Vandal

Medal of Honor: Warfighter

El productor ejecutivo habla sobre los valores militares y amenazas reales.
Medal of Honor: Warfighter
·

Medal of Honor nació a finales del s. XX de la mano de Steven Spielberg como una versión en videojuego de la película "Salvar al Soldado Ryan". El brillo de la serie se fue apagando hasta que Electronic Arts le insufló aire nuevo en 2010 al pasar la ambientación de la II Guerra Mundial al presente. Recientemente ha estado en Madrid el productor ejecutivo, Greg Goodrich y nos ha hablado sobre lo que podemos encontrar en el nuevo título de la serie, Warfighter.

Hace trece años, cuando salió el primer Medal of Honor, era el único en su género, pero ahora hay mucha competencia. ¿Cómo habéis manejado esta cuestión?

Es cierto. En el género de los shooters en primera persona, sobre todo los de ambientación militar, hay mucha competencia. Tienes que ser muy bueno en lo que haces, no sólo externamente con otras compañías sino también internamente con Battlefield y DICE, pero hemos intentando dar una visión diferente, otro tono. Metal of Honor se centra en unos principios básicos, el honor, la camaradería, el respeto. Intenta contar la historia de un soldado de una manera creíble y auténtica.

PUBLICIDAD

Hemos intentado encontrar nuestro espacio propio, el camino que nos permita construir un juego que permanezca fiel a esos principios básicos que Steven Spielberg estableció para la saga en 1998 como una versión en videojuego de la película Salvar al soldado Ryan.

Con el paso del tiempo Medal of Honor ha cambiado de ambientarse en la II Guerra Mundial a la época actual, pero su espíritu sigue siendo el mismo, e intentamos mantenerlo y contar la historia de un soldado desde el punto de vista del propio soldado.

Medal of Honor: Warfighter

¿Qué ha sido más difícil, competir con otros shooters o volver al nivel del primer Medal of Honor?

Es muy difícil hacer un shooter realista, que se base en gente real, historias reales y sucesos reales. Tienes que muy cuidadoso para que tenga el tono adecuado, que sea respetuoso, porque si no es así es muy posible que ofendas y causes daño a gente real que ha sufrido de cerca muertes similares y ha tenido un sufrimiento parecido al que se muestra en el juego. Por eso ponemos mucho cuidado en hacerlo bien, y pasamos mucho tiempo con los asesores, con los que han escrito la historia. No sólo para verlo desde su punto de vista, sino también el de sus familias, para estar seguros de que lo hacíamos de la manera adecuada.

Es duro, pero es que es muy difícil conseguir un shooter que pueda competir con Call of Duty y Battlefield, y cuando incluyes todas estas cosas estás añadiendo un nivel de complejidad. Esto implica muchas noches sin dormir, claro.

Una explosión en Atocha

Ahora que mencionas los hechos reales, una parte del juego se desarrolla en la estación madrileña de Atocha, y hay un atentado. El de marzo de 2004 sigue siendo muy doloroso para los españoles, ¿cómo se trata este ataque terrorista en el juego?

Medal of Honor es ficción. La historia se desarrolla con sucesos reales, pero sigue siendo una ficción que se basa en muchos elementos diferentes. La toma de rehenes en Basilea o el rescate del capitán Philips de los piratas somalíes están en el juego. Hay muchos puntos de contacto con la realidad. El atentado del tren, en nuestra historia, no reproduce lo que sucedió en 2004. Tiene algunos puntos en común para recordar a nuestro público que es un suceso real, que se trata de una amenaza real, que afecta a nuestras vidas. Estos hombres están ahí fuera intentando mantener este peligro fuera de nuestras vidas, de nuestros trenes, de nuestras costas, de nuestras escuelas.

La parte de Madrid proviene del hecho de que el tipo que escribió la historia, y que inspira en parte el personaje de Preacher, tenía por entonces una mujer española. Helena, la mujer de Preacher en el juego, es española, y necesitábamos un nexo entre lo que sucede en casa con lo que sucede en el exterior.

PUBLICIDAD

Preacher viaja a Madrid para intentar arreglar la situación con su mujer, que se ha vuelto a España con su hija. Estos hombres están de servicio 365 días al año estén donde estén y eso tiene unas consecuencias en sus vidas personales. En este punto de la historia él está esperando a su mujer y su hija en la estación cuando se produce el desagradable suceso.

Pero insisto en que es un punto en común, una forma de dejar claro que se trata de una amenaza muy real. Hay varios de estos momentos en el juego y éste es uno que expone un suceso real, pero no es una reconstrucción del atentado.

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir