La crisis del videojuego japonés

Analizamos por qué está en crisis el videojuego japonés, qué es lo que todavía domina y cuál puede ser su futuro.
La crisis del videojuego japonés
·

¿Qué le pasa a Japón?

Es algo sobre lo que ya no hay debate y se ha asumido tras años de controversia. El videojuego japonés ya no es el que era o, quizás, sigue igual que siempre y no se ha sabido adaptar a los tiempos actuales. En el mundo del PC Japón siempre ha estado aparte, prestando poca o nula atención a los juegos para compatibles, permanentemente dominados por las desarrolladoras de Occidente. Pero en consola, Japón siempre había sido la reina. No solo como fabricantes de las máquinas en sí, dominando el mercado desde los años 80 y sin ninguna oposición clara hasta el lanzamiento de Xbox, sino como creadores de juegos, siendo los referentes en todos los géneros salvo en los títulos de deportes que no despertaban interés en su tierra.

La crisis del videojuego japonés

Las cuatro generaciones de consolas anteriores, desde NES a PlayStation 2, habían sido un coto de caza privado para las compañías japonesas. Pocas desarrolladoras occidentales podían hacernos sentir con un pad lo mismo que las Konami, Sega, Nintendo, Capcom, Squaresoft o Namco de la época. Ahora las cosas han cambiado, y los juegos más esperados, jugados y vendidos de cada año son casi exclusivamente occidentales. Las expectativas que antes generaban juegos como Final Fantasy, Metal Gear o Devil May Cry se han traspasado a nuevas sagas nacidas en esta generación o que han llegado a consola por primera vez, procedentes del PC.

PUBLICIDAD

Dejando a un lado los números crudos y las listas de ventas, Japón tampoco ha liderado la innovación en el mundo del videojuego. Ha seguido manteniendo su nivel de producción, pero no lo ha aumentado a la altura de las circunstancias, en un sector que cada vez cambia más rápido, que en los últimos años ha evolucionado notablemente, desde la nueva vertiente de los juegos independientes hasta su mayor capacidad para contar historias, pasando por las opciones de conectividad online.

PUBLICIDAD

La crisis del videojuego japonés 1

Si en 2005 un gamer se hubiese ido a una isla desierta coincidiendo con el inicio de la moda de Perdidos, al volver finalmente a casa, tras intentar sin éxito chatear con algún amigo en el Messenger y comprobar que esa novedosa web llamada Youtube no ha desaparecido, le preguntaría a un amigo: ¿Qué me he perdido en el mundo del videojuego? Sin duda, la Wii y todos los nuevos sistemas de detección de movimiento y el auge de los juegos sociales, e incluso de fitness, propiciado por ella; pero antes de recomendarle cualquier otro producto japonés, habría que enseñarle cómo los juegos empiezan a jugar con las emociones con títulos como Heavy Rain o L.A. Noire, cómo los mundos abiertos se han hecho cada vez más ricos y complejos con Red Dead Redemption, Assassin’s Creed o GTA IV, que el juego online en consola atrapa a millones de jugadores con Call of Duty o Battlefield, los juegos de acción en tercera persona ahora tienen todos coberturas a lo Gears of War, que en PC se compran los juegos por Steam y todo tiene contenido descargable; que hay una nueva vertiente, los juegos independientes, que nos está dando muchas alegrías, que los RPGs que triunfan en consolas son ahora occidentales... y en algún punto de una larga retahíla mencionaríamos que si es un jugón de verdad tiene que probar Demon’s Souls o Dark Souls. Tan triste como cierto, Japón, salvo Nintendo, ha perdido la iniciativa.

Pablo Grandío
Director y fundador
En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir