The Wicked + The Divine 7. Invención Maternal, el cómic de dioses pop de Kieron Gillen y Jamie McKelvie se consolida como un imprescindible

Norma Editorial presenta un nuevo volumen de una de las apuestas más fascinantes del mercado.

¿De qué trata The Wicked + The Divine? Para responder a esa pregunta se necesitarían horas. Es un cómic metafísico que reflexiona acerca de nuestra relación con los dioses desde la perspectiva de la cultura popular. Pero también es un thriller posmoderno de conspiraciones, de confianzas rotas y de traiciones. Una manera de humanizar lo divino y divinizar lo humano en nuestro peculiar y cínico mundo contemporáneo. Y también es un coming an age  homérico preventivo respecto a lo que se desea. Se pueden buscar diversas frases para encapsular la propuesta, pero siempre deja una sensación de que se solo está tocando la punta del iceberg (así que el pitch de venta debe de haber sido un infierno).

Es incomprensible tratar de entender al máximo hacia donde se dirige o cuáles han sido las verdaderas intenciones detrás de esta creación. Pero lo cierto es que esta serie tiene una atmosfera envolvente que te atrapa desde la primera viñeta, unos conflictos tan diferentes que (casi) parece que no los has visto antes y una manera de contar la historia que es imposible que no sorprenda.

Kieron Gillen, en este volumen, logra apañárselas para expandir el lore de este mundo en constante crecimiento. Cuando parece que ya conoces las reglas del juego, el autor sigue fascinándote con nuevas características inéditas. Pero lo hace sin que te sientas que se van dando bandazos, puesto que se transmite la sensación de que siempre se está teniendo en cuenta que hay una historia en primer término y que no se puede traicionar la confianza del lector.

Portada del tomo a cargo de Norma Editorial.

El anterior tomo consistió en la resolución de tramas, pero también lanzó otras nuevas en un cliffhanger que fue arriesgado. Es tan potente que puede suponer la pérdida de lectores, pero que se justifica a las mil maravillas en este tomo. Y es que el objetivo principal de este libro es identificar y responder bastantes incógnitas de forma satisfactoria a la vez que se hace avanzar la historia.

Hay una desfragmentación narrativa más aguda. Esa narración no lineal, a pesar de que haya ocupado más páginas y tenga una mayor ambición, no solo no distrae de la acción principal, si no que la alimenta y le da contexto. El uso de la herramienta de flashbacks mal empleada no aporta nada y se percibe como un modo de detener la historia, pero no es el caso. Además, gracias al empleo de esa técnica, este arco argumental disfruta de una estructura circular sumamente estimulante.

A su vez, Perséfone la gran protagonista de The Wicked + The Divine pasa por un viaje emocional que la hace evolucionar como personaje y gana enteros en su complejidad. En cierto sentido, se concibe como el verdadero punto y aparte para ella que también despierta interés por los planes de sus autores por este personaje. En cualquier caso, tras pasar tantas horas con ella, y al representar el punto de vista del lector, este ya ha empatizado y le ha cogido mucho cariño. El guionista lo sabe y aquí sus decisiones encaminan a que sufras. Y el otro gran favorecido es Woden, que hace las veces de antagonista. No es tan intimidante como los anteriores, pero sus contribuciones rebajan el tono y son muy estimulantes. 

Esas son las principales armas de este arco para que su público quiera seguir en el barco. Mantiene el ritmo y las estructuras dramáticas formalmente sencillas. Es un cómic tan directo como ambiguo. Tan perceptible como abstracto. Y ese tono funciona es el idóneo para tratar estos asuntos de naturaleza divina.

Jamie McKelvie sigue experimentando en todos y cada uno de los números. En este caso, ha probado suerte con la armonía compositiva y la repetición en multitud de escenas. En montaje, su trabajo en este tomo se traduciría en unas elipsis que conformarían una secuencia de montaje de reiteración de una acción. Tiene un pulso estupendo en varias páginas que lo convierten en un artista muy conocedor del medio. Es capaz de no perder la atención del lector con una economía de recursos verdaderamente encomiable.

Creo que se te ha manchado un poco el vestido.

Por otra parte, logra dotar de un carisma a estos personajes que ya lleva años manejando. Y además ha tenido que rediseñarlos de muchas formas distintas y sale victorioso. Por no hablar de la creatividad de sus ambientes. El británico es un artista soberbio y se nota que esta obra ha sido muy personal para él en el hecho de que no hay un solo número en el que no fascine la limpieza de sus herramientas y de su trazo.

Los colores de Matt Wilson logran captar la esencia de la obra. Siempre es un añadido más en ese objetivo de crear una pieza estridente y colorista. Pero, al haber flashbacks tan extremos, se ha permitido al colorista probar con colores más sobrios. En cualquier caso, la entidad de la paleta de esta serie sigue siendo una muy identificable y acertada respecto a cada uno de los ambientes.

El tomo de Norma Editorial, como de costumbre viene complementado por portadas originales y alternativas, un completo resumen del proceso creativo y unas brevísimas y divertidas biografías de los autores. Exactamente el mismo contenido respecto a los volúmenes anteriores.

Este séptimo tomo de The Wicked + The Divine lejos de dar muestras de agotamiento, refresca el interés con el lector. Si el anterior arco supuso un gran clímax, este trae nuevos conflictos no son menos atractivos. Si hay una manera de resumir esta serie es como la demostración de que se puede estar siempre arriba y aun se puede seguir subiendo. Una montaña rusa emocional en forma de serie regular meta con mil y una ideas por página y con los personajes más carismáticos del mercado independiente. Casi nada.

Título: The Wicked+The Divine 7. Invención Maternal. 
Guión: Kieron Gillen
Dibujo: Jaime McKelvie
Color: Matt Wilson
Edición Nacional: Norma Editorial
Edición original: Image Comics
Formato:   Tomo rústica de 208 páginas a color
Precio: 20.5€