Like Hell I Won’t, el documental que narra la huida hacia delante de Todd McFarlane

El documentlal de SyFy repasa la imparable trayectoria de este creador tan controvertido como querido.

La cadena televisiva Syfy a través de su canal de Youtube ha demostrado interés en la divulgación de algunos hitos históricos del medio. Ya sea con un documental analizando el impacto de Milestone:

O bien haciendo lo propio con uno sobre la creación y primeras andaduras de Image Comics, reuniendo a sus fundadores y logrando que se convierta en una de sus producciones más vistas:

Ante ello, a nadie debería sorprenderle que hayan optado por poner el foco en uno de aquellos Image Boys. Una de las figuras más cuestionadas y controvertidas del medio. Pero también alguien con una legión de seguidores muy fieles (sin ironía ninguna, como sí que puede suceder con algún compañero suyo) que, a su manera, ha marcado una serie de hitos difícilmente alcanzables.

Como no puede ser de otra manera se habla de uno de los enfants terribles de esa generación: Todd McFarlane. Bajo el estimulante título Like Hell I Wont, este documental estrenado hace unas pocas semanas se adentra en la perspectiva del creador de Spawn:

Este documental busca en todo momento ser un homenaje a este creador. Parte de esa premisa. Y cuenta con aportaciones de personalidades tan destacadas como las de Marc Silvestri, Joe Quesada, Jim Lee o Robert Kirkman entre otros. Pero el foco principal es un Todd repasando todos los pasos que ha dado en su carrera, haciendo hincapié en su punto de vista.

Para alguien ajeno a este hombre y a su manera de entender los cómics, este documental es un punto de partida interesantísimo. Aunque, tal vez, no se pueda decir lo mismo para un lector más experimentado. Aun así, lo cierto es que se pueden sacar cosas en claro.

La forma en la que está estructurado el documental es muy transparente: se narra en dos tiempos. Por un lado, tenemos el proceso de producción del insólito número 300 de Spawn (cabe recordar que es el único título independiente de creación propia en superar esa cifra), a medida que hace un repaso a todos sus logros. Y deja al final unas brevísimas (seguramente demasiado dado lo importancia de esos acontecimientos) reflexiones alrededor de sus fracasos: el momento en el que tuvo que declararse en quiebra, las distintas demandas a las que tuvo que hacer frente… Todo para terminar con una visión de lo que le espera en el futuro con su empeño incansable de levantar una película de Spawn que planea dirigir.

Portada del número 300 de Spawn, en el que Todd se autohomenajea rememorando la célebre portada de Spider-Man.

Al contrario que otras propuestas como el célebre Talking with Gods, se trata de un documental con un target, aparentemente, más mayoritario. Por ese motivo, tal vez, se queda algo cojo y no deja uno de tener la sensación de que es demasiado superficial. Pero sí que se puede decir que es uno con un gran ritmo y que consigue refrescar y despertar el interés en este personaje.

Todd se presenta aquí como un completo inconformista. Es alguien con una suerte muy buscada y que siempre ha buscado hacer las cosas a su manera y no acepta las negativas, en ningún caso. Es alguien que, auspiciado por su éxito, siempre ha conseguido salirse con la suya y, gracias a ello, consiguió hacer cómics que se distanciaba de lo que se hacía en el momento. Hasta tal punto que cumplió el sueño de todo artista en el mainstream: que la gente acudiera a tu dibujo. Que, si compraban un cómic, sea por tu arte y por tu nombre, más que porque esté protagonizado por tal o cual personaje.

Con todo, se trata de un documental muy disfrutable que permite indagar en por qué es alguien con tanto peso en la industria. Es muy efectivo en su objetivo de despertar el interés y como puerta de entrada. Y deja en cada uno la necesidad o no de buscar más información.

 

El Batman que ríe revisado por McFarlane Toys.

También está presente su visión completa y empresarial. El retrato que tenemos es el de alguien con mucha ambición y que intenta buscar siempre un punto diferencial que le haga destacar. Y como alguien que no deja de querer extender sus tentáculos a otros medios. Recientemente se ha anunciado que, tras los trágicos sucesos de DC, la empresa va a darle más poder a su compañía juguetera a la hora de la fabricación de merchandising, que tiene el mérito de ser la primera en hacer figuras de contenido adulto. Para esta, recientemente, ha conseguido superar airosamente un Kickstarter con la finalidad de hacer una remasterización de sus figuras originales de Spawn. Logró superar la cifra de los tres millones de dólares pidiendo 100.000. Con ello queda claro que sigue siendo una de las personalidades más queridas de este medio.

A Todd McFarlane se le ha podido criticar y se le ha criticado por muchos motivos, muchas veces perfectamente argumentados y con algo de razón. Que si es alguien motivado exclusivamente por inquietudes empresariales sin amor real por el mundillo, que si el trato que le dio a Neil Gaiman, que si es mediocre y que solo hace lo mismo una y otra vez… Y tienen mucho fundamento. Sin embargo, ha quedado demostrado que no solo no le importan, si no que sigue teniendo la misma sed de hacer cosas como el primer día.

Solo eso explica que alguien siga detrás del mismo cómic detrás de más de dos décadas. Que tenga un entusiasmo inquebrantable y contagioso. Que quiera intentar buscar nuevos horizontes y desafíos.

Todd McFarlane es alguien con sus sombras. Pero estas nunca taparán sus luces. Y, en cualquier caso, la industria sería un lugar menos eléctrico sin su energía.  Si esto del arte consiste en conseguir reacciones, pocos las consiguen de una manera tan visceral como él. Por algo será.