Clementine, el cómic de Tillie Walden para la franquicia The Walking Dead

ECC ediciones publica la serie ideada por la autora de "Piruetas", "En un rayo de Sol" y "¿Me estás escuchando?", dentro del universo de "The Walking Dead".

No es un secreto que en Sala de Peligro nos gusta mucho el trabajo de Tillie Walden. No sólo le dedicamos un episodio monográfico en nuestro podcast a todas las obras que se habían publicado en ese momento en castellano, sino que además ya comentábamos entonces las ganas que teníamos de leer, en castellano, su incursión en el mundo de The Walking Dead. Por suerte, ese momento llegó de la mano de ECC.

Si bien el público generalista conoce la franquicia por la famosísima, y premiada, serie de televisión, la historia de Clementine se sitúa en el mundo creado por Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard. Pero ¿cómo se encuadra una autora como Walden, en una serie como ésta?

Empecemos por el principio, Clementine es la protagonista absoluta de una historia que lleva su nombre, viaja en solitario dirigiéndose hacia el norte poco a poco, ya que la falta de uno de sus pies hace que deba apoyarse en unas muletas para avanzar. Lejos de ser una presa fácil, Clementine se defiende de los caminantes con los que se va encontrando sin problema alguno. En un momento dado se encuentra con unas jóvenes que la acogen momentáneamente en una población que ha conseguido fortificarse y sobrevivir.

Gracias a uno de los adultos Clementine recibirá una mejora en su pie prostético que le permitirá moverse sin muletas. Pero a partir de ese momento su viaje hacia el norte cambia por completo, ya que se une a su expedición uno de los jóvenes hamish del poblado. Éste va también hacia el norte, y aunque Clementine no quiera, siempre es más seguro continuar su camino acompañada.

En su viaje conocerán a más jóvenes que quieren construir un asentamiento libre de caminantes. Tan al norte está la montaña donde quieren asentarse que los caminantes son incapaces de llegar e incluso la supervivencia del grupo se verá comprometida por los elementos. Dentro del reducido grupo empiezan a nacer amistades y posibilidades, pero también el miedo al invierno. Y es que, como ya ocurría en los cómics originales de The Walking Dead, no hay nada más temible que el ser humano.

Para quien no conozca las obras de Tillie Walden, en ellas suele tratar temas como el paso de la adolescencia a la vida adulta y la diversidad en todas sus variantes, valga la redundancia, a través de historias que han ido evolucionando desde el estilo más personal, incluso basado en sus propias experiencias, a fantásticas. Con un apartado gráfico que se adapta a lo que de ella pide cada obra en cuanto a color y representación. La única constante es el tipo de trazo. Y no es difícil encontrar todas estas características en el este cómic. 

Para les lectores habituales de Walden, el apartado gráfico de Clementine llama inicialmente la atención por ser completamente en blanco y negro. El color ha sido siempre una constante en la obra de Walden, sin embargo, aquí se ciñe al estilo de la serie original. Adapta a su trazo el diseño de los caminantes, para acercarlos a su estilo de dibujo de trazo suelto y fino, como esbozado. Walden ha sabido absorber el mundo creado en The Walking Dead y llevarlo a su propio terreno, el de un grupo de adolescentes que deben sobrevivir a su propia inexperiencia en un mundo adulto terriblemente difícil mientras descubren quienes son. 

Esta serie consta de un total de tres volúmenes cuya edición en castellano corre a cargo de ECC con traducción de Guillermo Ruiz Carreras. Eso sí, les lectores vamos a tener que armarnos de paciencia con esta serie ya que el segundo volumen está previsto que salga en octubre de este año en inglés. Y el tercero en 2024. Por suerte, el primer volumen es bastante autoconclusivo y no tendremos problemas en aguardar su retorno.

Pero, como comentábamos al inicio, ¿cómo termina una autora como Walden en el universo de The Walking Dead? El personaje de Clementine apareció por primera vez en los videojuegos de la franquicia, específicamente en The Walking Dead: The Telltale Series, si buscáis un mínimo de información sobre los videojuegos veréis que hay toneladas para disfrutar de ellos. Precisamente esa serie de videojuegos se crearon entre Telltale Games, una empresa de videojuegos,y Skybound Entertainment, la editorial de cómics creada por  Robert Kirkman, creador y guionista de The Walking Dead, en 2010.

El salto de los personajes de los videojuegos al cómic era más que obvio, Clementine aparece por primera vez en unos cómics llamados Clementine Lives, siguiendo la historia donde la habían dejado los videojuegos. Ahí empieza la relación de Walden con el personaje, sin embargo, esta serie no es de su autoría en solitario. Pero Kirkman, que no es tonto, decide que su editorial necesita acercar a sus caminantes al público más joven que todavía no ha tenido ese flechazo con The Walking Dead. Así pues, crea la línea Skybound Comet para lectores de entre 8 y 12 años, y lectores jóvenes/adultos. ¿Y a quién vas a pedirle esos cómics sino a una de las autoras que más vende en esos rangos de edad?

Tillie Walden se hace así con el control absoluto del personaje y sus circunstancias en Clementine, añadiendo todos aquellos temas que a ella más le gusta desarrollar. Permitiéndose llevarlos al límite con la excusa de los caminantes. Eso sí, siempre sin perder ni un ápice de su estilo. Clementine es una obra magnífica para introducir a los jóvenes de la casa en el género zombie, sabiendo siempre el magnífico trato que da Walden en sus obras a la gente joven. No tratándola de estúpida, pero tampoco siendo tan cruda y cruel como lo es la serie original de The Walking Dead. ¿Y quienes llevamos mucho tiempo leyendo cómics? Podemos disfrutar de la serie sin problemas, nos gusten o no los zombies este cómic tiene lo necesario para agradar a quienes gusten de temáticas como la supervivencia, la empatía y el descubrimiento tanto personal como del propio mundo. Como siempre, otro éxito de Walden a tener en cuenta.