Demencia 21 de Shintaro Kago, un manga de terror psicológico lleno de humor absurdo con una fuerte crítica social

Este volumen único publicado por Ponent Mon recopila todos los capítulos de “Demencia 21” de Shintaro Kago, donde el autor mezcla surrealismo, terror y crítica social a partes iguales.

Como todos los lunes, en Sala de Peligro nos gusta recomendaros algún manga, y no es la primera vez que tratamos un manga cuya temática se centra en el terror, como fue el caso de El chico de los ojos de gato. Sin embargo, sí es la primera vez que recomendamos un manga que, pese a estar calificado como terror, se aleja muy rápido de ese tono clásico para adentrarse en un surrealismo del que el propio Dalí hablaría maravillas. Hablamos, por supuesto, de una obra de Shintaro Kago llamada Demencia 21 que ha sido publicada en un volumen único en castellano por parte de la editorial Ponent Mon y que sale hoy a la venta.

Pero empecemos por el principio, ¿quién es Shintaro Kago y qué tipo de manga suele crear? Este mangaka nacido en 1969, suele crear obras muy cercanas al dadaísmo o el surrealismo. Y éstas están clasificadas, casi siempre, dentro del ero guro, un género marcado por el erotismo, la decadencia y la corrupción sexual. Seguramente hayáis visto en algún momento alguna imagen de algún manga de terror donde las figuras humanas están deformadas, al mismo tiempo que mantienen extrañas relaciones sexuales con monstruos o consigo mismas… ese estilo es lo que se denomina ero guro. El caso de Shintaro Kago es bastante llamativo porque une características de ese género, con un dibujo muy detallado y precioso que termina derivando en un surrealismo muy cercano al de Dalí. Y es que éste es uno de los claros referentes del mangaka en todas sus obras.

En Demencia 21 encontramos a Yukie Sakai, una asistente social que trabaja para una empresa que destina a sus trabajadoras a distintas casas donde es necesaria la ayuda de estas asistentes con personas mayores que, en un grado u otro, necesitan ayuda para ser funcionales en el día a día. Es decir, Yukie trabajará siempre para familias con miembros de la tercera edad dependientes. Sus clientes valorarán su trabajo con un sistema informatizado que hará que sus jefes sepan en todo momento si está cumpliendo o no con sus obligaciones. Tras conseguir la máxima puntuación varias veces seguidas, con sus correspondientes recompensas económicas en el sueldo, una de sus compañeras decidirá hacer todo lo posible por que Yukie termine en las peores casas. Ahí empezará la verdadera historia de Demencia 21, ya que desde ese momento los casos con los que tendrá que lidiar la protagonista empezarán a ser cada vez más extraños, y peligrosos.

Señoras de la tercera edad que viven en casas donde han desaparecido varias asistentes, casas donde las personas mayores se multiplican día a día, familias desestructuradas que parecen reconciliarse en una más que extraña forma, señoras mayores cuyo afán por la limpieza hará que se vuelva loca cualquier asistente, poderes mágicos e incluso extraterrestres serán algunos casos con los que tendrá que lidiar la pobre Yukie. Aunque inicialmente todas las historias parecen auto conclusivas e inconexas, en la última página de cada una de ellas el lector encontrará una única palabra “continuará”. Y aunque pueda parecer difícil, por el nivel de locura y surrealismo que llega a alcanzar Kago en cada una de ellas, Yukie verá todos sus encuentros entrelazados de una forma u otra. Y es que todas ocurren en el mismo universo, y ninguna niega la anterior, por extraño que parezca.

Shintaro Kago trata en este manga mediante la comedia absurda, el dadaísmo, la ciencia ficción y el terror, temas muy serios como la demencia senil, el envejecimiento poblacional, el abandono de los mayores, el suicidio, las malas prácticas institucionales, las relaciones familiares, el sexismo en los trabajos relacionados con los cuidados, la eutanasia, la culpa, el derecho a una vida digna, las limitaciones, la obsesión tecnológica y la imagen social acerca de la vejez… entre muchos otros. Creando una crítica social a partir de imágenes muy impactantes, pero con un contexto y una narrativa especialmente directa. Y es que el autor es muy concreto en cada uno de los episodios, y aunque algunos temas se repiten gracias a Yukie, entre todas las historias se teje una red cuyo mensaje es claro, pero que el lector debe sacar a la luz.  Ya que, como el propio Kago comenta en la entrevista que hay al final del tomo, él prefiere no hablar de su obra, sino que ésta hable por sí misma.

El apartado gráfico de Demencia 21 es espectacular a la par que intenso. El estilo de dibujo de Shintaro Kago es realista, cercano al diseño de personajes del manga clásico de terror. Los personajes femeninos, especialmente Yukie, tienen un aspecto joven y muy limpio en su trazo. Hasta que algo ocurre en cada capítulo, para que los personajes alrededor de la protagonista se desfiguren o conviertan en monstruos parecidos a yokais (demonios del folklore japonés). Por otro lado, los personajes de la tercera edad verán potenciadas sus arrugas en todas y cada una de las historias hasta hacerlas casi un personaje más. En el momento en que la escena deja de ser “normal”, los diseños y el dibujo pasan a un estado surrealista, donde las formas se funden con el fondo, se crean repeticiones infinitas y todo deja de tener sentido a simple vista. De esta forma, Kago crea nuevas dimensiones no sólo para el lector, sino también para sus personajes. Ya que, en más de una ocasión, Yukie se verá arrastrada a otras realidades e incluso romperá la cuarta pared, de forma indirecta.

La edición de Demencia 21 en castellano corre a cargo de Ponent Mon, quienes han mantenido el sentido de lectura oriental. Además, como ya se ha comentado, han añadido al final una entrevista a Shintaro Kago realizada por Gary Groth. Un apartado muy interesante por dos cosas. La primera, porque el autor no suele hablar ni de él, ni de sus obras, y el texto de Groth y sus preguntas hacen que sea más fácil acercarse a la obra por parte de los lectores que nunca hayan leído un manga de este estilo. Y la segunda, porque la editorial ha decidido publicar cada pregunta a página completa, acompañada por una ilustración en la otra página a todo color de las portadillas originales de los capítulos. Siendo éstas todo un despliegue de diseño y color de Shintaro Kago.

Si nunca habéis leído un manga con toques de ero guro, Demencia 21 es un buen sitio por el que empezar. No sólo porque sea un volumen auto conclusivo, sino porque su autor crea la mezcla perfecta de géneros, a un nivel muy accesible tanto para principiantes, como para expertos. Si ya conocéis la obra de Shintaro Kago, ya sabéis que este manga no os lo podéis perder, y mucho menos con una edición como la que ha hecho Ponent Mon. En Sala de Peligro esperamos vuestros comentarios acerca de todo lo que podáis encontrar en esta lectura, y es que las lecturas son infinitas.

Título: Demencia 21
Guion, dibujo y color: Shintaro Kago
Edición Nacional: Ponent Mon
Edición Original: BookLoud
Formato: Rústica con solapas, 296 páginas
Precio: 22,00€