“Cowboy Bebop”, vuelve la serie con la mejor banda sonora de la historia

Netflix sigue en su cruzada por recuperar las series de animación japonesas de los noventa a base de crear proyectos de imagen real. Hoy repasamos la historia de “Cowboy Bebop”, el por qué de su éxito y lo que podemos esperar de este nuevo proyecto.

Parece que en el mundo audiovisual a todos nos puede la nostalgia. Aunque hay infinidad de series de animación nuevas, basadas en mangas completamente contemporáneos, parece que algunas obras que conocimos en los noventa se niegan a desaparecer de nuestras vidas. Y, aunque no nos quejamos en absoluto, algo de miedo le tenemos a estas nuevas versiones que, en muchos casos, nos están llegando de la mano de Netflix y su cruzada por convertir los éxitos animados de los noventa en proyectos audiovisuales de imagen real. Si no hace mucho comentamos el retorno de Yu Yu Hakusho hoy venimos a hablar del nuevo proyecto de la plataforma, que ha terminado de rodar la nueva versión de Cowboy Bebop ¿estáis preparados, vaqueros?

Cowboy Bebop es una serie de animación japonesa creada y dirigida por Shinichirō Watanabe en estrecha colaboración con Yoko Kanno en 1998. Normalmente en este tipo de artículos solemos comentar el manga del que luego se haría la versión animada comentada. Sin embargo, ése no fue el caso de Cowboy Bebop. Watanabe imaginó a su protagonista, Spike Spiegel, y a partir de ahí creó toda la historia. La acción se sitúa en el año 2071, tras un terrible suceso en la Tierra unos cincuenta años antes, los humanos han tenido que buscar otros planetas en los que sobrevivir. Habiendo colonizado todo lo posible el sistema solar, controlar a la población será todo un problema. Por lo que la Policía del Sistema Intersolar legaliza un tipo de contratos que permite la aparición de los cazarrecompensas. Entre ellos se encuentran Spike Spiegel y Jet Black, navegando por el espacio en la Bebop, una nave que hace las veces de transporte y casa para ambos.

Mientras Spike hace todo lo necesario para llevar las misiones a buen puerto, y conseguir el dinero prometido por ellas, Jet hace las veces de jefe y padre según necesite el primero. Y es que Spike es cabezón, petulante y no sabría pedir perdón ni intentándolo. Un caradura, básicamente. O así es cómo se presenta, porque si algo funciona, ¿para que cambiarlo? Pronto entran en juego los otros tres personajes que compondrán esta extraña familia: Faye Valentine, femme fatale cuya carrera como cazarrecompensas no se aleja tanto de la de Spike en cuanto a éxitos. Ed, joven hacker que ha dejado fuera de juego a la Policía del Sistema Intersolar infinidad de veces. Y Ein, un corgi. Tal cual lo leéis.

Absolutamente todos los personajes que conforman la tripulación de la Bebop tienen un nexo común, y ése es la melancolía. La historia de los cuatro personajes principales se une en los primeros capítulos de la serie, sin embargo, todas sus acciones y reacciones estarán marcados por sus pasados. Y estos se desarrollan ante el espectador poco a poco. El único personaje que no llega a desarrollar por completo su pasado es Ein, de quien se cuenta lo suficiente para entender sus acciones, y es que el corgi es mucho más de lo que podría parecer a simple vista. Respecto a lo que comentábamos de la melancolía, Cowboy Bebop se caracteriza por unir la acción, el drama y el humor de forma magistral. La serie completa se desarrolla únicamente en veinte seis episodios, donde el hilo central será esa pena, esa melancolía, que todos los personajes por motivos muy variados arrastran consigo. Ese tono existencial, se une además al género del Spaghetti Western y la Space Opera para crear una obra única gracias a su banda sonora. Que hace que todo cuadre a la perfección.

Para poder entender esto debemos retroceder a algo que hemos mencionado antes de pasada, el papel de Yoko Kanno en esta serie. Kanno es una de las compositoras de bandas sonoras más conocidas dentro y fuera de Japón. Sus trabajos en obras como Macross Plus, Turn A Gundam, La Visión de Escaflowne, Ghost in the Shell: Stand Alone Complex, Wolf’s Rain, entre otras, la hacen inconfundible. Así como Watanabe tenía muy claro desde el principio cómo quería que fuera el protagonista de la historia, Kanno supo desde el principio el tipo de música que quería aportar a esta obra: el jazz. Pero no uno cualquiera, sino el bebop. Porque sí, en el título de este anime se encuentran los dos géneros que conforman la obra como tal.

