Ruby Rose denuncia el trato recibido por CW cuando era Batwoman y señala a los responsables

La actriz ha contado en su cuenta de Instagram los motivos reales por los que abandonó la serie. Motivos más que preocupantes, y que no dejan a la cadena en una buena posición.

El año pasado, tras la primera temporada de Batwoman, la actriz protagonista Ruby Rose abandonó por sorpresa la serie dejando a CW en busca de una nueva Kate Kane. En aquel momento no dio ninguna explicación, haciendo que los rumores salieran por todos lados. La cadena, además, aprovechó para no desmentir algunos de ellos que apuntaban a que Rose era una mujer con la que era muy difícil trabajar.

Hoy, más de un año después, la actriz ha decidido denunciar públicamente en sus redes la actitud tanto de la cadena como de algunos de los trabajadores del proyecto Batwoman. En sus stories de Instagram, que recordemos desaparecen a las veinticuatro horas de haber sido publicados, Rose se dirige tanto a CW como a Caroline Dries (guionista y productora), Sarah Schechter (productora) y Greg Berlanti (guionista, productor y director) et al. La fórmula et al hace referencia al resto de personas implicadas en el proyecto pero que no ha citado, sin embargo, los otros tres nombres han sido citados con sus usuarios de Instagram por lo que habrán recibido notificaciones de la denuncia pública de Rose.

En ella la actriz les asegura que va a ir a por ellos, para lo que le pasó a ella, nunca le vuelva a pasar a otra persona. También comenta que quiere por fin recuperar su vida, y que se sepa la verdad.

 

Respecto a Peter Roth (productor ejecutivo de Warner Bros Television) lo acusa de haber llegado a lo más alto en la compañía mientras abusaba de su poder respecto a mujeres jóvenes. Rose menciona que esas mujeres le planchaban los pantalones, en un obvio juego de palabras del que podría desprenderse una acusación de abuso sexual. Para luego decir claramente que Roth le puso un investigador privado al que despidió cuando su informe sobre ella no concordaba con la historia que él quería contar públicamente sobre Rose. Además, le advierte que hay un ejército tras él. Probablemente en relación a los abusos antes insinuados.

Lo siguiente que ha compartido Rose es un vídeo donde se documenta una conversación con su médico donde éste le explica lo anormal que es tener una hernia en el cuello. Y en cómo eso le ha causado un daño crónico que podría haberse evitado. Heridas que se hizo en el set de rodaje y que, por lo visto, Rose llevaba tiempo denunciando. Sin embargo, la cadena mantuvo los tiempos de rodaje, no dejando que se recuperara de la operación por la que tuvo que pasar. Tres semanas más tarde del vídeo, la actriz comenta que el dolor y el daño eran todavía peores. Además, puntualiza que tiene documentación suficiente como para hacer un documental de una hora. Y se pregunta qué hubiera sido necesario compartir “¿el cuello roto, las costillas partidas y el tumor?”. Rose tuvo que volver al trabajo sólo diez días después de operarse del cuello, que se había llegado a romper.

Respecto a su ausencia en la Comic-Con cuenta que se debió a que la cadena sabía su calendario, que días podía ir y cuáles no. Decidieron no cambiar los paneles de la serie aún sabiendo que era imposible para ella no ir. Y, además, la obligaron a hacer un vídeo diciendo que no podría ir. Haciendo que pareciese que era ella quien no cambiaba sus horarios. E, indirectamente, dejando de lado a los fans. Cuando a ella le apetecía muchísimo asistir al evento. Además, la obligaron a esconder la cicatriz que tenía de su operación.

También se dirige a sus fans pidiéndoles que por favor dejen de preguntarle si alguna vez va a volver a la serie. No volvería por ninguna cantidad de dinero, ni aunque me apuntaran con una pistola a la cabeza. Yo no me fui, no abandoné. Yo nunca abandono. Ellos arruinaron a Kate Kane y destrozaron Batwoman, no yo. Yo seguía órdenes, y si quería seguir tenía que quedarme sin derechos, y hacerlo por escrito. Cualquier amenaza, tácticas de bullying o chantaje no conseguirán que me quede callada.

