«Nuestra salvaje Juventud» el divertido manga sobre el despertar sexual y sentimental de cinco adolescentes ya está completo.

Milky Way Ediciones ha finalizado la publicación del manga "Nuestra salvaje juventud" en castellano. En esta reseña os contamos por qué tenéis que echarle un ojo a este manga, si no lo conocíais, ahora que podéis disfrutar de la historia al completo. Y es que la adolescencia es una época de cambios muy locos que Mari Okada y Nao Emoto han sabido plasmar a la perfección.
Título: Nuestra salvaje juventud
Guion: Mari Okada
Dibujo y color: Nao Emoto
Edición Nacional: Milky Way Ediciones
Edición Original: Kodansha
Formato: Rústica con sobrecubierta, 192 páginas
Precio: 8,00€

“Bajé por su cuerpo blanquecino… y me arrodillé bajo su vientre frente a la suave espesura. Al sumergir mi tez en ella… sentí el aroma de la inexperiencia.”

Nuestra salvaje juventud de Mari Okada y Nao Emoto es un manga que, ante todo, expone la adolescencia como lo que es: un caos. Un caos emocional, hormonal y social. Mediante la historia de cinco amigas, las autoras muestran que esa etapa por la que todos pasamos es traumática de alguna forma para todos. Y es que nadie se salva de hacer cosas que con el tiempo nos dan más o menos vergüenza recordar. Y es que Nuestra salvaje juventud es completamente honesta con lo que es la adolescencia.

Este manga empieza con la cita que se ha destacado al inicio de la reseña, y es que las cinco protagonistas forman el club de lectura del instituto. Completamente diferentes entre ellas, todas comparten la pasión por la lectura y eso es lo que comparten cada día después de clase.

Quien lee el manga se ve introducido en la vida de estas chicas gracias a Kazusa Onodera, una joven que hasta el momento se ha considerado “buena chica” y que tras empezar a leer con sus amigas, en el club, novelas de un corte más erótico en voz alta, ya no sabe ni quién es, ni lo que siente.

Liderando el club está Rika Sonezaki, una chica muy estricta con las normas que se oculta tras sus conocimientos literarios, y sus gafas. Hitoha Hongô, una chica misteriosa bastante silenciosa, con alma de escritora. Momoko Sudô, dulce y muy paciente, siempre está a punto para apoyar a cualquiera en el grupo. Y Niina Sugawara, una de las chicas más populares en el instituto por su belleza. Pero que sin embargo prefiere estar en el club, donde por primera vez encuentra amistad verdadera.

Como ya se ha comentado, en la primera página del manga se ve a las cinco chicas leyendo en voz alta una novela con una escena de corte erótico. Cada una de ellas afronta la escena de una forma distinta. Y es que, aunque a todas les da vergüenza leer ese tipo de historias frente a las demás, tienen la suficiente confianza para admitir que como poco les intriga saber qué es todo ese revuelo en torno al sexo. Aunque no sean capaces de decir “sexo” sin formar una algarabía debido al desconocimiento de todas sobre el tema.

Durante una de las reuniones del club, ante la pregunta de qué querrían hacer antes de morirse, y mientras todas están exponiendo sus ideas, Niina sorprende a todas diciendo que le gustaría mantener relaciones sexuales. Dejando a todas en shock. Como las buenas niñas que la sociedad japonesa quieren que sean las adolescentes, las protagonistas habían empezado a adentrarse en el tema utilizando como excusa la necesidad de conocimiento literario de todo tipo.

A partir de ese momento la historia de cada una de ellas dará un giro. Y es que el manga no sólo nos presenta las reuniones, sino que desarrolla la historia de cada una de ellas por separado, y las entrelaza cuando se juntan en el club. Dando una imagen real de un grupo de amigas que se cuentan casi todo.  

Kazusa, que inicialmente se presenta como la protagonista, centrará su trama en torno a lo que siente (o no) por su vecino, y amigo de la infancia. Durante la secundaria éste empezó a hacerse popular y Kazusa ha sufrido maltrato por culpa de compañeras, celosas de su amistad. Por lo que ambos continúan siendo amigos, pero algo separados en público, ¿qué ocurrirá cuando Kazusa se dé cuenta que su amigo de la infancia también piensa en el sexo? ¿y cuando sus propios sentimientos pasen de la amistad?