El bebop es un estilo de jazz creado a mitad de los años cuarenta en Estados Unidos por parte de los músicos más jóvenes de la época. Frente al jazz más “estructurado” y elegante de los músicos predecesores a estos, los jóvenes decidieron crear un jazz caracterizado por un tiempo muy rápido, que no pretendía ser bailado sino sentido de forma intensa, con cambios de tono, combinando armonías en las improvisaciones, y un virtuosismo instrumental que abriera las puertas a otro tipo de creatividad musical. Y eso es lo que le propuso Kanno a Watanabe, ambos trabajaron codo a codo a la vez. El director le mostraba escenas a Kanno y ella les daba vida con su música. Y a la inversa, ella le mostraba piezas musicales sobre las que Watanabe desarrollaba escenas. Es por esto que es imposible desligar Cowboy Bebop de su banda sonora. Pues ésta está embebida en la propia escritura de guiones. Hasta tal punto que los episodios se nombran, y agrupan, como si fueran sesiones de jazz.

La canción de apertura de la serie, Tank!, es el ejemplo perfecto de la implicación de la banda sonora, y su compositora, sobre la obra. Esta canción compuesta por Kanno fue grabada por su banda Seatbelts siguiendo el estilo bebop, con más de treinta músicos implicados en la canción. Y eso es sólo el inicio de la banda sonora. A lo largo de los veintiséis episodios, la música irá intrínsecamente ligada a la trama. Convirtiéndose a veces incluso en protagonista, por encima de los personajes. La banda Seatbelts nació en ese momento, pero luego no se limitó al jazz sino que también tocó música electrónica, rock, funk, blues y J-pop, entre otras. Aunque cesó su trabajo en 2004, el año pasado retomaron su actividad. Algo que nos hace pensar que, muy probablemente, estén metidos de lleno en la producción de Netflix, aunque por ahora la única que ha confirmado su participación es la compositora Yoko Kanno.

Volviendo al tema de la melancolía, momentáneamente, Cowboy Bebop une ese tono noir con escenas de acción al más puro estilo kung fu, persecuciones de naves, pistolas y un estilo ciberpunk del que no se salva ni el perro. Capaz de hacernos reír y llorar a partes iguales, de ser necesario.

En esta obra no funcionaría tan bien la unión de todos estos temas y formatos de no ser por la música, que hace las veces de unión entre las historias de unos y otros personajes. Ya que todos luchan con su respectivo pasado, en un presente incierto. Algunos de los temas que trata Cowboy Bebop a través de sus personajes son la pérdida, la identidad, los roles de género, el estrés postraumático y lo absurdo que siempre ha sido y será la guerra, el abandono, el existencialismo, las relaciones paterno filiales, la familia, la culpa, la ludopatía, la filosofía, el duelo y el amor, entre muchos otros. Pese a ser una obra de finales de los noventa, es muy interesante ver cómo plantean todo el tema de la identidad y los roles de género.

En castellano pudimos disfrutar de la serie gracias a Selecta Visión, quienes editaron en DVD la serie original. Y, además, pudimos verla en abierto tanto en castellano como en catalán.

Como siempre, en Sala de Peligro no queremos destrozar el final de la serie a nadie. Sin embargo, sabemos que el final de Cowboy Bebop siempre ha sido de los más comentados de las series de animación de los noventa. A quienes vieran en su momento la serie, y les interesen temas relacionados con su final, queremos decirles que en mayo de 2013 Watanabe contestó una pregunta respecto al final. Si os interesa especialmente, os dejamos aquí el vídeo de la entrevista en inglés. Y os decimos que la pregunta sobre el final se encuentra en el minuto 07:15, de nada.

