La editorial Barrett publica “Mono de Trapo” una antología de los cómics de Tony Millionaire sobre las aventuras de unos juguetes hechos a mano incapaces de estarse quietos

Esta antología presentada por Editorial Barrett contiene gran parte de las obras de Tony Millionaire sobre su “Mono de Trapo” en una edición tanto espectacular como limitada.

Aunque el cómic que os queremos recomendar hoy pueda parecer antiguo, por su estilo de dibujo, su tipo de representaciones, el tono del papel, y ese estilo victoriano casi de periódico antiguo… la verdad es que Mono de Trapo de Tony Millionaire es en realidad una fantasía de inicio de los dos miles, donde su autor decidió basarse en cuentos clásicos para crear esta locura del cómic underground americano.

Mono de Trapo. Antología es una recopilación de historias donde podremos leer las aventuras y desventuras del tío Gabby (un mono de trapo) y su inseparable amigo el señor Cuervo (un peluche cuyos ojos son botones). Aunque la premisa es terriblemente sencilla, y pueda parecer únicamente para niños, mucho cuidado con la obra de Millionaire. En distintas entrevistas, el autor ha comentado que, así como muchas de sus historias del Mono de Trapo son para niños, hay muchas otras que no lo son. Y desde Sala de Peligro creemos conveniente avisar que los adultos disfrutarán mucho más de esta obra que los niños.

Tanto Gabby como Cuervo son dos juguetes antiguos cosidos a mano, y ambos viven en casas de la época victoriana. Con techos altos, decoraciones navales, e infinidad de muñecos que a día de hoy son carne de película de terror. Como, por ejemplo, las muñecas de porcelana, o las casas de muñecas. Y absolutamente todos los juguetes son sensibles de tomar vida… o no. Y esa incertidumbre acompaña al lector, mientras los protagonistas descubren la casa, el mundo y la vida. Así como en la obra Calvin y Hobbes de Bill Watterson el peluche se convierte en un tigre real gracias a la imaginación del niño protagonista, en Mono de Trapo la realidad se teje entorno a los juguetes. Y, por lo tanto, pierde cierta inocencia en sus acciones para llegar a contar relatos terribles que, vistos desde la perspectiva infantil no serían tan horribles como entendidos desde la óptica adulta. Y es que Mono de Trapo tiene escenas muy crueles, que sólo se suavizan al recordar que estamos viendo las aventuras de dos juguetes. Sin embargo, la genialidad de Millionaire es la de dejar al lector pensando un buen rato en los temas que trata a través de ese mono.

Siguiendo con el tema de la infancia, Gabby y Cuervo se relacionan y juegan con Ann-Louise, una niña que aparece como personaje secundario en algunas de las historias. Que a veces actúa como parte activa de la acción, y otras no, pero que siempre será central en la vida de los personajes. Además, gracias a ella, aparecerán otros juguetes (o personajes) como Pulgadas, una muñeca que pasará por más penas que glorias debido a su actitud beligerante con el mundo que la rodea. Ella, junto a Gabby y Cuervo serán los personajes que más se desarrollen en esta obra, pero también serán quienes más sufran para llegar a ese punto. Y es que, al situar la acción a finales del siglo XIX, principios del XX, los juguetes tendrán muchas más vidas que las que tendría un juguete a día de hoy. Remiendos, arreglos, e incluso con partes perdidas, su vida útil no termina ni siquiera cuando el lector cree que han recibido un golpe terrible.

Algo muy curioso de los personajes de Millionaire es su capacidad de adaptación a todo lo que les pasa. Normalmente se ven envueltos en persecuciones y desastres, de los que son capaces de salir más o menos airosos gracias a su rápida aceptación de la situación que están viviendo. Y el autor representa esa actitud como si fuera la de un niño, y su facilidad para asimilar según qué cosas. Esto, desde el punto de vista del lector adulto, crea situaciones muy crueles en el cómic. Relacionadas con la identidad, el ser, la muerte o el sufrimiento de la pérdida de un ser querido. Pero, además, con esta misma narrativa, el autor trata temas como la caza, la religión, la guerra y los desastres naturales, sin perder ni una pizca del humor negro que envuelve en todo momento a los protagonistas.

Como ya hemos comentado, algunas de las historias que se recopilan en el volumen, sí son para niños. No sólo por la estética de cuento antiguo, sino también por cómo se tratan los temas. Un ejemplo clarísimo es una de las historias, llamada El pomo de cristal. Esta historia tiene estructura de cuento, y en la misma portada del mismo se presenta como “una popular novelita pictográfica”. Esta historia se centra en el afán de los juguetes por conseguir que el pomo de cristal de una de las puertas de la casa vuelva a crear arcoíris en el suelo. Es a color, en su totalidad, y originalmente se publicó como un cuento para niños cuya estructura y edición se mantiene en esta versión.

En total, este volumen contiene once historias, siendo dos de ellas a color, una con tonos grises, y las demás en blanco y negro. Millionaire tiene un estilo de dibujo muy característico, y es que para crear todo este mundo se basó en cuentos clásicos, y en la casa familiar de época victoriana. Por lo que su estilo termina siendo cartoon para sus protagonistas, realista para sus fondos y con un aspecto de publicación de periódico en aquellos episodios que son en blanco y negro. Mientras, en los coloreados, tanto los temas como el apartado gráfico, se acercan más al estilo de cuento clásico. Los pasajes más terroríficos de algunas de las historias, como El Trumbernick, Una cría de pájaro o Corazón roto, no cambian su estilo de dibujo. Y eso lo hace todavía más inquietante. Únicamente añade agresividad a las acciones de los personajes, y se intensifican las escenas con más cantidad de negro en sus fondos.

Además de la grandiosa recopilación de historias del Mono de Trapo que hay en esta publicación, si algo nos ha llamado la atención es la edición de Editorial Barrett. Impecable. Tapas a todo color, de cartoné, pero con un tacto muy agradable. Con un gramaje en el papel increíble, y unos tonos preciosos tanto en los episodios de color como en blanco y negro. No nos extraña que esta edición sea limitada y para coleccionistas. Además, la faja de papel no es un extra publicitario. En la faja se encuentra el título del cómic, y está perfectamente diseñada como una parte más de la publicación. Al retirarla se puede ver perfectamente la portada con el dibujo al completo de Gabby y Cuervo leyendo las historias del otro. Además, mirando el tomo cerrado, puede observarse la diferencia del color de páginas entre las que son en blanco y negro y a color. Además, ninguna de ellas es blanco nuclear, ya que mataría el tono de la obra. Todas las páginas tienen como base un ocre que da sensación de antiguo, en concordancia con toda la obra.

En su momento la editorial La Cúpula publicó otra obra de Millionaire, Billy Avellanas. Otra obra muy interesante con cierta relación con ésta. E incluso hemos podido leer en castellano alguna historia suelta de este mono bajo el nombre Las Aventuras de Sock Monkey, publicado en su momento por Rossell Comics. Mono de Trapo va más allá, en su recopilación y edición. Esta antología es una obra espectacular con una edición maravillosa, que desde Sala de Peligro recomendamos a todos aquellos adultos que cuando fueron niños se pasaron horas y horas leyendo cuentos y cómics hasta el punto de amarillearles las hojas. Humor negro, mucha filosofía y risas de la mano de Tony Millonaire y sus dos muñecos.

Título: Mono de Trapo. Antología.
Guion, dibujo y color: Tony Millionaire
Edición Nacional: Editorial Barrett
Edición Original: Fantagraphics
Formato: Cartoné, 336 páginas
Precio: 39,00€