«Monstress»: el cómic que une belleza art decó y horror a partes iguales continúa su publicación en España.

Norma Editorial sigue publicando los números de Monstress de Marjorie Liu y Sana Takeda. Con la publicación en castellano del cuarto volumen la editorial se pone al día con todo lo que ha publicado Image Comics hasta el momento. La serie sigue abierta y en su punto más álgido.
Título: Monstress
Edición Nacional: Norma Editorial
Edición Original: Image Comics
Guión: Marjorie Liu  
Dibujo y color: Sana Takeda
Formato: Rústica, 208 páginas        
Precio: 19,50 €

Normalmente las reseñas en esta web se realizan de un volumen en concreto, sin embargo, en esta ocasión os presentamos la actualidad de uno de los cómics más premiados de los últimos años. Como siempre, sin spoilers. Para ello la reseña general, como es normal, se hará sobre la totalidad de la obra, sin especificar el desarrollo de cada número.

Monstress de Marjorie Liu y Sana Takeda es una de las series de cómics de fantasía más aplaudidas y galardonadas de los últimos años. Este combo de autoras ha conseguido arrasar en cada uno de los certámenes de cómics a los que han sido nominadas. Tanto ellas, como su obra. Y es que se trata de una obra maestra tanto en su guion como en su apartado artístico.

Monstress es una historia épica de superación y descubrimiento. Para entender la complejidad de la trama, primero debemos situarnos, y es que Monstress se desarrolla en un mundo fantástico, precioso y cruel a partes iguales. En él se une la estética relacionada con el Art Decó y el steam punk. En este mundo conviven, unas veces mejor y otras peor, tanto humanos como arcánicos. Siendo estos últimos medio humanos, medio animales mágicos. Algunas veces los arcánicos pueden hacerse pasar humanos, otras, no tanto.

La protagonista es Maika Mediolobo, adolescente superviviente de la última gran guerra entre los humanos y los arcánicos. En su primera aparición ante el lector, primera página del primer volumen, Maika está desnuda. Podemos observar que tiene una apariencia completamente humana, con una marca en el torso y la ausencia de la mitad de su brazo izquierdo. En esa escena se presenta a Maika como Arcánica, pero con apariencia totalmente humana. Virgen de 17 años. Y es que la protagonista está siendo vendida.

A partir de esta escena, quiero recordar que es la primera página, el lector encontrará un mundo en el que se trafica con los arcánicos. Que, tras la guerra, estos han tenido que crear sus propias comunidades y esconderse. Y que algunos humanos los utilizan no sólo como esclavos, sino también como ingredientes para conseguir un poder mágico del que los humanos carecen.

Maika se encontrará en ese primer episodio con Kippa, una pequeña niña zorro que la acompañará desde ese momento. Junto al Maestro Ren, un gato de dos colas, el grupo deberá sobrevivir no sólo a quienes les persiguen, sino a la propia Maika. Ya que, en su interior, se esconde un ser poderosísimo pero que necesita consumir carne viva para seguir vivo.

Aunque puede parecer mucha información, todo esto ocurre en los dos primeros episodios del primer volumen de Monstress. Y es que los guiones de Marjorie Liu son intensos, por no decir densos. La trama central tiene la importancia que merece, pero a su alrededor es todo tan importante como ésta. La historia se desarrolla inicialmente en dos tiempos: el presente de Maika Mediolobo, y la última gran guerra. Que poco a poco iremos descubriendo mediante los recuerdos de la protagonista.

Además, el mundo que han creado Marjorie Liu y Sana Takeda es tan complejo y detallado, que los gatos irán contando la historia de ese mundo con páginas firmadas por el Profesor Tam Tam. Y es que los gatos son una de las cinco razas que pueblan ese mundo (siendo las otras los humanos, los antigüos, los dioses antigüos y los arcánicos). Por lo que la información de esas páginas, aunque sea muy abundante, hará que el lector entienda mucho mejor todo el sistema político y social al que se enfrentan los protagonistas.

