Javier de Isusi gana el Premio Nacional de Cómic 2020 por su obra “La Divina Comedia de Oscar Wilde” publicada por Astiberri

Reseñamos la obra ganadora del Premio Nacional de Cómic 2020 para aquellos que, en su momento, no supieran de su publicación. Magnífica obra, muy bien documentada sobre los últimos tres años de la vida de Oscar Wilde.

Esta mañana ha sido concedido el Premio Nacional de Cómic 2020 que otorga todos los años desde 2007 el Ministerio de Cultura y Deporte a los cómics nacionales publicados el año anterior. De entre todas las obras que salieron al mercado en 2019, La Divina Comedia de Oscar Wilde ha sido la que ha otorgado a su creador, Javier de Isusi el premio este año. Aunque la web de Sala de Peligro no existía cuando salió a la venta este cómic, sí teníamos activo el podcast. Y ya por aquel entonces, nuestro compañero Pedro Monje recomendó esta novela gráfica que hoy reseñamos para todos aquellos que no conozcáis a Javier de Isusi o su obra La Divina Comedia de Oscar Wilde.

Lo primero que todo posible lector debe saber sobre Javier de Isusi es la admiración que profesa tanto a Oscar Wilde como a sus obras. Ya en 2012, y también con Astiberri, ilustró El retrato de Dorian Gray. En una colección que unía clásicos de la literatura, con autores de cómic que los ilustraran. Visto en perspectiva, su conocimiento sobre el escritor irlandés, y la pasión que el propio Isusi vuelca en sus obras, no es extraño que finalmente apareciera de su mano una obra como La Divina Comedia de Oscar Wilde.

Esta obra recoge los tres últimos años de la vida de Oscar Wilde, quien tras salir de la cárcel y verse sin dinero ni ningún tipo de reconocimiento por sus obras, decide irse a vivir a París. Allí, se presentará con un nuevo nombre, Sebastian Melmoth, e intentará retomar su vida tras lo ocurrido en Inglaterra. Recordemos que, en el siglo XIX la homosexualidad estaba penada y Wilde terminó siendo encarcelado. Tras salir de prisión su situación fue tan extrema que falleció a los 46 años, habiéndolo perdido todo. En 1897 se exiliaría en París, y allí moriría tres años después. Este fragmento de su vida es el que retrata Isusi.

Obviamente, La Divina Comedia no es una obra de Wilde, sin embargo, éste veía la vida como una obra de teatro cruel. Y en esa creencia, y teniendo en cuenta lo que vivió el autor durante su exilio, Isusi convierte París en su propio infierno a navegar. Completamente alcoholizado, rodeado de una sociedad que le es ajena y no reconoce su trabajo, pero sin perder la lucidez de su genio en ningún momento, Wilde se verá en una situación crítica no sólo a nivel económico y físico. Sino también artístico. Y es que fue incapaz de escribir nada durante esos años. De esta forma, Isusi crea una obra trágica de teatro, con Wilde como protagonista absoluto de la misma.

La Divina Comedia de Oscar Wilde es una obra perfectamente documentada, como ya hemos comentado, se nota muchísimo la pasión del autor por la figura de Wilde. Ya que, a través de la representación de sus momentos más bajos, consigue resaltar su verdadera importancia no sólo como figura histórica, sino también, como escritor y dramaturgo. Obviamente, Wilde no fue un santo. Si conocemos lo más mínimo su historia, hemos de saber que como cualquier persona tenía sus claroscuros. Y Isusi no rehúye de ellos. Mediante su paseo por el “infierno” parisino, el lector recorrerá una vida con sus más y sus menos. Acercándose a un Wilde mucho más real que el que una biografía convencional podría ofrecer. Además, la aparición de otros artistas de la misma época y su relación con Wilde, no sólo ofrecen más luz sobre su figura, sino que además crea una representación de una época en la que se juntaron muchas de las mentes más brillantes de ese siglo. Y no, eso no quiere decir que todas ellas sean las mejores personas, pero sí quieren más lejos llegaron en el campo artístico del momento.

Además de todo esto, el apartado gráfico de la obra de Javier de Isusi tiene una característica que creemos muy importante destacar. Además de crear toda la obra con acuarelas, en unos tonos marrones con alguna tonalidad más cercana al negro, y sin delineados fuertes con tinta. La Divina Comedia de Oscar Wilde no tiene ni una sola viñeta. El Premio Nacional de Cómic de 2020, no tiene ni una sola viñeta de formato cuadrado delimitado, una de las características más tradicionales del cómic. Lo que demuestra que, en realidad, esto no es tan importante como puede parecer. Y es que Isusi crea su narrativa y sus transiciones a través de la separación de escenas. Y funciona a la perfección sin necesidad de delimitar el espacio de forma tradicional. La estructura de la obra queda separada por capítulos, y escenas importantes de esos tres años en París hasta llegar al lógico final de esta trágica y genial obra de teatro.

Desde Sala de Peligro queremos felicitar a Javier Isusi tanto por su trabajo, como por el merecidísimo premio. Esperamos que, si en su momento no escuchasteis el podcast y se os pasó por alto esta magnífica obra, le deis ahora una segunda oportunidad. Ya no sólo por el premio, sino porque realmente merece la pena su lectura tanto a nivel personal, como para su uso en las aulas.

Título: La Divina Comedia de Oscar Wilde
Guion, dibujo y color: Javier de Isusi
Edición Original: Astiberri
Formato: Cartoné, 376 páginas
Precio: 29,00€