Palabra de Editor 10 – Las cosas que hago por amor (a editar).

¿A quién le importa lo que yo haga…?

Palabra de Editor es la columna de opinión de Pedro F. Medina (@Studio_Kat), Editor Jefe, responsable de licencias y redes sociales de Fandogamia (@Fandogamia) y periodista con una faceta nada oculta de showman en los eventos de cómic y manga.

Este fin de semana se chamuscaban las redes entre los indignados por las declaraciones de la nueva directora del IVAM para la revista Cartelera Turia, preguntándose si acaso el cómic es arte. Me he pasado tres días leyendo opiniones, porque todo el mundo ha dicho la suya (no voy a mentir, yo también escribí un tuit) pero el asunto trasciende el debate de si los tebeos son arte o no (lo son: el noveno). Las auténticas cuestiones son cómo alguien con determinadas opiniones alcanza determinados cargos a estas alturas del siglo XXI, y cómo nos rasgamos las vestiduras cuando LA AUTORIDAD proclama alguna lindeza de este estilo pero no somos capaces de hacer autocrítica y pensar que el sector del cómic en España, como decía Jordi Bayarri en su Facebook, se ha dedicado en la última década a alcanzar el prestigio institucional sin pasar por la casilla de salida, esto es: inculcar en la sociedad, desde sus bases, la lectura de tebeos como legítimo vehículo literario, narrativo y poético. Y luego pasa lo que pasa. Pero vamos, que no le he dedicado más tiempo: lo mío es producir tebeos e intentar que se vendan. Tengo muy claro que me dedico al entretenimiento cultural y no me preocupa el qué dirán terceros que pasarán de largo en algún momento sin haber aportado nada a nuestra “industria”.

Así que voy a retomar mi egocentrismo habitual de estas columnas y hablar DE MÍ y de mi trabajo, lo de publicar cómics. Porque parece que queda muy claro cuál es exactamente el papel de un editor. ¿Qué idea impera en el imaginario lector, la del esclavista explotador, la del millonetis que publica por hacer algo, la del ratón de biblioteca, la del cazatesoros que descubre maravillas que enseñar al mundo? Porque ante todo debemos distinguir tres tipologías: el editor dueño de empresa, que la última vez que tocó un libro fue para entregar un premio pero en realidad actúa más como un directivo y productor (poniendo la pasta/manejando las cuentas); el editor de mesa, que trabaja para el primero y cumple las funciones que entendemos como propias del trabajo editorial, y el editor independiente, que se come lo peor de los anteriores: es autónomo, se juega los cuartos y trabaja como un cabrón. Yo me ubico, hasta que me salgan unos cuantos pelotazos, en esta última situación.

Así que… ¿qué hace un editor independiente? Pues mira, qué te voy a contar, de todo. He llevado un registro durante la semana de lo que he estado haciendo y os lo voy a copiar aquí. Os omito las partes más aburridas o repetitivas: asumid que todas las mañanas consulto los correos electrónicos mientras le preparo el biberón a la niña, y durante el día entro habitualmente (mucho) en las redes sociales de Fandogamia para ver qué se cuenta mi entorno y contestar a algún lector.

Lunes

Han llegado los ferros de imprenta de las novedades del mes, se revisa todo y comprobamos que en la página de créditos de uno de ellos hay un pequeño error (faltaba una letra ^^U) así que se le da el OK a todo para mandar a máquinas y se les manda la página corregida para que la editen ellos mismos.  Montamos y emitimos un directo en Twitch para charlar con los lectores y recibir feedback (sale muy bien). Enviamos la documentación que faltaba para que nos envíen el nuevo contrato con Correos y mejorar el servicio de la tienda online. Estoy sacando números de la cantidad de tebeos en formato 17×26 que vamos a lanzar el año que viene para valorar la fabricación de papel a medida (se encarga dos días más tarde). Llamada con guionista para valorar dibujantes y ofrecer una prueba a uno de ellos (este proyecto va a ser genial). Pido presupuestos de varios de los últimos cómics que saldrán en diciembre. Preparo el listado de nombres para que Maribel Carod y Carlos Escuin dediquen las láminas de los preorder de HAY HAMBRE (me faltan unos cuantos, así que termino la lista el jueves). Ordeno los nuevos proyectos que hemos recibido en una carpeta del correo electrónico porque me tengo que poner a saco a revisar en los próximos días. Imprimo un par de documentos que necesito tener a mano para completar la memoria económica del proyecto Fanternet 2019 que hay que presentar antes de final de mes al Ministerio de Cultura. Escribo a algunos participantes del último croufando para informar de que sus pagos por transferencia bancaria todavía no han llegado. Contesto unos cuantos correos de prensa que llegaron durante el finde. Nos aprueban una ilustración de portada para un trabajo a otra editorial (ahora también estamos haciendo de packagers para Odaiba Editorial), así que Manu tiene el OK para dibujarla completa a color.

