La novela gráfica “El viaje” de Agustina Guerrero lleva al lector a Japón, y a lo más profundo de la autora.

La editorial Lumen vuelve a publicar una obra sobre la Volátil, el alter ego de Agustina Guerrero. Junto a ella aprenderemos que, a veces, viajar no es sólo divertido sino también liberador.

La Volátil es un personaje creado hace años por la ilustradora, y diseñadora gráfica, Agustina Guerrero, una artista argentina que lleva muchos años viviendo en España y que se siente de ambos países. Muy pronto se convirtió en su alter ego y poco a poco empezó a publicar novelas gráficas con sus vivencias. Así, en su momento, aparecieron Diario de una Volátil (2014), La Volátil. Mamma mia! (2015), Érase una vez la Volátil (2016) y La Volátil. A calzón quitado (2017). Todos ellos publicados por la editorial Lumen.

Aunque Agustina tiene otras obras, hemos querido mencionar estos trabajos porque gracias a la Volátil hemos podido conocer y acompañar a la autora no sólo durante su faceta como ilustradora, sino también durante su llegada a una nueva ciudad. A una nueva vida. Cómo se enamoró, cómo se quedó embarazada… básicamente, la Volátil y, por lo tanto, Agustina Guerrero se ha dado en cuerpo y alma a los lectores desde hace años. Y en El Viaje lo ha hecho más que nunca.

El Viaje parte, inicialmente, de una idea muy sencilla. La Volátil y una de sus mejores amigas, Loly, hicieron un viaje a Japón en 2019. A partir de sus vivencias, que no fueron pocas, aparece este cuaderno de viaje que, si bien termina convirtiéndose más en un diario, no dejará indiferente a nadie. Mientras la Volátil adora organizar hasta el último segundo de un viaje, y tenerlo todo más que mirado, su amiga Loly es experta en improvisar. Y se le da de lujo. Por lo que forman un tándem muy divertido. Lo que podría parecer una comedia absoluta, que también lo es por momentos, pronto se destapa como algo más profundo. Y es que, en las primeras páginas, cuando todavía están en el aeropuerto, la Volátil empezará a sufrir un ataque de pánico. Lo que podría suponer un gran problema, pronto se estabiliza (que no resuelve) gracias a la inestimable ayuda de Loly y una farmacia. Y así empieza el viaje a Japón.

Cada capítulo está centrado en el lugar que están visitando las protagonistas. Tokio Hakone, Kioto… La Volátil y Loly pronto se darán cuenta que no todo sale como tenían planeado, pero eso sólo hará que la experiencia sea más maravillosa todavía. Ambas tendrán que enfrentarse al insomnio, el jet lag, problemas inesperados (como, por ejemplo, no tener tampones y que a las dos les baje la regla a la vez), y disfrutar del viaje aún cuando en su interior ambas tienen sus propios problemas. Si algo queda reflejado en esta novela gráfica es el tremendo poder de la amistad, en este caso, entre Agustina Guerrero y Loly Ghirardi. Y es que en las páginas de El Viaje no sólo salen a la luz las inseguridades de la autora, sino también de su amiga, quien se desnuda en cuerpo y alma ante el lector.

Al igual que la autora, Loly es una argentina que vive desde hace mucho tiempo en España. Es diseñadora, y se dedica también a bordar de forma profesional, por lo que – durante El Viaje – mientras la Volátil dibujaba y hacía apuntes en Japón, ella bordaba una obra que llevó consigo durante todo el viaje. Y que ha compartido en sus redes sociales. Pero, ¿por qué comentamos que esta obra es tan personal por parte de ambas?

ALGUNAS PERSONAS PUEDEN CONSIDERAR ESTO UN SPOILER, POR LO QUE, SI NO QUIERES SABER NADA EN PROFUNDIDAD DE LA TRAMA, TE RECOMENDAMOS QUE SALTES EL SIGUIENTE PÁRRAFO Y CONTINÚES LEYENDO DESPUÉS DE LA SIGUIENTE IMAGEN.

