Daddy issues: Once cómics que te prepararán para el baby boom del coronavirus.

Porque padre no hay más que uno.

Llegó el día del padre. Puede que muchos tengáis que buscarle un regalo, ya vais tarde, al vuestro o puede que vosotros seáis padres y queráis veros representados en vuestras lecturas. Pero, sin engañar a nadie, todos sabéis que esta no es más que una excusa para recomendaros algunos cómics que nos han gustado mucho. Por eso al final hay 11 cómics en la lista y no diez. Considerad que esto no es un top 10 ni una lista de mejores cómics.

Guia del mal padre, de Guy Delisle.

Editorial: Astiberri. Formato: Rústica, 192 páginas. Precio: 12€.

Guy Delisle, conocido por otras obras como Pyonyang o Crónicas Birmanas, es un mal padre. O eso quiere hacer creer en su cómic. El autor juega con el sentimiento de culpa de los padres, con la irresponsabilidad que toda persona lleva dentro todos para dibujarse como una persona mezquina y ruin. Aterrorizar a sus hijos con historias de miedo, olvidarse del ratoncito Pérez… lo que sea con tal de actuar sin miedo a las consecuencias y sin reflexión alguna con el objetivo máximo de divertir al lector. Al fin y al cabo hoy es el día del padre, no del hijo.

La tierra de los hijos, de Gipi.

Editorial: Salamadra Graphic. Formato: Rústica, 288 páginas. Precio: 25€

Si tuvieran que hacer un cómic sobre la novela La Carretera de Cormac MacCarthy debería dibujarlo Gipi. Por qué es lo que se respira en este cómic. Un mundo postapocalíptico, lejos ya de toda esperanza, donde un padre trata de enseñar a sus dos hijos adolescentes a sobrevivir. Cosa nada fácil en un ambiente hostil donde para mantenerlos con vida debe tratarlos con mano férrea. Es una historia muy bien narrada con personajes interesantes y el estilo de dibujo del autor, un estilo “sucio” lleno de trazos, le confiere un ambiente y una personalidad que encaja perfectamente con la historia narrada.

Solo. Mundo caníbal, de Oscar Martin.

Editorial: Panini Cómics. Formato: Cartoné, 144 páginas. Precio: 28€

Solo es, explicado de manera sencilla, un ratón duro en un mundo apocalíptico donde los animales antropomórficos luchan entre si y con los humanos por la supervivencia. Cuando Solo regresa a casa tras salir de caza se encuentra con que su familia ha desaparecido y a partir de ahí es una carrera contra reloj llena de violencia desmedida y reflexiones en un mundo totalmente arruinado. Pero Solo no deja de ser un padre. Uno que se preocupa por su familia y que hará lo que sea necesario para salvarla. Un cómic que seguro que os sorprenderá.

Este cómic en concreto es el primero y es auto conclusivo pero muchos de los cómics situados en el universo de Solo podrían servir. Y esto en parte es porque el dibujo de Oscar Martín es a todas luces una delicia, muy dinámico, muy bien construido y con un color que hace destacar la obra.

Thorgal, de Rosinski y Van Hamme.

Editorial: Norma Cómics. Formato: Cartoné, 216 páginas. Precio: 35€

Thorgal es prácticamente un ideal. Un vikingo que llegó de las estrellas y que solo quiere la paz. Poder vivir con su amada Aaricia y su familia y que ni los dioses ni los hombres les molesten. Pero está claro que eso no será fácil. Thorgal trata de enseñar valores a sus hijos, valores que como lectores vamos absorbiendo, como  ayudar a los demás, ser valientes, evitar la crueldad, luchar contra la opresión… algo que cualquier padre querría poder trasmitir a sus seres queridos aunque no siempre lo consiga.

Es complicado resumir aquí por qué esta serie tiene tanto éxito en Europa. El guion de Van Hamme crea una historia que rompió los estándares de su época y que a día de hoy sigue sorprendiendo. El dibujo de Gregorz Rosinski tiene un estilo realista que, si bien en los primeros números puede chocar un poco (es un cómic que tiene más de 40 años) va evolucionado hasta ser uno de los mejores dibujantes que he leído. Aprovechad ahora que se están editando integrales de la serie que llevaba tiempo sin poder conseguirse completa.

Yo molaba hasta que fui padre, por Brian Gordon.

Editorial: Bridge. Formato: Rústica, 128 páginas. Precio: 16,50€

 Yo molaba hasta que fui padre son viñetas representadas por un pato padre de familia, con un tono humorístico y situaciones que de seguro habéis vivido tanto si sois padres como si no (y tanto si sois patos como si no). El humor de Brian Gordon es universal y es muy fácil de entrar en él. Cada página es una sonrisa a esos momentos en los que se “sufre” pero también están llenas de momentos entrañables. El propio autor dijo en una entrevista que usaba el cómics para combatir las inseguridades de ser padre, así que ¿por qué tu no?

