Se estrena la última temporada de “Fruits Basket” el shojo que marcó a toda una generación

En este artículo recopilamos toda la información sobre el exitoso manga de Natsuki Takaya, sus adaptaciones a serie de animación y algunos detalles menos conocidos, pero muy interesantes, de una de las obras con más traumas por personaje de la historia del shojo.

Después de escribir varios artículos sobre distintas series de animación basadas en mangas shonen que nos marcaron en los noventa, principio de los dos miles, como pueden ser Naruto, Yu Yu Hakusho o One Piece, ha llegado el momento de meternos en harina con un shojo. Y ya os avisamos que no será el último.

De entre todos los que en algún momento echaremos mano (como Sailor Moon, Card Captor Sakura… entre otros) en estos momentos era de recibo empezar con Fruits Basket de Natsuki Takaya, una obra que triunfó en el 2000 y que volvió a triunfar por todo lo alto en 2019. Ahora, se estrena la tercera, y última, temporada de su nueva versión animada y en Sala de Peligro queremos recopilar todo lo ocurrido hasta el momento para mostrar a las plataformas que trabajan estos contenidos en castellano… ¡¡que queremos que se hagan con esta licencia!!

Cartel promocional de la tercera, y última, temporada de «Fruits Basket» – 2021

Pero, empecemos por el principio, ¿de qué va esta serie? En 1997 aparece por primera vez en la revista Hana to Yume un episodio de un nuevo manga llamado Fruits Basket. En éste su protagonista Tohru Honda se presenta como una adolescente, estudiante de secundaria, muy risueña y positiva que, por desgracia, ha perdido a su madre. Huérfana tras su pérdida, se irá a vivir con unos familiares que, poco después, por asuntos completamente absurdos, la harán mudarse. Tohru termina en una tienda de campaña en medio del monte para no convertirse en una carga. Y es que si algo la caracteriza es que siempre piensa en los demás antes que en sí misma, y esto hace que a veces llegue a extremos absurdos por no ser una carga.

En su instituto su vida se entrelazará con la de dos compañeros llamados Yuki y Kyo, ambos pertenecientes a la familia Sôma. Sin saberlo, Tohru ha plantado su tienda de campaña en los terrenos de la casa donde estos viven. Tras una tormenta, y unas situaciones bastante delirantes con Shigure Sôma (responsable de la casa, y del cuidado de los dos chicos), Tohru terminará viviendo con ellos.

Si bien todo esto es bastante típico en un shojo (protagonista que termina conviviendo con posible triángulo amoroso) todo se vuelve mucho más complicado cuando, por culpa de un tropiezo, Tohru abrace sin querer a los tres hombres con los que viven y estos se conviertan en animales: Yuki en una rata, Kyo en un gato y Shigure en un perro. Tras el shock la protagonista descubrirá que algunos miembros de la familia Sôma sufren de una maldición, en la que si son abrazados por el género contrario al suyo se convierten en el animal del zodiaco chino al que representan.

Tohru promete guardarles el secreto y, por suerte, recibe permiso del cabeza de familia Akito Sôma para seguir viviendo con ellos y saber de su condición. Se inicia así una relación entre Tohru y los miembros del zodiaco, que irán apareciendo poco a poco en su vida. Complicándose cada vez más la historia, al mismo tiempo que los más jóvenes pasan por el delicado momento que es la adolescencia. Este manga empezó a publicarse en Japón, como hemos comentado, en 1997 y terminó en 2006. En 2004, en España, Norma Editorial empezó su publicación en una serie que llegaría a publicar la historia completa en veintitrés volúmenes. En la actualidad, es posible encontrar este manga, por parte de la misma editorial, en edición coleccionista. En total esta edición consta de doce volúmenes en tamaño tankobon cuyo último número está previsto que salga este verano.

Leído con distancia, debemos comentar que este manga está lleno de traumas por todos lados. Y que, algunas tramas leídas con el tiempo… claman al cielo. Obviamente, esta serie de ficción estaba enfocada en los sentimientos de sus personajes. Como casi todos los shojos, y no está exenta de líos amorosos, de relaciones de todo tipo (aunque todas heterosexuales), y situaciones de lo más comunes en este tipo de mangas. Sin embargo, la maldición que sufren los miembros del zodiaco, y su relación con el cabeza de familia, hacen que la autora pueda explotar al máximo algunos temas como el miedo al abandono, las relaciones tóxicas, los celos, la comunicación, las relaciones materno y paterno filiales, el duelo, el maltrato, la esperanza y, por suerte, la amistad.

Si bien esta obra es, y ha sido, todo un éxito, es necesario remarcar la toxicidad que desprenden muchísimas escenas debido a la maldición de los Sôma y a las decisiones que toman algunos personajes. El contrapunto a todo esto es siempre Tohru, cuyo protagonismo llena de luz, inocencia y soluciones la historia. Además, sus mejores amigas, Hanajima y Uotani, serán siempre un apoyo fiel y sano ante la locura que es la familia Sôma. Pese a no saber ellas nada de lo que ocurre en cuanto a la maldición.

De izquierda a derecha: Uotani, Kyo, Yuki, Tohru y Hanajima en la versión de 2019

Quienes leyeran el manga en esa primera edición se darían cuenta que, en un momento dado, más o menos en el séptimo volumen, Takaya cambió de forma radical su forma de dibujar. Seguía teniendo un trazo muy característico: ojos enormes y muy redondos, cuerpos muy esbeltos y alargados en todos sus personajes, y diseños de peinados con muchas líneas rectas salvo en algunos casos… pero su forma de dibujar había cambiado.