Martes

Hoy trabajo desde casa porque en la oficina estamos sin luz por culpa de las obras de asfaltado en la calle, total, que voy a poder hacer lo que me deje la nena (poco). Reviso los ingresos por transferencia y actualizo las reservas de Cartones Perros y Sácamelo Todo. Examino los presupuestos de imprenta que me han mandado para cerrar diciembre y el comienzo de 2021, contesto dando el visto bueno. Llamada telefónica para responder a un mail que llegó ayer por la tarde acerca de un pedido gordo para bibliotecas de Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad, contesto por mail después añadiendo unos cuantos datos (ahora me alegro muy fuerte de haber reimpreso el volumen hace unos meses). Respondo a unos cuantos emails con cuestiones generales, prensa, pedidos reenviados. Repaso el lineart que me manda Sara Jotabé del cuarto capítulo de “Tupper para tres” para Fanternet, le envío el PDF de vuelta con unas pocas anotaciones. Doy el OK a la fecha de lanzamiento de otro webcómic para enero de 2021 (las promos/viñetas que ha preparado el autor son buenísimas). La Universidad de Valencia nos vuelve a pedir acoger a un estudiante de Traducción en prácticas, cuadrando el calendario contesto dando unas fechas muy concretas porque para el año que viene tengo ya a dos estudiantes confirmados (uno de Traducción -japonés- y otra de Bellas Artes) y quiero poder darles una atención adecuada. Con el móvil busco info de varios mangas de los que he oído hablar, no me encajan con el plan de 2021 así que ahí terminan mis pesquisas. Esta mañana me han enviado contrato para los nuevos volúmenes de CRITICAL ROLE (mandé la oferta el finde, ¡han tardado solo dos días en decir que sí!) pero como aquí en casa no tengo escáner para devolver copia firmada ya contestaré mañana. Al final me paso un buen rato chafardeando en redes, que es una de las cosas más divertidas que tiene este trabajo (efectivamente, perder el tiempo en lugar de trabajar de verdad).

Miércoles

Me conecto a Zoom nada más llegar a la oficina porque participo en unas jornadas culturales en un colegio hablando de tebeos (me lo paso pipa con la chavalería). Me informan de que hace falta rediseñar el estuche de la edición definitiva de Raruto para que encaje bien en los libros ya montados que están en imprenta (falta encuadernar, pero toda la tripa está impresa), pedimos de nuevo el troquel con las nuevas dimensiones para no liarla. Pierdo el conector USB del ratón inalámbrico y me paso media mañana buscándolo como un idiota. Actualizo pedidos y contesto correos relacionados. Nos enteramos por las redes de que nos han concedido una de las ayudas Injuve de Creación Joven para financiar #fanternet, aullamos como posesos (al menos yo, que me tiré mi tiempo en junio redactando un proyecto fino, fino). Comienzo a planificar en agenda los lanzamientos del año que viene para concertar cuando es el mejor momento de mandar cada cosa a imprenta y amortizar el tiempo de máquinas para los tebeos de formato similar (y que las cubiertas se hagan a la vez, que eso ahorra un montón). Pedimos a los autores los archivos definitivos de EL FIN DE CARTONES PERROS para montar el cómic de cara a imprenta, nos faltaban las páginas a buena calidad por un despiste (habían enviado un archivo Indesign sin empaquetar los contenidos). Redacto el contenido de los ESTO VENDE para las hojas de distribución de este mes (cinco). Al final no he encontrado el conector USB de las narices, pero me ha servido para despejar un poco de mierda el escritorio, no hay mal que por bien no venga.

