¡La vuelta al cole… en el cómic! – 8 tebeos para hacer más agradable la vuelta a clase o la universidad

Selección de algunos cómics relacionados con el colegio, para que la vuelta al cole no se os haga cuesta arriba.

Empiezan las clases y con ello una vuelta al cole algo atípica. La pandemia tiene al mundo en jaque y la vuelta a los colegios e institutos es un quebradero de cabeza tanto para profesores y alumnos como para los familiares de estos.  Por tanto, como de colegios atípicos va la cosa, traemos una selección de algunos de los colegios más curiosos del mundo del cómic.

La Escuela para Jóvenes Talentos del profesor Charles Xavier.

Si alguien aún está buscando un colegio para su hijo quizás vaya algo tarde a estas alturas. Pero si su hijo tiene alguna clase de habilidad mutante seguramente pueda encontrar plaza en la Mansión X. No es extraño que todos conozcan una de las escuelas más famosas del cómic americano. Una escuela situada, al menos originalmente, en el condado de Weschester, Nueva York. Por ella han pasado una gran cantidad de conocidos mutantes desde Cíclope o Tormenta hasta Magik o Bailey Hoskins. Recomendar un solo cómic de los X-Men sería algo complicado ya que sus múltiples series han tenido una gran variedad de guionistas y dibujantes de mucha calidad pero se puede hacer una pequeña visita de puerta abiertas en el Lobezno y la Patrulla-X de Jason Aaron y Chris Bachalo. Y si eso no os convence (normal), podréis probar de nuevo en la miniserie El peor hombre-x del mundo, que quizás sorprenda a los indecisos.

Riverdale High School

Siguiendo con las escuelas más conocidas del mundo del cómic cabe mencionar el Instituto de Riverdale. 78 años han pasado de las aventuras de Archie, su amigo Jughead y Betty y Veronica, que durante muchos años fueron rivales por el corazón del protagonista y por suerte con el paso de los años han recibido el protagonismo que merecían.  Si alguien decide optar por llevar a su pequeña al Instituto de Riverdale quizás deba saber que los tiempos han cambiado. Lo que fue una imaginería del teenage americano, donde chicos y chicas disfrutaban de su adolescencia sin muchas preocupaciones se ha ido tornando hacia lo siniestro con el paso de los años. Desde 2010 se puede leer la colección de Life With Archie donde se exploran futuros alternativos para el protagonista y abordan temas complejos como la muerte o el amor y los hijos. Por si eso no fuera suficiente también tenemos series de televisión basadas en este extenso universo como la homónima Riverdale o Las escalofriantes aventuras de Sabrina.

La academia Ninja de Konoha.

Pero, ¿qué hacer si tu hijo se viste de naranja butano y no para de correr con los brazos hacia atrás? Pues es una sencilla solución, lo que necesita es ingresar en la Academia Ninja de Konohagakure donde se forma a los estudiantes antes de convertirse en Genin. Porque si, la escuela de Naruto es una opción real en el mundo del cómic. Una escuela donde han ido grandes ninjas a lo largo de ni más ni menos que 72 números. Es una escuela exigente donde sus exámenes son complicados y a menudo peligrosos donde se forman a verdaderos héroes… y algún que otro villano. Una serie divertida y entretenida, muy refrescante y que hizo llegar el manga a una nueva generación de lectores. Y si alguien se queda con ganas de más tras leer semejante cantidad de mangas puede continuar con Boruto, una colección algo más pequeña que continúa las aventuras del hijo del protagonista.

La Escuela Kings Dominion de Artes Letales

A cargo del Maestro Lin, la escuela de Kings Dominion enseñara a los más jóvenes a formarse en las artes más oscuras y siniestras. Porque si da la casualidad de que alguno de nuestros lectores es miembro de una familia criminal sus hijos también podrán ir a la escuela. Claro que no será sencillo pues es una escuela muy competitiva, tiene un plan de estudios despiadado y los estratos sociales, las traiciones, la venganza… todo ello sumado a las incertidumbres sobre la vida propia de los adolescentes puede hacer de ello una Clase Letal.