Tal y como ella misma contó en varias entrevistas, y en el propio manga, se había roto su mano dominante. Pero no sólo eso, tuvo que pasar por una complicada cirugía y durante la recuperación aprendió a dibujar con la otra mano porque no quería dejar colgados a sus lectores. Sin embargo, la serie sufrió un parón bastante largo porque tuvo que hacer rehabilitación hasta recuperar su mano dominante. Aunque muchos lectores se quejaron por el cambio de estilo, e inicialmente se acusó a la autora de tener un trazo mucho más sucio, la verdad es que el nuevo estilo acompañaba mucho mejor el tono de Fruits Basket.

De izquierda a derecha: Uotani, Tohru y Hanajima en la versión de 2001

 

En 2001 aparece en Japón la primera versión del anime, desarrollado por el Studio Deen y dirigido por Akitaro Daichi, quien terminaría teniendo varios enfrentamientos con la autora. En España pudimos disfrutar de esta serie gracias a Jonu Media que la publicó completa en cinco DVDs en castellano. Y al canal catalán K3 que la emitió en abierto, en catalán. Sin embargo, en aquel momento, a Takaya todavía le faltaba mucha historia por contar, y la serie adelantaría al manga. Ésta se negó a avanzar la trama que iba a desarrollar. Algo completamente normal, teniendo en cuenta los desacuerdos que había ido teniendo con el director de la versión televisiva. Aunque este anime es recordado con mucho cariño por los fans de Fruits Basket, la verdad es que la animación dejaba mucho que desear y, la adaptación se quedó corta en muchos sentidos. Debido a los desacuerdos con la autora, que no siguió cediendo los derechos, la serie se quedó con un final de infarto que, obviamente, no vamos a comentar para no destrozar la historia a quien no la conozca. Valga decir que, a estas alturas, no es necesario ver esa versión. Y os explicamos ahora porqué.

En 2006 termina el manga, y no es hasta 2019 cuando se vuelve a anunciar, y a emitir, una serie de animación de Fruits Basket. Esta vez los encargados de la misma fueron el estudio de animación TMS Entertainment con la dirección de Yoshihide Ibata. Un éxito rotundo a nivel mundial. Primero, porque desde el principio se avisó que iban a ser varias temporadas. Y segundo, porque el director estaba decidido a adaptar la historia tal y como Takaya la había escrito en el manga.

Si bien sí hay ligeros ajustes para que todo cuadre en la serie de televisión, Ibata está siendo tan fiel al manga que no ha recibido ni una sola queja de nadie. Además, el estudio de animación ha puesto toda la carne en el asador, y salvo un par de episodios de la primera temporada, la animación es una maravilla. Este mismo mes se ha estrenado la tercera y última temporada de este nuevo anime que, debido a su éxito internacional se estrenó antes en Estados Unidos que en Japón. La plataforma de streaming  Funimation estrenaba la tercera temporada días antes que en Japón. Alrededor del mundo es accesible la serie en plataformas como Crunchyroll, cuya versión en castellano da toda la información sobre la serie, pero… no tiene la licencia. Desde Sala de Peligro clamamos al cielo para que alguna plataforma se haga con ella. Y estamos seguros que hay mucha gente esperándola. Porque los seguidores de este manga y este anime somos legión.

Pero, mientras esperamos que las plataformas en castellano nos contesten, hay más Fruits Basket por descubrir. En 2015, tras años alejada de la obra, Takaya decide crear una secuela del manga llamada Fruits Basket Another. Este manga, también publicado en castellano por Norma Editorial, continúa la historia de los Sôma en su generación posterior. Con una nueva protagonista, que no se parece en absolutamente nada a Tohru, por no decir que es su completa contraria, interactuando con la nueva generación. Este manga, que en su momento fue cancelado (o abandonado por la autora) en su tercer volumen, ha renacido gracias al éxito de la nueva edición del anime. Impulsada por el resurgir de la serie, y sus fans, Takaya ha decidido continuarlo ahora. Pero, además de esta secuela, también ha creado un spin off donde los protagonistas son Hatori, Shigure y Ayame Sôma, tres de los personajes más queridos del manga original.

De izquierda a derecha: Hatori, Shigure y Ayame Sôma

Cronológicamente, lo que Takaya cuenta en lo que ha denominado El arco de los tres mosqueteros, ocurre al mismo tiempo que el final del manga original. Por lo que, si no habéis leído el final del manga, os instamos a que lo terminéis primero para no destriparos la historia. Este arco, que consta en teoría de tres episodios, es accesible en inglés a través de ComiXology ya que se está publicando directamente en digital. Quizás, con un poco de suerte y en un futuro, Norma Editorial decida publicarlo en papel. Teniendo en cuenta que han publicado tanto el álbum de ilustraciones de Fruits Basket como otra obra, posterior, de Natsuki Takaya llamada La melodía de las estrellas no debemos descartar el interés que pueden generar estos episodios de tres personajes tan queridos.

De izquierda a derecha el trío protagonista: Yuki, Tohru y Kyo.

El éxito mundial que vuelve a tener Fruits Basket debido a la serie de animación es increíble. No sólo ha reenganchado a los fans que hace más de diez años nos volvimos locos tanto con el manga como con el anime, sino que ha conseguido atraer a nuevos lectores. Es por eso que, con los buenos resultados que está dando en todo el mundo, no entendemos cómo ninguna plataforma en castellano no se ha hecho con esta licencia. Por ahora la tercera temporada acaba de empezar, esperemos que alguna nos sorprenda antes de que ésta llegue a su final. Desde Sala de Peligro no haremos sino celebrar que esto ocurra, y os instamos en redes a compartir vuestra opinión respecto a este tema. Porque estamos seguros que somos muchos quienes queremos acceder a ella.