“Una mujer un voto” la novela gráfica de Alicia Palmer y Montse Mazorriaga sobre el movimiento sufragista español

En el noventa aniversario de la consecución del derecho al voto de la mujer en España, Garbuix Books publica esta novela gráfica homenajeando a todas aquellas mujeres que lucharon por un derecho tan importante tanto ahora como a principios del siglo XX.

Cuando se habla del movimiento sufragista, normalmente, la primera imagen que nos viene a la mente de forma recurrente es la de la madre de los protagonistas de la película Mary Poppins. Que, si bien de forma un tanto estridente por cómo es representada, encarna el movimiento sufragista en Reino Unido de forma magistral. Existen varios cómics que tratan los eventos relacionados con el sufragio universal en las islas británicas, pero hasta ahora no teníamos un cómic que se centrara y profundizara de igual forma en la historia del movimiento en nuestro país. Ahora, por suerte, contamos con la publicación de Una mujer un voto la novela gráfica de Alicia Palmer y Montse Mazorriaga sobre el movimiento sufragista español.

Una mujer un voto es una novela gráfica protagonizada por Mari Luz Lázaro, una joven que llega a Madrid en 1929 para empezar a trabajar como cigarrera en la Real Fábrica de Tabacos. Sola en la capital tendrá la grandísima suerte de conocer a Justi, y al resto de compañeras cigarreras que no sólo le ayudarán a formarse en su nuevo trabajo. Sino que, además, la introducirán a través de charlas en la lucha activa por sus derechos. Especialmente, el del voto para la mujer.

A través de Mari Luz, se desarrolla todo el entramado social y laboral de la época: lo que se espera, y lo que no, de una señorita; las obligaciones en el trabajo y las dificultades que conlleva el vivir sola. Pero, gracias a las cigarreras, Mari Luz también encuentra comprensión, compañerismo y ayuda. A través de ellas, y a los mítines que asisten, les lectores conocen el trabajo de Clara Campoamor y todo el proceso político, social y legal por el que las mujeres consiguieron el derecho a votar en 1931.

Pero este cómic no se queda ahí, de la mano de ambas autoras acompañaremos a Mari Luz desde su llegada a Madrid hasta el estallido de la Guerra Civil. El guion de Alicia Palmer contiene una cantidad ingente de nombres, datos y documentación de la época. Esta novela gráfica tan documental podría resultar complicada por la cantidad y complejidad de temas tratados, sin embargo, la autora consigue crear una narrativa relativamente lineal donde toda acción tiene una consecuencia y cada conversación da pie a una nueva problemática, haciendo la lectura sencilla, efectiva y educativa.

Además de ver el desarrollo de Mari Luz, encontramos el desarrollo de la vida política de Clara Campoamor y todo el proceso político, jurídico y social que desembocó en la consecución del voto para la mujer hace noventa años. Un punto muy interesante de la lectura de Una mujer, un voto en este momento es que pueden observarse muchos paralelismos con la situación política actual respecto a temas como la falta de voluntad política, la necesaria implicación de los ciudadanos y la importancia de las palabras.

Retomando el tema de la documentación, al final de la obra hay una sección de notas donde se explican muchos términos, nombres y situaciones que se plantean de forma secundaria durante el cómic. Si, por ejemplo, las protagonistas están tratando un tema en concreto y mencionan personas que no aparecen en la obra, pero son relevantes, aparece una nota al final. Algo que es de agradecer, dada la complejidad del tema. Y que, de nuevo, muestra el increíble guion de Palmer ya que la forma de dosificar la información y presentarla es primordial para entender esta obra.

En cuanto al apartado gráfico, Montse Mazorriaga hace un excelente trabajo en blanco y negro, con un dibujo sencillo de línea fina y tonalidades grises para dar profundidad a las ilustraciones. Sus diseños se centran en representar de forma clara a cada personaje para que ninguna de las mujeres se confunda entre ellas. Esta obra representa a muchas personas reales, y todos sus retratos son representativos. Es decir, si les lectores comparan fotografías de la época con los personajes los reconocerán fácilmente.

Además de esto, en muchas ocasiones Mazorriaga dibuja documentos reales para introducirlos en la historia. Portadas de periódicos, cartelería, e incluso artículos a página completa de los que también se reproduce el texto. Como curiosidad, muchos de esos documentos están disponibles para su consulta en la hemeroteca online de la Biblioteca Nacional Española. Por lo que quienes estén interesades en el tema pueden encontrar los periódicos completos que se han utilizado en la obra, junto a mucha otra documentación digitalizada.

Una mujer, un voto se editó originalmente gracias a una campaña de verkami lanzada por la editorial Garbuix Books. Sin embargo, ahora la obra también puede encontrarse en cualquier librería, con la cuidada edición a la que la editorial pronto nos ha acostumbrado. La novela gráfica de Palmer y Mazorriaga es un homenaje a todas las personas que lucharon por el voto de la mujer en España. Y en especial a aquellas mujeres que contra todo pronóstico perdieron todo por lo que lucharon demasiado pronto. Ahora, noventa años después, este cómic no sólo las ensalza, sino que también nos recuerda lo necesario que es luchar por lo realmente importante.

Título: Una mujer, un voto
Guion: Alicia Palmer
Dibujo y color: Montse Mazorriaga
Edición Nacional: Garbuix Books
Rotulación: Gabriel Regueiro
Formato: Rústica con solapas, 168 páginas
Precio: 18,00€