In, la novela gráfica de Will McPhail sobre la importancia de la comunicación

Publicado por Norma Editorial, esta obra de McPhail nos muestra un camino de esperanza para la emoción y la empatía a través de la conversación.

Las redes sociales son un campo de minas en cuanto a discusiones se refiere. El anonimato hace que mucha gente crea que puede poner lo que quiera, como quiera y cuando quiera. Pero, al mismo tiempo, hay también personas que utilizan esas mismas redes para compartir, comentar y conectar. Las redes sociales deberían ser, precisamente, una herramienta de comunicación… pero lo que han conseguido, por encima de todo, es demostrar su importancia a la par que su carencia. Y esto es un claro reflejo del día a día, donde la comunicación en persona es todavía más complicada y necesaria cada día que pasa.

Es por eso que hoy analizamos, y recomendamos, In la sorprendente novela gráfica del humorista Will McPhail, quien hasta el momento se había dedicado exclusivamente al humor gráfico y las ilustraciones en distintas publicaciones como The New Yorker, Private Eye o New Statesman.

La historia de In gira en torno a Nick, un joven ilustrador que se da cuenta que es incapaz de conectar de verdad con la gente. Sus conversaciones son siempre superficiales, de esas que llamamos de ascensor. Da igual que hable con sus vecinos, su hermana, los camareros de los bares que frecuenta, su madre o con Wren, una chica con la que ha empezado a salir, sus conversaciones son siempre superfluas y vacías de contenido e interés. Pero todo cambia cuando, casi sin querer, tiene una conversación real con el fontanero que está trabajando en su baño. Es en ese momento cuando Nick crea por primera vez una conexión emocional que lo cambia todo.

Empieza así una búsqueda consciente de volver a sentir esa conexión con otras personas de su vida. Pero acostumbrado a las conversaciones superfluas, Nick pronto se da cuenta que no es tan fácil como parece. Y es que para poder entender a los demás, y que estos sean sinceros contigo, primero tienes que ser tú misme quien se exponga. Y es que la comunicación debe ser bidireccional.

McPhail crea una historia muy sencilla para hablar de algo tremendamente importante.  La sorpresa llega en la lectura por la forma que tiene de presentar su relato. El apartado gráfico de esta novela gráfica es sorprendente, a la par que imprescindible, para que la historia funcione tan bien como lo hace. Teniendo en cuenta la superficialidad de las conversaciones de Nick, así como sus silencios incómodos, la expresividad de los personajes es primordial en la narrativa.

El dibujo minimalista en tonos grises y negros se caracteriza por un diseño de personajes sencillo, donde predominan unos ojos enormes. Los personajes, además, protagonizan todas y cada una de las viñetas, ya que los fondos son casi inexistentes. Únicamente cobran un ligero protagonismo en el momento en que debemos situar a los personajes. Pero McPhail centra toda su atención, y la de les lectores, en las caras de los personajes. Cuando estos son capaces de comunicarse de forma honesta, cuando hay sinceridad y una conexión entre ellos, el autor lo representa a través del color. Dándole a esos momentos toda la importancia de la obra. Escenas a todo color, evocativas de lo que realmente es la empatía. La portada de In es un resumen perfecto de su interior, nunca mejor dicho. Con un Nick asomándose al interior del cómic, y de una nueva forma de comunicarse.

Pero por si todo esto no fuera suficiente, que realmente lo es, McPhail crea una narrativa lenta pero segura, y muy divertida cuando debe serlo, donde una vez les lectores se han acostumbrado a su forma de expresarse crea un giro inesperado en el guion. Obviamente, no comentaremos dicho giro por ser el mayor spoiler de este cómic. Pero decir que lo que podría parecer una historia acerca de cómo aprender a comunicarse, es mucho más. La edición en castellano por parte de Norma Editorial es excelente. Buen papel, tapa dura y una buena traducción por parte de Hernán Migoya.

In es la primera obra larga de McPhail quien ha conseguido sorprender a propios y extraños con esta mezcla entre un diseño cercano al humor gráfico, la profundidad de un estudio sobre el ser humano y la evocación de las emociones a través del color. Una novela gráfica increíble para aquellas personas que gusten de historias sobre la comunicación, la empatía y las relaciones humanas.