 Tras el éxito de la serie, en 2001 aparece una película llamada Cowboy Bebop: Knockin’ On Heaven’s Door, con una historia que estaría situada entre los episodios 22 y 23 de la serie original. Además de retomar a los protagonistas, y ser una buena película, nos parecía interesante comentarla porque, así como la serie siempre va relacionada con el nombre de Watanabe, la película fue promocionada como “basada en Cowboy Bebop de Hajime Yatate”. Yatate es un pseudónimo bajo el que firman un grupo de personas entre las que se encuentra Watanabe. Aunque éste dirigió también la película y Kanno compuso la banda sonora, decidieron dar la autoría de la obra global a Yatate bajo el que se encontraban los nombres de un grupo de trabajadores del estudio de animación Sunrise Inc. quienes desarrollaron la serie original y, obviamente, la película.

Cowboy Bebop tiene además dos adaptaciones al manga, Cowboy Bebop: Shooting Star que salió casi al mismo tiempo que la serie de animación. Escrito y dibujado por Cain Kuga, este manga contaba historias auto conclusivas situadas en el mundo creado por Watanabe. Este manga se alejó muy poco de la trama presentada en la serie, los mayores cambios pueden observarse en los diseños de personaje, y en cómo se introducen en la trama, y la nave, algunos personajes. En total este manga terminó recopilándose en dos volúmenes. El mismo mes que terminó este manga empezó otro llamado simplemente Cowboy Bebop, escrito y dibujado por Yutaka Nanten. Esta serie, que se recopiló en un total de tres volúmenes, sigue la línea de la anterior. Historias auto conclusivas de contratos que los protagonistas deben cumplir. La mayor diferencia con la anterior es que Nanten hace que los protagonistas compitan entre ellos por el mismo botín. Además de cambiar por completo el origen de Ed. Ambos mangas fueron publicados por Kadokawa Shoten en su revista Asuka Fantasy DX. Están disponibles en inglés, y son un buen complemento para los fans acérrimos de la serie.

Si precisamente sois fans de ese tipo, estaréis deseando saber qué está haciendo Netflix con Cowboy Bebop. Contrario a lo que ha hecho con otras series de animación en su versión animada, esta vez la plataforma ha decidido rehacer la serie. Esta vez, en imagen real. Así como la serie de animación sólo tiene una temporada, Netflix confirmó que había terminado de grabar la primera temporada y estaba escribiendo la segunda. Pero, ¿quién está metido en este proyecto? Para empezar, así como durante mucho tiempo se rumoreó que se haría una película protagonizada por Keanu Reeves donde Watanabe nunca estuvo implicado, en este caso el director sí lo está. Pero sólo para temas de consulta. Quienes sí van a participar activamente, son los miembros del equipo de Sunrise Inc.

También se ha confirmado que el guion del primer episodio lo ha escrito Christopher Yost (Thor: Ragnarok), y la banda sonora corre a cargo de Yoko Kanno. Si bien, como hemos comentado antes, no se ha confirmado la participación de Seatbelts sería un error no contar con ellos. El casting confirmado por ahora es: John Cho (Spike Spiegel), Mustafa Shakir (Jet Black), Daniella Pineda (Faye Valentine) y Alex Hassell (Vicious). Ah, y como podéis ver en este vídeo promocional de cuando empezaron a rodar, también han encontrado a Ein.

En teoría la serie tendría que haberse estrenado este año, sin embargo, Cho tuvo un accidente durante la grabación y, junto a la pandemia, hizo que todo el proyecto se retrasara. Por ahora no hay imágenes oficiales más allá de este vídeo, sin embargo, teniendo en cuenta que en la serie original ocurría algo muy importante en 2022 no nos extrañaría que Netflix aprovechara el retraso para hacer cuadrar las fechas. Se han confirmado otros personajes secundarios, y quiénes van a interpretarlos. Como, por ejemplo, Geoff Stults (Chalmers) y otros secundarios de quienes os recomendamos que no busquéis información para no destriparos la historia.

Si bien siempre somos críticos con las obras que pasan de unos medios a otros, Netflix debería ser consciente del peso que recae sobre sus hombros con una obra como ésta. No es la primera obra de ciencia ficción que tiene entre sus manos, y sabemos que es posible crear una buena serie teniendo el equipo que está confirmando. Teniendo en cuenta lo que ha tardado en salir adelante el proyecto, y la cantidad de fans que tiene la serie, sólo esperamos lo mejor de ellos. Ahora, sólo falta saber la fecha del estreno y ver el resultado. Porque, como bien rezaba la serie, See You Space Cowboy…