Beate y Serge Klarsfeld, el cómic sobre la vida de los cazadores de nazis más prolíficos

El matrimonio formado por un judío francés y una alemana que no dudaron en ser la peor pesadilla de los nazis que escaparon de la justicia… hasta que ellos los atraparon.

La Segunda Guerra Mundial sigue dándonos historias tanto para no dormir como para reflexionar sobre lo que ocurre a día de hoy a nivel político en Europa. Aunque no lo parezca, las consecuencias de ese conflicto bélico siguen viviéndose a día de hoy. Y no sólo por los hijos de los supervivientes sino por parte de todes nosotres. En el mapa socio-político europeo, en nuestras costumbres más recientes y en muchas decisiones económicas siguen pesando dichas consecuencias. Y de ahí que sea tan importante recordar el pasado, investigarlo y divulgar sobre él.

Es por ello que el nuevo trabajo de Pascal Bresson y Sylvain Dorange, publicado en nuestro país, nos parece tan importante. Su novela gráfica Beate y Serge Klarsfeld. Un combate contra el olvido publicada por Garbuix Books es la biografía gráfica del matrimonio de cazadores de nazis más famosos del mundo. Porque las consecuencias de las que hablábamos en el párrafo anterior no sólo afectan al presente, sino también al momento en que terminó el conflicto bélico, pero no el sufrimiento de las víctimas y sus familiares.

En 1943 el padre de Serge Klarsfeld le dijo a su hijo Si los alemanes nos arrestan, sobreviviré porque soy fuerte, pero tú no. Poco después fue enviado desde Francia a Auschwitz, y allí asesinado. Pese a ser judíos, su familia pudo sobrevivir al no ser atrapados. Tras la guerra, Serge Klarsfeld se enamoró a primera vista de Beate, una joven alemana residente en París. A ese encuentro en una estación de tren le seguirían muchas conversaciones y citas que terminarían conformando el matrimonio.

En dichas citas ambos jóvenes exponían y comparaban su conocimiento, tanto personal como aprendido, acerca de la Shoah, palabra en hebreo que hace referencia al asesinato sistemático de cerca de seis millones de judíos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Además de conocerse a través de esas conversaciones, ambos se dieron cuenta que muchos de los responsables políticos y militares de la Shoah no sólo no habían sido llevados ante la justicia, sino que, además, formaban parte de la política contemporánea alemana. Por ello, decidieron dedicar su vida a perseguir nazis que hubieran escapado y llevarlos ante la justicia.

Esta novela gráfica recupera toda su vida en conjunto y la presenta de forma que todas sus acciones contra dichos nazis tengan sentido para les lectores que no estén familiarizados con su historia. Desde sus acciones contra el canciller Kiesinger, pasando por los juicios de Colonia en 1979, intentos de secuestro, bombas, viajes a América Latina en busca del fugado Klaus Barbie, conocido como el carnicero de Lyon, entre muchas otras luchas contra criminales de guerra. Los Klarsfeld supieron enlazar a la perfección su lucha contra la injusticia y el olvido, con la creación de una familia propia.

El guion de Pascal Bresson no se basa en las memorias escritas de los Klarsfeld sino que ellos mismos le contaron con todo lujo de detalles todo aquello que el guionista necesitaba para su obra. Además, la novela gráfica tiene un prólogo escrito por el propio Serge Klarsfeld donde queda patente el orgullo de ambos por cómo ha resultado esta obra. Además, al finalizar el cómic hay un anexo gráfico con muchísimas fotografías familiares y documentación muy interesante sobre la familia.

En cuanto al apartado gráfico, el trabajo de Sylvain Dorange destaca por no utilizar un dibujo realista en sus personajes sino más bien cercano al cartoon que le permite, de forma muy efectiva, resaltar los aspectos de personalidad de cada personaje. Como él mismo nos contó en la entrevista que le hemos hecho, Beate tiene los rasgos de una zorra cazadora, mientras Serge se asemeja más a un oso protector. Mostrando sus personalidades a través de su físico. Y lo mismo ocurre con el resto de personajes. Introduciéndolos, eso sí, en entornos muy realistas.

 En cuanto a la narrativa, los autores saltan entre el “presente” de los personajes y el pasado de los criminales a los que persiguen. De esta forma les lectores no sólo sitúan cada acción de los protagonistas, sino que entienden a la perfección quiénes eran los nazis a quienes perseguía, y sobretodo, cómo y porqué consiguieron evitar durante tanto tiempo la justicia. El color de Dorange varía entre gamas de colores, más cálidos, más fríos e incluso gamas de grises, para situar la acción en esos distintos tiempos.

La familia Klarsfeld creó su propio método para buscar, investigar y enjuiciar a criminales de guerra. No podemos olvidar que en esa época no existía internet, los móviles o el reconocimiento facial automatizado. Sin embargo, fueron capaces de llegar donde nadie más pudo, poniendo incluso su vida en peligro, con tal de llevar ante la justicia a los responsables de la Shoah. El trabajo de esta familia no ha terminado, junto a los autores de esta novela gráfica siguen luchando con tal de que el pasado no se olvide para que éste no se repita. Una frase que parece muy usada, pero que cobra más fuerza cuando tenemos en cuenta algunos discursos de odio que todavía se usan en la actualidad.

Es por esto que obras como Beate y Serge Klarsfeld. Un combate contra el olvido son tan importantes. No sólo por ser un magnífico cómic, sino por el trabajo de recuperación histórica y la divulgación de la misma. Una novela gráfica a tener en cuenta no sólo por basarse en hechos reales, sino por lo bien estructurada que está y lo comprensible que hace un tema mucho más complicado de lo que parece.  

Título: Beate y Serge Klarsfeld. Un combate contra el olvido
Guion: Pascal Bresson
Dibujo y color: Sylvain Dorange
Edición Nacional: Garbuix Books
Traducción: Montserrat Terrones
Rotulación: Gabriel Regueiro
Edición Original: Editions Fayard
Formato: Cartoné, 198 páginas
Precio: 25,00€