Sector Lejano, el Green Lantern Noir de N.K. Jemisin y Jamal Campbell

ECC recupera en este tomo recopilatorio los doce números que originalmente se publicaron de esta historia que puede leerse por sí sola, o entenderse como origen de una nueva Green Lantern.

En los últimos años los cómics de súper héroes que más lejos han llegado, son aquellos que no sólo se salen un poco de la norma sino que, también, han sabido incluir en su desarrollo temáticas actuales desde un prisma que hagan pensar a les lectores. Y es que a estas alturas del cuento, y teniendo en cuenta todo lo que se publica cada mes, cada vez se exige un mejor contenido en las páginas que leemos. Y en el caso específico de DC, que lleva unos años liándola bastante en cuanto a decisiones administrativas, se nota para bien cuando dejan que sus autores desarrollen sus historias sin presiones.

El caso de Sector Lejano, publicado en castellano por ECC en un tomo único, es bastante curioso. Esta historia de doce números en total aparece bajo el sello DC’s Young Animal, co-creado por Gerard Way. Sí, el cantante y compositor de My Chemical Romance, que también es guionista de cómics y editor. Este sello pretende relanzar personajes e historias dentro del universo DC, pero enfocándolos a un grupo de edad más adulto. Way quería crear una versión nueva de Green Lantern, en una dirección muy especial, y para ello decidió contratar a N.K. Jemisin, una reconocidísima y laureada escritora de novelas. Y ella dijo sí. Unido al detalladísimo apartado gráfico de Jamal Campbell aparece Sector Lejano, el sueño de Way hecho realidad.

La historia de Sector Lejano empieza con un asesinato en la Ciudad Duradera. El primero en quinientos años. ¿El problema? Ese mundo lleva generaciones sin sufrir ningún tipo de muerte violenta gracias al control de emociones que el gobierno impuso tiempo ha. Y eso significa que no están preparados para investigar qué ha pasado. Por suerte, las linternas verdes están para proteger todos los rincones del espacio, incluido ése, el sector más alejado del planeta Tierra. Sojourner “Jo” Mullein todavía se está acostumbrando a vivir en un sector donde es la única que tiene sentimientos, donde la comida es más que peligrosa para ella si no tiene cuidado y donde la burocracia es tan tediosa como en cualquier otra parte. Sin contar con su adaptación al puesto de Green Lantern. Por lo tanto, ese primer asesinato recaerá en sus humanas manos, con todo lo que ello conlleva.

A esto hay que sumarle que es la única humana, ya que ese sector está habitado por tres especies que coexisten gracias al mencionado control de emociones. Si no hay ira, tristeza, miedo… pero tampoco simpatía, amor o alegría, parece que como sociedad debería ser todo un paseo. Sin embargo, Mullein ha empezado a ver cosas raras, seres emocionalmente activos gracias a una nueva droga que inhibe el control de emociones. Para conseguir salvar a la población del sector, Mullein debe primero superar su pasado para enfrentarse a su presente y así proteger su sector.

Con estos parámetros N.K. Jemisin crea una historia redonda donde su Green Lantern es más una investigadora que una super héroe convencional. Con la mezcla perfecta entre el noir y la ciencia ficción, el guion de Jemisin se centra en la representación de problemas muy actuales como son el racismo, cambiando razas por especies alienígenas, el abuso de poder, el odio y la desinformación como propaganda política, entre otros que no especificaremos aquí para no destrozar parte de la historia. No deja de lado la acción que se espera en este tipo de cómics, e incluye escenas de batalla y desarrollo de poderes de la protagonista. Sin embargo, lo hace con una narrativa procedimental propia del género detectivesco. Su narrativa es bastante linear, con un par de saltos temporales, en forma de recuerdos, para darle mayor sentido a la historia de la protagonista.

El apartado gráfico de Jamal Campbell, quien no sólo se encarga del dibujo sino también del color, es muy efectivo. Llamativo tanto en sus diseños como en sus colores. Con un detallismo increíble en las expresiones de la protagonista, y unos diseños de personajes del resto de especies que, en ocasiones, hace difícil pensar que no están sintiendo nada. En ocasiones esto ocurre por el guion, pero en otras es porque el arte de Campbell los llena de vida. Pero no molesta en absoluto, todo lo contrario. Además, la edición de ECC cuenta con una sección de bocetos y diseños de personajes en los que puede apreciarse el uso de cada uno de ellos durante el tomo. Las soluciones gráficas para el desarrollo de la historia son bastante convencionales, incluidas las batallas, pero tanto el guion como el apartado gráfico hacen que esto sea irrelevante. No necesitan de grandes despliegues para que les lectores disfruten de la historia.

Y hablando de lectores, Sector Lejano se desarrolla dentro del universo DC de superhéroes. Sin embargo, Campbell y Jeminsin han conseguido crear una obra interesante que no necesita de ninguna información previa para entenderla y disfrutarla. Así, les lectores que suelan leer las sagas de Green Lantern disfrutarán de una gran historia que podríamos considerar el origen de un personaje que ya ha empezado a aparecer en otros cómics. Y quienes no suelan acercarse a los cómics de superhéroes pero tengan interés, pueden empezar por éste sin miedo alguno siempre que les interesen las tramas procedimentales.