La novela gráfica “11 de septiembre de 2001. El día que cambió el mundo” explica los atentados y las consecuencias que todavía vivimos.

Este cómic de Baptiste Bouthier y Héloïse Chochois reconstruye lo ocurrido hace veinte años en Nueva York, y reflexiona acerca de las consecuencias que todavía hoy seguimos viviendo a nivel mundial. Y frente a lo ocurrido en las últimas semanas en Afganistán, señalan lo errónea e inútil que es siempre la guerra.

En pocas semanas se cumplirán veinte años de los atentados en el World Trade Center de Nueva York. Unos atentados en los que fallecieron casi tres mil personas en total, en aquel momento, y que marcaron un antes y un después para todo el mundo. Ahora, veinte años más tarde, seguimos viviendo las consecuencias de aquel terrible día. Hoy queremos reseñar la novela gráfica de Baptiste Bouthier y Héloïse Chochois por lo importante que nos parece su mensaje: la guerra no es nunca la solución. Y todas las decisiones tienen consecuencias.

11 de septiembre de 2001. El día que cambió el mundo es una novela gráfica protagonizada por Juliette, una joven francesa que en septiembre de 2021 decide ir a visitar a su prima tras dos años sin verla. ¿El problema? Su prima vive en Nueva York, y a ella no le gusta volar. Además, nunca ha estado en Estados Unidos, así que su periplo será doble. En las primeras páginas les lectores acompañan a Juliette por el aeropuerto de Charles de Gaulle, donde todo el mundo usa mascarillas y cumple las medidas de seguridad.

En su trayecto, Juliette hace una reflexión sobre el atentado a las Torres Gemelas y sus consecuencias. Como todo el mundo, recuerda dónde estaba cuando se enteró de lo que había pasado, y cómo reaccionó. A partir de ese momento, el cómic navega en dos espacios: Estados Unidos y Francia. Los autores, a través de Juliette, comparan lo que se estaba viviendo en la zona de los atentados, con cómo se percibía en Europa, a través de las noticias, lo ocurrido. Pero no se quedan ahí, en su reflexión Juliette hace un recorrido histórico por esos veinte años. Las decisiones políticas que se tomaron tras los atentados, cómo esto influyó en las leyes de Estados Unidos. Cómo otros países tomaron posturas similares, e incluso apoyaron guerras que, con el tiempo, se ha demostrado que no tenían sentido alguno.

El mundo cambió, y no para mejor. La ola de terror hizo que se tomaran una serie de decisiones a nivel mundial por la que muchos países todavía hoy en día siguen sufriendo las consecuencias. Sólo hace falta ver lo ocurrido las últimas semanas en Afganistán. 11 de septiembre de 2001. El día que cambió el mundo trata todos estos temas documentándolos y exponiéndolos a través de Juliette de forma sencilla pero contundente. El guionista de esta obra, Baptiste Bouthier, es un reconocido periodista y documentalista capaz de mostrar los momentos previos al desplome de las torres a través de dos trabajadores del World Trade Center, una periodista y un grupo reducido de bomberos que lograron sobrevivir al derrumbe. Todas las historias están documentadas, bien explicadas e incluidas en la narrativa de este cómic con el mayor respeto tanto por sus protagonistas como por aquellas víctimas que no tuvieron tanta suerte.

Esta novela gráfica relata situaciones terribles, conocidas por todos, y muestra sobretodo las consecuencias de esas situaciones. Cómo los atentados moldearon de la noche a la mañana el mundo entero. Bouthier y Chochois logran un equilibrio perfecto entre el respeto, el documental y la reflexión. Ya que no sólo tratan los atentados del 11S, sino también los ocurridos por toda Europa como resultado de las guerras en Irak y Afganistán. Los cambios en política internacional, el flujo de información en las noticias y cómo ésta se recibía por parte de la ciudadanía en Europa. Temas complejos que son capaces de mostrar, y explicar, a través de los ojos de la protagonista del cómic.

El apartado gráfico de Héloïse Chochois se caracteriza por un dibujo de línea clara muy expresivo, y una paleta de colores bastante homogénea. Al principio centra los tonos fríos en las partes que ocurren en Estados Unidos, y utiliza los cálidos para sus recuerdos en Francia. Poco a poco, al avanzar la trama e ir reflexionando sobre cómo va cambiando el mundo, estas gamas de colores irán mezclándose hasta la actualidad. Bouthier aporta infinidad de información del atentado que Chochois es capaz de representar a través de composiciones que obligan a leer las páginas como si estuviéramos navegando por las mismas estancias que los protagonistas. Con especial cautela se han tratado las escenas centradas en el World Trade Center, tanto a nivel gráfico como en su guion. Es evidente la experiencia de ambos autores.

Como ocurre con el guion, el trabajo de Chochois cuida mucho los detalles para ser completamente respetuosa con las víctimas. Además, como el cómic está lleno de personas reales, su representación está muy cuidada. No sólo respecto a personalidades reconocibles como presidentes de distintos gobiernos, sino también supervivientes de la tragedia como la fotógrafa y periodista Suzanne Plunkett. Reconocida y premiada periodista cuyas fotos documentaron el 11S, y que aquí se reproduce tanto su historia como sus imágenes. El trabajo documental de ambos autores no sólo se refiere a datos, sino también a material gráfico. Éste se reproduce en el cómic como parte de entrevistas, o momentos presentados en la prensa que tanto Juliette como el resto de su familia y amigos leen.

La representación de la historia a través de los ojos de una europea permite a les autores tratar el tema con cierta distancia. Sin embargo, esta obra enlaza con la actualidad, por lo que podrían haber caído en la trampa de dejarse llevar por el dolor de los atentados sufridos en Francia. Pero no lo hacen. Bouthier y Chochois son capaces de analizar estos veinte años y mostrarlos en una reflexión antibelicista y para nada vengativa. Todo lo contrario. Son críticos con muchas de las decisiones tomadas por todo tipo de dirigentes, que nos han llevado a la situación actual.

Preciosa y cuidada edición de Norma Editorial que, además, sacó a la venta el mismo día que su original francés, el pasado 20 de agosto. Apuesta que pocas veces hacen, y que con esta novela gráfica creemos que no se han equivocado en absoluto.

11 de septiembre de 2001. El día que cambió el mundo es una novela gráfica que no sólo recopila los momentos más importantes de los últimos veinte años, sino que se ha convertido en un imprescindible para entender la actualidad. Plantea preguntas interesantes, relaciona hechos y acciones de hace dos décadas con las consecuencias actuales y pone de manifiesto leyes y situaciones que parecían necesarias en aquel momento pero que todavía no se han solucionado. Un análisis profundo del mundo occidental de lo que llevamos del siglo XXI, explicado de forma magistral en este cómic.

Título: 11 de septiembre de 2001. El día que cambió el mundo.
Guion: Baptiste Bouthier 
Dibujo y color: Héloïse Chochois
Edición Nacional: Norma Editorial
Traducción: Eva Reyes de Uña
Rotulación: Joan Moreno
Edición Original: Dargaud
Formato: Cartoné, 144 páginas
Precio: 23,00€