Chew, de Layman y guillory.

Editorial: Planeta Cómic. Formato: Rústica, 128 páginas. Precio: 12,95€

Chew  cuenta la historia, rara de narices, de Tony Chu un detective cibópata lo cual significa que es capaz de obtener una impresión psíquica bastante intensa de todo lo que come, cosa que no siempre resulta agradable y le obliga a que, habitualmente, su dieta se limite al consumo de remolachas enlatadas para no activar su extraño poder. Se verá inmerso en un caso muy extraño en un mundo donde el pollo está prohibido y algunas personas tienen poderes relacionados con la comida.

Nada fácil cuando la hija del mismo acaba metida en ese extraño caso. Y es que ser padre no es fácil aunque seas un detective con poderes culinarios. Son 12 números de una de las historias más raras y originales que un servidor ha leído.

Los muertos vivientes por Kirkman y Adlard.

Editorial: Planeta Cómic. Formato: Rústica, 144 páginas. Precio: 7,50€

Si ya es difícil ser padre y criar a un hijo, imaginad lo difícil que debe ser en medio de un apocalipsis zombi. Los muertos vivientes es el culmen de los cómics de zombis. 32 números de una historia que ha dado muchas vueltas pero que nos ha dejado un buen sabor de boca a todos. Pero no solo hablamos de Rick y Carl, el padre e hijo protagonistas de esta serie si no que en todo el cómic hay muchas familias, muchas vivencias, muchas enseñanzas. En definitiva hay mucha humanidad enterrada entre crueldad y desesperación. Los zombis aquí son solo el marco de la historia pero lo que importa son las personas, lo que pueden aprender unos de otros, el cómo tratarse y en el caso de Rick, como asegurar la supervivencia de su hijo y además educarle para ser una persona justa y valiente en el proceso.

Mr. Milagro, por King y Gerads.

Editorial: Ecc. Formato: Cartoné, 344 páginas. Precio: 35€

Quien subscribe estas líneas no es un gran seguidor de DC mas allá de los cómics mas relevantes y alguna que otra serie suelta. Así que al leer Mr. Milagro no me enganchó por las referencias a otros personajes o guiños a la continuidad, no. Lo hizo porque Mr. Milagro nos habla de la depresión y de la familia como temas principales. Por qué tanto el cómo Big Barda, son dos personajazos en esta serie que consiguieron todo mi cariño y aprecio desde la primera página. Porque se puede ser padre y tener depresión. Y porque se puede ser padre y derrotar a un supervillano intergaláctico.

Saga, por Vaughan y Staples.

Editorial: Planeta Cómic. Formato: Cartoné, 168 páginas. Precio: 16,95€

De Saga se ha hablado mucho, y todo lo que se diga es poco. La historia de Marko, junto a Alana y su pequeña, en medio de una guerra intergaláctica es una de las mejores historias que un servidor ha leído. Y esto no se dice a la ligera. Los diálogos, la personalidad de los personajes, las situaciones que, por extrañas que sean, se sienten reales… todo ello hace que Saga sea un cómic explendido.

 Marko lucha contra toda la adversidad del universo para procurar una vida mejor a sus seres queridos, una vida de paz y felicidad en un viejo y violento universo. Las cosas no les serán nada fácil. Pero, ¿qué padre no querría eso?

El almanaque de mi padre, por Jiro Taniguchi.

Editorial: Planeta Cómic. Formato: Cartoné, 272 páginas. Precio: 16,95€

El almanaque de mi padre es un cómic duro. No porque tenga escenas violentas o dramáticas sino por lo que Jiro Taniguchi logra transmitir al lector. A veces ser padre no es sencillo y las desavenencias con los hijos no pueden evitarse. Muchas veces esto ocurre por culpa de la falta de comunicación. Para el protagonista de este manga su padre es un desconocido por el que no siente afecto pero en su funeral, escuchando las palabras de sus conocidos y de algunas fotografías, irá montando el puzle que es la compleja figura de su padre y de su relación con él y su madre.

El Lobo solitario y su cachorro, por Koike y Kojima.

Editorial: Planeta Cómic. Formato: Rústica, 432 páginas. Precio: 12, 95€

Por último otro manga. Aquí se iba a hablar sobre Dragon Ball pero pensándolo bien Goku no es el mejor ejemplo de buen padre asi que hablar de El lobo solitario y su cachorro parece una mejor elección. Un samurái que es acusado falsamente por el clan Yagyû y que se ve obligado a ser un ronin y buscar venganza acompañado de Daigorô, su hijo de 3 años. Es una novela histórica que ha servido como referencia a muchos grandes autores y que muestra que se puede buscar la venganza contra los samuráis del emperador y cuidar de un niño pequeño a la vez.