“El Código Oráculo” la nueva novela gráfica de la línea joven-adulto de DC

La nueva novela gráfica para jóvenes adultos de DC se centra en la historia de la joven Barbara Gordon. Y cómo afronta su rehabilitación física y mental tras perder la movilidad de cintura para abajo por culpa de un disparo.

Cuando la editorial Hidra se hizo con los derechos de la línea joven adulto (young adult) de DC no estamos seguros de si sabrían el filón que habían encontrado. Ya hemos comentado en varias ocasiones en Sala de Peligro que los cómics young adult llevan tiempo batiendo todos los records habidos y por haber en cuanto a ventas. Y en el género de los superhéroes ocurre lo mismo. DC ha apostado fuerte por esta línea, y nosotros hemos reseñado ya las obras correspondientes de personajes como Harley Quinn, Raven, Chico Bestia, Mera, Diana, Superman… entre otros. Hoy es el turno de Barbara Gordon, también conocida como Oráculo.

Para los lectores de cómic adultos aficionados a los superhéroes de DC, Barbara Gordon es la batgirl que sufrió un disparo del Joker en La broma asesina (ECC) perdiendo la movilidad de su cuerpo de cintura para abajo. Esto la haría quedar postrada en una silla de ruedas, pero no la frenaría. Convirtiéndose en parte del equipo de Batman de nuevo, esta vez bajo el nombre Oráculo, y ayudando con cuestiones técnicas y de información. Obviamente, en la línea juvenil Barbara no se enfrenta al Joker, ni tampoco vemos el ataque como tal. No olvidemos el público objetivo de la obra.

En El Código Oráculo encontramos a Barbara Gordon, hija del comisario. Siendo una adolescente es más que capaz de hackear cualquier red o cortafuegos que encuentre en internet. Junto a su mejor amigo, pasa las noches en azoteas, pegada a su ordenador desoyendo los consejos de su padre respecto a su seguridad. Intentando batir todos los records como hacker, su historia da un giro tremendo cuando una noche se ve envuelta en un desafortunado accidente que la dejará sin movilidad de cintura para abajo.

Decidido a ayudarla en todo lo posible, su padre la ingresa en el Centro Arkham para acudir a rehabilitación, tanto física como mental. Sin embargo, Barbara no tendrá que enfrentarse sólo a la rehabilitación, sino también a sus propios miedos. ¿Sigue siendo ella misma tras el accidente? Su mejor amigo parece no querer saber nada de ella, Barbara no consigue hacer amigos en el centro, y tampoco tiene muy claro que quiera hacerlo.

Por suerte, no será la única en su misma situación. Conocerá a varias chicas que, pese a no sufrir sus mismas heridas, la ayudarán de una forma u otra a volver a conocerse a sí misma. Pero Barbara sabe que algo malo está pasando en el centro, lleva noches escuchando voces y algunos niños parecen haberse esfumado. ¿Se estará volviendo loca, o es que realmente está pasando algo en Arkham?

El guion de esta novela gráfica, recordemos que es un volumen auto conclusivo, corre a cargo de Marieke Nijkamp, escritora superventas que ha sabido adaptar el personaje de Barbara Gordon pese a la problemática que supone el accidente original. Nijkamp ha mantenido el disparo en la columna en su guion, pero en ningún momento muestra al lector de forma explícita esta escena. Tampoco comenta de ninguna forma que el Joker estuviera relacionado con el accidente. Nijkamp utiliza la nueva situación de Barbara para hacerla crecer como persona ante la adversidad. Así como esto ya ocurría en los cómics para adultos de DC, aquí la evolución del personaje ocurre a través del autodescubrimiento adolescente y la amistad encontrada en otras jóvenes en el centro.

El personaje no pierde en ningún momento su esencia, es inteligente, decidida y resolutiva, pero la línea young adult se centra en una trama mucho más positiva respecto a la rehabilitación e inclusión del personaje. E incluso muestra el aprendizaje de Barbara respecto a su silla de ruedas y su rehabilitación. Además, con la “excusa” de lo ocurrido a Barbara, se presentan distintas realidades y cómo enfrentarse los más jóvenes a ellas.

En cuanto al apartado gráfico, el responsable es Manuel Preitano quien no sólo dibuja, sino también colorea junto a Jordie Bellaire. Con un estilo de dibujo entre el cartoon, el esbozo de trazo grueso y un dibujo estilizado, con diseños de personaje cercanos al cómic adulto de DC. Las líneas son sencillas, y el dibujo es muy claro. No hay grandes escenas dramáticas a doble página, pero sí algunas resoluciones de escena bastante interesantes. Con algunos cambios tanto en dibujo como color cuando a Barbara le cuenta una historia una compañera del centro.

Además, la representación visual que se hace sobre los centros de rehabilitación es muy positivo incluso estando representados dentro de Arkham, y lo que ello supone para el lector adulto. El diseño de personajes está actualizado, y funciona a la perfección respecto a los lectores a quienes va dirigida la obra. Sin embargo, los lectores adultos pueden disfrutar también de la lectura, encontrando infinidad de guiños a los cómics de DC.

El Código Oráculo es una novela gráfica que introduce al personaje de Barbara Gordon a los más jóvenes. Amplía la diversidad del universo DC y muestra a los lectores distintas formas de enfrentarse no sólo a un problema externo, sino también a uno interno. Doscientas páginas a color que pueden hacer que nuevos lectores entren en el mundo de los superhéroes de esta editorial. Y que, de ser así, pueden disfrutar de todos los títulos mencionados al inicio de esta reseña. Un grandísimo personaje reescrito para las nuevas generaciones, con un potencial increíble. Otro gran éxito de Editorial Hidra que esperamos no sólo lea los más jóvenes de la casa.

Título: El Código Oráculo
Guion: Marieke Nijkamp
Dibujo: Manuel Preitano
Color: Jordie Bellaire y Manuel Preitano
Edición Nacional: Editorial Hidra
Traducción: Raúl Sastre
Edición Original: DC
Formato: Rústica, 200 páginas
Precio: 14,95€