«¡Yotsuba!» te enseña cómo vivir el día a día como si se tratara de una aventura constante.

Norma Editorial continúa publicando este manga de Kiyohiko Azuma pese a los continuos parones que sufre la serie. Yotsuba sigue enseñándonos el mundo desde un punto de vista inocente y maravilloso.
Título: ¡Yotsuba!
Guion, dibujo y color: Kiyohiko Azuma
Edición Nacional: Norma Editorial
Edición Original: ASCII Media Works
Formato: Rústica con sobrecubierta, 240 páginas
Precio: 8,00€

No es extraño que en Japón algunos cómics tengan una publicación irregular. Antes de publicarse en tomos, los episodios de cada historia se publican en revistas de forma más o menos regular. Hasta que la editorial pertinente decide recopilar la historia en tomos. El caso de ¡Yotsuba! de Kiyohiko Azuma es algo peculiar.

Esta historia empezó a publicarse en 2003 y todavía sigue en activo. Sus episodios aparecen de forma muy irregular en la revista Dengeki Daioh (con incluso parones de dos años de duración entre episodios) y en la actualidad hay publicados 14 tomos, que en nuestro país ha publicado Norma Editorial sin faltar en ningún momento a la cita. Y es que, aunque ¡Yotsuba! tiene una publicación tremendamente irregular, esta serie también tiene un público muy fiel.

El título del manga hace referencia directa a su protagonista absoluta: Yotsuba Koiwai. Esta niña de cinco años de pelo verde, y peinado extraño, que junto a su padre adoptivo se mudará a una nueva ciudad y donde absolutamente todo se convertirá en una aventura para ella. Este manga muestra el mundo desde el punto de vista de Yotsuba, y eso hace que las situaciones más cotidianas se conviertan en una celebración continua para la niña, y quienes están a su alrededor.

La trama no tiene grandes giros dramáticos, ni tampoco hechos sobrecogedores. Y es que todos los adultos que aparecen, tal y como ocurre en la realidad, adoptan una actitud frente a Yotsuba donde ella se convierte en el centro de todo, y no los problemas que estos puedan tener. Al mismo tiempo, todo el desarrollo de personajes se verá tras la niña. Ya que ella es el centro de todas las historias, y todos giran en torno a ella.

Junto a Yotsuba encontramos una serie de personajes que evolucionan al mismo tiempo que ella. Especial mención a su padre, y la relación entre ambos. Y el detalle de no saber exactamente, el lector, el pasado de Yotsuba. Es adoptada, y su pasado no importa, lo que le importa a su padre es mostrarle el mundo y que sea feliz. Y lo mismo le ocurre al lector. El presente de la niña, y cómo va conociendo cosas tan sencillas como los parques, los teléfonos hechos con dos vasos y una cuerda, montar en bicicleta… y un sinfín de cosas de este estilo es lo que mueve la historia.

Cada episodio es un descubrimiento nuevo de Yotsuba, a veces con sus vecinos (una familia con la que en seguida crea lazos de amistad muy fuertes), a veces con su padre y a veces sola. Desde qué es un smoothie hasta el cambio climático, a Yotsuba le interesa todo en esta vida. Y lo descubrirá con la inocencia y candidez que todo niño debería disfrutar mientras pueda.

Este manga es apto para todos los públicos. Los niños se sentirán súper identificados con Yotsuba, mientras que los adultos tendrán dos opciones ante este manga: pensar “esto a mí me ha pasado/yo lo hacía” o “esto mi hijo/a lo ha hecho en algún momento”. Ya que todas las ocurrencias de la protagonista son de una cotidianeidad pasmosa. Y eso hace que sea fácilmente identificable por cualquier tipo de público.

En cuanto al dibujo, Kiyohiko Azuma tiene un estilo muy característico. De líneas muy definidas, y con diseños muy clásicos en cuanto a los personajes adultos. Se vuelve muy cartoon cuando pasa a dibujar a Yotsuba. Y no sólo por su pelo verde, y su peinado. Sino por la expresividad extrema a la que llega en algunos momentos. Yotsuba es igual de directa hablando que con sus expresiones faciales. Y es que, como todo niño, es incapaz de esconder sus emociones.

Dos páginas de distintos episodios donde se puede ver la expresividad de Yotsuba.

Los adolescentes, y los adultos, de la historia están dibujados de una forma más acorde a un manga convencional. Marcando todavía más de esta forma el protagonismo de la niña. Además, los fondos son muy detallados dentro del manga, y preciosos en las ilustraciones de portada. Ya que gracias a Yotsuba este manga muestra una ciudad residencial, y no la gran urbe que es Tokio. Y cómo se relacionan los vecinos, y el día a día de una sociedad no tan acelerada. Dando pie a que conozcamos tradiciones, y actitudes propias de la sociedad nipona.

Como ya se ha comentado, editada en castellano por Norma editorial no es un problema la irregularidad de publicación. Cada capítulo es un descubrimiento nuevo de Yotsuba, por lo que, por mucho tiempo que pase ninguna historia queda cortada a mitad. Ya que cada capítulo es “auto conclusivo”, en cierta forma. Por el momento podemos disfrutar de 14 tomos, y eso es todo un lujo.

Una historia para todos los públicos que no sólo hará disfrutar al lector, sino también recordar un tiempo en que todo era más mágico. Y que podrá compartir sin duda con quien quiera, sin importar la edad.