Y es que los guiones de Liu presentan no sólo la historia central, sino todo un entramado religioso, político, social y mágico, que es fácil perderse. Como ya se ha comentado, los cómics de Monstress tienen un guion muy denso. Ocurren muchas cosas, todas a la vez, y con mucho texto. Algo que podría ser un incordio, de no ser porque está tremendamente bien escrito. Y es que Marjorie Liu es norteamericana, descendiente de familia china. Por lo que en sus guiones se unen la idea de grandes ciudades cosmopolitas, con las tradiciones más místicas. Basándose en todo ello, crea su propio mundo. Y éste es completamente navegable y entendible por quien lea los cómics.

Además, Liu es abogada, y una reconocida escritora de novelas fantásticas. Por lo que sus guiones y tramas se nutren de todo ello. Monstress no fue su primera incursión en el mundo del cómic, pero sí fue su primera obra propia. Junto a Sana Takeda ha creado una obra que, pese a estar todavía abierta, se augura como una de las mejores de su generación.

El apartado artístico corre por completo de la mano de Takeda, tanto el diseño de personajes, como el dibujo y el color es, como poco, apabullante. Y es que, tal y como se pueden observar en las imágenes intercaladas durante esta extensa reseña, todas y cada una de las páginas. Todos y cada una de las portadillas, ilustraciones, viñetas… todo lo que hace Takeda, está perfeccionado al mínimo detalle.

Durante toda la historia se ven temáticas cercanas al horror: guerra, esclavitud, asesinatos, luchas… y en muchas ocasiones escenas muy explícitas, necesarias para el transcurso de la trama. Sana Takeda las ilustra con todo lujo de detalles, y consigue una narrativa preciosa a la par que sobrecogedora. Tanto las portadas de cada capítulo, como los mismos capítulos, podrían ser parte de una exposición. Y es que es hiperrealista dentro del mundo fantástico creado por ambas autoras.

Estos cómics no se leen rápido. Cuando se decide coger un volumen de Monstress es necesario tener tiempo, y estar concentrado. Tanto la historia como el dibujo, y color, lo merecen. Y es que no se trata de un cómic ligero, sino uno que se adentra en lo más complejo del ser humano. Usando la fantasía para mostrar temáticas tan complicadas como el racismo, la xenofobia, la corrupción del poder, y la inutilidad de la guerra, entre otros tantos temas.

Un punto muy llamativo, y que se agradece, de todo el mundo creado por Marjorie Liu es la representación. Variada no sólo al respecto de identidades de género, sino también sexual. Y es que esto no se trata en el cómic, porque en la sociedad creada por ambas autoras son temas más que superados. La predominancia de personajes que se identifican como mujeres es algo que distingue a esta serie. Además, las relaciones homosexuales e interespecie no son algo extraño en Monstress, a tal punto están aceptadas en ese mundo fantástico que no se comentan. Cada uno está con quien quiere, y mantiene el tipo de relación que quiere. No hay discusión alguna.

Los personajes más poderosos, con mayor poder mágico y político, quienes toman las decisiones en Monstress son siempre mujeres. Los hombres son compañeros, amantes, familiares, amigos o esclavos, pero nunca están por encima de ellas. Y no hay conflicto con esto dentro de la trama. Al igual que no hay conflicto referido a la sexualidad, como se ha comentado antes. Y en el caso de los seres superiores, como el que vive dentro de Maika, no se refieren a sí mismos con género alguno.

Esto puede parecer una tontería, pero en un mercado tan saturado de obras donde la imagen imperante es la de la heteronormatividad blanca. La diversidad en cuanto a personajes y sus características en este cómic lo convierte en uno de los más inclusivos del mercado.

Una obra imprescindible accesible gracias a la magnífica traducción de Norma Editorial. En otros casos es sencillo seguir obras en su inglés original, teniendo un mínimo de nivel de este idioma. Sin embargo, en este caso, seguir Monstress sin dominar el idioma sería imposible. Además de no disfrutarlo, quien decidiera hacer esto se perdería muchísima información necesaria para entender lo que ocurre. Por impresionante que sea el arte de Sana Takeda, los textos de Marjorie Liu son imprescindibles.

Por el momento la serie sigue abierta, desde su inicio en 2015 Marjorie Liu y Sana Takeda no han dejado en ningún momento de publicar con Image Comics capítulos de Monstress. Los volúmenes que está editando Norma Editorial corresponden a sus homólogos originales. Por lo que todavía no se sabe cuánto durará la serie. Por ahora, podemos disfrutar de los cuatro primeros volúmenes mientras esperamos la continuación de una historia que no puede estar más interesante.