Blacksad Todo Cae. Tras 8 años regresa Blacksad a lo grande

Blacksad vuelve tras ocho años de espera con una historia mucho más grande y compleja que las anteriores.

Tras ocho años de ausencia ha vuelto Blacksad. Lo ha hecho precedido de algunas polémicas con su dibujante y tras una terrible pandemia. Pese a todo ello Blacksad  ha vuelto en mejor forma que nunca. Continuando con su exitosa serie que ha ganado numerosos premios tanto nacionalmente (en el Saló de Barcelona o el Expocómic de Madrid) como internacionalmente (El festival de Angoulême o los premios Eisner), Juanjo Guarnido y Juan Diaz Canales han vuelto con fuerza para traernos a nuestro detective felino favorito a la jungla del asfalto para resolver un nuevo crimen.

Y, sí, está muy manida la broma de la jungla en el universo de animales antropomórficos que han creado, pero precisamente en este número, el sexto de la colección, la jungla de asfalto tiene especial relevancia. En este número la parte arquitectónica de la ciudad se enfrenta a la vida humana de la misma, poniendo en riesgo el delicado equilibrio que existe. Una historia repleta de acción, misterio y, sobre todo, miseria humana. O animal.

Esta vez John Blacksad y su amigo, el periodista Weekly, se ven metidos en una investigación donde tiene que ver el sindicato de trabajadores del metro, los topos que trabajan excavando en el metro continuamente. A Kenneth Clarke, el presidente del sindicato, se le opone Salomón quien tiene otros proyectos urbanísticos que están en contra del transporte público. A esta mezcla se le une la mafia de las comadrejas que quieren tomar el control de la unión de topos, un grupo de teatro que interpreta a Shakespeare y un misterioso asesino que parece estar eliminando cabos sueltos.

Una trama bastante más compleja y llena de personajes. Juan Díaz Canales se ha asegurado de que pueda ser contada, siendo este el primer número de la serie con continuación directa. Todo cae tiene el subtítulo de Primera Parte con la intención de poder desarrollar la historia con el espacio que merece. Parece que ambos autores están dejando la carne en el asador en esta historia tanto narrativamente como visualmente.

Queda claro en esta primera parte que es una historia mucho más grande y compleja. Aparecen muchos personajes secundarios tanto nuevos como viejos, la trama parece desarrollarse por tres líneas distintas (la del grupo de teatro, la del político y la del sindicato de excavadores), hay cabida para algún giro de guion… en definitiva es un trabajo pensado a largo plazo lo que, tras la espera que supuso el anterior, seguro que supone un alivio para los fans del detective. La trama en sí es interesante y más fresca que los dos números anteriores. Estos pretendían ser más complejos de lo que en realidad eran, acababan siendo enrevesados y con un final algo descafeinado que no encajaba del todo con el resto y solo permitían conocer unas pinceladas superficiales de las ideas y los personajes que aparecían. Aquí parece que las cosas están más asentadas, posiblemente porque la trama se tome su tiempo en construirse, y todos los elementos de la narración aparecen de una forma mucho más orgánica y sin forzar.

El dibujo de Guarnido es cautivador, como siempre, desde la primera página. Los personajes expresivos, llenos de movimiento y vida rebosan personalidad. Incluyendo los personajes más secundarios de cada viñeta, todos están cuidados. Es indiscutible la calidad que tiene, debido a su pasado como animador, para crear personajes interesantes y llenos de expresividad. Quizás la única pega que se le puede poner es que los personajes femeninos siguen siendo más humanos que animales, no dejan de ser mujeres sensuales con orejas de animal cuando los personajes masculinos están mucho más animalizados y tienen más fuerza.

El color, también realizado por Guarnido, es vibrante y tiene la fuerza de los números anteriores. Representando unas atmosferas pesadas y abrumadoras junto con unas calles llenas de vida y movimiento. Las composiciones de cada página son muy bonitas y llamativas e invitan a parar en cada viñeta para observar todos y cada uno de los detalles. El trabajo artístico, que se mantiene en cada uno de los números de Blacksad, solo ayuda a confirmar el prestigio y la fama de esta obra.

Quizás les haya venido bien estos años de pausa con los casos del detective felino, ya que, cuando parecía que la obra empezaba a estancarse, ha vuelto con más fuerza que nunca. Una trama de crítica social, llena de nuevas caras y otras ya conocidas, con una historia más larga y completa sin perder un ápice de los elementos que hacían llamativos los álbumes anteriores. Las expectativas hacia la segunda parte son altas y la espera, de unos dos años, se hará complicada. Sobre todo porque, cliffhunger mediante, los autores se han asegurado de que el lector se quede con ganas de más.

Título: Blacksad. Todo Cae (Primera Parte)
Guion: Juan Díaz Canales
Dibujo y color: Juanjo Guarnido
Realización Técnica: Estudio Fenix
Editorial: Norma Editorial
Formato: Cartoné, 60 páginas
Precio: 16,00€