En el caso de Rika, su trabajo como directora del club le hará tomar decisiones muy estrictas respecto a las normas. Mientras se esconde tras ellas para no mostrar a los demás sus inseguridades, y sus dudas. ¿Qué ocurrirá con ella cuando un compañero de clase empiece a mostrar públicamente que le gusta?

Por su parte, Hitoha está empeñada en ser escritora sea como sea. Sin comentárselo a nadie se ha puesto en contacto con un editor que está dispuesto a publicar su primera novela. Pero ésta debe ser de corte erótico. Por lo que deberá estudiar el tema, y averiguar cómo escribirlo desde su inexperiencia. Para ello, entra en un chat y repite fórmulas que ha leído ante un desconocido. ¿Cómo se enfrentará a la verdad, cuando se entere que la persona con la que ha estado chateando es alguien de su entorno? ¿Y cómo seguirá la relación a partir de ese momento?

La trama de Niina es algo más sencilla, y compleja al mismo tiempo, que la de las demás. Y es que éste tiene que enfrentarse diariamente a la mirada, y proposiciones indecentes, de sus compañeros y desconocidos por la calle. Así como de los celos infundados de compañeras de clase. ¿Qué ocurrirá con ella ahora que ha encontrado amigas de verdad, pero tiene que enfrentarse a un adulto de su pasado?

Por último, Momoko siempre ha estado ahí para apoyar a todas sus amigas. Y nunca se ha perdido ni una sola de las citas del club de lectura. Sin embargo, debido al exigente currículum académico, sus padres han decidido apuntarla a una academia de apoyo. Algo que no estaría mal si no fuera porque allí se ha reencontrado con un chico de su pasado, ¿cómo llevará Momoko ese reencuentro, y lo que de él se destila?

El manga desarrolla perfectamente las cinco historias. Aunque todas ellas se unan en el club, y entre ellas se cuenten sus secretos, como todo adolescente lleno de hormonas se guardarán secretos para ellas mismas. Y es que ninguna será capaz al principio de ser honesta con sus verdaderos sentimientos. Si ni ellas mismas se entienden, ¿cómo lo van a hacer las demás, que no están en su misma situación?

El guion de Mari Okada en Nuestra salvaje juventud tiene uno de los mejores desarrollos de personajes en un coming of age de los últimos tiempos. Y es que es capaz de llevar al lector de la risa a la introspección más profunda en cuestión de páginas. Además, lo hace de forma gradual y con todas las chicas. Por lo que el conjunto es muy revelador. Y es que a las chicas también les interesa el sexo. Así como a los adolescentes se les representa como obsesionados, y con poco cerebro, tal y como las protagonistas de esta historia los describen. A ellas les pasa lo mismo, pero tienen que lidiar con la fachada social de perfectas y puras. Y eso las vuelve locas.

Además, Nuestra salvaje juventud trata temas como el bullying, la falsa popularidad en el colegio, la inseguridad, las relaciones afectivo-sexuales y la importancia que se le da a esa segunda parte, más que a la primera. El desarrollo diferenciado entre chicos y chicas a nivel social y educativo. Así como las relaciones entre personajes de edades muy dispares, con mentalidades muy distanciadas no sólo por su edad, sino por su experiencia. Y todo lo que esto conlleva.

En el apartado gráfico, el trabajo de Nao Emoto es excepcional. No sólo ha diseñado unos personajes completamente diferenciados a nivel físico, sino que ha conseguido dotarlos de una expresividad perfecta para cada momento. Haciendo que sea facilísimo empatizar con las protagonistas, y con todos los personajes que tienen a su alrededor. Con una línea de dibujo muy clara, no duda en utilizar los primeros planos cuando es necesario, consiguiendo expresar únicamente con la mirada de las chicas todo lo necesario.

El esquema de los capítulos es bastante convencional, con una trama lineal que sin embargo salta en cuanto al protagonismo de las chicas cada vez que se unen. Todas las historias avanzan al unísono, y aunque entre ellas guarden secretos unas de otras, el lector puede estar presente en todas y cada una de ellas.

La edición en castellano de Nuestra salvaje juventud corre a cargo de la editorial asturiana Milky Way, que además tiene en su web disponible las primeras páginas para que podáis echarle un ojo. Son ocho tomos, y está completa, por lo que si os gusta podéis disfrutar de toda la historia de una sentada. Y es que Mari Okada y Nao Emoto han creado una de esas series que pasarán a la historia por ser honesta, real y muy buena.