Jueves

Hoy me quedo mucho más en la oficina para compensar las horas que no eché el martes y porque tenemos un directo esta tarde en Twitch (para anunciar que hemos adquirido varios libros del catálogo de Bestia Negra, que cesa su producción) y me voy a quedar a comer por aquí. Reviso pedidos de la tienda, contesto algún correo, preparo las fichas de producto en la web para los libros que pondremos a la venta durante la presentación de la tarde. Reviso a conciencia los mails de editores y agentes internacionales que se han acumulado estas semanas, me imprimo un par de cubiertas de cosas de fuera que me llaman la atención y envío un par de mails pidiendo info extra y algunas muestras. Han llegado varios pedidos de la distribuidora de Latinoamérica, así que toca prepararlos para que salgan mañana junto a otro de una librería que ha hecho un pedido en firme.  Envío las fichas de las novedades pendientes del mes a las distribuidoras para que las tengan ya preparadas (Emociones explicadas con tíos mazaos y Hay hambre), la semana que viene deberían recibir ambos libros que llevan ya varios días en imprenta. Nos venimos arriba y aprovechando algunos descuentos de Black Friday nos compramos equipamiento nuevo para la oficina: dos PC enteritos que van a ir como la seda, una impresora multifunción y un nuevo ultrabook que sustituya a mi viejo compañero de viaje, he escogido un modelo bien tocho que, en opinión de un comprador, su “perro tarda más en reaccionar cuando ve la correa que este ordenador en arrancar”, lo que definitivamente me ha convencido para agenciármelo. Aprovecho la hora de la comida para adelantar una unidad del temario que estoy estudiando, un Diploma de posgrado en literatura infantil y juvenil (acabo de aprender lo que significa epitexto: lo siento, académicos, ahora sé que hago epitextos muy estúpidos). Enviamos el nuevo diseño del estuche de Raruto con las especificaciones exactas sobre plantilla. Y hacemos el directo del que os hablaba antes (también sale bien). Intento actualizar Instragram por la noche, ya en casa, pero me quedo dormido antes de lograrlo.

Viernes

El día de cerrar cosas que fueron arrancando durante la semana. Le paso a Jesulink los últimos nombres para que firme las láminas del croufando de Raruto, que se había quedado alguno colgado de última hora. Pido un par de números ISBN y del Depósito Legal para nuevos libros (todo telemático). Terminamos de etiquetar pedidos porque hoy llega mensajero para llevarse bastantes cosas. Me confirman el pedido gordo para biblios de Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad (me acaba de pagar el ultrabook de una tacada), les envío la factura y aprovecho para enviar otro par que se habían quedado pendientes. Escribo a SD para que nos envíen libros de vuelta a la oficina, porque se nos han agotado un par por aquí y en previsión de la campaña de Navidad quiero tener ejemplares de todo al alcance de la mano. Ha salido el Informe de Comercio Interior del Libro 2019 que financia la Federación de Gremios de Editores, hago una lectura a los puntos que más me interesan, creo que las cifras de cómic están desvirtuadas porque la info de las tiradas medias me parece desorbitado, ¿habrán contado también las revistas? Reviso por última vez CARTONES PERROS y SÁCAMELO TODO, que los quiero a mandar a imprenta hoy mismo porque ya tengo clara la estimación de tirada en función de la evolución de su campaña de reservas: detectamos varios fallos y pedimos archivos a los autores one more time. El lunes estará listo seguro.

Y con esto puedo pasar el fin de semana en casa tranquilamente, aunque van llegando nuevos correos que voy dejándome ordenados con el móvil para que el lunes me sea más sencillo arrancar. Completo una Unidad más del temario del diploma para ponerme al día, y escribo estas líneas que estás leyendo ahora mismo. EL CICLO SE HA COMPLETADO. Quién diga lo contrario no sabe de qué habla: que acaben saliendo bien los tebeos entre todo este caos sí que tiene arte.