Así sobrevive Marcus López a lo largo de, por ahora, 8 volúmenes. La serie aún continúa abierta pero el estupendo guion de Rick Remender que está acompañado de un impactante dibujo de Wes Craig hace que cada número merezca la pena. Las sorpresas, los giros de guion, la acción es una constante en una serie que no dejará a nadie indiferente. Además también ha tenido una adaptación a televisión aunque no ha tenido tanto éxito como se esperaba.

El instituto de Anya Borzakovskaya

No es que realmente el instituto se llame así pero es el instituto al que va Anya, el Hamilton School. Y Anya tiene problemas. No es la chica más popular, ha llegado desde Rusia a Estados Unidos y sus compañeros no son capaces de pronunciar su apellido. Piensa que le sobran un par de kilos y está enamorada del capitán de baloncesto que sale con una chica mucho más popular. Y lo peor de todo es que Anya se ha caído en un agujero donde hay un esqueleto humano.

Pero eso no es lo peor. Anya conoce a Emily en ese agujero y Emily es una niña fantasma que se convertirá en su mejor amiga. La ayudará a triunfar y a que todo lo vaya bien. El problema es que los fantasmas suelen tener secretos y el de Emily puede llegar a ser terrible… Si, nosotros pensamos lo mismo, nadie debería de tener dudas sobre llevar a su hija a este instituto. Pues para empezar por que El Fantasma de Anya ganó un premio Eisner a mejor cómic juvenil en 2012 y es que el cómic de Vera Brosgol es una manera muy buena de introducirse en el mundo del cómic tanto para jóvenes como para adultos.

El Atelier del Sombrero de Bruja.

O Atelier of Witch Hat ya que su título no se ha traducido. El atelier es la respuesta más segura si a la descendencia lo que le gusta es hacer magia y dibujar. Porque el pequeño Atelier que dirige el profesor Qifrey al que asisten Coco y sus amigas es un lugar tranquilo, agradable, en el que poder estudiar el arte de la magia y los círculos.

Pero no es un lugar aburrido las aventuras persiguen a sus jóvenes integrantes ya que Coco convirtió en piedra sin querer a su madre, algo totalmente prohibido, y trata de averiguar cómo deshacer el hechizo sin que los líderes de la magia se enteren y por otro lado los siniestros Sombreros de Ala Ancha la persiguen por algún motivo oculto. Un gran manga con un dibujo exquisito de Kamome Shirahama que atrapará a los lectores el curso completo.

La escuela preparatoria del Medio-oeste

Quizás esta sea una de las escuelas preparatorias más curiosas. Y no es porque tenga unas aulas específicas, o un gran patio acondicionado para todas las edades sino por lo ocurrido con esta escuela. Tal y como se puede leer en The Woods, de la mano de James Tynion IV y Michael Dialynas, tanto la escuela como más de 500 personas entre estudiantes y equipo docente desapareció de la noche a la mañana. Desapareció para verse atrapados en un planeta extraño, o quizás una dimensión desconocida. Es algo que solo sus estudiantes deberán descubrir y no haremos spoilers.

Es una serie muy entretenida, llena de aventuras y misterios, con unos personajes muy reales y que se comportan como adolescentes para bien y para mal. Una historia de supervivencia y misterio donde, como suele pasar, la desconfianza y el miedo son un peligro mayor que las criaturas que se esconden entre los árboles.

El colegio

No todos los colegios son iguales, y por desgracia no todas las historias acaban bien. Recientemente  Fernando Llor y Miguel Porto han sacado a relucir un caso bastante terrible sobre el acoso escolar. Algo que ocurrió a un ex-jugador de baloncesto, Iñaki Zubizarreta, y que por desgracia sigue ocurriendo a día de hoy en muchos centros.

Quizás esto no sea una recomendación sobre a qué centro llevar a un hijo, pero si es una historia que debe conocerse. Es un tema que parece tabú pero que solo sabiendo cómo funciona, conociendo la realidad de muchos centros puede atajarse. Esa es una de las ventajas de Subnormal, pese a ser un cómic muy duro también es didáctico. Un mal trago que pasar, narrado de manera que el lector puede vivir la historia como un espectador pasivo y frustrado por no poder hacer nada por evitar lo que ocurre entre sus páginas. Duro pero necesario.