A parte de ver cómo funciona su amistad, y cómo ambas se apoyan y complementan, Agustina Guerrero trata en esta obra un tema que, como varias veces hemos comentado en la web, todavía parece tabú: el aborto voluntario. Durante El Viaje, Loly tendrá que apoyar a la Volátil no sólo con sus ataques de pánico. Sino también con su insomnio, y con el agobio generalizado que le supone el no haberse reconciliado con el haber abortado de forma voluntaria. Y es que la Volátil, aunque convencida, durante el viaje se da cuenta de todas las emociones que sigue albergando en su interior. Y cómo el silencio alrededor de este tema, sólo daña a las personas. Por lo que el viaje se convierte no sólo en un recorrido por un país lejano, sino también por el interior de ambas. Y es que Loly se sincera con la autora, y los lectores, acerca del aborto y su imposibilidad de tener hijos, y cómo esto le afecta en su día a día.

En el apartado gráfico, Agustina Guerrero ha mantenido su diseño de la Volátil como siempre ha sido: su moño, su jersey de rayas negras y blancas y su expresividad absoluta. Con líneas muy fluidas y redondeadas. Sin embargo, ha añadido el color rosa a sus páginas. Aunque hasta el momento las obras donde aparecía la Volátil se caracterizaban por ser en blanco y negro (con alguna explosión de color) en El Viaje la autora introduce el rosa neón y el rojo. Para dar, en contraste, mayor profundidad al color negro que a veces la envuelve. Y para crear ese mensaje de esperanza y liberación al que consigue llegar junto a Loly.

La edición de Lumen es una preciosidad. Tapa dura de un rojo muy llamativo, y un tamaño considerable pero no excesivo. Lo que permite disfrutar de todas las ilustraciones al detalle, ya que algunas se convierten en imágenes de doble página. Otras páginas están llenas de texto, mientras las siguientes no tienen ni un solo bocadillo. Algo que ha significado una evolución en el tipo de narrativa de la autora. Y es que, normalmente, la Volátil siempre hablaba mucho. Y, en este caso, sus momentos más importantes ha estado acompañada por el silencio. Sin embargo, en los momentos más divertidos de El Viaje ambas protagonistas llenan sus bocadillos de conversaciones y risas. Además, Agustina ha utilizado en todo momento el japonés para los personajes japoneses. Así, si ninguna de ellas entendía lo que les estaban diciendo, ni utilizaban correctamente el traductor, el lector tendrá la misma sensación que ellas. Creando así un vínculo con el mismo. El Viaje también cuenta con infinidad de explicaciones respecto a temas culturales. Mediante la experiencia de ambas mujeres, el cómic aprovecha su torpeza en algunos momentos para explicar rituales,  tradiciones, platos… y todo aquello relacionado con la cultura japonesa con lo que se encuentran las protagonistas.

Agustina Guerrero ha marcado un antes y un después en su carrera con esta obra. No sólo por las ventas, que en pocos días ha llegado a imprenta su segunda edición. Sino por el rumbo que ha decidido tomar con la Volátil. Algo que, desde aquí, creemos que es la mejor decisión que podía tomar. El silencio es doloroso, y la autora ha decidido enfrentarse a él mediante un viaje compartido con todos nosotros. Tanto Agustina, como Loly, han sido tremendamente generosas compartiendo sus emociones y lo han hecho de la mejor manera posible: mediante la sinceridad y el humor. Además, El Viaje es también un cuaderno de viaje donde el lector puede encontrar infinidad de curiosidades acerca de Japón. Porque cuando la Volátil y Loly se juntan puede pasar, y pasa, de todo.

Título: El Viaje
Guion, dibujo y color: Agustina Guerrero
Edición Original: Lumen
Formato: Tapa Dura, 232 páginas
Precio: 18,90€