Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Tarantino: 'Nos pasamos de listos creyendo que Grindhouse iba a triunfar'

Tarantino: 'Nos pasamos de listos creyendo que Grindhouse iba a triunfar'

El director entona el mea culpa tras confirmar que, por suerte o por desgracia, su doble sesión de cine cutre con Robert Rodríguez no llegó a cuajar porque se pasaron de guays.
Tarantino: 'Nos pasamos de listos creyendo que Grindhouse iba a triunfar'
·

Síguenos

Quentin Tarantino sigue demostrando que ama el cine por encima de todo, aunque eso le suponga darse de bruces con la realidad al comprobar que no todo el público es consciente de su forma de ver las cosas. El cineasta, que ha triunfado con la reciente Érase una vez en Hollywood, en la que vuelve a destacar su pasión por lo cinematográfico, ha confesado a la revista Empire que se pasó de frenada con Grindhouse y la doble sesión compuesta por Planet Terror y Death Proof, que fue compartida con su fiel amigo y hermano Robert Rodríguez.

Un fracaso de taquilla por ir de guays

Hasta la fecha, tanto Quentin Tarantino como Robert Rodríguez habían salido bien parados en la taquilla. Ambos habían rodado películas grandes y pequeñas con una increíble rentabilidad, y pese a algún matiz, habían pasado con nota ese corte. Sin embargo, en su proyecto sobre el cine cutre y las dobles sesiones, la cosa no fue del todo bien. El fracaso económico de Grindhouse los llevó a reflexionar la manera en la que se había comportado y los alejó de los experimentos. El film, que contó con un presupuesto de más de 50 millones de dólares, no llegó a recaudar ni 25 millones de dólares en Estados Unidos. "Bueno, Robert y yo pensamos que el público tenía más claro la idea de las sesiones dobles en el cine o lo que significa una película exploitation. Pero no lo tenían. En absoluto", comentaba el director a la revista en una sesión de preguntas y respuestas. "No sabían qué cojones estaban viendo, nada tenía significado para ellos. Fue un típico caso de ir demasiado de guays", reflexionaba.

Pero no fue un caso de incultura estadounidense. Nadie en el mundo compartió la pasión de Tarantino o Robert Rodríguez con este tipo de cine. De hecho, el cineasta responsable de Pulp Fiction, confesó que había experimentado el tibio recibimiento en sus carnes en el estreno del film en Europa, concretamente en Londres. Pese a que las cintas se dividieron en su estreno en otras partes del mundo, evitando la larga sesión de las dos unidas, el fracaso lo acompañó también en este formato. "Un ejemplo. Estoy en Londres promocionando la película antes de su fin de semana de estreno. Le digo a Edgar Wright, Hey, vayamos a verla el viernes noche a Piccadilly. Así que su productora Nira, Joe Cornish y todo el grupo de amigos de Edgar nos vamos a Piccadilly Circus para ver Death Proof en su estreno. Entramos en el cine y había como unas 13 personas", explicaba.

"No sabían qué cojones estaban viendo, nada tenía significado para ellos"

"En la primera sesión de las 20:30, ¿vale? Fue una experiencia bastante humillante. Pero nos sentamos y pasamos un buen rato", confiesa. "Edgar se quedó como, tío eso ha sido impresionante. Creo que yo me hubiera largado. Pero tú dijiste que le den y te sentaste y dijo que me admiraba", concluía mientras confirma que no volverá a pecar de confiado en este tipo de asuntos cinematográficos.

death proof
grindhouse
planet terror
quentin tarantino
robert rodríguez
PUBLICIDAD

Más sobre Cine

Comentarios: 5
RANDOM
Flecha subir