Milky Way publica “Boy meets Maria” el manga de PEYO sobre la identidad de género y la necesidad de sentirnos comprendidos y amados por quienes somos.

La editorial asturiana publica este tomo único centrado en la vida de dos estudiantes muy distintos entre sí, pero que unidos por el teatro tendrán que aprender a convivir con el otro y, sobre todo, entender por qué son cada uno como son y lo que ello significa.

En 2017 el mangaka PEYO, pseudónimo bajo el que se encontraba el joven Eguchi Kousei, debutó con una obra BL (Boys Love) llamada Boy meets Maria cosechando un éxito increíble en Japón. Poco después, firmando esta vez con su nombre real, empezaría su segunda obra Kimio Alive. Obra que dejó inconclusa ya que este pasado agosto, tras un ingreso de urgencia y contando sólo con veintitrés años, Eguchi Kousei falleció. Dejando tras de sí la obra que hoy queremos recomendaros, no sólo por lo delicado de su contenido y lo bien tratado que está, sino por todas las obras que podríamos haber disfrutado de la mano de este mangaka.

Boy meets Maria es la historia de dos chicos que se conocen en su primer año de bachiller. En un instituto, como siempre lleno de estudiantes hasta en la última esquina, y las hormonas revolucionadas, Taiga Hirosawa tiene a sus quince años las cosas muy claras (o eso cree él). Va a apuntarse al club de teatro, se va a convertir en el mejor actor de todo Japón y así se convertirá en el héroe que toda chica necesita en su vida. Porque sí, Taiga es un chico muy simple que, por suerte, tiene dos buenos amigos detrás de él. Ese mismo día, y sabiendo que el club de teatro está haciendo un espectáculo con público abierto, Taiga y sus amigos decidirán ir a verlo. No sólo porque Taiga tenga toda la intención de apuntarse, sino porque se han enterado que hay una chica supuestamente perfecta, y preciosa, que baila. Ella es Maria, un ángel caído del cielo para el protagonista. Y es que, tras ver cómo ésta baila para todo el instituto en la demostración del club, Taiga decidirá de forma unilateral que se ha enamorado, ha encontrado a la mujer por la que debe convertirse en un héroe. Y decide protegerla cueste lo que cueste. Cual será su sorpresa cuando Maria se cambie de ropa y le diga que es un hombre, y que se olvide de él. Así aparece en la vida de Taiga nuestro segundo protagonista, Yû Arima. Estudiante también de primero que, en ocasiones ayuda al grupo de baile del club vistiéndose de chica para suplantar a las compañeras que faltan. ¿Seguirá Taiga empeñado en convertirse en actor, teniendo en cuenta que tendrá que lidiar en el club con Arima? ¿Permitirá éste que se quede? ¿Y qué pasará cuando Taiga decida que Arima le gusta, independientemente de su género?

Inicialmente Boy meets Maria parece un boys love bastante sencillo. Hay una confusión de género, al chico que se ha confundido termina dándole igual, y a partir de ahí gira toda la historia. La confusión sirve de excusa para presentar una relación. En este caso, no. PEYO creó una obra donde la confusión es la excusa para crear y presentar la situación personal de cada uno de los protagonistas. Y es que el tema central de la obra es la discusión acerca de la identidad de género, y derivado de esto, la identidad sexual. Hay partes de la obra que no comentaremos para no destrozar la trama para nadie, sin embargo, queremos recalcar el gran trabajo que hizo el autor creando a ambos personajes. Obviamente, el personaje que mayor carga dramática tiene es Arima, quien es confundido con una chica gran parte de su vida. Y, por ello, toda la discusión acerca del tema se centrará en él. Pese a que se presenta, de forma consciente, como hombre cada vez que habla, hay una serie de situaciones en su trama que explica el por qué de su ambigüedad en algunos momentos y los problemas mentales que esto le acarrea. Debido a la inseguridad que le genera esa especie de género fluido en el que se ha visto encasillado.  

