«Sombras sobre Shimanami» el manga que muestra la realidad del colectivo LGTBIQ+ en Japón

El manga de Yuhki Kamatani presenta todas las dificultades a las que se tienen que enfrentar las personas LGTBIQ+ en Japón. Mediante el desarrollo de personajes crea una representación muy variada, y nada convencional, llena de empatía y conocimiento.
Título: Sombras sobre Shimanami
Guión, dibujo y color: Yuhki Kamatani
Edición Nacional: Tomodomo
Edición Original: Shogakukan
Formato: Rústica con sobrecubiertas, 168 páginas 
Precio: 8,00€

No es la primera vez que reseñamos en la web mangas con historias LGTBIQ+. En el caso de La novia era un chico de Chii, la autora representaba no sólo su experiencia con la transición de género sino también todo el apartado legal relacionado. Mientras El marido de mi hermano de Gengoroh Tagame mostraba una realidad social y familiar respecto a las relaciones entre personas del mismo sexo.

En el caso de Sombras sobre Shimanami de Yuhki Kamatani se cruzan todas las ideas anteriores, y se complementan con otras muchas temáticas que estos no podían abarcar. Así, este manga cuenta la historia de Tasuku Kaname, un adolescente que acaba de mudarse a Onomichi, una ciudad costera de la zona de Hiroshima. Del que se burlan sus compañeros del instituto tras descubrir en el historial de su móvil pornografía homosexual.

Ante la situación en su instituto, y agobiado por lo que puede suponer que su familia se entere, Tasuku decide suicidarse. Justo en el momento en que va a hacerlo descubre a una mujer que salta desde un punto más alto que el suyo, y desaparece flotando. Siguiendo un extraño brillo que ésta ha dejado a su paso, descubre a la mujer que se presenta como Nadie, y que le lleva hasta un lugar denominado “El Consultorio”.

Aunque a Tasuku le costara un poco darse cuenta, el Consultorio es un lugar de encuentro de gente relacionada de alguna forma con el colectivo LGTBIQ+. Un sitio físico donde sentirse seguros y, sobretodo, libres de hacer y decir lo que quieran.

A partir de ese momento Tasuku tendrá que enfrentarse a su homofobia interiorizada, y es que no hay nada peor que odiarse a uno mismo. Y Tasuku no puede evitarlo, cuando se da cuenta que se siente atraído por un compañero del instituto. Sin embargo, ésta no es la trama principal del protagonista. Tasuku empieza su historia en medio de una crisis de identidad sexual, y en su búsqueda por conocerse a sí mismo conocerá otras tantas realidades diferentes a la suya, pero igual de importantes.

Y es que Tasuku no sólo tendrá que enfrentarse a sus propios sentimientos, y a su identidad personal. Sino que verá cómo otras personas libran sus propias batallas. Familiares, judiciales, sociales… y es que no es nada sencillo en una sociedad como la japonesa salirse de la heteronormatividad.

En el Consultorio se cruzan todos los personajes que representan distintas partes del colectivo LGTBIQ+, y que con sus experiencias darán sentido al mundo de Tasuku. Y es que, los cuatro volúmenes de Sombras sobre Shimanami giran en torno a personas del colectivo LGTBQ+ y como estos han tenido que enfrentarse a temas como la homofobia, el machismo, la transfobia, el acoso sexual, el acoso escolar, la ignorancia y la aceptación.

Leyendo Sombras sobre Shimanami conoceremos historias de amor de todo tipo, entrando en la vida de distintos personajes a través de sus inseguridades y problemas diarios. Mostrando lo que son realmente las personas del colectivo LGTBIQ+ en Japón: gente incomprendida e ignorada. Algo que, con obras como ésta, está cambiando poco a poco.

Si algo sorprende de este manga es que, pese a parecer inicialmente un boys love convencional donde un chico de instituto siente atracción por otro de su misma clase. Lo importante en la trama no es lo que ocurra entre ellos, sino el descubrimiento de la identidad sexual de cada uno de ellos. Y es que Yuhki Kamatani representa gran parte del espectro sexual (tratando incluso la asexualidad) así como géneros no binarios, o fluidos, entre otros. Algo que en la actualidad está presente en cada vez más mangas.

El dibujo de Yuhki Kamatani es muy detallado, con unos fondos muy realistas, y personajes muy definidos. Utiliza un sistema muy interesante para mostrar los sentimientos de cada uno de los personajes. Y es que mezcla lo que se denomina “realismo mágico”, con una trama completamente realista.

Esa “magia” se muestra en momentos muy puntuales, como al principio de la historia cuando Nadie sale flotando, para hacer entender al lector los sentimientos de los personajes. Poco a poco Kamatani acostumbra a quien está leyendo, para en el momento justo, explotar los sentimientos de los personajes de forma gráfica. Y funciona a la perfección.

La obra está completa, y la edición en castellano corre a cargo de Tomodomo Ediciones. Como ya se ha comentado, cuatro volúmenes en blanco y negro, con sentido de lectura oriental. Una obra recomendadísima para todos los públicos, ya que Kamatani consigue que quien lee el manga empatice con todos y cada uno de los personajes. Tomodomo ha introducido en el mercado un tipo de obra muy necesario, con una edición preciosa.