Mejores usos de la Retrocontinuidad Marvel de su historia

La retrocontinuidad es una buena manera de solucionar o enriquecer el pasado. Para prueba, estos ejemplos.

En el anterior artículo dejamos claro el porqué ciertos insertos de continuidad retroactiva eran malos y chapuceros. Pero ahora hablaremos de retcons buenos y de como definir cuales son. Entendemos como un buen retcon a aquella información nueva o descubrimiento sobre el pasado del personaje que mejora o redondea al susodicho, arregla aspectos problemáticos u obsoletos o deshace acontecimientos que habían perjudicado a la narración de la vida ficticia y serializada del mismo.

A primera vista parece una apreciación bastante subjetiva y por supuesto que lo es; hablamos de tebeos de superhéroes. Pero podeis estar seguros de que la revelación de que el Todopoderoso era un inhumano mutante no sale en la lista. Así que, sin mas preambulos, acompañadnos en este viaje por la continuidad.

9) Sin Cong y el tiempo deslizante. 

El Universo Marvel siempre reflejaba «el mundo mas allá de tu ventana» y por eso mismo se trataban temas de actualidad y aparecían personajes famosos de moda, como los Beatles o Johnny Carson. Además las biografias de los personajes estaban atadas a acontecimientos históricos reales: Reed Richards y Ben Grimm habían luchado en la Segunda Guerra Mundial, Frank Castle y James Rhodes en Vietnam, los Cuatro Fantásticos habían ido a la luna antes que Neil Armstrong…

Durante los primeros tiempos de Marvel los años pasaban en tiempo real pero al convertirse en una propiedad intelectual exitosa todo se detiene. Las décadas pasan pero los personajes permanecen casi inalterables. ¿Como explicar las modas hippies que llevaban Peter Parker y sus amigos? John Lennon murió hace 41 años, es imposible que estuviera en la boda de Reed y Sue y así con todo.

Siendo sinceros, es algo que solo preocupa a gente muy friki como Mark Gruenwald, Kurt Busiek y a mi.John Byrne intenta arreglarlo en su Spiderman Capitulo Uno de una forma que está condenada antes de empezar: trata de actualizar las referencias y la moda y recontar el pasado. Pero no puede funcionar así, no se trata de rehacer todos los comics antiguos.

Se decide que en el Universo Marvel el tiempo es «deslizante», lleva una extraña correlación que provoca que el primer vuelo de los Cuatro Fantásticos ocurriera hace quince años sin importar en que año estemos. Basicamente significa «No preguntes y no le des muchas vueltas».

De forma relacionada a eso, Mark Waid y Javier Rodríguez en su Historia del Universo Marvel establecen una guerra en la nación ficticia de Sin-Cong como el lugar y el momento en que Reed, Ben, Frank, Rhodey y Tony Stark fueron a la guerra. Es un movimiento brillante, ya no es necesario actualizar el origen de Iron Man cada década metiendolo en un nuevo conflicto bélico en que se encuentren enfangados los Estados Unidos. La guerra de Sin Cong siempre estará ahí, hace diecisiete años.

8) La identidad del Duende

En los años ochenta el gran misterio que perseguía a los fans de Spiderman era quien se escondía debajo de la mascara del Duende. Roger Stern y John Romita Jr nos habían mostrado como alguien cuya cara no veíamos encontraba un viejo arsenal de Norman Osborn y se fabricaba la identidad del nuevo Duende. Durante meses Spiderman y el Duende se enfrentaban en una sucesión de batallas mientras nos daban pistas y sospechosos de este misterio. ¡Hasta que Stern dejó la serie sin resolverlo!

El nuevo equipo de guionistas estaba tan perdido como los lectores así que decidieron algo arriesgado: el Duende era el recientemente fallecido Ned Leeds, compañero periodista de Peter Parker. Hicieron un buen trabajo tratando de justificarlo aunque dejaban en mal lugar al Duende para centrarse en sus nuevas historias. Pero cualquiera que hubiera leido la etapa Stern/Romita Jr se daba cuanta de que era imposible que Leeds fuera el Duende.

Tubo que pasar mas de una década para que Rogern Stern escribiera una miniserie llamada El Duende Vive en la que retomaba su plan original, explicaba porqué era imposible que Ned fuera el Duende y revelaba que siempre fue Roderick Kinsgley, un turbio empresario que había introducido al principio de su etapa. Todo cuadraba, el lector podía volver a respirar.

7) Donald Blake nunca existió 

En su primera aparición Donald Blake era un médico cojo que encontraba el legendario martillo de Thor lo que le confería grandes poderes convirtiendole en el mismisimo Dios del Trueno de la mitología nordica. Era un personaje en la linea que Stan Lee buscaba por entonces, es decir superhéroes con superproblemas, héroes con pies de barro.