Comenta que un compañero de reparto sufrió quemaduras de tercer grado en todo su cuerpo, y no se le ayudó con la terapia. Recordemos que en Estados Unidos los servicios médicos son excesivamente caros. Ella, dice, fue la única que se preocupó por su estado. Tras el accidente no se dio tiempo a los actores a procesar lo ocurrido, y se pasó directamente a grabar una escena de sexo.

Rose comenta que además de recibir un corte muy cerca del ojo que casi la deja ciega, dos de los dobles de riesgo del equipo fallecieron. Una compañera quedó tetraplégica y la compañía intentó culparla a ella por lo sucedido, ya que estaba hablando por teléfono. El problema es que esa mujer es una PA (personal assistant) por lo que gran parte de su trabajo se desarrolla a través del móvil. Es decir, estaba trabajando. Tuvo que crear un GoFundMe (plataforma de mecenazgo) para poder pagar todos los gastos médicos.

En cuanto a Caroline Dries, quería que terminaran la temporada durante la primera ola de la pandemia pese a que todo el mundo estaba distraído y pendiente de sus familiares. Fueron los únicos que no siguieron las recomendaciones sobre COVID. Las veces que acudió a los rodajes, Dries le dijo a Rose que su herida estaba relacionada con el trabajo y que eso la obligaba a seguir grabando. Sin embargo, luego cambió su discurso público diciendo que se lo había hecho haciendo yoga, antes de empezar a rodar. La actriz asegura que nunca ha hecho, ni hace, yoga. Además, tras el accidente que hizo que la PA quedara tetrapléjica, Dries quería seguir con la serie. Al día siguiente se canceló la grabación por orden del gobierno y las medidas COVID.

Respecto a su supuesto mal humor en el set de rodaje, Rose comenta que se peleó con varias personas porque lo que pedía eran medidas de seguridad. Y pide que se pregunte a las personas que trabajaban en maquillaje y peluquería todo lo que hizo por ellas, ya que dos llegaron a estar hospitalizadas.

Por último, habla sobre Dougray Scott co-protagonista en Batwoman. De él comenta su poca profesionalidad y su actitud abusiva en los sets de rodaje. Cuando Rose abandonó la serie, Scott llamó a su agente para que le ayudara a abandonar la serie. Cuando se le comentó que Rose se había partido el cuello durante el rodaje, y que no estaba abandonando un trabajo, Scott no dudó en hablar mal de ella en el resto de entrevistas. Apoyando la imagen de mujer conflictiva que vendía la cadena. Sin embargo, Rose comenta que el actor habría herido en el rodaje a una doble, y que le había gritado como si la culpa fuera de ella. Que era un infierno trabajar con él, llegaba y se iba cuando quería y tenía una actitud abusiva. Rose, como protagonista de la serie, envió un mail a sus jefes pidiendo que se prohibiese chillar a los compañeros a través del reglamento. La cadena pasó de ella.

Comenta que la única vez que llegó tarde al rodaje era porque estaba en el hospital. Y que sabe que toda la información que se ha ido filtrando en el set de rodaje está segura que es cosa del actor Camrus Johnson, por los comentarios que éste le hacía y que terminaron por poner incluso al equipo de dobles en su contra. Pero ella decidió centrarse en sus heridas, y en recuperarse. Además, debido a su operación estuvo tiempo sin poder conducir y la empresa no hizo ningún tipo de arreglo para que ella pudiera llegar al trabajo. Por último, Rose ha compartido una radiografía de su cuello.

Las redes se han volcado con ella, tras más de un año de silencio donde los rumores y la narrativa de la cadena se cebaba con ella. Ahora, tras esta denuncia pública, falta ver qué harán los citados en la misma. Y si Ruby Rose decidirá finalmente tratar todos estos temas en un juzgado ya que, por lo dicho al inicio, no sólo ella está pensándolo.