Astiberri publica la novela gráfica “El difícil mañana” de Eleanor Davis, una distopía demasiado cercana a la realidad

Eleanor Davis, autora de la aclamada “Tú, una bici y la carretera” ha recibido varios premios por su nueva novela gráfica. Entre ellos un Ignatz, por esta obra llena de referentes actuales y esperanza por el futuro.

Desde hace un tiempo, Eleanor Davis se ha convertido en una autora a la que no perder de vista. El año pasado, la editorial Astiberri publicó su novela gráfica Tú, una bici y la carretera, un cuaderno de viaje que la autora mantuvo mientras realizaba el trayecto en bici entre la casa de sus padres en Arizona hasta la suya propia en Georgia, donde le esperaba su marido. En su cuaderno dibujó y apuntó cada etapa, los kilómetros recorridos y la gente con la que se encontró. Un viaje íntimo de más de dos mil quinientos kilómetros, y dos meses de soledad en los que Eleanor conoció más profundamente las fronteras de su país, cómo se gestiona la inmigración, y la solidaridad y activismo que se encuentra en gran parte de su sociedad.

En esa obra, y debido a cuándo y dónde iba dibujando, ya se veía la expresividad de su dibujo (siempre en blanco y negro) y en todo el potencial que tenía para expresar vivencias y sentimientos al mismo tiempo que denunciaba situaciones vividas en Estados Unidos, en aquel momento, respecto a la inmigración. Esta vez, en El difícil mañana la autora utiliza la ficción distópica para poner de relieve situaciones actuales que podrían desembocar en ese futuro incierto. Pero que, sin embargo, dota de una gran fuerza y esperanza.

Pero, ¿de qué va exactamente El difícil mañana? Hannah y Johnny viven en medio de la nada en una caravana, tienen un coche y la intención de construir ellos mismos (o mejor dicho, Johnny) una casa para ellos y su futuro bebé. Porque, ante todo, Hannah y Johnny están intentando tener descendencia. Pero la cosa parece que no va nada bien. Hannah trabaja cuidando a una mujer mayor, y Johnny se pasa el día fumado y atendiendo un huerto que tampoco funciona demasiado bien. Por si esto fuera poco, la sociedad en la que conviven se encuentra sumida en un estado policial muy estricto e injusto. Por lo que Hannah, y su grupo de amigas, se dedican después de sus respectivos trabajos a manifestarse en contra de la guerra y la utilización de armas químicas por parte del gobierno.

Dentro de su grupo de amigas activistas, Hannah cuenta con la ayuda de Gabby. Una mujer que le fascina y por la que siente algo más que admiración, pero con la que tiene más de un desencuentro por la forma de ver ambas la vida, y sobretodo, el futuro. Ese futuro incierto que se cierne sobre el grupo, y la sociedad en la que viven. La policía es cada vez más insistente en su intento de cercar y eliminar los grupos activistas, Johnny hace avances muy lentos con la casa y además pide ayuda a un amigo que Hannah no soporta por ser un conspiranoico con ideas poco centradas, peleas de pareja, un trabajo mal remunerado y un futuro cada vez más incierto. ¿Podrán superar la situación y tener su deseado bebé, o podrá la situación con ellos?

Davis presenta en esta historia temas como la degradación medioambiental, y la necesidad de cuidar tanto del entorno, como de las especies que empiezan a desaparecer; la inutilidad y el horror de la guerra, marcando especial atención al uso de armamento químico; la brutalidad policial, y la escalada en el conflicto social; así como el derecho individual de la gente a querer ser felices y tener un futuro. Comentábamos al inicio que esta obra es una distopía, ya que la historia se sitúa en Estados Unidos, pero la situación gubernamental que presenta no es real. Sin embargo, pueden hacerse muchos paralelismos con eventos que sí están ocurriendo en la actualidad estadounidense, como la brutalidad policial, el racismo (que también se trata en El difícil mañana) o la posibilidad de llegar a un estado totalitario si tenemos en cuenta las palabras de Trump donde afirma que si pierde estas elecciones no acatará el resultado de las mismas.

Independientemente de las palabras del actual presidente, Davis creó esta obra basándose en sensaciones y pensamientos que ella misma estaba viviendo en un momento de su vida en el que estaba intentando ser madre. Es por ello, que esta distopía se acerca tanto a la realidad y es tan certera en hacer entender al lector que hay temas que no podemos seguir dejando de lado. No sólo en el ámbito medioambiental sino también en el social. Y eso lo consigue a través de todos los personajes, porque la autora no centra todo el mensaje en Hannah pese a ser ella quien nos cuenta la historia, sino que crea todo un entramado con distintos perfiles donde caben todas las combinaciones posibles a nivel ideológico y vital. De forma que las conversaciones entre ellos son las que dirigen al lector hacia la crítica de las situaciones que estos están viviendo. Además, Davis ha sabido capturar perfectamente en sus páginas, en medio de toda la problemática, lo solos, desubicados y frágiles que nos sentimos todos en algún momento de nuestra vida respecto a amigos y familiares. Así como las distintas formas de superar esos momentos, habiendo tantas como personas y, en este caso, personajes.

El apartado gráfico de El difícil mañana mantiene el estilo en blanco y negro, y la expresividad que ya habíamos visto en Tú, una bici y la carretera. Sin embargo, esta obra tiene muchos más detalles tanto en sus fondos como en sus diseños de personaje. Algo lógico, teniendo en cuenta que, en comparación con la anterior, ésta no se creó durante un viaje. Utiliza un esquema de tres filas de dos viñetas en todo momento, y esto sólo varía en algunos momentos que une dos viñetas horizontalmente para ampliar la vista del lector. Comentamos esto porque la aparición de ilustraciones a página completa será importantísima en la obra. Y éstas marcarán la lectura por completo. En cuanto al entintado, la obra carece de sombras en degradado. Ambos colores son puros en todos los casos, sin embargo, no pierde profundidad en ningún momento.

El difícil mañana es una obra que hace pensar, que parece rápida y sencilla de leer (y lo es) pero que cuando terminas su lectura te hace replantearte muchas cosas. Y es que Eleanor Davis es capaz de despertar nuestra conciencia y nuestra empatía. Tras su lectura sólo nos queda recomendarla, y esperar con muchas ganas la publicación por parte de Astiberri de la obra de Davis How to be happy (Cómo ser feliz) que originalmente se publicó en 2014 y que, por lo visto, vamos a poder disfrutar de ella en breve.

Título: El difícil mañana
Guion, dibujo y color: Eleanor Davis
Edición Nacional: Astiberri
Edición Original: Drawn & Quarterly
Formato: Cartoné, 152 páginas
Precio: 16,00€