Pero poco a poco otros personajes mitológicos fueron apareciendo en la serie y mientras mas interactuaba Thor con ellos, mas encajaba el tono de la serie. Muy pronto resultaban mas interesantes las historias de Asgard que las de la Tierra y es que Donald Blake y su entorno siempre fueron personajes bastante flojos. Con Spiderman venías por las mallas pero te quedabas por Peter Parker; a nadie le interesaba el aburrido Doctor Don Blake.

Además no tenía mucho sentido, ¿Como podía Thor ser el hijo de Odín y a la vez el alter ego de Blake? ¿Era hombre o dios?

Así que en 1968 los mismos Stan y Jack por boca de Odín contaron como El Padre de Todos castigó a su rebelde y orgulloso hijo a pasar un tiempo como humano para enseñarle una lección de humildad. Ahora si, el nuevo mito estaba completo.

Años mas tarde Walt Simonson incluso prescinció de la identidad dual al principio de su alabada etapa; Blake era innecesario y seguiría siendolo durante décadas.

6) Sharon Carter estaba viva

La conocimos como Agente 13 y fue el interes romántico del Capitán América del 66, cuando fue creada por Stan y Jack, hasta el 79, en que pareció morir. Sharon era lista, valiente, luchadora y una igual para Steve Rogers. Tambien tenía algo de retrocontinuidad en su origen pues originalmente era la hermana pequeña de Peggy Carter, la novia del capi durante la guerra, pero al haber pasado tantos años llegó un momento en que se estableció que era la sobrina de Peggy.

Tuvo la muerte menos creible de la historia de las muertes que pueden ser deshechas: el capi la vió arder en llamas a traves de una pantalla. Sin cadaver, a distancia y de forma totalmente anticlimática. Pero, de algún modo, nunca volvió. Los siguientes guionistas se olvidaron de ella y fue sustituida por otras novias.

Tuvieron que pasar quince años y mas de doscientos números para que Mark Waid y Ron Garney la trajeran de vuelta. ¡Por supuesto que fingió su muerte para embarcarse en una misión encubierta por ordenes de Nick Furia! Tenía sentido. Además Sharon volvió cínica y amargada debido a los años que pasó entre criminales y a lo que tuvo que hacer para sobrevivir; empezaba una nueva dinámica con Steve a la que ese equipo creativo le sacaría chispas.

5) Bruce Banner sufrió malos tratos 

Hulk siempre fue un personaje en continua evolución; inicialmente Bruce Banner se convertía en el monstruo gris al caer la noche. Poco despues Hulk se volvió verde y su transformación se disparaba por emociones fuertes y mas en concreto por la ira. Con el paso de los años se llegó a la conclusión de que Hulk era la rabia repimida del aparentemente tranquilo y normal Bruce Banner. Pero… ¿De donde venía esa rabia?

Fue el guionista Bill Mantlo el que, mas de veinte años despues de la creación del personaje, nos reveló que Bruce había sufrido malos tratos infantiles a manos de su alcoholico y desequilibrado padre. Brian Banner había odiado a su hijo al creerle un bicho raro demasiado inteligente e incluso había matado a la madre de Bruce. Años de malos tratos y culpa del superviviente habían moldeado la personalidad del joven Bruce haciendole apocado y tranquilo de una forma casi antinatural. Pero la ira y el odio anidaban profundamente en su interior; la bomba gamma no creó al monstruo, solo lo liberó.

Este acercamiento psicológico al personaje que llevó a cabo Mantlo ha sido la base de gran parte de los comics de Hulk de los últimos treintaycinco años. Su entrada en la modernidad.

4) Thanos y los Titantes son Eternos

En 1976 Jack Kirby volvió a Marvel tras unos años en la Distinguida Competencia y fue recibido como el hijo pródigo. Stan Lee le dió todo lo que pedía, empezando por ser su propio editor y poder escribir con libertad total. De este modo Kirby creó a los Eternos, los Desviantes y a los Celestiales; toda una nueva cosmogonía apasionante que no estaba diseñada para ser parte del Universo Marvel. Ningún superhéroe reaccionaba ante los cataclísmicos sucesos que ocurrían en sus páginas. Si que había un pequeño cameo de la Cosa y de Hulk pero dejando claro que no eran los auténticos sino representaciones de personajes ficticios.

Los Eternos eran superhombres diseñados geneticamente que habían pasado milenios viviendo entre nosotros e inspirando muchas de las historias de las diversas mitologías de los pueblos. Era facil reconocer a Zeus en Zuras, Atenea en Tena, hija del anterior, Icaro en Ikaris o Mercurio en Makkari. Pero en Marvel ya existían dioses del Olimpo de forma similar a los dioses asgardianos.

Al dejar Kirby la serie, la historia-rio que estaba contando quedó inconclusa; la humanidad aguardaba el juicio de los Celestiales, dioses espaciales que jugaban con el adn de los seres vivos. Tuvo que llegar Roy Thomas, eterno integrador del Universo Marvel para intentar conjugar este nuevo adendo con lo que ya existía.

