snowblind, del que os hemos hablado hace poco) va camino de dominar con comodidad el género en PlayStation 2.

Pablo Grandío
Director y fundador
Imagen 1
Imagen 2

Más sobre KillZone

Síguenos

Flecha subir