Por otro lado, aunque PEYO podría haber creado a Taiga como un protagonista simple sin mayor profundidad que contraponerse al personaje más dramático. Éste decidió crearlo con una profundidad poco convencional. Ya que, pese a ser simple, y tener una personalidad bondadosa donde todo le da igual, el autor consiguió darle un sentido a la forma que tiene Taiga de ver la vida con cierta lejanía. Ambas historias se irán entrelazando al mismo tiempo que ellos se conozcan, a partir de esa relación de extraña amistad forjada por el teatro y que les hará descubrir más cosas de sí mismos que del otro. Además, a partir de la aparente simpleza de Taiga y las reacciones a su alrededor respecto a muchas cosas que hace, el autor creó una crítica muy directa a la forma que tienen los institutos de lidiar con algunas actitudes entre compañeros.

Lo que sí creemos importante es resaltar algo que, pese a considerarse spoiler creemos necesario comentar.

Es por ello que: ATENCIÓN, EL PRÓXIMO PÁRRAFO SE CONSIDERA SPOILER. SI NO QUIERES SABER NADA IMPRESCINDIBLE DE LA TRAMA SALTA ESTA PÁRRAFO Y SIGUE LEYENDO DESPUÉS DE LA IMAGEN. YA QUE SE TRATA DE UN EVENTO CENTRAL EN EL MANGA, PERO QUE CREEMOS QUE NECESITAMOS COMENTAR DEBIDO A LA TEMÁTICA QUE TRATA.

Boy meet Maria trata a través de varios de sus personajes temas muy duros como son: la pérdida de un familiar, el distanciamiento social debido a un trauma infantil, la pedofilia e incluso la violación de un menor. Todo el manga gira en torno a la idea del género y los roles que se le marcan a cada uno de ellos en una sociedad binaria. Es por ello que, si estos temas son sensibles para el posible lector, aunque estemos destripando gran parte del centro de la historia, queríamos avisar de este evento que además no esconde nada de su crudeza. El autor no se regodea en ello, pero tampoco esconde ninguno de los problemas que acarrea para el personaje. Esto ocurre en modo recuerdo, por lo que las consecuencias de lo ocurrido se ven durante el desarrollo de la trama entre los protagonistas.

El apartado gráfico de Boy meets Maria es una mezcla perfecta entre diseños estilizados y líneas algo más duras, como si la historia fuera de aventuras, más que relaciones entre personajes. Esto es muy importante porque PEYO no cayó en el error de dibujar a Arima como si fuera un personaje femenino estereotípico con actitud masculina estereotípica. Sino que creo un personaje atractivo, al que le queda bien cualquier estilo, y su representación varía en función de su actitud en cada momento. Por el contrario, el diseño de Taiga está dentro de la línea de protagonista más básico de una historia de este tipo: chico normal, relativamente alto, con cara de pasmado y pelo oscuro con un corte de lo más normal. Y funciona para él a la perfección, ya que inicialmente cumple ese papel y aunque él como personaje evoluciona durante la obra, su físico no lo hace (tampoco tendría sentido) y ambos muestran de esta forma la importancia de la salud mental y la personalidad de cada uno, más allá del físico.

Boy meets Maria es una historia corta con un plantel de personajes maravillosos, con algunos secundarios terroríficos pero que son ese mal necesario para que todo tenga sentido. Trata temas durísimos y lo hace de una forma muy correcta, sin cebarse en ellos por el placer de torturar a los personajes, sino como causa de toda una serie de consecuencias en la vida de cada uno de ellos. Especial atención a los secundarios, con diseños y personalidades muy marcadas que, además, ayudan a profundizar en la vida de los protagonistas de forma natural. Amistad, amor y dudas, muchas dudas, que el grupo protagonista lidiará de la mejor manera posible.

Desde Sala de Peligro queremos recomendar esta obra que ha publicado Milky Way porque, aunque no podamos disfrutar de más obras de este autor, creemos que precisamente ésta es un ejemplo perfecto de cómo tratar ciertos temas de forma directa y con todo el respeto del mundo.

Título: Boy meets Maria
Guion, dibujo y color: PEYO (Eguchi Kousei)
Edición Nacional: Milky Way
Edición Original: Printemps Shuppan
Formato: Rústica con sobrecubiertas, 244 páginas
Precio: 8,50€