De esta forma fueron los experimentos de los Celestiales los que inspiraron a los Kree para crear a los Inhumanos. De igual manera el Alto Evolucionador aspiraba a ser como los Celestiales. Los olímpicos y los Eternos podían coexistir a lo largo de los siglos.

Pero además había otros personajes en Marvel de fenomenales poderes y nombres que remitían a la mitología: Thanos y su familia Eros, Mentor y Cronos que vivian en Titán, la luna de Saturno. En un ejercicio de magia de la retrocontinuidad se establecía que eran Eternos que habían dejado la Tierra tras una cruenta guerra civil. Mentor, tambien conocido como Alars era hermano de Zuras y por tanto ¡Thena y Thanos son primos!

La historia del Titán Loco se enriquecía muchisimo con este adendo.

3) Magneto sobrevivió al Holocausto

El Maestro del Magnetismo debutó en el primer número de The X-Men, concebido para ser el archienemigo de los jovenes mutantes del Profesor Xavier. Pero durante toda la etapa clásica no sabríamos nada de él; ni siquiera le veríamos la cara hasta el número 62 en una espectacular revelación durante la corta y brillante etapa de Roy Thomas y Neal Adams.

No sería hasta el ya clásico Uncanny X-Men 150 («Yo, Magneto»), en que lanzaba un ultimatum a escala global, cuando descubriríamos que su familia fue asesinada en el campo de concentración de Auschwitz. Todo este tiempo su motivación había sido evitar un exterminio mutante a imagen y semejanza del Holocausto Judio.

Durante la subsiguiente batalla con la Patrulla-X Kitty Pryde resultó herida. Era solo una niña judia de 13 años que había vendido a la misión sin permiso de Xavier, demasiado joven para luchar. Al reconocerse en esa victima, Magneto se dió cuenta de que su camino de venganza y violencia le había llevado a convertirse en aquello que odiaba.

Comenzaba así un largo camino de redención, a veces frustrada, que le llevaría a ser uno de los personajes mas interesantes, contradictorios y fascinantes del universo Marvel. Pasó de ser un villano de opereta a una figura trágica con quien puedes empatizar y hasta apoyar.

Al fin y al cabo, Magneto was right.

2) Elektra

En 1981 un joven dibujante católico irlandes habíaestado dibujando una serie que no importaba a casi nadie y cuyas ventas estaban por los suelos. Parecía que lo estaba haciendo tan bien que el comic empezaba a llamar la atención así que Jim Shooter, editor en jefe de Marvel, dejó que tambien la escribiera. El comic era Daredevil y el joven dibujante era, por supuesto, Frank Miller. Empezaba la leyenda.

En su primer número en solitario introdujo un tropo clásico del noir, la femme fatale. En un elegante ejercicio de retrocontinuidad descubrimos la existencia de Elektra Natchios, primera novia de Matt Murdock durante la universidad. Bella, exótica, misteriosa e indomable, contemplariamos como su padre murió debido a una imprudencia de Matt, lo que acabaria por alejarles. Hasta que Elektra regresó a la vida de Daredevil como una asesina ninja, condenada a luchar contra el héroe de la Cocina del Infierno.

Miller tambien crearía a Stick, el nunca antes mencionado maestro de artes marciales de Matt, y la guerra milenaria entre su grupo, La Casta, y la orden ninja conocida como La Mano.

Estas adiciones mediante retrocontinuidad encajaron tan perfectamente con Daredevil y la etapa Miller se convirtió en un clásico tan admirado e imitado que nadie parece recordar un tiempo en que no formaban parte del mito del Hombre Sin Miedo.

1) Siempre Vengadores

La maxiserie Siempre Vengadores de Kurt Busiek, Carlos Pacheco, Roger Stern y Jesús Merino es una aventura clásica del grupo, de esas que se citan de carrerilla al mencionar sus grandes momentos. Pero sobretodo se adhiere al lema de la RAE: «Limpia, fija y da esplendor». Solo que lo hace con la continuidad en lugar de con el castellano.

Los dos autores americanos y los dos españoles hacen un ejercicio de aclarar puntos oscuros de la historia de los Vengadores y de su archienemigo Kang el Conquistador. La complicada vida del viajero temporal y su segunda encarnación como Inmortus es detallada, clarificada y, como un bonsai, pulida de imperfecciones y errores. Se reconcilian versiones contradictorias, se libran de chapuzas y, lo mas importante de todo, se hace mientras se cuenta una épica historia superhéroica que sigue importando aún hoy.

Siempre Vengadores es la última gran saga de la vieja Marvel, del icono del siglo XX, un broche de oro a una forma de entender los superhéroes. Una última carga antes de adentrarse en el siglo XXI hacia una nueva forma de contar historias. Un último grito desafiante ante lo inevitable.

¿Que dice ese grito?

¡Vengadores, Reunios!