Nueva Edición de “Nimona” el cómic de Noelle Stevenson donde la protagonista es una metamorfa y se alía con el villano

La editorial Astiberri reedita el debut de Noelle Stevenson, cocreadora de reconocidas series como “Leñadoras”. En este volumen único se recoge la historia completa de Nimona, y sus estridentes planes de destrucción junto al supervillano Ballister Negrocorazón.

Érase una vez, en un país muy, muy lejano… la historia de una niña que tuvo la posibilidad de crear una historia increíble, y lo hizo. Allá por el año 2012, Noelle Stevenson era una estudiante de unos veinte años que estaba finalizando sus estudios en formación artística. Mientras cumplía con sus trabajos de clase, empezó a subir diseños, ilustraciones y tiras a Tumblr, red de microbloging donde se pueden compartir breves entradas con contenido multimedia, y breves textos, que en ese momento estaba muy en boga. Así, a partir de un ejercicio de clase, Stevenson creó el inicio de Nimona y a su protagonista.

Poco después de viralizarse su contenido en Tumblr, empezó a publicar de forma más constante en formato webcómic. En 2015 finalizaría la historia, y ésta sería recopilada e impresa en un tomo único por la editorial Harper Collins. Tras la publicación en castellano por parte de Oceano (Historias gráficas) en 2017, la editorial Astiberri publica ahora Nimona con una nueva traducción de la mano de Gonzalo Quesada. Por lo que, si se os pasó en su momento haceros con este cómic… ahora no os lo podéis perder. Pero, ¿quién es Nimona, y de qué va su historia?

Nimona, que da nombre a la historia y es además el nombre de la protagonista, es una joven incansable y con muchas ganas de convertirse en la ayudante de Ballister Negrocorazón, un supervillano que tiene aterrorizado al reino. Situada su guarida no se sabe dónde, Ballister tendrá que aguantar que Nimona entre hasta la cocina, le desbarate su tranquilidad y se autoproclame su nueva ayudante. Pero éste no está dispuesto a aguantar niñerías… hasta que se da cuenta que Nimona no es lo que parece a simple vista. Ya que, como ella misma comenta… “No soy una cría. ¡Soy un tiburón!”. Y he ahí el problema de este gran villano, Nimona es una cambiaformas, una metamorfa, capaz de convertirse en cualquier ser vivo que desee. Y sus posibilidades son infinitas.

Ballister, villano pero científico, decide a regañadientes darle una oportunidad a Nimona. Y así empieza una extraña relación paterno filial en la que el villano tendrá que pedirle a la joven que controle sus poderes y, a poder ser, mate a menos gente en sus fechorías. Como en todas las historias de fantasía medieval que se precien, aparecerá pronto en escena Ambrosius Lomodorado. Caballero que trabaja para el rey, y antiguo compañero de Ballister. ¿Conseguirá Ambrosius frenar por fin a Ballister, teniendo en cuenta el poder de Nimona? ¿Y qué hará Ballister cuando Nimona le confirme desde el principio que su intención es matar al rey y coronarlo a él? ¿Y Nimona, sabrá distinguir amigos de enemigos?

Si hay algo característico en los guiones de Stevenson es la inteligencia, sensibilidad y el carisma de sus personajes. Y, habiendo sido ésta su primera obra, puede observarse en cada uno de ellos como entonces ya escribía así. Nimona se desarrolla en un mundo fantástico medieval, sin embargo, absolutamente todos los personajes y sus desarrollos son completamente contemporáneos. Pese a sus increíbles poderes, Nimona no deja de encarnar situaciones muy reales: el no encontrar tu lugar, crisis de identidad, relaciones paterno-filiales, amistad, entre otros. Pero, además, no sólo ella se encontrará ante este tipo de dilemas.

En Nimona los personajes adultos luchan contra la memoria, el entender una misma situación de distintas formas, la pérdida, el perdón, las noticias falsas, el amor, la amistad y un sinfín de situaciones que, de no ser porque la protagonista se convierte en dragón en varios momentos, bien podrían pasar en cualquier casa. Nimona, como personaje, es conflictiva y bastante dual. Y ahí reside su magia, valga el chiste. Les lectores se sentirán atrapades por Nimona desde el principio, y serán incapaces de dejar de leer. Entre otras cosas porque Stevenson sabe nivelar a la perfección la acción, el drama y la comedia. Y a través de esto, desarrollar en profundidad a todos y cada uno de sus personajes.

El apartado gráfico destaca por lo sencillo, colorido y efectivo. Stevenson no necesita un desarrollo de paneles llenos de dibujos para crear la tensión perfecta, que en muchos casos rompe a golpes (normalmente por parte de Nimona convertida en algún ser de patas enormes). Sus personajes son distintivos en sus diseños y muy expresivos tanto en el dibujo como en sus diálogos. Esta historia tiene un aspecto general de cuento de hadas donde sin embargo no se encuentra ni una sola princesa convencional, sino todo lo contrario: mujeres fuertes y poderosas.

Como haría en un futuro en Leñadoras (Sapristi), las mujeres que aparecen en Nimona tienen diseños cuidados de los que podrían esperarse ciertas cosas, y actitudes para nada relacionadas. Y lo mismo ocurre con el resto de personajes. Ballister tiene el pelo negro, armadura oscura y capa roja. Ambrosius una armadura brillante y una larguísima cabellera dorada. Iconográficamente son el malo y el bueno prototípicos de los cuentos de hadas. Y, sin embargo, como demostrará Nimona, las personas son mucho más complicadas que todo eso. Y, ni los buenos son tan buenos… ni los malos tan malos. La diversidad patente en esta obra es un punto muy a tener en cuenta. No sólo en cuanto a identidades, sino también en cuanto a la destrucción de los roles de género.

Stevenson consiguió con Nimona el premio Slate Cartoonist Studio al mejor webcómic, un Eisner y un premio Cybils. También fue nominada al premio Harvey y su obra fue seleccionada por The New York Times como uno de los cien mejores libros del año. Y eso no es todo, si buscáis en Google su nombre veréis que desde entonces no ha dejado de ganar premios. Y no es para menos. Nimona fue la primera obra de Noelle Stevenson, y marcó con ella un antes y un después en los cómics de la línea infantil y juvenil. No sólo obligó a millones de lectores a revisitar esa línea, sino que nos hizo caer en sus garras para siempre. Nimona es un cómic para todo tipo de lectores donde prima el humor, la diversidad, la inteligencia y el buen hacer. Por eso, desde Sala de Peligro os recomendamos que, si la dejasteis pasar en su momento. Ahora os hagáis con ella, aprovechando esta nueva edición.

Título: Nimona
Guion, dibujo y color: Noelle Stevenson
Edición Nacional: Astiberri
Traducción: Gonzalo Quesada
Edición Original: Harper Collins
Formato: Rústica con solapas, 272 páginas
Precio: 16,00€